miércoles, noviembre 30, 2016

¿Cómo Entonces Viviremos?

ESJ-015 2016 1130-001

¿Cómo Entonces Viviremos?

Por John Frame

LA GENTE PIENSA A VECES que la ética y la teología son disciplinas muy diferentes. Sin embargo, muchos grandes libros de teología, como los institutos de Juan Calvino y la Teología Sistemática de Charles Hodge, junto con los catecismos de la iglesia como el HC, el WLC, y la CSM, contienen exposiciones de los Diez Mandamientos. Cuando piensas en ello, puedes ver que la ética es ciertamente parte de la teología. Por una parte, textos como 2 Timoteo 3:16-17 enseñan claramente que el propósito de la Biblia es producir buenas obras:

Toda la Escritura es exhalada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en justicia, para que el hombre de Dios sea competente, preparado para toda buena obra.

La redención misma, el tema principal de la Biblia, no es importante por sí misma, sino para que los redimidos glorifiquen a Dios en sus acciones:

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas (Efesios 2:8-10)

No somos salvos por obras, pero sin duda somos salvos para obras.

Por otra parte, toda la teología es ética. A lo largo de este libro, hemos estado estudiando lo que debemos creer. Eso debería es un deber ético. Ciertamente, si es tan importante saber lo que debemos creer, es igualmente importante saber lo que debemos hacer. De hecho, hacer es una categoría más amplia que creer. Creer es una de las cosas que hacemos. Así que tal vez deberíamos considerar la ética como una disciplina más amplia de la cual la teología es una parte. Pero prefiero mirarlos como igualmente extensos, porque como yo argumenté en el capítulo 1, la teología es la aplicación de la Palabra de Dios, por personas, a todas las áreas de la vida. Esa definición ciertamente incluye tanto la ética como la teología. Yo defino la ética, por lo tanto, como "la teología, vista como un medio para determinar qué personas humanas, actos y actitudes reciben la bendición de Dios."

Señorío y Ética

Así, la ética, como la teología, se basa en el señorío de Dios, de varias maneras:

Cómo Dios Gobierna Nuestra Vida Ética

Dios gobierna nuestra vida ética de tres maneras. Primero, por su control, Dios planea y regula la naturaleza y la historia para que ciertos actos humanos sean conducentes a su gloria y otros no.

Segundo, por su autoridad, nos habla claramente, diciéndonos qué normas gobiernan nuestro comportamiento.

Tercero, por su presencia pactual, se compromete a estar con nosotros en nuestro camino ético, bendiciendo nuestra obediencia, castigando nuestra desobediencia. Pero su presencia también nos proporciona dos importantes medios de guía ética: (1) Debido a que está presente con nosotros, puede servir como ejemplo moral. “Sed santos, porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy santo" (Lev. 19: 2; Mateo 5:48.). (2) Él, y sólo él, pueden proveer para los pecadores el poder de hacer el bien, de liberarnos del poder del pecado (Juan 8: 34-36).

Los Criterios Necesarios y Suficientes de las Buenas Obras

¿Qué es una buena obra? Los teólogos reformados han abordado esta cuestión en respuesta al problema del pagano virtuoso. La teología reformada enseña que los seres humanos son por naturaleza depravados totalmente (capítulo 36). Esto significa que no son tan malos como pueden ser, sino que les es imposible agradar a Dios en cualquiera de sus pensamientos, palabras o hechos (Romanos 8:8). Así, aparte de la gracia, ninguno de nosotros puede hacer nada bueno ante los ojos de Dios. Sin embargo, a nuestro alrededor vemos a los no cristianos que parecen, al menos, hacer buenas obras: amar a sus familias, trabajar duro en sus trabajos, contribuir a las necesidades de los pobres, mostrar bondad a sus vecinos. Parece que estos paganos son virtuosos por las medidas normales.

Sin embargo, la teología reformada cuestiona estas medidas normales. Reconoce que los incrédulos a menudo contribuyen al mejoramiento de la sociedad. Estas contribuciones es llamada rectitud cívica y provienen de la gracia común de Dios, la cual restringe su pecado. Sin embargo, su justicia cívica no agrada a Dios, porque está totalmente desprovista de tres características:

Las obras hechas por hombres no regenerados, aún cuando por su esencia puedan ser cosas que Dios ordena, y de utilidad tanto para ellos como para otros, (1) sin embargo, porque proceden de un corazón no purificado por la fe (2) y no son hechas en la manera correcta de acuerdo con la Palabra, (3) ni para un fin correcto, (la gloria de Dios); (4) por lo tanto son pecaminosas, y no pueden agradar a Dios ni hacer a un hombre digno de recibir la gracia de parte de Dios. (5) Y a pesar de esto el descuido de las obras por parte de los no regenerados es más pecaminoso y desagradable a Dios. (6) (WCF 16.7)

Tenga en cuenta los tres ingredientes necesarios: (1) un corazón purificado por la fe, (2) la obediencia a la Palabra de Dios, y (3) el objetivo correcto: la gloria de Dios.

El primero es un énfasis claramente bíblico. La confesión cita Hebreos 11: 4 y algunos otros textos. Romanos 14:23b también viene a la mente: "Porque todo lo que no procede de fe es pecado". En los argumentos de Jesús con los fariseos, también es evidente que nuestra justicia no debe ser meramente externa (véase Mateo 23:25-26). Al describir la necesidad de un motivo interno de buenas obras, la Escritura se refiere no sólo a la fe, sino especialmente al amor, como en 1 Corintios 13:1-3 y muchos otros pasajes. Aprendemos de estos pasajes que el amor no sólo es necesario para las buenas obras, sino también suficiente: es decir, si nuestro acto está motivado por un verdadero amor a Dios y al prójimo, hemos cumplido la ley (Mateo 22:40; 13: 8, Gálatas 5:14).

El segundo elemento de las buenas obras, según la confesión, es la obediencia a la Palabra de Dios, a su ley. Observe las referencias en la sección anterior a la importancia de obedecer la Palabra de Dios. Ciertamente, la obediencia a la Palabra de Dios es una condición necesaria de buenas obras, porque la desobediencia a la ley de Dios es la definición misma del pecado (1 Juan 3: 4). También es una condición suficiente: porque si hemos obedecido a Dios perfectamente, hemos hecho todo lo necesario para ser buenos ante su vista. Por supuesto, entre los mandamientos de Dios está su orden de amar (véase el párrafo anterior) y buscar su gloria (véase el párrafo siguiente).

El tercer elemento es el objetivo correcto, la gloria de Dios. La literatura ética a menudo ha discutido el sumo bien, o "bien supremo", para los seres humanos. ¿Qué es lo que estamos tratando de lograr en nuestras acciones éticas? Muchos escritores seculares han dicho que este objetivo es el placer o la felicidad humana. Pero la Escritura dice que en todo lo que hacemos, debemos estar buscando la gloria de Dios (1 Corintios 10:31). Ciertamente, cualquier acto debe glorificar a Dios si ha de ser bueno, así que buscar la gloria de Dios es una condición necesaria de las buenas obras. Y si el acto glorifica a Dios, entonces es bueno; por lo que es una condición suficiente.

Así que hay tres condiciones necesarias y suficientes de las buenas obras: un motivo correcto, un estándar correcto, y un objetivo correcto. Un motivo correcto corresponde al atributo de señorío de la presencia pactual, porque es el Espíritu de Dios que mora en nosotros, que coloca la fe y el amor en nuestros corazones. El estándar correcto corresponde, obviamente, al atributo de autoridad de Dios. Y el objetivo correcto corresponde al atributo de control del señorío, porque es la creación y providencia de Dios la que determina qué actos conducirán y no conducirán a la gloria de Dios. Dios determina las consecuencias de nuestras acciones, y él determina las acciones que conducen a nuestro sumo bien.

Razones Bíblicas para Hacer Buenas Obras

La Historia de la Redención

La Escritura utiliza básicamente tres medios para alentar a los creyentes a hacer buenas obras. En primer lugar, apela a la historia de la redención. Esta es la principal motivación del propio Decálogo: Dios ha redimido a los israelitas de la esclavitud en Egipto; por lo tanto, debían obedecer.

En el NT, los escritores a menudo nos urgen a hacer buenas obras debido a lo que Cristo hizo para redimirnos. Jesús mismo insiste en que los discípulos “se aman los unos a los otros: así como yo os he amado, también debéis amarse los unos a los otros” (Juan 13:34). El amor de Jesús, en última instancia, exhibido en la cruz, ordena nuestra respuesta de amor el uno para con el otro. Otra apelación bien conocida se encuentra en Colosenses 3:1-3:

Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Cuando murió Cristo, morimos al pecado; cuando resucitó, fuimos resucitados a la justicia. Somos uno con Cristo en su muerte y resurrección. Así que esos hechos históricos tienen implicaciones morales. Debemos vivir de acuerdo con la nueva vida, dada por la gracia de Dios cuando somos resucitados con Cristo. Véase también Rom. 6:1–23; 13:11–12; 1 Cor. 6:20; 10:11; 15:58; Efes. 4:1 - 5, 25, 32; 5:25–33; Filip. 2:1–11; Heb. 12:1–28; 1 Pedro 2:1-3; 4:1–6.

Por lo que el CH hace hincapié en que nuestras buenas obras proceden de la gratitud. No son los intentos de obtener el favor de Dios, sino más bien las respuestas de agradecimiento por el favor que ya nos ha mostrado.

Pero nuestro enfoque en la historia de la redención no se limita al pasado. También es una anticipación de lo que Dios hará por nosotros en el futuro. Las promesas de Dios de futuras bendiciones también nos motivan a obedecerle. Jesús nos ordena: "Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" (Mat. 6:33).

Esta motivación hace hincapié en el control de Dios, porque la historia es la esfera del control de Dios, el desarrollo de su plan eterno.

La Autoridad de los Mandamientos de Dios

La Escritura también motiva nuestras buenas obras llamando la atención a los mandamientos de Dios. Jesús dijo que él no vino para abrogar la ley, sino para cumplirla, así que …

Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. (Mateo 5:19)

Así que en su predicación, Jesús y los apóstoles a menudo apelan a los mandamientos de la ley y a sus propios mandamientos (como Jos. 1:8-9; Mat. 7:12; 12: 5; 19: 18-19; 22: 36-40; 23,23; Lucas 10:26; Juan 8:17; 13: 34-35; 14:15, 21; Rom. 8: 4; 12:19; 13: 8-10; 1 Cor. 5:13; 9: 8-9; 14:34, 37; 2 Cor. 8:15; 9: 9; Gal. 4: 21-22; Efes. 4:20-24; 6:1-3; 1 Tes. 4:1; 2 Tim. 3:16-17; Tito 2:1; Santiago 1:22-25; 2: 8-13; 1 Pedro 1:16; 1 Juan 2:3-5; 3:24; 5:2).

El mandamiento de Dios es suficiente para imponernos una obligación. No necesitamos ningún otro incentivo. Pero Dios nos da otras motivaciones también, porque estamos caídos, y porque él nos ama como sus hijos redimidos.

Esta motivación refleja el atributo de autoridad de Dios. Debemos obedecerle simplemente porque tiene el derecho a la obediencia absoluta.

La Presencia del Espíritu

Tercero, la Escritura nos llama a una vida piadosa, basada en la actividad del Espíritu dentro de nosotros. Esta motivación se basa en el atributo de presencia de Dios. Pablo dice:

Digo, pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis. (Gálatas 5:16-17)

Dios ha puesto su Espíritu dentro de nosotros, para darnos nueva vida, y por lo tanto nuevas inclinaciones éticas. Todavía hay conflicto entre nuestros impulsos, pero tenemos los recursos para seguir los deseos del Espíritu, más que los de la carne. Así Pablo apela al cambio interior que Dios ha obrado en nosotros por regeneración y santificación. En Efesios 5: 8-11, él lo dice así:

porque antes erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (porque el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad), examinando qué es lo que agrada al Señor. Y no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas;

En los siguientes versículos, Pablo continúa exponiendo los resultados éticos de esta transformación. Cf. también Rom. 8:1–17; Gal. 5:22–26.

Por lo tanto, la Escritura nos motiva a hacer buenas obras por la historia de la redención, los mandamientos de Dios y la obra del Espíritu dentro de nosotros, que corresponden a los atributos de control, autoridad y presencia de Dios, respectivamente.

Tipos de Ética Cristiana

Estas tres motivaciones han llevado a los pensadores cristianos a desarrollar tres tipos principales de ética cristiana: ética de mandato, ética narrativa y ética de virtud. La ética de mandato enfatiza la autoridad de la ley moral de Dios. La ética narrativa enfatiza la historia de la redención. Enseña la ética contando la historia de la salvación. La ética de virtud discute el carácter interno de la persona regenerada, centrándose en las virtudes enumeradas en pasajes como Romanos 5:1-5; Gálatas 5: 22-23; Colosenses 3:12-17.

A veces un escritor enfrentará estos tipos de ética unos contra otros, designando a uno como superior a los demás. No veo ninguna justificación bíblica para ese tipo de argumento. Como vimos, las Escrituras usan todos estos métodos para motivar el comportamiento justo. Y es difícil ver cómo cualquiera de estos podría funcionar sin los otros. Son los mandamientos de Dios los que definen las virtudes y nos permiten evaluar el comportamiento de los caracteres en la narrativa. Es la narrativa que nos muestra cómo Dios nos salva del pecado y nos permite guardar su ley de corazón. Y las virtudes definen como es la persona redimida cuando obedece a Dios de corazón.

Lo que Realmente Importa

Podemos ver la misma estructura triádica en el contenido real de la ética bíblica. Primero tomemos nota de las palabras del apóstol Pablo que pretenden mostrar las prioridades más elevadas de la vida cristiana. En estos pasajes, se opone a los judaizantes, que piensan que uno debe ser circuncidado para entrar en el reino de Dios. Él responde que ni la circuncisión ni la incircuncisión es importante, sino más bien lo siguiente:

La circuncisión nada es, y nada es la incircuncisión, sino el guardar los mandamientos de Dios. (1 Corintios 7:19)

Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por amor. (Gálatas 5:6)

Porque ni la circuncisión es nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación. (Gálatas 6:15)

Como en nuestra discusión anterior, hay una referencia en 1 Corintios 7:19 a guardar los mandamientos de Dios. Corresponde al atributo de autoridad de Dios. “La fe que obra por amor" en Gálatas 5: 6 es la obra del Espíritu dentro de nosotros, y se refiere a la presencia pactual de Dios. “Nueva creación" en Gálatas 6:15 es el gran cambio redentor-histórico provocado por la muerte y la resurrección de Jesús, la poderosa obra del control soberano de Dios sobre la historia.

Factores en el Juicio Ético

Ahora imagine que usted es un pastor o un consejero, y alguien viene a su oficina con un problema ético. Básicamente, usted tendrá que discutir tres cosas: la situación, la Palabra de Dios, y el propio investigador. Véase la fig. 52.6.

Normalmente, preguntamos primero sobre la situación: "¿Cuál es tu problema? ¿Qué te trae a verme? "Esta pregunta es en última instancia sobre el atributo de control de Dios, porque Dios es Aquel que trae situaciones.

Entonces preguntamos: "¿Qué dice la Palabra de Dios acerca del problema?" Esta discusión invoca el atributo de autoridad de Dios.

En tercer lugar, nos centramos en el investigador, preguntándonos cómo necesita cambiar para aplicar la solución de Dios al problema.. En este punto, estamos pensando especialmente en la presencia de Dios dentro del individuo. Si la persona no es cristiana, obviamente necesita nacer de nuevo por el Espíritu de Dios antes de poder aplicar la Palabra de Dios a su vida. Si la persona es un creyente, puede que necesite crecer de ciertas maneras antes de que sea capaz de lidiar con el asunto que tiene ante sí.

Observamos en tales conversaciones que cada uno de estos temas influye en los otros dos. Podemos comenzar con un "problema de presentación": "Mi esposa está enojada todo el tiempo". Pero a medida que nos movemos hacia un enfoque en la Palabra de Dios, obteniendo una mejor comprensión de la Escritura, podemos obtener una mejor comprensión del problema también. Por ejemplo, la Escritura nos dice que retiremos la viga de nuestro propio ojo antes de tratar de sacar la mota del ojo ajeno (Mateo 7:3). Así el investigador puede llegar a ver que su esposa está enojada porque él la ha provocado. Así que el problema ahora no es sólo en ella, sino en él también. La reflexión sobre la Palabra de Dios ha cambiado nuestra comprensión del problema.

Pero esta nueva comprensión del problema nos empuja a mirar más y diferentes textos de la Escritura de lo que consideramos al principio. A medida que entendemos mejor el problema, entendemos mejor cómo las Escrituras se relacionan con ello. Las Escrituras y la situación se iluminan mutuamente.

Entonces, cuando pasemos a la tercera pregunta y pidamos al investigador que mire hacia adentro, puede ver aún más cosas en sí mismo que han provocado la ira de su esposa. De esta manera el problema, la Palabra, y el investigador se han iluminado mutuamente. Evidentemente, no puedes entender tu problema, ni a tí mismo, adecuadamente hasta que lo hayas visto a través de lo que Juan Calvino llamó los "espectáculos de la Escritura". Y no puedes entender el problema hasta que te ves como parte de ello.

Y no puedes entender la Palabra de Dios correctamente hasta que puedas usarla, hasta que veas cómo se aplica a esta situación y aquella. Este es un punto más difícil, pero creo que es importante. Si alguien dice que entiende que "no robarás", pero no tiene idea de las situaciones en las que se aplica ese mandamiento (como malversar, engañar a los impuestos, robar en tiendas), entonces no ha entendido realmente el mandamiento bíblico. La comprensión de las Escrituras, la comprensión de su significado, es aplicarlo a las situaciones. Una persona que entiende la Biblia es una persona que es capaz de usar la Biblia para responder a sus preguntas y para guiar su vida. Como argumenté en el capítulo 6, la teología es aplicación.

Perspectivas sobre la Disciplina de la Ética

En general, entonces, el juicio ético siempre implica la aplicación de una norma a una situación por una persona. Estos tres factores también pueden ser vistos como perspectivas generales sobre el estudio de la ética, así como en los capítulos 1-6 he sostenido que la teología puede ser vista desde tres perspectivas.

1. La Perspectiva Situacional. En esta perspectiva, examinamos situaciones, problemas. Este estudio se centra en las acciones de Dios en la creación y la providencia que han hecho de las situaciones lo que son, por lo tanto, el atributo del señorío de Dios de control. La perspectiva situacional pregunta: “¿Cuáles son los mejores medios para lograr los propósitos de Dios?” Es decir, ¿cómo podemos tomar la situación actual y cambiarla para que se alcancen más los propósitos de Dios?

El propósito último de Dios es su propia gloria (1 Corintios 10:31). Pero Dios también tiene metas más específicas: el llenado y la subyugación de la tierra (Génesis 1:28); la evangelización y nutrición de los pueblos de todas las naciones (Mateo 28: 19-20); el éxito de su reino (6:33).

La perspectiva situacional explora las consecuencias de nuestras acciones. Bajo la perspectiva situacional, preguntamos: "Si hacemos X, ¿acrecentará la gloria de Dios y su bendición sobre su pueblo?" Así que buscamos los mejores medios para los fines que agradan a Dios. Por tanto podríamos definir la ética desde esta perspectiva como ética cristiana teleológica, o consecuente.

2. La Perspectiva Normativa. Bajo la perspectiva normativa, nos centramos en las Escrituras más directamente. Nuestro propósito es determinar nuestro deber, nuestra norma ética, nuestra obligación. Entonces traemos nuestro problema a la Biblia y preguntamos, "¿Qué dice la Escritura acerca de esta situación?" En este punto invocamos el atributo de autoridad de Dios. Puesto que nos estamos centrando en los deberes y obligaciones, podríamos llamar a esta perspectiva una ética deontológica cristiana.

3. La Perspectiva Existencial. La perspectiva existencial se centra en el agente ético, la persona o las personas que están tratando de averiguar qué hacer. Bajo esta perspectiva, la pregunta ética se convierte en: “¿Cómo debo cambiar si hago la voluntad de Dios?” Aquí el enfoque es interno, examinando nuestra relación de corazón con Dios. Se trata de nuestra regeneración, nuestra santificación, nuestro carácter interior. Todo esto es producto del señorío de Dios, la presencia dentro de nosotros. Podemos llamar a este razonamiento una ética existencial cristiana.

Interdependencia de las Perspectivas

Ahora, vimos que el conocimiento de nuestra situación, norma y nuestro yo son interdependientes. No puedes entender completamente la situación hasta que no sepas lo que dice la Escritura y hasta que comprendas tu propio papel en la situación. No puedes entenderte completamente aparte de la Escritura, o aparte de la situación que es tu entorno. Y no puedes entender la Escritura a menos que puedas aplicarla a las situaciones y a ti mismo.

Así que la perspectiva situacional incluye los otros dos. Cuando entendemos bien la situación, vemos que la Escritura y el yo son elementos de esa situación, y hechos a tener en cuenta. Por lo tanto, no podemos evaluar correctamente la situación a menos que evaluemos los otros dos factores.

Del mismo modo la perspectiva normativa: entender la Escritura es entender sus aplicaciones a la situación y al yo.

Y la perspectiva existencial: cuando hacemos preguntas sobre nuestra vida interior, encontramos que la situación y la revelación de Dios son ambos elementos de nuestra experiencia personal, aparte de lo cual no podemos dar sentido a nosotros mismos.

Así que cada perspectiva requiere la consideración de los otros. Cada uno incluye los otros. Usted puede representar el contenido de la ética como un triángulo.

Ahora, usted puede estudiar el triángulo ético que comienza en cualquiera de las tres esquinas. Pero a medida que avance a través del triángulo, eventualmente se encontrará con las otras esquinas. Es decir, si usted comienza a estudiar la situación, eventualmente se encontrará estudiando la norma y el agente ético. Lo mismo con las otras esquinas.

Es por eso que describo estos enfoques como perspectivas. No pienso en ellos como "partes" de la ética, como si pudiera dividir el triángulo en tres partes distintas y luego hacer una parte primero, otra segunda y otra tercera. No, realmente no se puede estudiar la situación sin la norma, y ​​así sucesivamente.

Así, el triángulo representa todo el tema de la ética, y las esquinas representan diferentes entradas a ese tema, diferentes énfasis, diferentes preguntas iniciales. Pero el objetivo es siempre cubrir todo el triángulo con respecto a cualquier cuestión ética.

Al final, las tres perspectivas coinciden. Una verdadera comprensión de la situación no contradecirá una verdadera comprensión de la Palabra o del yo. Y una verdadera comprensión de cada uno incluirá la comprensión verdadera de las otras.

Pero si los tres son en última instancia idénticos, ¿por qué necesitamos tres? ¿Por qué no sólo uno? La razón tiene que ver con nuestra finitud y pecado. Dios conoce toda la verdad simultáneamente, desde todas las perspectivas posibles. Él sabe cómo se ve todo el universo a los ojos del caracol en la repisa de mi ventana. Pero usted y yo somos finitos, no omniscientes. Sólo podemos ver una parte de la realidad a la vez. Es decir, podemos ver el mundo desde sólo una perspectiva a la vez. Por eso, es bueno para nosotros pasar de una perspectiva a otra. Así como el ciego tuvo que moverse de la pierna del elefante, a su tronco, a su torso, a su cabeza ya su cola para obtener una imagen adecuada del elefante, así necesitamos movernos de una perspectiva a otra para obtener una plena comprensión del mundo de Dios.

Y somos pecadores en Adán. Según Romanos 1, eso significa que tenemos una tendencia a suprimir la verdad, a intercambiar la verdad por una mentira, a intentar hacer a un lado a Dios de nuestro conocimiento. La salvación nos da una dirección diferente, para que podamos buscar la verdad. Pero la presencia continua del pecado en nuestras mentes y corazones significa que necesitamos seguir examinándonos a nosotros mismos, y multiplicar las perspectivas es una manera útil de hacer eso.

En ética, las tres perspectivas que he mencionado son especialmente útiles. Las tres perspectivas sirven de contrapesos entre sí. La perspectiva normativa puede corregir errores en mi comprensión de lo situacional. Pero lo contrario también es cierto: mi comprensión de la norma puede mejorarse cuando comprendo mejor la situación a la que se aplica la norma. El mismo, mutatis mutandis, para la perspectiva existencial.

El multiperspectivismo no es relativismo. No estoy diciendo que ningún punto de vista sea una perspectiva legítima. Hay en la ética y en otras disciplinas un absoluto malo y bueno. El procedimiento que he esbozado anteriormente es un medio para que descubramos ese absoluto malo y bueno.

La Escritura misma tiene toda la razón: inspirada, infalible, inerrante. Pero somos falibles en nuestro estudio de la Escritura. Para entenderlo correctamente, necesitamos información fuera de la Biblia, incluyendo el conocimiento de la gramática hebrea y griega, el conocimiento de la historia antigua, y una comprensión de las preguntas contemporáneas que la gente plantea a la Escritura.

La Vida Ética

Hasta ahora, hemos discutido la metodología, el medio por el cual los cristianos toman decisiones éticas. Pero también debemos pensar un poco sobre el contenido real de la ética bíblica. Es decir, ¿qué enseña la Biblia acerca de los mandamientos de Dios, nuestra situación ética y el ser humano como agente ético?

Ya hemos discutido muchas implicaciones éticas de la teología bíblica. En los capítulos 23-28, consideramos la autoridad de la Escritura, la norma última de Dios para toda la vida humana. En el capítulo 34, afirmé que la imagen de Dios es a la vez un hecho y una norma, y ​​por lo tanto nuestra responsabilidad fundamental es hacia la imagen de Dios, ser como él (Levítico 19:2 y Mateo 5:48). Esto significa especialmente ser como Cristo, amarnos unos a otros como él nos amó (Juan 13: 34-35).

En los capítulos 36-45, discutí sobre el pecado y la redención. En nosotros mismos, no podemos obedecer a Dios. Pero debido a que ha enviado a su Hijo a morir por nosotros y resucitar, nosotros también hemos muerto al pecado y hemos resucitado con él a novedad de vida (Romanos 6; Col 3:1-3). Así podemos decir no al pecado y servir a Dios, aunque imperfectamente en esta vida.

A través de Cristo también, el reino de Dios ha venido, viene, y vendrá (capítulo 5). Es nuestro trabajo "buscar primero el reino de Dios y su justicia" (Mateo 6:33) aquí en la tierra.

En el capítulo 41, he enfatizado que la vida cristiana es especialmente de fe y arrepentimiento. Es creer las promesas de Dios y actuar sobre ellas, y volvernos cada vez más y más del pecado, anticipando la gloria por venir. En los capítulos 46-49, subrayé que la vida cristiana es una vida compartida con otros en el cuerpo de Cristo. En el capítulo 47, en especial, hice hincapié en la centralidad de los mandatos de Dios: el mandato cultural y la Gran Comisión. En el capítulo 51, subrayé que la escatología bíblica, la doctrina de los últimos días, es una doctrina purificadora. Buscamos ser obedientes cuando Cristo viene, y esperamos sus recompensas. Así, la ética cristiana está orientada hacia el pasado (nuestra creación a imagen de Dios y la obra de redención de Jesús), el presente (buscando el reino de Dios en el presente) y el futuro (esperando el regreso de Jesús y la consumación de la justicia en los nuevos cielos y tierra nueva).

Los Mandamientos del Señor

Pero también debo resumir brevemente lo que Dios nos ordena que hagamos. Para ello, son especialmente útiles los Diez Mandamientos (Éxodo 20:1-17, Deuteronomio 5:1-21) (a veces llamado el Decálogo). Estos mandamientos son parte del documento del pacto que Dios hizo con Israel bajo Moisés, y otros pasajes de la Escritura se refieren a ellos. El Sermón del Monte de Jesús (Mateo 5-7) es en gran parte una exposición de los significados más profundos de estos mandamientos. En Mateo 19:17-21, Jesús le dice a un joven rico la esencia de su obligación hacia Dios, usando los mandamientos del Decálogo. Véase también Rom. 13:8–10; Santiago 2:10-11.

Como dice Jesús (Mateo 22:36-40), los mandamientos más grandes son aquellos de amar a Dios con todo nuestro corazón (Deuteronomio 6:4-5) y nuestro prójimo como a nosotros mismos (Levítico 19:18). Estos resumen la Ley y los Profetas, haciendo hincapié en el tema frecuente del NT que el amor cumple la ley (Romanos 13: 8, 10, Colosenses 3:14). Así, el Decálogo habla de amar a Dios (mandamientos 1-4) y amar a nuestro prójimo (mandamientos 5-10).

Amamos a Dios adorándole a él únicamente y renunciando a todos los demás dioses y señores (primer mandamiento), adorándole como él desea y no según nuestros propios artificios idólatras (segundo), usando su nombre solamente con un entendimiento completo de su santidad (Tercero), y reconociendo el día de reposo como un día para descansar y adorarle, no para continuar con nuestros propios asuntos (cuarto).

Amamos a nuestro prójimo mediante el cumplimiento de honrar a nuestros padres y a todos los demás en autoridad sobre nosotros (quinto), al reverenciar la vida humana como sagrada a los ojos de Dios (sexto), mediante el respeto de la lecho matrimonial (séptimo), la propiedad de otros (octavo), y la verdad (noveno), y guardando nuestros corazones contra los deseos que conducen a romper otros mandamientos (décimo).