viernes, junio 10, 2016

¿Hay Esperanza Después del Adulterio?

ESJ-015 2016 0610-002

¿Hay Esperanza Después del Adulterio?

Por Dave Dunham

Pero Jesús los miró y les dijo: "Para los hombres es imposible, más para Dios todo es posible." (Mat. 19:26)

La traición de un cónyuge es una de las heridas más profundas que podemos experimentar en la vida. Cuando uno a quien le hemos entregado nuestros propios corazones, confiado nuestros secretos más profundos, construir toda una vida hace añicos nuestro mundo es difícil saber por dónde empezar siquiera para recoger sus muchas piezas. Sin embargo, con Dios siempre hay esperanza.

A medida que se hace la revelación de la traición, es importante no tomar decisiones precipitadas. A menudo, el cónyuge traicionado está inmediatamente listo para ver, para caminar, para solicitar el divorcio. Esta es una respuesta comprensible, pero es emocional y sin mucha premeditación y comprensión. Es importante que tome su tiempo, detenga sus pensamientos y planes y considere todas las opciones y consecuencias que están ante usted. Es importante de llorar la realidad de lo que le ha ocurrido. El matrimonio se ha roto, pero aún podría ser sanado. Moverse lentamente es importante.

Es importante tener en cuenta lo que queremos decir cuando decimos "esperanza" en este punto también. La esperanza no significa regresar a las cosas como estaban. Nunca se puede volver después de un adulterio. Tanto el traidor y el traicionado les gustaría cambiar las cosas, pero no hay forma de deshacer lo que se ha hecho. Esto debe ser aceptado antes de que un nuevo futuro pueda ser forjado, pero, una vez más, esto lleva tiempo.

Hay algunos, tanto traidores como traicionados, que tratan de vivir en un mundo de fantasía. Pretenden como si nada hubiera cambiado, como si el adulterio no fuese tan grave, como si sólo se pudiera continuar con su vida de manera normal. Pretender que una fractura no ha ocurrido sólo funcionará para aumentar el tamaño de esta herida abierta. Esto debe corregirse, vendarse, y ser sana. Dejándola por si sola, sólo servirá para criar amargura, desconfianza, y distancia. Tanto la víctima como el traidor necesitan reconocer esto y estar dispuestos a buscar ayuda.

La esperanza no tiene que ver con cambiar el pasado, ni hacer caso omiso de los problemas actuales. En cambio, la esperanza trata de forjar un nuevo futuro en la vida del Evangelio de la gracia. Esperanza para el matrimonio roto por el adulterio se fundamenta en la confianza en Dios, moviéndose hacia el perdón, y pedir ayuda.

La traición de adulterio significa que una persona ya no puede confiar en su cónyuge. Podemos siempre, sin embargo, confiar en nuestro Dios. Confiar en Dios con las consecuencias del adulterio significa varias cosas importantes para la víctima y el adúltero. Por tanto, no significa forzar la reconciliación y la sanidad. La renovación del pacto de matrimonio llevará tiempo. A medida que trabajamos en nuestro propio dolor, crecimiento y perdón debemos confiar en que Dios bendecirá nuestro deseo de honrarlo en nuestro matrimonio. Debemos confiar en que Su calendario y el proceso en sí nos moverá hacia la sanidad. Forzar las cosas solo agravará la situación, agotará nuestro pareja, y nos llevará a un aumento de la insatisfacción y desesperación. No pongas horarios, no hagas amenazas, y no cree expectativas poco realistas. Invitar a consejeros sabios en la situación le ayudará a evitar apresurar las cosas. Confiar en Dios, también significa que no tratamos de servir como el Espíritu Santo en la vida del otro. No podemos controlar el crecimiento espiritual de otras personas. No podemos obligarlos a hacer cosas, creer cosas, confesar cosas, y hacer cambios. El traidor no puede obligar a su cónyuge a perdonar o renunciar a la amargura, e intentar hacerlo sólo contribuirá a herir más a su pareja. El traicionado no puede obligar a su conyugue a confesar, confiar, y arrepentirse. El intento de hacerlo sólo engendrará mayor desconfianza y victimización en usted mismo. Invitar a consejeros en el proceso puede ayudar con un poco de esto. Por último, confiar en Dios también significa que creemos que un futuro mejor es posible. Nuestras experiencias actuales nos dirán que todo quebrantamiento destruye la esperanza. A raíz de la traición nuestras emociones nos convencen de que la única alternativa a la vida que imaginamos será inferior. Pero Dios le gusta tomar las cosas rotas y hacerlos nuevas (2 Co 5,17; Ap. 21: 5). El futuro será diferente, no será como se había planeado, pero todavía puede ser bueno. Confíe a dios ese futuro.

La esperanza también implica el perdón. El perdón es, sin duda, difícil, y sin embargo, como creyentes, estamos obligados a ofrecer perdón. Jesús nos dice que no hay límite en perdonar a los que nos han hecho mal (Mat. 18: 21-22). El perdón no significa elegir no vengarse y guardar una ofensa en contra de alguien. En el caso de adulterio significa elegir no buscar venganza, castigar o buscar algún tipo de "pago" del adúltero. Sin embargo, hay que matizar esta llamado a perdonar. El perdón no es lo mismo que la reconciliación, ni es lo mismo que la confianza. La confianza toma tiempo para reconstruir (ver mi post anterior), y la reconciliación puede no suceder. El perdón, sin embargo, puede ayudarle a seguir adelante.

Por último, nuestra esperanza es directamente proporcional a la cantidad de ayuda que buscamos. El intento de hacer frente a los problemas en aislamiento sólo los agrava. Las parejas que buscan ayuda externa, rendición de cuentas, ánimo y sabiduría encuentran una mayor tasa de éxito en la sanidad de sus matrimonios rotos. Pedir ayuda significa ser humilde, admitir que no se puede solucionar este problema por su cuenta, usted no tiene todas las respuestas, y que usted está necesitado. Eso puede ser algo difícil de admitir, en especial en la iglesia. Sin embargo, el cuerpo de Cristo está llamado a llevar las cargas unos de los otros (Gal. 6: 2). El peso de un matrimonio roto puede ser mucho que cargar, además de intentar hacerlo por su cuenta por lo general nos aplastará. El pedir ayuda significa buscar consejo piadoso sabio de aquellos en quienes confiamos, con quien pueda mantener la confianza, y que se esforzará por ofrecer instrucción y aliento bíblico, objetivo, y con discernimiento.

Hay vida después del adulterio, incluso puede haber matrimonio después del adulterio. Siempre hay esperanza después del adulterio, porque el Dios de la esperanza puede “os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo." ( Rom 15:13). ¡Con Dios todo es posible!