viernes, junio 22, 2012

Las Cosas terrenales y las Cosas santas - Un Enfoque Reformado a la Ciencia y la Escritura

imageLas Cosas terrenales y las Cosas santas - Un Enfoque Reformado a la Ciencia y la Escritura

Por Keith Mathison

En esta serie, hemos estado discutiendo la respuesta del Dr. RC Sproul a una pregunta sobre la edad del universo en la Conferencia Nacional de Ligonier de 2012. En nuestro post anterior , vimos el geocentrismo de Martín Lutero y Juan Calvino con el fin de ampliar sobre el punto del Dr. Sproul con respecto a los errores que los cristianos del pasado han hecho en su comprensión de la creación de Dios. El Dr. Sproul argumentó que la iglesia era capaz de aprender de los científicos no creyentes que han estudiado las obras de Dios. Para los cristianos reformados, esto plantea varias preguntas relacionadas con la Caída y su impacto en el razonamiento humano.

Es importante tener en cuenta estas preguntas porque algunos han sugerido que las personas, como el Dr. Sproul, que sostienen la tradición de los teólogos de Princeton no toman el impacto de la Caída en la mente humana tan en serio como deberían. Esta sugerencia es falsa, como varios libros recientes han demostrado.[I] Pero, ¿cómo puede uno afirmar por un lado, que la Caída ha contaminado la mente humana y afirmar en cambio que la iglesia puede aprender de los incrédulos acerca de las obras de Dios? Antes de que veamos la respuesta a esta pregunta, es necesario ofrecer un breve resumen de la visión Reformada de la razón y la revelación antes y después de la Caída. El objetivo aquí no es tratar todos los temas relacionados (hay muchos). Se trata simplemente de resumir algunos de los puntos más fundamentales.

La Revelación y la Razón Antes de la Caída

El hombre fue creado a imagen de Dios, y antes de la Caída : “la imagen de Dios era visible en la luz de la mente, en la rectitud del corazón, y en la solidez de todas las partes” (Calvino, Institución I.xv. 4). El rra, como Charles Hodge explica, “originalmente creado en un estado de madurez y perfección.” La razón, voluntad y emociones del hombre [II], estaban incorruptas por el pecado y funcionaron correctamente.

En cuanto a la revelación general antes de la Caída, Juan Calvino amablemente explica su propósito original. En su Institución, escribe, “El orden natural es que marco del universo debe ser la escuela en la que fueron a aprender la piedad, y de pasar a la vida eterna y perfecta felicidad” (II. VI.1). Antes de la caída, entonces, la revelación de Dios fue capaz de lograr su propósito original debido a las facultades del hombre, su capacidad de razonamiento para recibir lo que fue revelado, no había sido deformada por el pecado.

Revelación y la Razón Después de la caída

Nuestros primeros padres pecaron contra Dios, y como resultado fueron “totalmente corrompidos en todas las facultades y partes del alma y del cuerpo” (WCF, VI 0,2). Esta es una descripción de la depravación total. Los teólogos a veces usan la frase “los efectos noéticos del pecado” para describir la contaminación de una de estas facultades, la mente humana. Es importante notar que mientras estas facultades, incluyendo la mente, se corrompieron y se deforman, no fueron aniquilados o destruidos (Calvino, Institución, I.xv.4). Dios en su gracia previno a todos los seres humanos de convertirse en bestias completamente irracionales.[III]

A pesar de quela creación misma fue maldecida como resultado del pecado del hombre (Génesis 3:17), la revelación infalible de Dios de Sí mismo continuó. Pablo, por ejemplo, explica que los “atributos invisibles” de Dios, es decir, “su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, por medio de las cosas hechas” (Romanos 1:20).[IV] Es precisamente debido a que la revelación continua que queda claro que los no creyentes se consideran inexcusables (cf. Calvino, Institución, I.vi.1).

¿Cómo, entonces, el creyente reformado puede al mismo tiempo afirmar la condición caída de la mente, la maldición sobre la creación, y la capacidad de los no creyentes para comprender algo del mundo creado? Él puede hacer esto porque el tipo de comprensión o conocimiento que se están debatiendo son cuidadosamente distinguidos. Aquí es donde Juan Calvino puede ofrecer otra visión útil.

El Doble Conocimiento de Dios

Es importante recordar que la Institución de Calvino es en gran parte estructurada en torno a la idea del doble conocimiento de Dios. Un libro se titula “El Conocimiento de Dios el Creador.” El Libro Segundo se titula “El conocimiento de Dios el Redentor en Cristo.” Si algunos estudiosos de Calvino están en lo correcto, y los libros III y IV son realmente subsumidos en el tema del conocimiento de Dios, el Redentor, la totalidad de los Institutos se estructura en torno a esta idea del doble conocimiento de Dios.[V]

Independientemente de si la mayoría o la totalidad de los Institutos se estructuran en torno a este tema, Calvino enseña claramente que nuestras fuentes de conocimiento de Dios el Creador son a la vez revelación general y especial. Nuestra fuente para el conocimiento de Dios, el Redentor de Cristo, por el contrario, es la sola revelación especial. La revelación general, como ya hemos visto, no es suficiente para el conocimiento de la redención. Por otra parte, lo que hay del conocimiento de Dios en la revelación general es suprimido y distorsionado por el no creyente. De acuerdo con Calvino, cualquiera que llegue a un verdadero conocimiento de Dios el creador requiere la Escritura. Calvino compara las Escrituras con las gafas que nos permiten ver la revelación de Dios en la creación con claridad (Institutos, I.vi.1).

El punto importante a notar aquí es que toda esta discusión hasta ahora se refiere al conocimiento de Dios.

Las Cosas Celestiales y Las Cosas Terrenales

Ya hemos visto en varias importantes distinciones teológicas de esta serie. Juan Calvino hace otra que arroja luz sobre la cuestión que tenemos ante nosotros. Él distingue entre el conocimiento de las cosas celestiales y el conocimiento de las cosas terrenales. La más completa discusión de esta distinción se encuentra en los Institutos, II. II.12-21. Calvino también lo usa en su comentario sobre 1 Corintios 1:20, cuando los comentarios sobre la llamada "sabiduría del mundo".

Calvino comienza su discusión en el Libro II. II.12. Él comienza esta sección de acuerdo con la afirmación de san Agustín que los dones espirituales del hombre fueron “despojados” de él por el pecado, mientras que sus dones naturales se corrompieron. Uno de estos dones naturales es la “comprensión”, que se ha debilitado y corrompido. Pero esta debilidad, de acuerdo con Calvino, no es lo mismo que la aniquilación, lo que reduce al hombre al mismo nivel como animales irracionales. En cuanto a la “comprensión”, dice, “Cuando condenamos la comprensión humana de su ceguera permanente en cuanto a que no dejan lugar a la percepción de un objeto cualquiera, no sólo van en contra de la Palabra de Dios, sino que también van en contra de la experiencia de sentido común” ( II. II.12). El entendimiento humano, entonces, no ha sido completamente destruido. Sin embargo, se ha debilitado.

Mientras que un entendimiento humano debilitado tropieza, “sus esfuerzos no siempre llegan a ser tan inútiles como no tener ningún efecto, especialmente cuando se dirige su atención a las cosas de abajo” (II. II.13, el énfasis es mío). Aquí, Calvino alude a la distinción que aclara mucho de su pensamiento sobre este tema. A continuación, explica con más detalle: “para percibir con mayor claridad hasta qué punto la mente puede proceder de cualquier asunto de acuerdo con el grado de su capacidad, aquí debe establecer una distinción. Esta es, pues, la distinción: que hay un tipo de comprensión de las cosas terrenales, y otra de las celestiales” (II II.13.). “Las cosas terrenales” son esas cosas que no pertenecen a Dios o Su reino. Entre estas cosas, Calvino incluye al gobierno, la administración del hogar, conocimientos de mecánica, y de las artes y las ciencias liberales. Entre las “cosas celestiales” son el conocimiento puro de Dios, la naturaleza de la verdadera justicia, y los misterios del reino (II. II.13).

Según Calvino, a pesar de la caída, los incrédulos pueden llegar a un conocimiento de las cosas terrenales, y ofrecer numerosos ejemplos. Respecto al conocimiento de las ciencias, escribe, “Los hombres a quienes la Escritura [I Cor. 2:14] llama el “hombre natural” es, de hecho, agudo y penetrante en su investigación de las cosas inferiores” (II. II.15, el énfasis es mío). En la siguiente sección, que continúa en la misma línea: “Pero si el Señor ha querido que nos ayude en la física, dialéctica, matemáticas y otras disciplinas como, por el trabajo y el ministerio de los impíos, utilicemos esta asistencia. Porque si nosotros descuidamos el regalo de Dios que ofrece libremente en estas artes, debemos sufrir el justo castigo por nuestros pereza” (II. II.16). Tan agradecidos, como Calvino es por el conocimiento que se puede obtener de esta manera, sin embargo, entiende que el conocimiento de las cosas terrenales que los no creyentes tienen es verdad sólo en la medida en que continua. Se trata de “una cosa inestable y transitoria en los ojos de Dios, cuando no sustentan una base solida de la verdad” (II. II.16).

En las secciones siguientes, Calvino vuelve su atención a lo que la razón humana puede conocer de las cosas celestiales (“el reino de Dios y el discernimiento espiritual”). Él explica: “Este discernimiento espiritual consiste principalmente en tres cosas: (1) conocer a Dios, (2) conocer a su favor paternal en nuestro nombre, en el que nuestra salvación consiste en: (3) saber cómo enmarcar nuestra vida de acuerdo a la regla de su ley. En los dos primeros puntos, y sobre todo en la segunda - los más grandes genios son más ciegos que los lunares!”(II II.18).!. Y añade: “La razón humana, por lo tanto, ni se acerca, ni se esfuerza hacia, ni incluso apunta directamente a esta verdad, ni siquiera pretenden dirigirse a esta verdad: para entender quién es el verdadero Dios, o qué clase de Dios quiere ser para con nosotros” (II, ii. .18). Así, mientras que los no creyentes pueden llegar a una comprensión exacta de las cosas terrenas, no pueden hacerlo en relación con las cosas celestiales.[VI]

La Sabiduría del Mundo

En su comentario sobre 1 Corintios 1:20, Calvino comenta sobre lo que Pablo se refiere como la “sabiduría del mundo.” Su uso de la distinción entre el conocimiento de las cosas terrenales y celestiales nos ayudan a comprender cómo el aprendizaje de los conocimientos de los incrédulos en algún áreas no implica capitular ante la sabiduría del mundo. El primero explica en su comentario sobre un Corintios 1:20 lo que ya hemos mencionado anteriormente, a saber, que todo lo que el conocimiento de los incrédulos tienen de las cosas terrenales es en última instancia, inútil si no se basa en la fe cristiana. Puede ser cierto en lo que va, pero no va lo suficientemente lejos. Calvino hace su punto principal. Él sostiene que Pablo no está condenando el razonamiento del hombre o su capacidad de entender las cosas terrenales. Él se declara “que todo esto no sirve de nada para la adquisición de la sabiduría espiritual” (es decir, el conocimiento de las cosas celestiales).

La distinción de Calvino sobre la capacidad de los incrédulos a llegar a un conocimiento exacto de las cosas terrenales, pero poco o ningún conocimiento de las cosas celestiales se basa en la misma Escritura. Toda la Escritura supone que la razón del hombre conserva algunas funciones después de la caída. Él todavía está distinguiendo de las bestias irracionales y aún puede llegar a una cantidad suficiente de un conocimiento preciso del mundo creado para vivir y funcionar. Él puede decir la diferencia entre un árbol y una vaca. El puede aprender a cocinar, y trabajar en la granja, y construir y gobernar mediante la observación precisa del mundo. Jesús se refirió a la capacidad de los creyentes para comprender adecuadamente algo sobre el mundo natural en su controversia con los fariseos y los saduceos: “Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo. Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis!” (Matthew 16:2-3). Los incrédulos pueden llegar a un conocimiento de las cosas de la tierra por la observación de la creación de Dios. Cuando se trata del conocimiento de las cosas celestiales, sin embargo, los incrédulos están ciegos.

En nuestro próximo ‘post’, vamos a ver más de cerca cómo el Dr. Sproul sugiere que los cristianos deben responder cuando hay un conflicto aparente entre la Escritura y la ciencia.


i Varios trabajos recientes importantes han comenzado a responder a esta crítica con referencia específica a los teólogos de Princeton y, por extensión, a los que les siguen. Ver por ejemplo Paul Kjoss Helseth, “Right Reason” and the Princeton Mind (Phillipsburg, NJ : P&R Publishing, 2010); Fred G. Zaspel, The Theology of BB Warfield (Wheaton: Crossway, 2010); David P. Smith, BB Warfield's Scientifically Constructive Theological Scholarship (Eugene, OR : Pickwick, 2011)..

ii Charles Hodge, Systematic Theolgy , 3 vols.. (Grand Rapids: Eerdmans, 1982 [1872–73]), 2:92.

iii Véase la discusión Anthony Hoekema de "gracia común" en su Created in God's Image (Grand Rapids: Eerdmans, 1986), 189–202.

iv El énfasis es mío.

v Edward A. Dowey, Jr. The Knowledge of God is Calvin's Theology , 3rd ed.. (Grand Rapids: Eerdmans, 1994), 41–9.

vi Calvino a veces apuntan a una visión muy limitada de las cosas espirituales por los incrédulos, pero este tema está fuera del alcance de la presente serie.