viernes, noviembre 04, 2016

Cinco Tulipanes en un Campo: Apocalipsis 13:8-10

ESJ-015 2016 1104-004

Cinco Tulipanes en un Campo: Apocalipsis 13:8-10

Por Jesse Johnson

Los “Cinco Puntos del Calvinismo” son un acercamiento mnemotécnico para entender la complejidad de nuestra salvación. La doctrina de la salvación puede parecer complicada porque incorpora la hamartiología (los efectos del pecado sobre la naturaleza de una persona), la cristología (la naturaleza de Cristo), la teología propia (la soberanía de Dios) y la neumatología (obra del Espíritu Santo). Para decirlo de otra manera, nuestra salvación cruza con casi todas las áreas principales de la teología, y los cinco puntos nos ayudan a entender lo que exactamente está sucediendo cuando Dios nos salva.

Los cinco puntos se presentan a menudo en una forma del acrónimo (TULIP), y eso es apropiado porque el punto entero de extraer cinco puntos de énfasis particular es que nos ayuden a pensar memorablemente acerca de la salvación. Aunque se les llama los cinco puntos del calvinismo, no fueron diseñados por Juan Calvino -aunque sí reflejan algo del énfasis de su ministerio, es injusto con su legado limitarlo a los cinco puntos.

Mientras que los cinco puntos se identificaron en el 1600, el acrónimo TULIP no entró en uso hasta el 1900 en los Estados Unidos (diga lo que usted diga a acerca de los estadounidenses, pero somos buenos en las siglas).

Una resistencia común contra los cinco puntos es afirmar que son una invención del hombre, y que no se encuentran en la Biblia. En un sentido limitado, reconozco que es cierto: la frase "depravación total" no está en la Biblia (tampoco "teología" lo está), pero los conceptos mismos son obviamente bíblicos y no hay escasez de recursos que hagan fuerte argumentos para ellos (como este amplio artículo sobre Deseando a Dios , o las 8 partes de la serie Gracia a Vosotros , o los 30 minutos de vídeo de John MacArthur ).

Pero este año, tropecé con un nuevo (para mí) enfoque a los cinco puntos. Al estudiar un sermón sobre Apocalipsis 13:8-10, me di cuenta de que los cinco puntos están representados en este solo pasaje conciso:

la adorarán todos los que moran en la tierra, cuyos nombres no han sido escritos, desde la fundación del mundo, en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado . Si alguno tiene oído, que oiga. Si alguno es destinado a la cautividad, a la cautividad va; si alguno ha de morir a espada, a espada ha de morir. Aquí está la perseverancia y la fe de los santos.

T - Depravación total

“Todos los moradores de la tierra adorarán a la bestia". Juan declara que durante la tribulación, todo ser humano adorará a la bestia y, por extensión, al anticristo. Apocalipsis 13: 7 dice expresamente que incluirá a personas de cada grupo étnico, grupo lingüístico y nación. El versículo 16 dice que "todos, pequeños y grandes, tanto ricos como pobres, libres y esclavos" adorarán al anticristo. En otras palabras, cada ser humano tiene la capacidad de adorar al diablo y creer sus mentiras.

No es sólo que los humanos son pecadores. La depravación total significa que nosotros adoramos lo que es malo. Tampoco se limita a un futuro juicio escatológico en la tierra. Antes del diluvio, Dios ya había dicho que “toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal.” (Génesis 6:5). La depravación total no significa que las personas son tan malas como podrían ser, pero sí significa que cada una de sus acciones, inclinaciones y deseos están corrompidas por el pecado; tanto que adorarán al anticristo, si estuvieran en la tierra. Podría decirlo así: no hay justo, ni siquiera uno. No hay quien busque a Dios; Todos han tomado su propio camino.

Esta depravación es precisamente lo que hace necesaria nuestra salvación.

U-Elección incondicional

“Cuyos nombres no han sido escritos, desde la fundación del mundo, en el libro de la vida." Mientras que todo el mundo nace depravado, y con la inclinación a adorar las mentiras del diablo, no es el final de la historia. Hay un subgrupo de personas que serán rescatadas de esto, y todos tienen una cosa en común: sus nombres fueron escritos por Dios antes de que el mundo fuera creado.

Si eres cristiano, maravíllese de que antes de que sus padres se conocieran, Dios ya le conocía por su nombre. Antes de que nuestro país se formara, antes que Dios llamara la luz en las tinieblas, él le conocía, y él le conocía por su nombre.

Él no le conocía porque él vio que haría algo bueno en su vida. Más bien, antes de que fueras " aún no habían nacido… ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios en la elección permaneciese," Dios escribió los nombres de las personas que salvaría.

No escribió el nombre de todo el mundo. Además, no escribió nombres de familia, ni nombres de iglesias, ni nombres de naciones. Eso es porque él no salva a naciones, iglesias o familias - él salva a la gente, gente que él ha conocido antes de que incluso vivieran.

Juan presenta este libro como el efecto causal de por qué un grupo de personas no adora al anticristo. Habrá muchas diferencias entre ellos y el resto de la humanidad (santidad, pureza, adoración, fe, etc.). Pero ninguno de ellos son presentados como la diferencia causal. Juan en cambio identifica este libro con nombres como lo que separa a aquellos que serán salvos de aquellos que perecerán resistiendo el evangelio. Y este libro fue escrito antes de que alguien naciera.

Esta elección es lo que hace posible nuestra salvación.

L - Expiación Limitada

“...el Libro de la vida del Cordero que fue inmolado.” Mientras que yo prefiero la frase “expiación determinada” o “redención particular,” ensuciaría el acrónimo, así que hay que contentarse con la expiación limitada, que es probablemente el más Controversial de los cinco puntos.

Pero cuando miras el libro que Juan ve, ve uno de los lugares de donde viene esta doctrina. El libro se titula "El Libro de la Vida", y la fecha de copyright es "antes del Día 1." El contenido es una lista de nombres. Sin embargo, una inspección más cercana revela que este libro tiene un subtítulo: "El Libro de la Vida: del Cordero que fue inmolado."

El libro que describe a quién salvará Dios fue escrito a la luz de los medios por los cuales Dios los salvaría. Jesús simplemente no murió una muerte genérica por las personas en todas partes, sino una muerte específica para quitar el castigo por los pecados de personas específicas y nombradas.

El Cordero indica que la muerte fue vicaria y eficaz. La muerte de Jesús fue en nuestro lugar, y fue eficaz para remover los pecados de todos por quienes murió, incluso el pecado de incredulidad. De hecho, una vez que el Cordero murió, nuestra salvación fue tan consumada que Jesús mismo pudo declarar: “¡Consumado es”!” (Juan 19:30).

La expiación es lo que logra nuestra salvación.

I - Gracia Irresistible

“"Si alguien tiene oído, oiga". Juan inserta un estribillo de las siete cartas (Apocalipsis 2-3), que sirve como un llamamiento para los que son espirituales para ver la verdad espiritual que él está describiendo. Y, por supuesto, esto es una adaptación de la propia explicación de Jesús de por qué enseñó en parábolas: "Para que ciertamente vean, pero no perciban y oigan, pero no entiendan, para que no se vuelvan y sean perdonados" (Marcos 4:12).

Si Jesús logró nuestra salvación en la cruz, ¿por qué las personas cuyos nombres están en el libro de la vida pasan gran parte de sus vidas huyendo de Dios y rechazando el evangelio? Debido a su depravación, no están dispuestos a volverse y ser salvos, y esto permanece hasta que Dios les da oídos espirituales para oír. Esto se llama regeneración, y tiene el efecto de abrir los ojos de una persona a la verdad, para que puedan volverse y ser salvos.

Esto sucede en el tiempo, a través de la predicación de la palabra y el don de la fe. Se trata de una obra del Espíritu Santo (Juan 3:8), y da como resultado que una persona pueda escuchar la verdad espiritual a través de su fe (1 Corintios 1:18; 2 Corintios 2:15, 4: 3).

Esta gracia es lo que hace nuestra salvación una realidad.

P—-Perseverancia de los santos

“ Si alguno es destinado a la cautividad, a la cautividad va; si alguno ha de morir a espada, a espada ha de morir. Aquí está la perseverancia y la fe de los santos.” Juan ahora cita Jeremías 15:1-6, que era la respuesta de Yahweh a la pregunta de Jeremías. Yahweh le dijo a Jeremías que evacuara Jerusalén, y la pregunta era: "¿dónde, exactamente, deben ir todos?"

Los destinos propuestos por Dios eran menos que alentadores. Dijo que algunos de ellos podían ser muertos por las bestias, algunos por los pájaros, otros por el hambre y otros por las plagas. En resumen, si Dios quiere que vayan a la cárcel, irán a la cárcel. Si ha escogido a algunos de ellos para la muerte por la espada, entonces por la espada morirán.

¿Qué está haciendo esa referencia en Apocalipsis 13? Bueno para los cristianos bajo el reinado del terror del anticristo, ellos también podrían preguntarse "¿A dónde debemos ir?" La respuesta es simple: Dios ya ha elegido el fin de cada persona. Algunos el anticristo lanzará en la cárcel, y algunos él matará con la espada. Pero a pesar de su martirio, el anticristo no puede quitarles su salvación. Pueden morir la muerte de un mártir, pero sus nombres no pueden ser removidos del libro de la vida. El no puede sacar a Jesús de la cruz, y no puede quitar el Espíritu de los corazones del creyente. Y porque sus nombres están en el libro, y Jesús murió por sus pecados, y ellos tienen oídos espirituales para oír, entonces ellos vencerán. O, como dice Juan, "esta es la perseverancia de los santos."

Tal promesa alienta a los creyentes a aferrarse a la gracia que se aferra a ellos. Nos obliga a confiar en Dios incluso en medio de una terrible persecución.

Esta perseverancia es lo que hace de nuestra salvación una certeza.

Tomados juntos, estos versículos explican la salvación mostrando:

La condición que lo requirió (depravación)

La predestinación que lo permite (elección)

La sustitución que lo logra (expiación)

La iluminación que le da (gracia regenerativa)

La soberanía que la mantiene (perseverancia).