miércoles, junio 08, 2016

La Condenación en el Amor de Dios

ESJ-015 2016 0608-004

La Condenación en el Amor de Dios

Mateo 22:36-40; Marcos 12:28-31; Lucas 10: 25-28

Por Cameron Buettel

El amor de Dios es un gran consuelo. Pero tal vez no se supone que sea tan reconfortante como algunas personas lo hacen. Como mencionamos la última vez , el amor de Dios no es una manta teológica que ahoga todo lo que la Biblia dice acerca de cómo se relaciona con nosotros. Ese enfoque miope de sentirse bien al amor de Dios a menudo hace caso omiso de sus implicaciones más amplias.

En concreto, se pasa por alto el hecho de que el amor de Dios lleva a una condena inherente.

El Amor y el Legalismo

Muchos creyentes dirían que la vida cristiana es tan simple como "amar a Dios y a las personas." Es un lema popular para las mega-iglesias influyentes, por lo que esas prioridades altas parecen sin esfuerzo. De hecho, algunos erróneamente reducen el Evangelio hasta esa frase sencilla.

Pero esa idea errónea es nada nuevo, era una creencia generalizada entre los fariseos. El Evangelio de Lucas relata un incidente relacionado con este tema:

Y, he aquí, un doctor de la ley se levanta para tentarlo, diciendo: Maestro, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Él entonces le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Y él respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo. Le dijo: Rectamente has respondido. Haz esto, y vivirás.(Lucas 10: 25-28 BTX)

Si se va a dejar de leer ahí, se puede asumir que Cristo acababa de abrir una puerta lateral al cielo. Sin embargo, John MacArthur explica el verdadero punto que el Señor estaba haciendo:

Jesús, por supuesto, no estaba diciendo que había algunas personas en algún lugar que podrían salvarse por guardar la ley. Por el contrario, Él estaba señalando la imposibilidad absoluta de hacerlo, ya que la ley exige la obediencia imposible perfecta y completa (Santiago 2:10), y promete la muerte física, espiritual y eterna a los que desobedecen a él (Ezequiel 18:4,20; Romanos 6:23) [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Luke 6–10 (Chicago: Moody Press, 2011) 354.

En lugar de afirmar un enfoque legalista del doctor de la ley a la salvación, Cristo estaba condenando su falsa piedad e ilustrando la imposibilidad de cumplir con la ley.

Pero el escriba no alcanza a comprender ese punto. En su lugar, tontamente se aferró a su justicia propia e hizo la pregunta equivocada: "Pero queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?" (Lucas 10:29). John MacArthur explica la necedad y la ceguera que provocó la respuesta del escriba;

En este punto de la discusión, el escriba debería haber reconocido su incapacidad para amar como Dios demanda y clamar por misericordia como el publicano en Lucas 18:13 lo hizo. Pero acorralado en una esquina de la que no había escapatoria, su miserable orgullo y justicia propia se impuso. . . . . . . Al estar “queriendo justificarse a sí mismo," él no pudo negarse a sí mismo. Se negó a confesar la realidad de su corazón pecaminoso, pero desdeñando la convicción de pecado que seguramente sintió creciendo internamente, él firmemente reafirmó su fariseísmo y mérito externo. [2] The MacArthur New Testament Commentary: Luke 6–10 , 355.

Vemos la confianza en sí mismo del doctor de la ley repetida a menudo en la iglesia de hoy, cuando las personas afirman su capacidad de adecuadamente "amar a Dios y amar a la gente."

Pero la familiaridad descuidada ese slogan disminuye el peso de las advertencias repetidas de la Escritura para emular el amor de Dios. Al igual que el doctor de la ley debió haber sentido el peso aplastante de la ley en medio de su auto-justificación, cualquier reflexión honesta sobre el mandamiento del Señor debe crear un agudo sentido de convicción y culpa.

La Incapacidad de Amar Correctamente a Otros

Por ejemplo, el mandato de Cristo por sus discípulos de "Amaos los unos a los otros, como yo os he amado" (Juan 13:34; cf. Juan 15:12) en un primer momento parece bastante simple.

Pero si tenemos en cuenta la profundidad del amor de Cristo por nosotros – y los grandes extremos a los que Él debía expresar ese amor – se convierte en un desafío mucho mayor. Francamente, es imposible.

El amor de Cristo es un ejemplo de las manifestaciones más puras de la abnegación y el sacrificio que este mundo haya visto. El evangelio cuenta el desbordamiento con ejemplos de su amor extraordinario para la gente que El vino a salvar. Y si no hay un sentimiento de culpa que surja de nuestro deber de amar a los demás de la misma manera que Cristo nos ha amado, entonces no sabemos nada del precio que pagó para demostrar ese amor.

Considere s capacidad imperfecta de amar a los demás. Cada impulso egoísta, todo esfuerzo de autoconservación, y cada elección de comodidad sobre la compasión se contradice con la forma en que Jesús amaba. Si somos honestos, rara vez amamos a los demás de es amanera, si alguna vez.

Cuanto más crecemos para entender la perfección del amor de Cristo, más se agranda nuestro fracaso pecaminoso de seguir Su ejemplo.

La Incapacidad de Amar a Dios Correctamente

Y la noticia no es mejor cuando se trata de amar a Dios.

Desde los primeros días de su pacto con Israel, el Señor exigió la supremacía en los corazones de Su pueblo. Deuteronomio 6:5 dice claramente, "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas." El mismo Cristo consideró esta declaración como el más grande mandamiento (Mateo 22: 36-38).

Pero ese pasaje exige una pausa.¿Realmente amamos a Dios sobre todo por encima de todo? ¿Es Su gloria nuestro mayor deseo? ¿Es nuestra adoración a Él libre de distracciones mundanas? ¿Esta nuestro más valioso tesoro almacenado en el cielo? ¿Hemos fijado nuestros afectos en Él? ¿Es el cumplimiento de Su voluntad nuestra principal motivación? ¿Es la obediencia a Él nuestra mayor alegría?¿Dedicamos –y estamos dedicando –servicio a Él? ¿Está cada aspecto de nuestra vida dedicada a servir, adorar, y glorificarle?

Esa es la naturaleza de la relación que el hombre estaba destinado a tener con Dios. Pero el pecado de Adán nos separó de esa realidad desde entonces. Sólo en Cristo podemos ser restaurados, y sólo en la eternidad habrá que disfrutar de perfecta comunión de amor con el Padre. Por ahora, el mandamiento de amar a Dios se cierne sobre nosotros como un recordatorio perpetuo de nuestra culpa, que condena la incapacidad y la insuficiencia de nuestra carne caída.

¿Entonces, cuál es el punto?

La condenación en el amor de Dios no es un fin en sí mismo. Es un motivador –un catalizador para nuestro crecimiento espiritual y piedad.

Para los incrédulos auto-engañados, la rica profundidad del amor de Dios debe ser una llamada de atención a la gravedad de su verdadero estado espiritual. El Evangelio simplificada de "amar a Dios y amar a los demás" simplemente, no es Evangelio. En lugar de encontrar la confianza farisaica en su capacidad para cumplir con la ley de Dios — incluso sus más simples demandas —necesitan entender el defecto fatal que es su carne. Necesitan ser aplastados bajo el peso de su culpa, y destruir el orgullo que subyace en su justicia propia.

Tienen que someterse a la transformación que Pablo describe en su carta a la iglesia de Galacia:

Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la ley, confinados para la fe que había de ser revelada. De manera que la ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por fe. (Gálatas 3: 23-24)

En términos simples, necesitan ser humildes, y llegar a un verdadero arrepentimiento y fe.

Los creyentes descuidados deben ser humillado igualmente por las realidades del amor de Dios. La salvación no es una excusa para la teología superficial o una vida mezquina. El pueblo de Dios debe tener un respeto y comprensión por Su amor, y sus mandamientos para reflejar ese amor lo largo de nuestras vidas.

La comprensión de cuán lejos caemos debería incitarnos a un mayor crecimiento y piedad. Debemos disciplinarnos a una mayor conformidad con Cristo, y vivir una vida que ejemplifique Su amor a los que nos rodean.

Por otra parte, debería impulsarnos a un mayor amor a Cristo. Todos estos requisitos finalmente, le señalan a El, tanto como el estándar prefecto del amor y la expresión perfecta del amor. Él es el Uno — el único — que cumple a la perfección todos los requisitos de las demandas de amor.

En él, el carácter de amor de Dios encuentra su expresión real y completa. Y ahí es donde vamos a retomarlo la próxima vez.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160608
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros