viernes, julio 26, 2013

Los Diezmos y la Teología Bíblica (Respuesta a DeYoung 7ª. Parte)

clip_image001Los Diezmos y la Teología Bíblica (Respuesta a DeYoung 7ª. Parte)


Por David A. Croteau

DeYoung dice: "la forma de ver el diezmo tiene mucho que ver con la forma de ver el Antiguo Testamento." Este es un gran paso en su sermón en el área de la teología bíblica. De hecho, lo que hace al tema del diezmo fascinante para mí como erudito es su relación con la teología bíblica. Como laico cristiano, estoy más curioso acerca de cómo este tema debería influir en mi dadiva financiera a la iglesia local y otros ministerios cristianos. Pero es lo que este tema toca de la teología bíblica lo que realmente me fascina.

DeYoung dijo: “Yo diría que todas las leyes del pacto mosaico permanecen y cada ley ahora debe entenderse a la luz de la venida de Cristo.” Estamos completamente de acuerdo en este punto. Yo no soy uno de los que dicen que el Antiguo y el Nuevo no tienen ninguna relación entre ellos. DeYoung se refiere a aquellos que puedan decir “rasgar esa página” al referirse a la ley mosaica... Mientras que yo podría ser un ardiente defensor de la gracia que da (o, una dadiva pos-diezmo), me parece una tremenda cantidad de valor la Ley de Moisés .... todas y cada ley. Y cuando leo una ley que no encuentro mucho valor, me doy cuenta de que el problema es con mi falta de comprensión, no de la propia ley.

Algunos Puntos de Vista Sobre la Relación entre la Ley Mosaica y los Cristianos

Algunos dicen: Queda derogada Toda ley que no se repite. Esa es la postura básica de algunos en el campo dispensacionalista, particularmente antiguas formas como el Dispensacionalismo Clásico (piense en Scofield y Chafer) y Dispensacionalismo Revisado (piense en Ryrie).

Algunos dicen: Toda ley que no esté derogada expresamente continúa vigente. Esa es la postura básica de algunos en el campo de la teología pacto/ reformada.

Algunos dicen: La ley tiene tres partes: civil, ceremonial y moral. Las leyes civiles no se aplican porque no somos la nación de Israel, las leyes ceremoniales no son aplicables, porque Cristo las ha cumplido, pero las leyes morales aún aplican.

Creo que los primeros dos puntos de vista son demasiado simplistas. En el tercer punto de vista, yo rechazo esa triple división. Mi punto de vista (desarrollado a partir de un artículo de J. Daniel Hays en Biblioteca Sacra) es que todas las leyes del Antiguo Pacto son una manifestación del carácter eterno de Dios, por lo tanto, toda ley se aplica a los cristianos. Sin embargo, con el fin de averiguar cómo se aplica cada ley, tenemos que llegar al principio fundamental de la ley. Las leyes, tal como se manifiestan, dan las características de ser manifestadas para un pueblo en particular en un momento determinado en un lugar determinado en virtud de un pacto particular. Así que cuando las leyes están vinculadas a aspectos culturales o del pacto no son directamente relevantes para creyentes del Nuevo Pacto, la forma en que se aplica la ley se cambió ... pero eso no significa que no se aplica.

El diezmo se conecta a: los levitas, el sacerdocio, los festivales, y la tierra (y posiblemente otras cosas también). Los cuatro de esas entidades del Antiguo Pacto no son directamente aplicables en la manifestación de Antiguo Pacto a los cristianos. No tenemos Levitas en la iglesia, el sacerdocio ha cambiado de manera significativa ya que somos los sacerdotes, los festivales, que son punteros a las nuevas realidades del Pacto, se han cumplido y ya no se celebran, literalmente, y nuestra relación con la tierra drásticamente ha cambiado. Esto afecta en gran medida la cuestión de la continuación del diezmo en la actualidad.

Por otra parte, dos cosas específicas que DeYoung afirma se necesitan comentar. 1) “Así que cuando nos fijamos en el diezmo no creo que haya nada en la venida de Cristo, que sería puesto aparte, que derogue el principio del diezmo, sino que debe intensificarse.” Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación en el vacío , pero él parece creer que el “principio del diezmo” es la idea de dar el 10% de los ingresos, un concepto que parece TOTALMENTE AJENO a algo en la Escritura. Usted no puede asumir el principio fundamental, usted necesita probarlo. 2) El afirma que no somos una sociedad agraria. Ya he respondido a esto, pero esto es un argumento de peso común y (aparentemente) convincente para los que mandan dar el diezmo a los cristianos. Sin embargo, El Israel del primer no era una sociedad exclusivamente agrícola, y tampoco lo fue el Israel de los días de Moisés. Ya en el Génesis vemos referencias al dinero ya los que trabajaron oficios distintos de la agricultura: Tubal-caín (Génesis 4:22) trabajó con el bronce y el hierro. Aunque reconozco que la sociedad se basaba más en agricultura en aquel entonces, no era exclusivamente agrícola. Esto debería dar lugar a la pregunta: si un israelita hizo dinero / ingreso, aparte de los cultivos o el ganado, ¿Les obligaba el Antiguo Testamento a diezmar? La respuesta es: no. ¿Por qué?, debido a la conexión muy estrecha entre la tierra y el diezmo.

En el próximo vamos a ver las tres referencias que DeYoung hizo con el diezmo en la historia de la iglesia.

2 comentarios:

Evangelista Selvio Guzman Rodriguez dijo...

Dios te bendiga varon de Dios, me parece muy bueno hablar de este tema, es de vital importancia ya que el pueblo de Dios tiene a muchas personas que no saben nada de este tema y tienen muchas dudas.

Juan Alarcón Muñoz dijo...

No entiendo tu comentario a DeYoung me falta cita bibliográfica o falta contenido?.
Saludos.