jueves, febrero 04, 2016

Sus 7 Responsabilidades de Trabajo Como Miembro de la iglesia

ESJ-122

Sus 7 Responsabilidades de Trabajo Como Miembro de la iglesia

Por Jonathan Leeman

Cuando escucha la palabra "gobierno de la iglesia," ¿en qué piensa? ¿Reuniones de miembros? ¿Comités de ancianos? ¿Peleas por el presupuesto o el color de la alfombra? Demasiado a menudo puede parecer de esa manera.

Sin embargo, el gobierno de la iglesia debe implicar mucho más que eso. De hecho, se debe atar en la vida cotidiana de la iglesia. Y todo el mundo tiene un papel que desempeñar.

¿Sabía usted, miembro ordinario de la iglesia, que Jesús le ha dado un trabajo?. Sus ancianos tiene una oficio especial, sin duda, pero también usted lo tiene. Y Jesús le ha dado ancianos con el fin de capacitarle para hacer su trabajo.

Así que si el programa de discipulado de Jesús le da a cada uno de los miembros un trabajo, ¿qué responsabilidades vienen con este trabajo? Hay por lo menos siete.

1. Asistir a la iglesia con regularidad

Usted, como cristiano bautizado y ordinario de una iglesia, es responsable de asistir a la iglesia regularmente. La Escritura no puede ser más clara acerca de esta responsabilidad fundamental para que usted pueda entregarse al amor y las buenas obras y ser estimulado.

y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca. ( Hebreos 10:24-25 )

El autor amenaza con el juicio final si usted no asiste (. Vv 26-27). Los riesgos son elevados de hecho. Después de todo, si usted no asiste, no puede cumplir con las siguientes seis responsabilidades. La asistencia hace posible todo lo demás.

2. Ayudar a Preservar el Evangelio

Usted, como cristiano bautizado y miembro ordinario de una iglesia, es responsable de proteger y preservar el evangelio y el ministerio del evangelio en su iglesia.

Piensa en el "asombro" de Pablo en Gálatas 1: “Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado. . . . . para seguir un evangelio diferente” (v. 6). Él reprende no a los pastores, sino a los miembros, y les dice que rechacen incluso apóstoles o ángeles que enseñen un falso evangelio.

Lo que esto significa, Cristiano, es que usted es responsable de estudiar el evangelio y conocerlo. ¿Puede resumir el evangelio para mí en 60 segundos o menos? ¿Puede explicar la relación entre la fe y las obras? ¿Puede un cristiano vivir en el pecado sin arrepentimiento? ¿Por qué si o por qué no? ¿Por qué es importante para un cristiano afirmar la doctrina de la Trinidad? ¿Qué papel desempeñan las buenas acciones, el compañerismo y la hospitalidad en la promoción del ministerio del evangelio de una iglesia? ¿Por qué una iglesia nunca dejar que su identidad y ministerio sea confundida por un partido político?

Estas son el tipo de preguntas, cristiano, que usted es responsable de responder con el fin de ayudar a proteger el evangelio. Yo no estoy diciendo que usted encuentre respuestas, independientemente de sus ancianos. Ellos deben prepararlo para responder estas preguntas. Si no es así, puede que usted no esté en la mejor iglesia.

Conozca el evangelio, y lo que el evangelio requiere en la vida de la iglesia y de un cristiano.

3. Ayudar a Afirmar a lo Ciudadanos del Evangelio

Usted, como cristiano bautizado y miembro ordinario de una iglesia, es responsable de proteger el evangelio y el ministerio del evangelio en su iglesia afirmar y no afirmar a los ciudadanos del Evangelio.

En la cuestión de disciplina Pablo no se dirige a los ancianos de Corinto, sino a la propia iglesia de Corinto (1 Cor 5:1-13; 2 Corintios 2:6-8). Del mismo modo, es su responsabilidad, cristiano, recibir y despedir a los miembros. Jesús se la ha dado. Descuidar este su trabajo sólo cultiva complacencia, nominalismo, y finalmente liberalismo teológico.

Por supuesto, el trabajo aquí es más grande que aparecer en las reuniones de los miembros y la votación de los nuevos miembros. Se trata de trabajar para conocer y ser conocido por sus compañeros siete días a la semana. Usted no puede afirmar y dar supervisión a un pueblo que no conoce, no con integridad en cualquier caso. Eso no significa que usted es responsable de conocer personalmente a cada miembro de su iglesia. Hacemos este trabajo en conjunto. Pero busque la manera de empezar a incluir más de sus compañeros en el ritmo normal de su vida. Pablo ofrece una lista de control útil para hacer esto:

Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros; no seáis perezosos en lo que requiere diligencia; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor, gozándoos en la esperanza, perseverando en el sufrimiento, dedicados a la oración, contribuyendo para las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad. ( Rom 12:10-13)

¿Cómo está practicando esta lista?

4. Asistir a las Reuniones de los Miembros

Entonces, ¿cómo puede preservar el evangelio y afirmar ciudadanos del Evangelio? Al aparecer constantemente durante las reuniones de los miembros.

Diferentes iglesias toman decisiones de diferentes maneras, lo cual está bien. Pero cualquiera sea lugar que su iglesia utilice para tomar las decisiones relativas al “que” del Evangelio (la pureza del evangelio) y el “quien” del Evangelio (el pueblo del Evangelio), usted debe estar allí.

Usted no puede hacer su trabajo si usted no se presenta a la oficina.

Es cierto que las reuniones de los miembros tienen una mala reputación. Yo entiendo. Hay muchas que son calderos poco saludables de controversias e insurrección. Pero no permita que los malos matrimonios causan que usted se dé por vencido en el matrimonio. Por la gracia de Dios, he sido parte de varias iglesias ahora en donde las reuniones de los miembros se sienten como cálidas, alentadoras, y atractivas reuniones familiares. Parte de eso depende del liderazgo de los pastores en esas reuniones y cómo las planean. Parte de eso depende de usted.

5. Discipular a Otros Miembros de la Iglesia

Usted, como cristiano bautizado y miembro ordinario de una iglesia, es responsable de proteger el evangelio y el ministerio del evangelio en su iglesia al discipular a otros miembros de la iglesia.

Recuerde Efesios 4:15-16. La iglesia se edifica en amor, mientras cada parte hace su trabajo. Usted tiene trabajo que hacer para edificar la iglesia. Y parte de eso incluye el ministerio de las palabras. Unos pocos versículos después, Pablo dice: "Habla la verdad, cada cual con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros" (v. 25). Hable la verdad a ellos, y ayúdeles a crecer. Nuestras palabras deben ser “sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.” ( Ef 4:29). También, hágase disponible para recibir palabras. ¿Está usted dispuesto a escuchar?

El cristianismo básico consiste en la edificación de otros creyentes. Es una parte del cumplimiento de la Gran Comisión y de hacer discípulos. Hablando de . . . . .

6. Compartir el Evangelio con los de Fuera

Si a través de la unión con el segundo Adán Dios le ha restablecido como rey-sacerdote, toda su vida debe reflejar el evangelio en palabra y obra. Usted es un embajador. La carga y el ejemplo de Pablo vale la pena repetir aquí:

“nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación. Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios!” (2 Cor. 5:19b-20)

Todo cristiano ha sido reconciliado, y así cada cristiano ha recibido este mensaje de reconciliación. Por lo tanto, suplicamos y rogamos para que los pecadores se reconcilien con Dios.

Esto, también, es una parte de su trabajo. El mandamiento de "Id y haced discípulos" le pertenece a usted ( Mateo 28:19).

7. Siga a Sus Líderes

Es el trabajo de los pastores o ancianos equipar a los santos para la obra del ministerio, por estas seis responsabilidades anteriores (Efesios 4:12.). Si los ancianos no están enseñando el Evangelio, catequizando a la iglesia en el evangelio, enseñándoles su responsabilidad por el otro, entonces están preparando mal a la iglesia para el trabajo que Jesús les ha dado.

Cristiano: esto significa que usted es responsable de servirse de la instrucción y el consejo de los ancianos. Aferrarse a la forma de las sanas que ha aprendido de ellos (2 Tim. 1:13). Siga su enseñanza, conducta, propósito, fe, amor, y persistencia, junto con sus persecuciones y sufrimientos (2 Tim 3:10-11.).

Sea el hijo o hija sabio en Proverbios que se toma el camino de la sabiduría, la prosperidad y la vida al temer al Señor y hacer caso a la instrucción. Es mejor que las joyas y el oro.

La Autoridad trae Responsabilidad

La Biblia da autoridad final y, por tanto, responsabilidad a la congregación reunida. Con la autoridad viene la responsabilidad. Al unirse a una iglesia, usted se convierte en responsable de lo que enseña la Iglesia y del discipulado de cada miembro.

  • Usted es responsable de actuar si el pastor Ed comienza a enseñar un evangelio falso.
  • Usted es responsable de ayudar a asegurarse de que el Miembro Candidato Chris entiende adecuadamente el evangelio.
  • Usted es responsable de discipulado de la hermana Sue a Cristo, y de que ella este siendo atendida y nutrida en la semejanza a Cristo.
  • Usted es responsable de asegurar que le miembro Max se excluya de la comunión de la iglesia si su vida y su profesión ya no están de acuerdo.

¿Quién le entrena para todo este trabajo? Sus ancianos. Añada sus responsabilidades junto con las suyas, y usted tendrá el programa de discipulado de Jesús.

Más de 75 Minutos

Cuando la gente viene a unirse a mi iglesia, se les pide que hagan una entrevista con un anciano, en donde se les pide que compartan su testimonio y expliquen el evangelio. Al término de cualquier entrevista, yo personalmente conduzco, suponiendo que voy a recomendar a la persona para ser miembro de la congregación entera, voy a decir algo como lo siguiente:

Amigo, al unirse a esta iglesia, usted se convertirá en corresponsables de si o no esta congregación sigue proclamando fielmente el Evangelio. Eso significa que se convertirá conjuntamente responsable tanto de lo que enseña esta iglesia, así como si las vidas de sus miembros siguen siendo fieles. Y un día usted estará delante de Dios y dará cuenta de cómo utilizó esta autoridad. ¿Va a sentarse y permanecer en el anonimato, haciendo poco más que aparecer durante 75 minutos de forma pasiva los domingos? ¿O vas a saltar con el trabajo duro y gratificante de estudiar el Evangelio, construir relaciones y hacer discípulos? Necesitamos más manos para la cosecha, por lo que esperamos que te unas a nosotros en ese trabajo.

¿Qué hay de usted? ¿Ha llevado a cabo este trabajo?


Nota del editor: Este extracto es una adaptación del nuevo libro de Jonathan Leeman Understanding the Congregation's Authority. Copyright 2016 by B&H Publishing Group.