sábado, noviembre 14, 2015

¿Es Dios un Mal Comunicador?

Post-ESJ-45

¿Es Dios un Mal Comunicador?

 

Mateo 11:25; 1 Corintios 14:33

Por Cameron Buettel

Dios no es el autor de la confusión, como la Escritura nos dice (1 Corintios 14:33). Pero la confusión, sin embargo, reina en muchos rincones de la iglesia evangélica moderna. Cuando se trata de comprender la verdad de la Palabra de Dios, muchos creyentes se contentan con interpretaciones subjetivas y declaraciones doctrinales fluidas. E incluso las iglesias que dicen tener convicciones sólidas descienden de forma rápida en una hermenéutica de batalla campal.

Escritura Sin Autoridad

Yo fui brevemente un miembro de una de estas iglesias. En una región dominada por el liberalismo, con orgullo me sometí a la autoridad de la Escritura en todos los asuntos de fe y práctica. Pero la fachada de la fidelidad bíblica se vino abajo cuando el pastor explicó que no debo hablar de pecado en mi evangelismo. “La gente ya sabe que son pecadores", sostuvo. Cuando le pregunté si podíamos hablar de este asunto por el razonamiento de las Escrituras él cerró la conversación de inmediato, viendo sólo la inutilidad de continuar el debate. Nunca olvidaré las últimas palabras que me dijo: "Usted puede hacer que la Biblia diga lo que usted quiere que diga y yo puedo hacer que la Biblia diga lo que yo quiero decir."

Por lo que sé, todavía profesa lealtad a la autoridad de la Escritura. Pero, ¿qué autoridad real puede tener la Palabra de Dios si usted no cree que su significado es claro?

Porque Dios así lo dijo

Eso no quiere decir que la Biblia no contiene pasajes que son difíciles de interpretar, los tiene. Algunas profecías son misteriosas. Algunas instrucciones están envueltos en la oscuridad cultural. Y a veces nuestras traducciones al inglés entierran la profundidad de los idiomas originales. Pero cuando se trata de asuntos de doctrinas esenciales, la Escritura no puede ser más clara.

Los fundamentos de la fe cristiana no sólo son fundamentales porque son bíblicas, sino que también son fundamentales porque la Biblia les expone con claridad. John MacArthur afirma ese punto en su libro La Fe Temeraria:

Si un artículo de fe ha de ser considerado como fundamental, debe estar claramente establecido en la Escritura. Ningun "conocimiento secreto" o fórmula escondida jamás podría calificar como un artículo fundamental de la fe. Ninguna clave es necesaria para desbloquear la enseñanza de la Biblia. Dios habla claramente en Su Palabra –tiene perspicacia.

La verdad de Dios no está dirigido a los intelectuales cultos; es lo suficientemente simple para un niño. “Has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños" (Mateo 11:25). La Palabra de Dios no es un rompecabezas. No habla con acertijos. No es secreto o misteriosa. Es clara y evidente para aquellos que tienen oídos espirituales para oír. “The law of the Lord is perfect, restoring the soul” (Psalm 19:7). [1] John MacArthur, Reckless Faith (Wheaton: Crossway, 1994) 110. "La ley del Señor es perfecta, que convierte el alma" (Salmo 19: 7). [1] John MacArthur, fe temeraria (Wheaton: Crossway, 1994) 110.

La Biblia Entera Cuenta la Historia Entera

Pero ¿qué pasa con las doctrinas fundamentales como la Trinidad? “La palabra no se menciona en la Biblia, ni va a encontrar una declaración completa de ello en ningún solo pasaje de la Escritura.

En ese caso en particular, la Palabra de Dios enseña la doctrina de la Trinidad con claridad porque es una doctrina que se puede deducir de lo que toda la Escritura dice claramente acerca de Dios. Hay un solo Dios y ningún otro (Éxodo 15:11; Deuteronomio 4:35; 6: 4; 32:39; 1 Samuel 2: 2; 1 Reyes 8:60; Isaías 44: 6-8; Isaías 45: 21- 22). Ese Dios es una pluralidad de personas (Génesis 1:26; Génesis 11: 7). Y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son todos Dios (Génesis 1: 1; Mateo 28:19; Juan 1: 1; Juan 10:30; Hechos 5: 3-5; 1 Corintios 8: 6). La totalidad de la forma en que la Biblia presenta que Dios es, no tendría sentido sin la doctrina fundamental de la Trinidad.

La Claridad de Dios no es Una Democracia

Los que tienen una fuerte inclinación ecuménica tienden a poner el carro delante del caballo cuando se trata de definir qué doctrinas son fundamentales. En lugar de tratar a las Escrituras como la fuente de la doctrina fundamental, la Escritura está sujeta al consenso de las denominaciones de la iglesia. Este problema no ha escapado a la atención de John MacArthur:

Algunos podrían argumentar que la única prueba de si algo es esencial para el verdadero cristianismo es si se afirma por todas las grandes tradiciones cristianas. Tal vez esta es la idea detrás de llamamientos a la unidad ecuménica. Pero como Witsius señala, de acuerdo con esa regla, apenas algo de cualquier sustancia permanecería para distinguir el Evangelio cristiano de la "salvación", ofrecido por la moralidad pagana o la teología islámica. “Hay mucho de verdad en la observación de Clemente de Alejandría; ‘Nada de las Escrituras, me temo, es tratada de forma tan favorable, como estar en contradicción por nadie.’”[2] Reckless Faith , 111..

Las doctrinas fundamentales no son oscuros, ni están definidas por consenso ecuménico. Son fundamentales porque representan lo que la Escritura enseña claramente, y como veremos la próxima vez, representan todo lo esencial para la salvación.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151113
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros