miércoles, febrero 24, 2016

La Ausencia de Pastores

ESJ-015 2016 0224

La Ausencia de Pastores

Juan 10: 1-16; Juan 21: 15-17; Hechos 20:28-31; Efesios 4:11; 1 Pedro 5:2

Por Cameron Buettel

Imagínese que usted está probando una nueva iglesia este fin de semana. Usted se encuentra en su asiento mientras el pastor comienza con una palabra de oración. Después de algunas canciones de adoración, el regresa a recibir a los nuevos visitantes, hacer algunos anuncios, y orar por la ofrenda.

Después de otro canto o dos, usted espera verle pasara al escenario para pronunciar su sermón, pero él no se encuentra en ninguna parte. En cambio, las luces se apagan y usted es transportado a través del video a otra iglesia con otra congregación, viendo a alguien predicar el sermón. Usted no ve mas al "pastor" -cuya función el Domingo parece ser poco más que el maestro de ceremonias – hasta que le recibe en la puerta al salir.

Así es la vida en una iglesia satélite. Y mientras que el aspecto y la sensación del servicio pueden variar en gran medida, el resultado final sigue siendo el mismo: un sinnúmero de creyentes se sientan todos los domingos bajo la enseñanza de los pastores canalizados y proyectados desde un escenario en otra parte.

El concepto de un pastor de dos dimensiones probablemente suena extraño, incluso chocante, para algunos lectores. Sin embargo, la práctica se ha vuelto cada vez más común. En 2010, la CNN informó sobre el aumento de las iglesias "virtuales" que estiman que "al menos 3.000 iglesias en todo el país utilizan alguna variante de vídeo de alta definición para difundir sus sermones los domingos por la mañana de su pastor” a otras congregaciones satélite. En los últimos seis años, ese número se ha disparado a más de 8.000 iglesias. [1] http://leadnet.org/wp-content/uploads/2014/03/2014_LN_Generis_Multisite_Church_Scorecard_Report_v2.pdf Y este gigante destructivo no muestra señales de desaceleración: el 57 por ciento de todas las iglesias multi-sitio planean lanzar un nuevo satélite en los próximos doce meses.

John Blake, un periodista de la CNN, quería experimentar este fenómeno por sí mismo, por lo que visitó una iglesia satélite en Texas, prácticamente pastoreada por Ed Young Jr.

Young es parte de una nueva generación de pastores que pueden estar en dos lugares al mismo tiempo. Están utilizando la tecnología de vídeos de alta definición, e incluso hologramas – para transmitir sus sermones el domingo por la mañana a las iglesias "satélite"a distancia que pertenecen a su congregación.

Young, cuya congregación cuenta con unos 20.000 miembros repartidos en cinco iglesias, dijo que su imagen es tan realista que algunos visitantes se olvidan de que no está allí.

"Es tan real que la gente ha subido después de servicio a verme y [otros] están diciendo: 'Tío, el esta en vídeo,'", dijo. [2] http://www.cnn.com/2010/TECH/innovation/07/14/virtual.preaching/

A través de la llegada de las iglesias multi-sitio, los pastores holográficos están llevando a cabo relaciones virtuales con grandes congregaciones. Y esto ha dado lugar a una redefinición marcada de lo que es un pastor –lo que hace y donde dirige. Un pastor que conozco se ha rebautizado a sí mismo como un "visionario arquitecto." Eso puede sonar ridículamente grandioso, pero si capta la esencia de lo que significa ser pastor en el contexto de una mega iglesia multi-sitio.

La Iglesia Elevation en Carolina del Norte es un buen ejemplo. Es una iglesia moderna enorme, con un número cada vez mayor de campus satélite. Su pastor, Steven Furtick, ve a su congregación no como un rebaño que él cuida, sino más bien como un ejército para apoyar y defender su visión. De hecho, ese es el propósito fundamental de la iglesia Elevation: “Elevation se basa en la visión que Dios le dio el pastor Steven. Vamos a defender agresivamente nuestra unidad y esa visión. "[3] https://vimeo.com/34476218

Esto representa una desviación de cómo la Palabra de Dios describe el papel de un pastor. La Escritura pinta imágenes nítidas de un pastor que cuida de una reunión local del pueblo de Dios de la misma manera que un pastor cuida de sus ovejas (Hechos 20: 28-31; Efesios 4:11; 1 Pedro 5: 2). Fue modelado por Jesús (Juan 10:1-16), y pasó la responsabilidad a Sus discípulos (Juan 21: 15-17).

Pero la intervención de los dos mil años de historia y de adelanto han dado algunos pastores modernos la idea de que es hora de abandonar los modelos bucólicos del Nuevo Testamento, y encontrar nuevos patrones para definir, informar y animar el papel del pastor en la iglesia de hoy.

Andy Stanley, quien es pastor de la iglesia más grande de múlti-sitio en Estados Unidos, sostiene que el pastoreo es un concepto irrelevante en la sociedad moderna. Durante una entrevista con la revista Christianity Today, se le preguntó: "¿Hay que dejar de referirse a los pastores como 'pastores'?" Así es como él respondió:

Absolutamente. Esa palabra tiene que alejarse. Jesús habló de pastores porque había uno solo allá en la llanura a la cual señalar. Pero traer esas imágenes hoy y decir: "Pastor, usted es el pastor del rebaño," no. Nunca he visto una bandada. Nunca he pasado cinco minutos con un pastor. Fue culturalmente relevante en los tiempos de Jesús, pero no es más culturalmente relevante. [4] http://www.christianitytoday.com/le/2007/may-online-only/cln70528.html

Stanley, junto con muchos otros pastores de megaiglesias, prefiere tomar sus ejemplos del mundo de los negocios:

Una de las críticas que recibo es "Su iglesia es tan corporativa." He leído los blogs de todo el tiempo. Los bloggers se quejan, "El pastor parece un ejecutivo.” Y les digo: “Está bien, tienes razón. Ahora, ¿por qué es ese un mal modelo?” Un principio es un principio, y Dios creó todos los principios.

Y qué es lo que ve como el principio fundamental detrás del modelo ejecutivo de gobierno de la iglesia?

“Sígueme.” Seguir nunca funciona. Jamás. Es “sígueme.”. Dios da a un hombre o una mujer el don de liderazgo. Y cualquier organización que tiene un líder punta con la responsabilidad y la libertad de usar su don hará bien. . . . . . .

La iglesia no era una organización en el primer siglo. Ellos no estaban escribiendo cheques o comprando una propiedad. La iglesia ha madurado y desarrollado a lo largo de los años. Pero por alguna razón, la última cosa por cambiar es la estructura de liderazgo. . . . . . .

Si Jesús estuviera aquí hoy, ¿hablaría de pastores? No. El recordaría algo que todos sabemos, y nos gustaría decir: “Oh, sí, ya sé lo que es eso.” Jesús le dijo a Pedro, el pescador, “alimentar a mis ovejas,” pero él no dijo a el resto de ellos: “Id, pues, a todo el mundo y ser pastores y alimentar a mis ovejas.” En el tiempo del libro de los Hechos, el modelo de pastor se ha ido.

No todos los pastores de megaiglesias multi-sitio hablarían tan francamente sobre la desaparición del pastoreo o la necesidad de la iglesia de seguir el patrón de ir en pos del mundo empresarial. Pero Andy Stanley verbaliza lo que muchos de ellos realmente piensan. Y tal desviación del plan pastoral de historia de la iglesia merece un escrutinio bíblico en lugar de una aceptación despreocupada.

A tal fin, en los próximos días vamos a examinar cuidadosamente lo que la Biblia enseña acerca de los deberes del pastor. ¿Proporciona la Escritura un lugar para que los líderes de la iglesia en lo alto de una pirámide corporativa? ¿Pertenecen los pastores a un registro fósil? ¿Realmente necesitamos nuevas metáforas para el liderazgo de la iglesia en cada época histórica sucesiva? ¿Es la Palabra inspirada de Dios anticuada y llena de metáforas desechables? ¿Necesitamos encontrar una manera de darle una nueva vida a este antiguo texto y hacerlo más pertinente y relevante a la iglesia moderna?

En resumen, la respuesta a todas estas preguntas es un rotundo "no". Sin embargo, creo que encontrará la respuesta ser mucho más convincente, e instructiva sobre el tipo de supervisión pastoral en que usted debiera –y no debería – colocarse. Asegúrese de quedarse con nosotros para explorar la descripción del trabajo del pastor.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160222
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros