jueves, junio 23, 2016

El Reflejo del Amor de Dios

ESJ-015 2016 0623-002

El Reflejo del Amor de Dios

Juan 15:12; Romanos 5:5; 1 Juan 4: 7-8; 1 Juan 4: 19-21

Por Cameron Buettel

¿Cuál es la mayor evidencia de su fe? Es la piedad externa – con que frecuencia oras, vas a la iglesia, lees la Biblia, y realizas otras actividades "cristianas" abiertamente? O tal vez deberíamos buscar evidencia experimental –¿Te obliga Dios y Su Palabra a una respuesta emocional, o simplemente "sientes" el Espíritu obrando en ti?

No, la mejor prueba de su fe no se encuentra en la forma de actuar o cómo se siente, sino en la forma en que ama. El amor es la mayor evidencia de que una persona conoce a Dios: "Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios; y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor” (1 Juan 4:7-8).

Esos versos señalan la conexión inequívoca entre amar y ser amado por Dios. Por el contrario, la falta de amor indica una falta de conocer a Dios. No estoy hablando de las nociones modernas sentimental de amor . El amor que fluye de un corazón regenerado refleja el amor puro que Dios derrama en los corazones de aquellos a quienes El regenera (Romanos 5:5).

El Creador del universo ha, en su infinita sabiduría, optado por utilizar los pecadores que El salva para reflejar Su amorosa naturaleza. Dios ha derramado Su amor salvador sobre Sus escogidos. Que a su vez produce el amor entre Su pueblo –un amor que logra tres objetivos críticos en nuestro mundo caído.

El Amor da testimonio a un Mundo Incrédulo

Cuando el amor de Dios brilla a través de nuestras vidas demuestra a un mundo incrédulo que pertenecemos a El. Jesús afirmó esto cuando dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros.” (Juan 13:35). Nuestro amor por los demás cristianos es una prueba de fuego que separa a los discípulos auténticos de los pretendientes falsos.

John MacArthur añade:

La iglesia puede ser ortodoxa en su doctrina y vigorosa en su anuncio de la verdad, pero eso no va a convencer a los incrédulos a menos que los creyentes se amen el uno al otro. De hecho, Jesús le dio al mundo el derecho de juzgar si alguien es o no un cristiano en función de si esa persona ama o no sinceramente a otros cristianos [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: John 12–21 (Chicago: Moody Press, 2008) 91..

Debemos examinarnos a nosotros mismos y nuestras relaciones con otros cristianos a la luz de esta verdad. ¿Qué mensaje estamos enviando a los observadores incrédulos de nuestras vidas?

El Amor Trae la Seguridad de la Salvación

Unirse a una iglesia no le salvará, pero podría indicar si usted es salvo. El mandamiento de Jesús: "Amaos los unos a los otros, como yo os he amado" (Juan 15:12) encuentra su máxima expresión en la asamblea de creyentes.

La importancia que Jesús colocó en el amor a nuestros hermanos y hermanas en Cristo explica por qué debemos estar comprometidos con la iglesia local, y por qué las "iglesias en línea" siempre serán insuficientes. El Cristianismo genuino se ha demostrado a través de la interacción cara a cara con otros cristianos, tanto los que son fáciles de amar y aquellos que no son tan fácil de amar.¿Qué mejor manera de crecer en conformidad con Cristo que amando a pecadores que también están en el proceso de santificación?

Por el contrario, una falta de amor a nuestros hermanos expone nuestra falta de amor a Dios:

Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto. Y este mandamiento tenemos de El: que el que ama a Dios, ame también a su hermano. (1 Juan 4: 20-21)

Un auténtico amor a Dios y Su Iglesia son marcas del cristianismo auténtico. Debido a que, como John MacArthur señala correctamente, que la capacidad de amar es el fruto externo de la obra transformadora interior de Dios:

Todos los verdaderos creyentes tienen este amor; y todos los que lo tienen son verdaderos creyentes.

Este tipo de amor no puede ser evocado por la voluntad humana. Es efectuada en los corazones de los creyentes por Dios mismo. “Amamos, porque Él nos amó primero" (1 Juan 4:19). El amor a Dios y el amor de hermanos en la fe es un resultado inevitable del nuevo nacimiento, por el cual somos "participantes de la naturaleza divina" (2 Pedro 1:4). Así como es la naturaleza de Dios con el amor, el amor es característico de Sus verdaderos hijos. “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5: 5).

El amor de Dios, por lo tanto, es una de las pruebas más importantes de la realidad de la fe propia [2] John MacArthur, The God Who Loves (Nashville: W Publishing Group, 2001) 32.

El Amor Refleja el Amor de Dios

El motivo apropiado para el amor humano es el amor divino. “Amamos, porque Él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Y aunque nuestra prioridad inmediata es hacia nuestros hermanos en la fe, nuestra responsabilidad de amar no termina allí:

El mandato del Señor de amor se extiende más allá de la iglesia a abrazar todas las personas. La oración de Pablo por los Tesalonicenses era para "crecer y abundar en amor unos a otros, y para con todos" (1 Tesalonicenses 3:12). Exhortó a los Gálatas a "hacer el bien a todos, y especialmente a aquellos que son de la familia de la fe" (Gálatas 6:10) [3] The MacArthur New Testament Commentary: John 12–21 , 91.

Una vez dicho esto, no hay que confundir el amor que mostramos a los demás –especialmente pecadores impenitentes – como evangelismo. Amar a la gente no es el Evangelio, ni tampoco es una alternativa al Evangelio. Más bien, motiva y adorna el evangelio que predicamos.

Predicamos a los perdidos porque los amamos y no queremos que perezcan, y si verdaderamente estamos motivados por nuestro amor por los perdidos, los incrédulos por lo general pueden percibirlo. Por otra parte predicamos el Evangelio porque amamos a Dios y deseamos Su glorificación a través de la proclamación de Su gran Nombre.

No podemos replicar los actos de amor más grandes de Dios, sobre todo la cruz. Pero podemos reflejar el amor que Él ha derramado en nuestros corazones (Romanos 5: 5) amando a las personas en formas que les apuntan a nuestro grande y amoroso Dios.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160620
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros