sábado, noviembre 26, 2016

Deja de Apagar tu Cerebro Cuando tu Pastor Predica el Evangelio

ESJ-015 2016 1126-001

Deja de Apagar tu Cerebro Cuando tu Pastor Predica el Evangelio

Por Jordan Standridge

A lo largo de los años he notado una tendencia que cuando un pastor dice las palabras "si no conoces a Cristo y estás aquí esta mañana ..." la mayoría de la congregación presente comienza a cerrar sus Biblias, pueden incluso comenzar a hablar entre sí y tal vez incluso levantarse y comenzar a caminar hacia fuera. Incluso he notado a veces cuando el predicador pone el Evangelio en medio del sermón que algunas personas, acostumbran a cerrarse cuando escuchan esas palabras mágicas, comenzaron a cerrar sus Biblias pensando que el sermón ha terminado a pesar de que el predicador esta solamente a medio camino hecho.

Ahora entiendo completamente el sentimiento. Por lo general, cuando el pastor comparte el Evangelio es al final del sermón y las personas están reuniendo sus cosas para poder salir rápidamente después del servicio. Además, muchas madres están simplemente siendo amables y quieren aliviar la carga a los servidores de la cuna de sus hijos. Tal vez mucha gente es absolutamente segura en su salvación y simplemente se cierra cuando escucha algo que no se aplica a ellos.

Me gustaría animarlos a que replanteen esta actitud.

Durante los últimos años, he pensado mucho en el evangelismo, en cómo enseñarlo y en cómo motivar a la gente a hacerlo. He escrito un poco sobre esto en este blog y, lamentablemente, los artículos de evangelismo son los que parecen obtener la menor atención. Mucha gente dice que es porque es un tema que convence mucho a la gente y que preferiría no sentirse condenado por ello. Otros no pueden compartir un articulo porque no quieren parecer hipócritas.

Muchas personas me han pedido que les ayude en su evangelización, pero tal vez he descuidado uno de los lugares más importantes donde la gente puede aprender a hacerlo: la parte del sermón donde el pastor se dirige al incrédulo.

Hay tres razones que vienen a la mente en cuanto a por qué debemos luchar contra la tentación y centrarnos en el predicador mientras comparte el evangelio con nosotros.

La primera razón es que la gente no sabe cómo compartir el Evangelio. He salido a compartir el Evangelio a muchas personas. Algunos han sido cristianos la mayor parte de sus vidas, y tristemente he notado que no saben qué decir cuando se trata de compartir el Evangelio. La belleza de ello es que nunca es demasiado tarde para aprender y me trae gran alegría que están dispuestos a humillarse y crecer en esta área fundamental. Tal vez es la primera vez que lo hacen, pero me di cuenta de que todos han oído el Evangelio innumerables veces desde el púlpito. La mayoría de los pastores que conozco regularmente enseñan el Evangelio desde el púlpito.

He hablado con tantos incrédulos que profesan que han crecido en la iglesia y aún no saben lo que es el Evangelio. Estoy hablando de decenas de docenas en el año pasado solo que asistieron a cientos de sermones creciendo y no podían decirme lo que los cristianos creían acerca de cómo alguien va al cielo. Simplemente apagamos nuestro cerebro. En el momento en que escuchamos la transición del pastor al evangelio, cerramos nuestras biblias y empezamos a pensar en lo que estaremos comiendo, pero si nos detenemos y escuchamos quizás mejoraríamos compartiendo el evangelio nosotros mismos.

La segunda razón es que le hace ser agradecido por su salvación. Escuchar el Evangelio nunca debe ser aburrido. Debemos ser capaces de escuchar y sorprendernos cada vez. Cuando escuchamos al pastor explicar el camino de la salvación, debemos examinar nuestros corazones y cada vez que debemos alejarnos con gran agradecimiento a Cristo por salvarnos. Cada vez que comparto el Evangelio, soy recordado acerca de cuan ciegos están aquellos a quienes hablo. Esto me lleva a recordar cuán ciego estaba antes de conocer a Cristo. También me recuerda que Dios es perdonador.

Muchas personas que están sentadas en las bancas mientras el pastor habla sobre el perdón que las personas pueden recibir en Cristo están en relaciones rotas, guardando rencores en contra de otros. Tal vez escuchar lo mucho como Dios nos ha perdonado será un recordatorio para nosotros acerca de cuánto debemos perdonar a los demás que nos rodean. Somos simplemente demasiado frágiles y olvidadizos para apagar nuestro cerebro cuando el pastor empieza a predicar el evangelio y debemos concentrarnos en las palabras que está hablando.

La tercera razón es que las personas pueden no ser salvas a su alrededor. Todos sabemos que es Dios quien salva. Él no necesita nada de nosotros para realizar el milagro de la regeneración. Pero desempeñamos un papel en el ministerio de reconciliación, como embajadores compartimos el evangelio con nuestros labios, y hacemos todo lo posible para exponer a los perdidos a la Palabra de Dios.

Hay poco que distrae más que las personas que se están preparando para irse. Cerrar nuestras biblias, agarrando nuestras llaves, recogiendo papeles distrae mucho y pueden evitar que la gente preste atención al predicador.

En cambio, aquellos que confían en su salvación deben permanecer callados y enfocados, y quizás incluso orar para que Dios use las palabras que el predicador está diciendo para abrir los corazones de los incrédulos presentes. Es desalentador para el predicador ver a la gente desentenderse, tal vez puede desalentarlo de predicar el Evangelio en el futuro o ser demasiado rápido y dejar de lado los componentes esenciales, y los incrédulos a su alrededor pueden distraerse y eviatarles el escuchar la verdad.

La próxima vez que su pastor empiece a dirigirse al incrédulo en la sala, diga una oración rápida por aquellos a su alrededor, recuerde lo que Cristo ha hecho por usted y tome notas para que pueda aprender una o dos cosas acerca de cómo explicar el Evangelio un poco mejor a un mundo agonizante que desesperadamente necesita escucharlo.