lunes, noviembre 28, 2016

El Mapa Bíblico a la Sabiduría

ESJ-015 2016 1128-001

El Mapa Bíblico a la Sabiduría

Por Harry Reeder

Pocas veces en un proyecto de escritura asignado se le da al autor la oportunidad de abordar un tema que impregna la Escritura, que es omnipresente tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Pero en este caso, mi asignación provee eso y más, ya que la sabiduría y la vida del evangelio es un tema crucial para los ministerios del evangelio de evangelismo, discipulado y crianza cristiana. Añadido a eso, la sabiduría es una bendición de la gracia común concedida por Dios a un mundo de pecadores impenitentes en Su insondable bondad.

La Sabiduría del Evangelio

A través del evangelismo del evangelio, la gracia de Dios concede a los pecadores la sabiduría para confesar sus pecados y huir al Hijo de Dios, quien El solo los puede y los salvará de la culpa y el poder del pecado.

Además, el discipulado saturado del Evangelio permite a los pecadores salvados emplear los dos medios interdependientes dados por Dios de adquirir la sabiduría -la oración en la fe y "el oír y hacer" la Palabra de Dios- como es identificada en Santiago, a menudo considerada el libro de sabiduría del Nuevo Testamento. Además, la sabiduría es un objetivo deseado en la crianza cristiana, tal como se exalta claramente en Proverbios. Su valor se ilustra en la suma repetitiva de los efectos de la maternidad de María y José en la vida de Jesús. Cuando Jesús se embarca en la adolescencia, el evangelio de Lucas resume su infancia: "Y el niño creció y se hizo fuerte, lleno de sabiduría. Y la gracia de Dios estaba sobre él "(Lucas 2:40). Otra declaración resumida de los puntos sobresalientes de la crianza destaca la importancia de desarrollar la sabiduría cuando Cristo entra en la virilidad: "Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura y en gracia con Dios y con los hombres" (Lucas 2:52). Es cierto que estos versículos piden más tratamiento, pero al menos podemos observar que en la escasa cantidad de Escrituras que describen la actividad paterna de José y María, se nos informa repetidamente que Él estaba "creciendo en sabiduría".

Tipos de Sabiduría en la Escritura

La Palabra de Dios revela dos tipos de sabiduría. La primera es la sabiduría del mundo, que es "terrenal, animal, diabólica" (Santiago 3:15). Esta sabiduría derivada del infierno deja en su estela el caos, el quebrantamiento, las facciones, la muerte y la destrucción. La segunda es la sabiduría de lo alto, otorgada por Dios a aquellos que la piden. Se encuentra en Su Palabra, y se accede al oír esa Palabra fielmente predicada y luego incorporándola a nuestras vidas a través de la obediencia. La sabiduría mundana es en realidad "la necedad del hombre" disfrazada de sabiduría y propagada por las religiones hechas por el hombre y una miríada de "ismos" -humanismo, progresismo, materialismo, consumismo, secularismo, etc. Pero en contraste, la sabiduría de arriba o la sabiduría del cielo es “primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía.” (vv.17-18).

El Mapa Bíblico a la Sabiduría

El mapa bíblico a la sabiduría desde arriba se inicia en la literatura de sabiduría del Antiguo Testamento y se define más adelante en Santiago. Este mapa para recibir la sabiduría dada por gracia desde arriba es el conocimiento exacto empleado con conocimiento generalizado, en última instancia, la sabiduría expresada en el estilo de vida. En otras palabras, como dice Proverbios, el mapa es “para aprender sabiduría e instrucción, para discernir dichos profundos” (Proverbios 1:2). En otras palabras, el camino de tres pasos diseñado por Dios hacia la sabiduría desde arriba para aquellos a quienes estamos discipulando o los niños que estamos criando está definido definitivamente en la Palabra de Dios.

Primer Paso: Conocimiento

Para el cristiano, el conocimiento comienza con la revelación divina, no la imaginación o la intuición humana. La inerrante Palabra de Dios no sólo es confiable, sino suficiente para darnos todo lo que necesitamos para enmarcar una visión cristiana y coherente del mundo. Todo en la Palabra de Dios es verdad. Sin embargo, no toda la verdad está en la Biblia -la creación de Dios nos dice mucho. Así que mientras todo en la Biblia es verdad, no toda la verdad está en la Biblia; pero toda la verdad que necesitamos saber para una vida saturada con sabiduría piadosa se encuentra en la Biblia. Como dice Pablo: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17).

En el camino a la sabiduría debemos buscar personalmente el conocimiento de la Palabra de Dios y guiar persuasivamente a aquellos que estamos discipulando y criando para escuchar la Palabra de Dios fielmente predicada mientras los conduce a la obediencia intencional con humilde confianza en la gracia de Dios y el poder del Espíritu Santo. Además, los pastores deben predicar la Palabra no importa cuán intensa sea la oposición, explícita o implícitamente. Al hacerlo, creamos un entorno para el desarrollo de la sabiduría dada por el Espíritu Santo desde arriba en la vida de nuestro pueblo.

Segundo Paso: Comprensión

Un conocimiento derivado de la Biblia y exacto es fundamental para el paso uno en la búsqueda de la sabiduría desde arriba para desarrollar una visión cristiana del mundo y la vida. Sin embargo, es igualmente crucial tomar el segundo paso mediante la búsqueda de la bendición del Espíritu Santo de la comprensión. Esta es la experiencia de la maduración a medida que aprendemos cómo utilizar nuestros conocimientos para interpretar las pruebas de la vida y aprender de ellos. Una prueba de la vida, como cualquier otra prueba, revela lo que realmente sabemos y lo que todavía necesitamos saber. Esto da lugar a un estilo de vida que es capaz de aplicar lo que sabemos y entendemos con el fin de interpretar las pruebas de la vida con una respuesta que glorifica a Dios y revele gozo.

Hay dos caminos para obtener esta comprensión liberada por Dios y fortalecida por la gracia. La primera es una petición enfocada para la comprensión a través de la oración del creyente. La segunda es reclutar y emplear consejeros piadosos y maduros. (Hay sabiduría en la multitud de consejeros, pero asegúrese de que son prudentes consejeros, no cualquier tipo de consejeros.) Este grupo de mentores debe mejorarse mediante una selección en oración de compañeros espiritualmente maduros que oren por usted, le desafíen, le animen y terminen la carrera con usted.

Tercer Paso: Sabiduría

La sabiduría es la meta y el destino. La sabiduría hecha real en nuestras vidas es un estilo de vida que glorifica a Dios, centrada en Cristo, capacitada en el Espíritu Santo y moldeada por la Biblia. Nuestro Señor afirma esto al informarnos: "La Sabiduría es justificada por sus obras" (Mateo 11:19). En otras palabras, el hombre sabio o la mujer dejan un rastro que glorifica a Dios y muestra el gozo del Señor incluso en un mundo roto. Toda la vida de un creyente -mental, social, emocional y volitiva- debe ser formada con una visión de vida centrada en Cristo, impulsada por un amor de vida apasionado por Cristo, exhibida en un estilo de vida moldeada de Cristo.

La sabiduría de lo alto nunc será buscada hasta que sea muy valorada. No será apreciada hasta que la preeminencia de Cristo sea atesorada por sobre todo. Esto nos lleva a nuestra confesada necesidad de la gracia de Dios. Sin ella, no valoraremos a Cristo ni a Su preeminencia, porque seguiremos siendo susceptibles a todos los ídolos que este mundo ofrece y que nuestros corazones pueden fabricar. El corazón del problema es siempre el problema del corazón.

Pero, tenemos buenas noticias. El evangelio, que es la sabiduría de Dios, aunque despreciado por el mundo y llamado necedad, salva pecadores como usted y como yo. Esta sabiduría del evangelio proclamada al mundo se resume en la cruz de Cristo. Allí, el amor de Dios encontró la santidad de Dios para salvar a los pecadores para la gloria de Dios. Nos libera de la sofisticada búsqueda de la necedad de la sabiduría mundana -la verdadera locura- llamándonos al mismo tiempo a entregar nuestros nuevos corazones a Aquel que lo diseñó para que fuera Su trono sobre toda nuestra vida. Cristo, que es nuestra Sabiduría, entonces será preeminente en todas las cosas (1 Corintios 1:24, Col. 1:18).

Este post ha sido publicado originalmente en la revista Tabletalk.