martes, junio 07, 2016

Sirviendo como Pastor de Jóvenes

ESJ-015 2016 0607-004

Sirviendo como Pastor de Jóvenes

Jason Helopoulos

Mi primer llamado en el ministerio vino como un pastor de jóvenes. Recuerdos maravillosos de aquellos días llenan mi mente. Siempre estoy agradecido por la gente en esa querida iglesia que me dio la oportunidad de enseñar y discipular a sus jóvenes. Fue uno de los grandes privilegios de mi vida.

Sin embargo, cuando primero aplique para posiciones pastorales, yo no sentí un llamado en particular para el ministerio juvenil. De hecho, traté de evitarlo. Afortunadamente Dios, en su misericordia, tenía otros planes. Como la mayoría de los pastores jóvenes, yo estaba convencido de que tenía que predicar y enseñar, que es el modo de pensar de muchos hombres jóvenes recién salidos de la seminario. Si una posición de pastor principal o en solitario no está disponible, entonces, a menudo están dispuestos a ser un pastor auxiliar, siempre y cuando no se trate de ministerio juvenil. A decir verdad, algunos hombres no encajan bien en el ministerio juvenil. Sin embargo, la gran mayoría de los graduados de seminarios recientes se beneficiaría de un par de años sirviendo a estudiantes.

Una conversación en particular con uno de mis mentores me llevó a considerar el ministerio juvenil. Programé una reunión con él en mi segundo año de seminario, ya que parecía el momento de comenzar el ejercicio de mi don de la enseñanza en nuestra iglesia local. Este pastor amablemente me invitó a su estudio, donde tomé una silla frente a su escritorio. El preguntó por qué quería hablar, y le explique que estaba dotado para la enseñanza y quería usar ese don para el beneficio de nuestra iglesia. Él respondió: "¡Muy bien! Vamos a firmar para comenzar a enseñar la clase de escuela dominical para infantes.” Protesté rápidamente que esto no era lo que tenía en mente. No me llamaron para atender a los niños. ¿No se daba cuenta de que tenía mucho más que ofrecer? ¡Me entrenaron en seminario! El sabiamente y correctamente, dijo, "Jason, vamos a darle una oportunidad con los de cinco años de edad. Si puede transmitir las verdades del Evangelio con claridad a ellos, entonces, puede hacerlo fácilmente con los adultos.” Nuestra conversación terminó allí. Mis expectativas se desvanecieron, pero pronto descubrí que tenía razón. Si usted puede enseñar a los niños de kinder o incluso los estudiantes de la escuela secundaria la verdad de las Escrituras de una manera que sea clara, atractiva y precisa, entonces, estará mucho mejor equipado para enseñar a los adultos.

¿Tiene los dones de la enseñanza y liderazgo? No pase por alto el ministerio juvenil. Es un lugar maravilloso para comenzar el llamado como un ministro del Evangelio. Como pastor de jóvenes, usted a menudo tendrá la oportunidad de moldear y formar el ministerio en su propio modo. Usted será desafiado a pensar en la organización, los procesos, los objetivos, fines, voluntarios, el discipulado y enseñanza. Usted aprenderá a ministrar a las madres y los padres, así como a sus hijos, porque un buen pastor de jóvenes se involucra tanto con los estudiantes como con sus padres. El joven le presentará las demandas de ministrar voluntarioso, al tibio, al celoso, al desanimado, y al escarnecedor. También se enfrentará con la siempre presente tentación de apoyarse en trucos en lugar de basar su ministerio en la enseñanza de las Escrituras. Un hombre que sobrepasa los desafíos en el ministerio juvenil será un mejor pastor solitario o principal en los años venideros.

El ministerio juvenil le entrenará para el ministerio futuro. Sin embargo, es mucho más que eso. Algunas de los frutos más duraderas de todo su ministerio nacerán en estos estudiantes. Muchos de ellos le verán a usted como una influencia clave en su vida espiritual por el resto de sus vidas. No he sido pastor de jóvenes durante una década, sin embargo, algunos de mis antiguos estudiantes siguen en contacto conmigo para obtener asesoramiento.

Considere la posibilidad de aceptar el reto. El ministerio juvenil no es un campo menor de trabajo. Si usted puede ministrar bien a los estudiantes, usted puede ministrar bien casi en cualquier lugar de la iglesia. Permítanme añadir una palabra más de consejo: si usted toma una posición así, asegúrese de enseñarles la Palabra de Dios. Juegue a los juegos, vaya a esquiar, y coma toneladas de pizza – pero sobre todo, deles de comer la Palabra viva y activa de Dios ( Heb. 4:12 ). Usted se sorprenderá por lo que ellos pueden entender y aplicar. Trabajo con y para estos niños. La bendición será suya.