jueves, junio 23, 2016

La Disciplina Costosa de un Pastor Piadoso

ESJ-015 2016 0623-003

La Disciplina Costosa de un Pastor Piadoso

Por Dr. Steven J. Lawson

El joven pastor, celoso de Dundee, Escocia, Robert Murray M'Cheyne, que ardió por Dios a los 29 años y se entregó a la obra de Dios como tal vez ningún joven pastor se ha entregado a sí mismo de manera exclusiva a la obra de Dios, dijo antes de morir "la mayor necesidad de mi pueblo es mi santidad personal." M'Cheyne entiende que la eficacia de su ministerio pastoral, incluyendo su ministerio en el púlpito, dependía en gran medida de su piedad personal. M'Cheyne se vio a sí mismo como un instrumento elegido en la mano de un Dios soberano, un ministro que debe ser un instrumento puro.

M'Cheyne dijo a otros pastores en su día, “Cuan diligentemente el oficial de Calgary mantiene su sable limpio y afilado. Cada mancha se elimina con el mayor cuidado. Recuerde, usted es la espada de Dios, Su instrumento. En gran medida, de acuerdo con la pureza y la perfección del instrumento será su éxito.” Luego agregó: “No son grandes talentos que Dios bendice tanto como una gran semejanza con Jesús. Un ministro santo es un arma terrible en manos de Dios.” M'Cheyne acertadamente vio que el poder de su ministerio dependía de la pureza de su vida. M'Cheyne oró: "Señor, hazme tan santo como un pecador perdonado pueda ser.”

M'Cheyne afirmó: “Toda su utilidad depende de esto.” Esta debe ser nuestra oración y esto debe ser nuestra pasión. A lo largo de los siglos, los que han sido los más grandes predicadores han entendido que el poder de su ministerio se ha medido en gran parte por la pureza de sus vidas.

El teólogo puritano imponente, “El Calvino de Inglaterra,” John Owen afirmaba: “Un ministro puede llenar sus bancas, su rol de comunión, la boca de la opinión pública, pero lo que el ministro es de rodillas en secreto ante el Dios Todopoderoso, eso es y no más.” Es decir, el ministerio del predicador no puede avanzar más allá de su propia devoción personal con el Señor Jesucristo.

Charles H. Spurgeon estableció esta misma prioridad en sus Discursos a Mis Estudiantes:

En vano me será surtir mi biblioteca, organizar sociedades, o proyectar estos o aquellos planes, si me muestro negligente en el cultivo de mí mismo; porque los libros, las agencias y los sistemas son sólo remotamente los instrumentos de mi santa vocación: mi propio espíritu, mi alma y mi cuerpo son la maquinaria que tengo más a la mano para el servicio sagrado; mis facultades espirituales y mi vida interior son mi hacha de armas y mis arreos guerreros.

Spurgeon dice aquí que una pérdida de la pureza garantizará una pérdida de poder en su ministerio. Su vida es más importante que su biblioteca y su alma es más importante que sus estantes. Esto es precisamente lo que el apóstol Pablo priorizó con Timoteo, su joven hijo en la fe, cuando escribió, “disciplínate a ti mismo para la piedad;” (1 Timoteo 4:7).

Timoteo estaba sirviendo como pastor en la iglesia de Éfeso, colocado allí por designación del propio apóstol Pablo. Este joven ministro fue rodeado por las ondas de problemas dentro de la iglesia que amenazaban con sumergirlo. Tenía ancianos y diáconos no calificados. Tenía mujeres agresivas que estaban sobrepasando sus límites en el ministerio en la iglesia. Había descuido en el cuidado de las viudas. Habia una creciente herejía llamada "gnosticismo" interferir en la vida de la iglesia. Capa sobre capa de carnalidad amenazaba con asfixiar a Timoteo cuando se encontró en esta situación desafiante del ministerio. En medio de esta agitación, Pablo dice a Timoteo, en primer lugar, "has frente a la condición espiritual de tu alma." Los desafíos externos en el ministerio no deben causar que este joven ministro pierda de vista lo que es más importante: mantener su espada aguda y limpia dentro de su propio corazón y alma.

Nosotros, los que somos ministros y pastores en la iglesia del Señor debemos mantener esta misma prioridad en todo momento. Nosotros, también, debemos disciplinarnos para la piedad. Debemos mantener la mente pura y limpios nuestros corazones. Debemos mantener nuestras almas sin mancha y nuestra vida santa. Debemos ser, como M'Cheyne dijo, “Un instrumento puro en la mano de Dios.” Hay que ser un hacha de batalla que es fuerte y apto para el uso de nuestro Maestro.

El Mandamiento Emitido

Pablo comienza este cargo ministerial al joven Timoteo llamándolo para disciplinarse a sí mismo en su vida espiritual interior. Pablo escribe deliberadamente, "disciplínate a ti mismo." El avance en la vida cristiana requiere autodisciplina. En ninguna parte es esto más importante que en la vida de un pastor. De hecho, todo ministerio exitoso comienza con la vida espiritual del pastor. No puede haber una disciplina espiritual en la banca hasta que haya disciplina espiritual en el púlpito. Según el sacerdote, asi sera el pueblo. Un discípulo, después de que haya completado su aprendizaje, será exactamente como su maestro.

El verbo traducido “disciplínate a ti mismo” se extrae de un trasfondo atlético y gotea con imágenes atléticas. El término griego (gymnaso) entra en nuestro idioma Inglés como el gimnasio y los medios para ejercer o entrenar. Literalmente, la palabra transmite la idea de estar desnudo, porque un atleta debía entrar en un gimnasio y desvestirse. Él quitaría cualquier cosa que tendiera a limitar el movimiento completo de su cuerpo, de modo que pudiera dedicarse en el entrenamiento y la edificación de sí mismo. Pablo dice a Timoteo: "Necesitas mirar al atleta, y aprender de él. ¡Tienes que ser igual al atleta en su disciplina espiritual.”

Como los hombres en el ministerio, sea cual sea nuestra edad, debemos ser como los atletas que están disciplinándonos para la piedad. Al igual que cualquier atleta que toma en serio ponerse en forma y debe ir al gimnasio, se desviste, y va a través de los entrenamientos, Timothy, y todos los pastores, deben hacer lo mismo espiritualmente. Como un hombre de Dios, Timoteo debe mantener su corazón y vida en forma. Pablo le encarga a dejar de lado todo peso y del pecado personal que lo obstaculiza. Debe negarse a sí mismo muchas libertades cristianas. Se debe eliminar todo el exceso de equipaje y cualquier cosa que lo detenga de estar en forma optima. Timoteo debe entrar en el gimnasio de Dios y hacer ejercicio en la Palabra. El debe bombear el hierro en oración. El debe ejercer sus músculos en la fe y la obediencia. Se debe eliminar la grasa del egocentrismo y ponerse en forma si ha de ser un predicador delgado y musculoso. Timoteo no puede ser pasivo en esto. Tiene que hacerse cargo de su vida espiritual.

Es absolutamente necesario que cada hombre de Dios se discipline a sí mismo espiritualmente. Hay que ponerse en forma para la búsqueda de la santidad. Debemos comenzar a sudar espiritualmente. Hay que perder el exceso de peso. Debemos tonificar nuestros músculos espirituales. Debemos controlar el ritmo cardiaco de Dios. Debemos hacer el trabajo pesado de la confesión de nuestros pecados. Debemos derribar nuestros deseos carnales. Debemos restringir nuestras libertades espirituales a sólo las que son convenientes. Debemos formar nuestra resistencia. No importa si usted ha sido llamado al ministerio hace mucho tiempo, o si usted es nuevo en el servicio de Dios, si usted es un pastor, un maestro, un profesor de seminario, un estudiante de seminario, un anciano laico, debe ponerse en forma.

El Carácter Requerido

Hay una grande y gloriosa meta para esta autodisciplina. El objetivo principal de nuestra disciplina, Pablo dice, es disciplinarnos a nosotros mismos "para la piedad.” La palabra “piedad”(eusebia) viene de una palabra raíz griega que indica temor y reverencia. Se refiere a la condición interna del corazón, la actitud interior del alma, la vida interior del espíritu humano. El corazón del ministro debe aferrarse a un temor propio de Dios. Un pastor de este tipo es un hombre temeroso de Dios. Filipenses 2:12 nos dice que hemos de ocuparnos de nuestra salvación en "temor y temblor." El progreso en la santificación nunca se realiza casualmente o con ligereza. Dios ha trabajado en ello. Tenemos que trabajar con este gran temor.

Esta búsqueda de la santidad significa que el alma está dominada por una suprema devoción a Dios. La piedad consiste en cultivar una vida interior que está centrada en Dios, enfocada en Dios, y que honra a Dios. Es la antítesis de ser indiferente hacia Dios. Es lo contrario de ser recargarse y relajarse hacia Dios. La piedad, es un tema central en 1 Timoteo, tejida como un hilo a través de la tela de este libro.

En 1 Timoteo 2:1-2 Pablo dice: “Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; 2 por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad.” La piedad y dignidad van mano a mano. La piedad es una característica de la vida interior, y la dignidad es la expresión externa de la piedad interior. La piedad de uno mismo implica llevar a cabo con dignidad como representante del Rey de reyes y Señor de señores. Significa caminar de una manera digna del alto llamado a la vida de uno. Una persona es piadosa en lo interior cuando se toma muy en serio a Dios. Piedad significa dar a Dios el más alto respeto y reverencia debida.

Pablo está diciendo al joven Timoteo, ya cada líder espiritual de hoy, lo que somos es más importante que lo que hacemos. Nuestra piedad es más importante que nuestros dones. Lo que somos ante Dios tiene prioridad sobre lo que hacemos delante de los hombres. Nuestra vida privada tiene prioridad sobre nuestra vida pública. El como vivimos es más importante que donde trabajemos. Nuestro caminar con Dios es más importante que nuestro trabajo para Dios. El tamaño de nuestros corazones es más importante que el tamaño de nuestra iglesia. Nuestra madurez es más importante que nuestra plataforma. Nuestra pureza es más importante que nuestros programas. Nuestra integridad es más importante que nuestro ministerio. Nuestra alma es más importante que nuestro éxito.

Este es el carácter requerido. Todo hombre que predica el evangelio debe disciplinarse para el propósito de la piedad. Si no es así, nuestro conocimiento y nuestros libros y nuestra teología vale poco o nada.

La Comparación Hecha

Pablo es un gran maestro, y ahora da un ejemplo de lo que ha estado diciendo en 1 Timoteo 4:8. Una imagen vale más que mil palabras, y Pablo quiere que Timoteo vea con claridad lo que está diciendo. Por lo tanto, Pablo presenta una imagen en la mente de Timoteo que es vívida. Él da el ejemplo de disciplina corporal, y luego la aplica a la disciplina espiritual. Dice en el versículo 8, "porque el ejercicio físico aprovecha poco." La ilustración deportiva se basa en lo que ya se ha articulado.

En el primer siglo, los atletas fueron colocados en un pedestal, tal y como lo son en nuestra sociedad actual. Había estatuas cinceladas en mármol italiano que bordeaban las calles que conducen a las principales ciudades donde se celebraban los Juegos Olímpicos, los Juegos del Istmo, y otras competiciones señaladas. Los gimnasios estaban en todas partes y bien atendidos. Los hombres jóvenes aspiraban a convertirse en figuras atléticas emblemáticos de la cultura griega del Imperio Romano. Todos estaban trabajando en la esperanza de que alcanzarían la corona de victoria que se concederá al ganador de los juegos. A estos campeones se les concedería la exención de impuestos. Se les daría una educación extendida gratuita. Habría laureles arrojadas a sus pies. Ellos estaban altamente motivados no para tener a medias su formación, sino para entregarse en la disciplina necesaria para ser un atleta de clase mundial.

En medio de esta cultura que glorifica el cuerpo, Pablo dice: "Porque el ejercicio físico es de poco beneficio." Sin duda, hay ganancia física en ejercitarnos, pero sólo es de poco beneficio. Él admite que tales beneficios es unidimensional, ya que es sólo para el cuerpo y no para el alma. Es sólo por tiempo y no por la eternidad.

Pablo añade: "Pero la piedad es provechosa para todas las cosas." Cuando dice "piedad", la disciplina espiritual necesaria para conseguirlo esta implícita. Si hay poca disciplina en los asuntos espirituales, hay poca piedad. La disciplina estancada produce piedad estancada. No hay un camino fácil para cualquier ministro para modelar el mensaje que él predica. La disciplina corporal era de poco beneficio, pero la formación espiritual es muy provechosa.

El apóstol dice: "Para todas las cosas", lo que significa que es provechosa no sólo para el cuerpo, sino también para el alma. La disciplina espiritual obtiene ganancia no solo por el tiempo, sino para la eternidad. Que motivación de alto octanaje debería ser esto para nosotros para arremangarnos, de entrar en el gimnasio de Dios, y estar en la Palabra de Dios y la oración. Debemos inspirarnos para meditar y ayunar, para resistir la tentación, y el golpear nuestro cuerpo. Debemos hacer todas las cosas necesarias para estar espiritualmente en forma.

Realmente vale la pena ser disciplinado espiritualmente. Para la vida presente, trae consigo gozo, felicidad, poder espiritual, y bendición. Pablo añade: "Y también para la vida futura." Piense en ese momento, cuando, después de haber corrido la carrera que él ha puesto ante nosotros, nos encontramos en el tribunal de Cristo. Si hemos pagado el precio por entregarnos a disciplinas espirituales, dará lugar en ese último día a un aumento exponencial de gozo. En la medida en que se avanza en la piedad, a ese mismo grado habrá un mayor deleite de Dios y una manifestación más completa de Su gloria en nosotros.

La Confirmación Afirmada

Pablo pone de relieve la absoluta certeza de lo que acaba de decir. No debe haber ninguna duda en la mente de Timoteo con respecto a la veracidad de lo que él ha afirmado. Para hacerle entender a su pequeño hijo en la fe –y a cada uno de nosotros hoy en día – Pablo escribe lo que hace en el versículo 9. Su objetivo es impulsar la participación y enfatice lo que acaba de decir. El versículo 9 dice, “Palabra fiel es ésta, y digna de ser aceptada por todos.” Esto es lo mismo que dijo Jesús: "En verdad, en verdad os digo." Desde luego, todo lo que Jesús dijo que era infalible e inerrante. Sin embargo, algunas palabras que El pronunció se elevan a un mayor nivel de importancia. Lo mismo sucede con Pablo aquí. Esta es una afirmación de que el apóstol usa a lo largo de sus tres epístolas pastorales para resaltar lo que es extremadamente importante. “Palabra fiel" significa que es a la vez importante y veraz. La declaración que sigue puede contarse entere ellas. Debe ser aceptado y recibida.

Al final del versículo, Pablo añade, “digna de ser aceptada.” Timoteo debe hacer algo más que estar de acuerdo con ella mentalmente. Él debe abrazarla. A veces en las epístolas pastorales, la "Palabra fiel" para ser recibida le sigue a lo comunicado. En otras ocasiones, precede a la declaración. En este caso, las palabras fieles se encuentran en el versículo anterior, una referencia a " porque el ejercicio físico aprovecha poco, pero la piedad es provechosa para todo.” El dicho fiable también incluye lo que se encuentra al final del versículo 7, “disciplínate para la piedad.” Esta es la declaración de confianza.

Si el joven Timoteo ha de progresar en su santificación, si ha de desarrollarse aún más a la imagen de Dios, si ha de crecer en la gracia y conocimiento del Señor Jesucristo, si ha de hacer morir más a las obras de la carne y avanzar en la santidad, entonces debe ser como un atleta de clase mundial entrar en un estricto entrenamiento. En su vida espiritual, Timoteo debía golpear su cuerpo y disciplinarse a sí mismo bajo la estricta reglamentación, como un duro entrenamiento. El debe hacer todo lo que puede hacer, por la gracia de Dios, para los efectos de la piedad.

La Confianza Fijada

Pablo está tan convencido de la necesidad de una disciplina espiritual para la piedad que exhorta a Timoteo en el versículo 10: "Es por esto trabajamos y nos esforzamos." Cuando Pablo escribe que "trabajamos,” ¿a que “esto” que se refiere? “Esto” se refiere al mandato anterior, "disciplínate para la piedad." Esta palabra "trabajo" significa trabajar duro, ir a trabajar, laborar hasta el punto de agotamiento. Requiere que uno se desgaste a sí mismo de tal manera que él está tan cansado que no tiene nada que dar. Él se esfuerza para resistir el pecado y obedecer a la Palabra de Dios hasta el punto de que se ha agotado espiritualmente. La búsqueda de la santidad es la antítesis de "déjate ir y déjalo a Dios." Por el contrario, debe esforzarse por incorporar la verdad en su vida, por la capacitación de Dios, par cada fibra nerviosa en su ser espiritual.

Pablo implora más Timoteo a "luchar". Esta es la palabra griega agonizomai. En él se describe el atleta en el combate de lucha libre y el corredor en el maratón. Se utiliza del soldado luchando en la guerra contra un enemigo formidable. Timoteo debe agonizar en su búsqueda de la santidad. Se debe impulsarse a sí mismo hasta el punto de una dolorosa agonía - sin dolor, no hay ganancia. Estos dos verbos- "trabajamos y esforzamos" –están en el tiempo presente. Timoteo debe estar siempre trabajando y estar esforzándose continuamente, porque la carne dentro de él está siempre dispuesta a levantar su fea cabeza. El diablo está siempre rondando como león rugiente, buscando a quien devorar. Timoteo no puede bajar la guardia.. Él no puede tomar tiempo libre de su búsqueda de la disciplina espiritual.

Con el fin de afirmar esto, Timoteo debe tener "[su] esperanza en el Dios vivo." Es esta esperanza, un firme e inquebrantable certeza que le permite mirar hacia el futuro con confianza en Dios. En esta esperanza, el ve más allá del presente hacia el futuro cuando cada persona vaya a estar delante de Dios y Él completará cada creyente en la imagen de Cristo. Esta esperanza en Dios es lo que le motiva y le capacita para trabajar y esforzarse.

Esta esperanza futura debería ampliar asimismo nuestro paso y generar energía espiritual dentro de nosotros. Al final de la carrera de la vida, cada creyente encontrará su lugar antes el tribunal de Cristo, en el que el juez se sentará en Su trono. No importa en que lugar el ministro termine la carrera, ya sea primero o último, que va a venir y tomar su apoyo antes el asiento del juez. Los que han formado y construido sus músculos y ampliado sus pulmones para una mayor resistencia en el ministerio y quien ha competido según las reglas serán reconocidos por el Juez. Él los llamará sus nombres en particular y pondrá la corona sobre su cabeza. Cada predicador del Evangelio de Jesucristo tiene que disciplinarse a sí mismo, sabiendo que un día van a estar delante del Señor Jesucristo, y El recompensará a los que han seguido fielmente la piedad.

“He Estado Delante de Dios”

Un Ministro notable que buscó disciplinarse a sí mismo con el fin de piedad era el famoso colonial puritano del siglo XVIII, el venerable Jonathan Edwards. A la edad joven de dieciocho y diecinueve, Edwards escribió setenta resoluciones que servirían como una brújula moral para su vida espiritual. Leería estas declaraciones de intenciones como una forma de mantenerse en la pista en su búsqueda de la semejanza de Cristo. Se había propuesto que iba a vivir cada día como si fuera el último día de su vida. En este esfuerzo, que estaba decidido a disciplinarse en el uso de su tiempo, lengua y talentos.

El 14 de enero, 1723, el joven Jonathan Edwards, de diecinueve años de edad, escribió la Resolución número 63: “Estoy resuelto a en el supuesto de que no hubiera sino un individuo en el mundo, que fuera apropiada y completamente un Cristiano.” El razonó que debía ser un hombre en cualquier momento en el tiempo que es considerado por Dios por ser el mas grande cristiano en vida. Ésto encarna las virtudes del Señor Jesucristo. Con este objetivo fijo de lleno en su mirada, Edwards escribe: “Resuelvo: Actuar así como lo haría si luchara con toda mi fuerza para ser ese uno, quien viviera en mi tiempo.” Fue por casualidad que este joven de diecinueve años de edad, que sirvió como pastor interino en Wall Street, en el centro de Nueva York, que se convertiría en el más grande pastor, predicador, filósofo, teólogo y autor de los Estados Unidos. Edwards estableció un curso de su vida, cuando era un adolescente, de que iba a glorificar a Dios, esforzándose por ser el cristiano más completa de su generación.

El 12 de enero de 1723, Jonathan Edwards escribió en su diario:

He estado delante de Dios, y he entregado, todo lo que soy y tengo, a Dios; por lo que no soy, en cualquier aspecto, dueño de mi. Puedo impugnar ningún derecho [a] esta comprensión y estas afecciones, que están en mí. Ni tengo ningún derecho de este cuerpo, o cualquiera de sus miembros, no tengo derecho a esta lengua, estas manos, estos pies; no tengo derecho a estos sentidos, estos ojos, estos oídos, este olor, o este gusto. Me he despojado, y no he retenido ninguna cosa como mía. He estado esta mañana con El, y le dije, que me entregué por completo a Él. Yo le he dicho esta mañana que le hice tomar para toda mi porción, no mirando otra cosa como parte de mi felicidad, ni actuar como si se tratara; y Su ley, por la regla constante de mi obediencia; y que lucharé con todas mis fuerzas contra el mundo, la carne y el diablo, al final de mi vida;; y que he creído en Jesucristo, y le recibí como un Príncipe y Salvador; y que iba a apegarme a la fe y la obediencia del evangelio, sin importar los peligroso y difícil que puedan ser la confesión y la práctica. Ahora, a partir de ahora, no debo actuar, bajo ningún concepto por mi propia cuenta.

Como Pablo desafió a Timoteo y como Edwards se impuso a sí mismo, le llamo a disciplinarse usted mismo para la piedad. Le llamo a trabajar y esforzarse. Yo le llamo trabajar por su salvación con temor y temblor. Le llamo a resistir la tentación y al morir a las obras de la carne. Le llamo a buscar la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Le llamo a competir según las reglas. Le llamo a olvidar lo que queda atrás e ir en pos de lo que está por delante. Le llamo a pelear la buena batalla, que es para su piedad y pureza. Le llamo a luchar contra el diablo y resistir el mundo. Le llamo a ser como un atleta de clase mundial y traer a toda su vida bajo el control y el dominio del Señor Jesucristo.

Le llamo a luchar contra cualquier cosa que comprometa su piedad. Esta es la disciplina costosa de un pastor piadoso.