martes, enero 01, 2013

El Evangelio Según La Historia de la Iglesia (3a. Parte)

clip_image002El Evangelio Según La Historia de la Iglesia (3a. Parte)

Por Nathan Busenitz

Cuando hablamos de “el evangelio según historia de la iglesia,” es necesario empezar por el principio de la historia de la Iglesia en aquellas décadas iniciales registradas para nosotros en el libro de los Hechos. Cabe destacar que la esencia del evangelio fue el tema central en el primer concilio importante en la historia de la iglesia.

El Concilio de Jerusalén se reunió alrededor del año 49 o 50 años, casi veinte años después de que la iglesia fuese establecida en el Día de Pentecostés, y 275 años antes del principal concilio de la iglesia siguiente: el Concilio de Nicea (que se reunió en 325). El Concilio de Jerusalén, que se registra en Hechos 15, se reunieron para responder a una pregunta principal: “¿Cuál es la esencia del evangelio?” Pero para entender completamente lo que estaba en juego, tenemos que empezar con el primer viaje misionero de Pablo, que se encuentra en Hechos 13-14.

La Proclamación del Evangelio Verdadero (Hechos 13-14)

En los primeros años de la historia de la iglesia, inmediatamente después del día de Pentecostés (Hechos 2), la iglesia estaba compuesta en su totalidad de judíos cristianos. No fue sino hasta la conversión de los samaritanos (en Hechos 8) y Cornelio (en Hechos 10) que los no-Judíos comenzaron a ser incorporados en el cuerpo de Cristo. Tras poner de relieve la conversión de Cornelio, Lucas detalla la propagación del Evangelio en tierras de gentiles (en Hechos 11:19-24), que culminó con la formación de una iglesia predominantemente gentil en Antioquía de Siria.

La inclusión de los gentiles en la iglesia representa un cambio de paradigma importante para los cristianos judíos. Por los últimos 1500 años de la historia de Israel, desde la época de Moisés, Dios había estado trabajando a través del Israel étnico. Pero ahora, en la iglesia, los gentiles habían de ser salvos sin tener que convertirse en los primeros prosélitos judíos. Por supuesto, Dios había preparado a los apóstoles para esto salvando a Cornelio mientras Pedro estaba presente. Así que cuando los apóstoles escucharon acerca de los gentiles convertidos en Antioquía, la tercera ciudad más grande del imperio romano en el momento, se regocijaron y enviaron a Bernabé a pastorear a los creyentes allí.

Después de un año de ministerio, Bernabé se dio cuenta de que podía utilizar un poco de ayuda. Entonces, de acuerdo a Hechos 11:25, él se fue a Tarso, encontró a Pablo y lo llevó a Antioquía. En conjunto, entonces, Pablo y Bernabé co-pastoreo la iglesia en Antioquía.

Después de varios años de ministerio fructífero, alrededor del año 47 dC, Pablo y Bernabé se embarcó una misión evangelizadora a varias ciudades gentiles en el sur de Galacia (parte de la actual Turquía). Este sería su primer viaje misionero. Ellos viajaron primero a Chipre y luego a Perga, y luego a Antioquía. Fue aquí, en Antioquía, que entraron en la sinagoga y Pablo predicó un poderoso mensaje del Evangelio a los Judíos que estaban allí.

El contenido del sermón que se registra en Hechos 13:16-41, y se centra en el hecho de que Jesús es el Mesías, a quien Dios resucitó de entre los muertos para que los pecadores se salven por medio de El. En su énfasis en el evangelio de la gracia, Pablo hizo una declaración crítica en los versículos 38-39 –una que debe haber sorprendido a su audiencia judía. Pablo dijo esto: “Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados, y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree.”

A diferencia del popular legalismo farisaico del judaísmo del primer siglo, Pablo afirmó que la fe en Cristo puede hacer lo que el guardar la Ley de Moisés nunca pudo hacer. El perdón viene sólo a través de la obra de Cristo, y no por las obras de la ley. Eso habría sido un concepto revolucionario para aquellos que oyeron a Pablo predicar en la sinagoga ese día.

Con el tiempo, la mayoría de los Judíos en esa ciudad rechazó el evangelio. En respuesta, Pablo les informó de que el Evangelio sería llevado a los gentiles (Hechos 11:46). En Hechos 14, nos enteramos de que los misioneros viajaron desde allí a otras ciudades. En cada lugar, llevaron el evangelio de la gracia –anunciando tanto a Judíos y Gentiles que la salvación viene por la gracia mediante la fe en Cristo solamente.

En Hechos 14:27, finalmente regresó a su iglesia de origen. Lucas describe su regreso a casa con estas palabras: “Y habiendo llegado, y reunido a la iglesia, refirieron cuán grandes cosas había hecho Dios con ellos, y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles. Y se quedaron allí mucho tiempo con los discípulos” Su primer viaje misionero había terminado, y por todas las estimaciones, había sido un gran éxito. A pesar de que duró muchos meses, y aunque Pablo y Bernabé fueron perseguidos severamente y casi muere, nuevas iglesias se habían plantado en Asia Menor. El evangelio había sido proclamado a los gentiles. Y los fieles respondieron con gran gozo y acción de gracias a Dios.

Pero la controversia estaba a punto de entrar en erupción ...

La Perversión del Verdadero Evangelio (Hechos 15:1-5)

Hechos 14 termina con la iglesia en Antioquía de Siria regocijo por el éxito del primer viaje misionero. Por el contrario, Hechos 15 se abre con estas palabras:

Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos. Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión. Ellos, pues, habiendo sido encaminados por la iglesia, pasaron por Fenicia y Samaria, contando la conversión de los gentiles; y causaban gran gozo a todos los hermanos. Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos. Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.." (Hechos 15:1-5)

En Hechos 13:38-39, Pablo había dicho a los Judíos de Antioquía que la fe en Cristo hace lo que la ley de Moisés no podía hacer: trae la salvación del pecado. Pero ahora, un grupo de ex-Fariseos insistía en que la fe en Cristo no era suficiente. Además de la fe, argumentaron que tanto la circuncisión (Hechos 15:2) y guardar la Ley de Moisés (Hechos 15:5) eran necesarias para la salvación.

Esto no fue un asunto menor. El corazón del evangelio estaba en juego: ¿Es la salvación por gracia mediante la fe en Cristo solamente? ¿O es la salvación por la fe más la circuncisión, más las obras de la ley?

Pablo y Bernabé habían estado sólo en un viaje misionero extenso. Y ahora estos antiguos fariseos, que más tarde se conocieron como los judaizantes, afirmaban que el evangelio de la gracia, el evangelio que Pablo y Bernabé que habían estado predicando, era ilegítimo a menos que incluyera obras. No es de extrañar que, como explica Lucas, surgió gran disensión y debate entre ellos.

Y así Pablo y Bernabé viajaron a Jerusalén para resolver el asunto de una vez por todas.

La Preservación del Verdadero Evangelio (Hechos 15:6-11)

Cuando llegó a Jerusalén, Pablo se reunió primero con varios líderes apostólicos en privado explicando a ellos el mensaje del evangelio que él había estado predicando (Gálatas 2:2). Esos líderes (incluyendo Pedro, Juan y Santiago) acordaron en que el evangelio de Pablo era de la gracia, de hecho, el verdadero evangelio (Gálatas 2:8-9). Pero la controversia todavía necesitaba ser abordada públicamente en el Concilio de Jerusalén.

Hechos 15:6-11 describe lo que sucedió en el Concilio. De acuerdo con el versículo 6: “Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.” Después de “un mucha discusión” (v. 7), el apóstol Pedro se puso de pie en defensa del verdadero evangelio. Escuche lo que dijo.:

“Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen. Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones. Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.” (Hechos 15:7-11)

Con concisión y claridad, Pedro afirmó varios aspectos clave del verdadero evangelio. En el versículo 7, confirmó el hecho de que era lo correcto para los gentiles escuchar el evangelio y que lo creyesen. En el versículo 8, reconoció que los gentiles habían recibido el Espíritu Santo al igual que los creyentes judíos lo habían recibido en el día de Pentecostés. En el versículo 9, hizo hincapié en que Dios había limpiado sus corazones por la fe. En el versículo 10, explicó que la Ley de Moisés era una carga que no era necesaria para la salvación. Y en el versículo 11, reiteró la verdad de que todos los cristianos (tanto Judíos y gentiles) son salvos por gracia. Las palabras de Pedro ofrecieron una articulación autoritativa y defensa del evangelio que Pablo había estado predicando, es decir que la salvación es por gracia mediante la fe y no por obras.

Santiago, el hermano de nuestro Señor, y el resto del Concilio de Jerusalén de acuerdo con Pedro -señalan que los cristianos gentiles no necesitaban circuncidarse o guardar la Ley de Moisés para ser salvos. En los versículos 20-21, pidieron a los creyentes gentiles ser sensibles a ciertas cosas por el bien de los creyentes judíos que tienen estrictas conciencias. (Esas peticiones encajan con La instrucción de Pablo sobre los hermanos más débiles en Romanos 14-15 y en 1 Corintios 8-9.) Pero el juicio sumario del Concilio de Jerusalén estaba completamente de acuerdo con el testimonio de Pedro en los versículos 7-11. El peso de la ley mosaica no se debe exigir de los nuevos convertidos, porque la salvación no es por obras. Más bien, es solo por gracia mediante la fe en Cristo solamente.

He aquí, pues, en el primer concilio de la iglesia, el evangelio de la gracia se afirmó claramente, y el legalismo de los judaizantes fue rotundamente condenado. Después de esto, según el versículo 30, Pablo y Bernabé regresaron a Antioquía y se quedaron allí por un tiempo. A pesar de que los judaizantes habían sido derrotados, todavía continuaban causando estragos en la iglesia. En algún momento, su influencia comenzó a infiltrarse en las iglesias del sur de Galacia que Pablo y Bernabé habían plantado en su primer viaje misionero.

En las mismas ciudades donde Pablo había estado a punto de ser muerto, las iglesias que plantó estaban empezando a ser confundidas por los falsos maestros legalistas que afirmaban que el evangelio de la gracia era insuficiente. Pablo respondió por escrito una carta a los creyentes en las iglesias. Esa epístola, conocido como el libro de Gálatas, comenzó con una advertencia severa en contra de añadir cualquier tipo de obras al evangelio. Hacer eso sería adoptar “un evangelio diferente” (Gal. 1:6), que en realidad no es evangelio en absoluto. Sólo el verdadero evangelio puede salvar. Cualquier otra versión debe ser desechada y denunciada.

Por lo tanto, el verdadero evangelio de la gracia era a la vez proclamado y conservado en las primeras décadas de la historia de la iglesia, de modo que más tarde Pablo podía decir a los Efesios: “Por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9).

Pero ¿qué pasa con los siglos después de que la época apostólica terminó? En la Parte 4 de esta serie vamos a mirar más allá de la historia del Nuevo Testamento en los siglos que siguieron. ¿Mantuvieron los padres de la iglesia un compromiso con el evangelio de la gracia? ¿O es que, al igual que los judaizantes, cayeron en el error de hacer la salvación dependiente de las buenas obras?