miércoles, junio 08, 2016

¿Cómo me Arrepiento Después de Un Adulterio?

ESJ-015 2016 0608-003

¿Cómo me Arrepiento Después de Un Adulterio?

Por Dave Dunham

El arrepentimiento no es un evento, es un cambio de corazón. Pero se demuestra de manera concreta, con un nivel de consistencia, durante un período prolongado de tiempo. Arrepentirse de una relación adúltera es algo más que admitir lo que has hecho y decir que lo sientes. El arrepentimiento se demuestra en la humildad, la rendición de cuentas, y la responsabilidad.

El arrepentimiento después de adulterio se iniciará con la confesión. Es absolutamente necesario confesar a su cónyuge si lo ha engañado. En la mayoría de los casos, el cónyuge traicionado sabe que algo está mal. Han estado detectando la distancia o el comportamiento errático durante algún tiempo. Ellos saben que hay un secreto, a veces incluso sospechan el adulterio, pero son reacios a creerlo. Y debido a que a menudo han mentido, manipulado, o torcido los hechos comienzan a sentirse como si estuvieran locos, que están equivocados en sospechar de algo torcido. Usted ha hecho que su pareja viva en una realidad falsa, manteniendo sus secretos. Debe confesar con el fin de tener alguna esperanza real de la restauración de su matrimonio. Por otra parte, su cónyuge merece el derecho a saber cómo su confianza ha sido violada y tiene que saber lo que ha sucedido con el fin de procesar el matrimonio correctamente y trabajar hacia el perdón. Por último, hay que confesarlo, porque sin ello no podrá usted crecer personalmente más allá de su pecado (Santiago 5:16). Debe confesar, pero el cómo confiesa es sumamente importante.

Confesiones no son simplemente revelaciones. Sí, usted debe decirle a su cónyuge lo que ha hecho, con quien lo ha hecho, cuándo, cuánto tiempo ha estado sucediendo, y con qué frecuencia. Pero la confesión no es sólo detalles. La confesión es acerca de la comunicación de las actitudes de su corazón, un cierto nivel de conciencia de cómo los ha traicionado, y teniendo la plena responsabilidad de su pecado y las consecuencias que pueden provenir de la misma. Confesiones que justifican, minimizan o defienden no son confesiones legítimas. Es importante que piense cuidadosamente acerca de cómo confiesa sus pecados porque el tipo equivocado de confesión puede hacer más daño que bien. Recomiendo obtener orientación antes de confesar a su cónyuge.

Sin embargo, el arrepentimiento no se detiene después de la confesión. Es sólamente el primer paso. Habrá muchas conversaciones largas y molestas que avanzarán. Requerirá que usted siga teniendo humildad. Debe estar dispuesto a escuchar las mismas preguntas, las mismas frustraciones y decepciones una y otra vez a medida que su cónyuge intenta procesar todo lo que ha sucedido. Tendrá que dar las mismas respuestas una y otra vez, aclarar los detalles, apropiarse de su pecado, y reconocer el daño que ha causado. Usted no quiere tener estas mismas conversaciones, pero su cónyuge probablemente tendrá que tenerlas. Debe tener en cuenta las necesidades de su cónyuge como más importante que la suya (Fil. 2:3). Mientras que la confesión es parte de su proceso de curación, y usted está avanzando hacia el cambio, es probable que usted haya estado pensando acerca de este problema desde hace mucho tiempo. Es una noticia fresca, sin embargo, para su cónyuge. Ellos tendrán al menos la misma cantidad de tiempo que le permita procesar la información y ajustarse a la ruptura del mundo de él/ella. La gente humilde lo reconoce y no exige un procesamiento más rápido de lo que es natural para el individuo y la naturaleza de la ofensa.

El arrepentimiento también requerirá la rendición de cuentas. Su vida después de adulterio debe convertirse en un libro abierto. Debe estar dispuesto a dar a otros el acceso completo a su teléfono, correo electrónico, la actividad de Internet, y el horario. Su vida secreta necesita ser desmontada y revelada, y hay que dar a los demás permiso para invadir ese mundo y darle seguimiento a sus movimientos. La falta de voluntad de rendir cuentas a los demás parecerá más secreto. Su cónyuge será la más obvia "persona de confianza", y que tendrá que darles permiso para observarlo, y hacerle preguntas. Pero no deben ser la única persona de confianza. Usted debe estar dispuesto a involucrar a otra persona y su cónyuge debe tener permiso para hablar con ellos, pidiendo actualizaciones al azar. Esto es importante porque ya ha demostrado su voluntad de engañar a su pareja, ellos tienen que aprender a confiar en usted a través de un mediador de terceros. Demostrar su conciencia de su historial de pecado y su potencial de pecado al someterse a la supervisión de los demás. A medida que crece la supervisión será menos necesario, pero al principio va a ser un medio crucial de demostrar que usted está arrepentido.

Por último, tendrá que demostrar su arrepentimiento a través de la responsabilidad. Recuerde que debe apropiarse de todo lo que pueda del proceso de restauración. Esto significa que su cónyuge no tendrá que pedirle que se comprometa más, compartir lo que está pasando, o darle actualizaciones. Esto significa que usted debe tomar la iniciativa en su crecimiento, en su matrimonio, y en el amor de comunicación. Si tienen que esperarlo, impulsarle, o coaccionar a hacer las cosas para mejorar el matrimonio, demostrar su arrepentimiento, o ir a consejería, entonces no va a convencerlos de que usted está realmente interesado en el cambio. Usted debe tomar la iniciativa en la búsqueda de ayuda y trabajar duro. Debe hacerlo sobre todo cuando se enojan, se resienten, o se distancian. Si parecen estarse dando por vencidos, lo cual no es raro, debe ser aún más diligente y consistente, esto comunicará más de lo que cree. Debe ser el más trabajador en su matrimonio si usted espera reconstruir la confianza y comunicar arrepentimiento.

El arrepentimiento es un proceso permanente que se demuestra de manera concreta, con un nivel de consistencia. La recuperación de su matrimonio no va a ocurrir como un evento, no va a suceder de forma rápida y sencilla. Debe ser diligente, persistente y paciente. Su cónyuge necesita tiempo para procesar, ajustar y sanar. El arrepentimiento se evidenciará en fruto (Mat. 3:8). 2 Corintios 7 delinea la diferencia entre la tristeza del mundo y la tristeza según Dios. Este último se revela en “afán por disculparse” (v. 11). Sea ansioso, entonces, por demostrar arrepentimiento según Dios.