miércoles, noviembre 23, 2016

Agradecido por las Razones Correctas

ESJ-015 2016 1123-001

Agradecido por las Razones Correctas

Mañana, millones de cristianos se reunirán para una comida de Acción de Gracias. La pregunta que debe surgir en casi todas las conversaciones: "Entonces, ¿por qué estás agradecido?"

Es una excelente pregunta. Debemos preguntarla todos los días, no sólo en ciertos días festivos. Al mismo tiempo, debemos ser lentos y reflexivos con nuestras respuestas.

Estoy profundamente convencido de que debemos ser un pueblo que está agradecido por las razones correctas.

Cuando celebramos, ¿por qué celebramos? Cuando recibimos bendición, ¿cómo definimos la bendición? ¿Qué motiva a nuestros corazones a responder con alegría?

Seamos honestos hoy: ¿Qué es lo que realmente deseas de Dios?

Creo que muchos de nosotros no estamos en la página de la agenda del Señor. Lo que soñamos y esperamos no es lo mismo que lo que nos ha prometido, y actúa por gracia celosa para darnos.

Tal vez muchos de nosotros luchamos con la decepción porque, a nivel de la calle en nuestra vida cotidiana, no valoramos lo que Dios atesora.

¿Podría ser que muchos de nosotros no estimamos lo que Dios ha hecho aprovechando las fuerzas de la naturaleza y controlado los acontecimientos de la historia humana: redimir nuestros corazones?

Tal vez muchos de nosotros realmente no queremos nada más que un divino donador que hará nuestra vida más fácil obedeciendo todos nuestros mandamientos, por el cual le daríamos gracias y lo llamamos fiel.

Aquí hay cinco cosas comunes por las que he estado "demasiado agradecido":

(Comprenda lo que estoy tratando de decir. No es malo estar agradecido por estas cosas, o incluso desearlas. Pero, ¿estamos tan cautivados por ellas que comienzan a gobernar nuestros corazones?)

1. Tal vez estamos "demasiado agradecidos" por el CONTROL. Cuando somos capaces de manipular y organizar a la gente y las circunstancias que nos rodean, la vida se vuelve predecible y segura, y damos las gracias a Dios por su soberanía. Pero, ¿qué sucede cuando la vida no está organizada? ¿Ya no estamos agradecidos por la soberanía de Dios?

2. Tal vez estamos "demasiado agradecidos" por el EXITO. Cuando subimos la escalera, pasamos la prueba, hacemos una gran presentación o cerramos la venta, damos gracias a Dios por su bondad para con nosotros.

Pero, ¿qué sucede cuando no tenemos éxito? ¿Ya no estamos agradecidos por la bondad de Dios?

3. Tal vez estamos "demasiado agradecidos" para ACEPTACION. Cuando estamos rodeados por personas que nos aman y nos admiran, y nuestras relaciones van bien, damos gracias a Dios por su amor.

Pero, ¿qué pasa cuando nuestros amigos y familiares nos defraudan? ¿ya no estamos agradecidos por el amor de Dios?

4. Tal vez estamos "demasiado agradecidos" por el CONSUELO y el PLACER. Cuando la vida se realiza sin problemas y estamos disfrutando de los placeres del mundo creado, damos gracias a Dios por sus bendiciones.

Pero, ¿qué sucede cuando esas cosas son removidas de nuestra vida? ¿Ya no estamos agradecidos por la bendición de Dios?

5. Tal vez estamos "demasiado agradecidos" por las COSAS MATERIALES. Cuando por fin podemos comprar ese coche más cómodo y una casa más agradable en un barrio mejor, damos gracias a Dios por sus dones.

Pero, ¿qué pasa si esas cosas se nos retenidas?¿Ya no estamos agradecidos por los dones de Dios?

Como puede ver, es tan importante que estamos agradecidos por las razones correctas, y por las cosas correctas. Creo que muchos de nosotros, incluido yo mismo, nos hemos conformado con una gratitud superficial y efímera, perdiendo la eterna razón para celebrar.

CS Lewis dijo tan bellamente: “Somos criaturas indiferentes, engañados con la bebida, el sexo y la ambición cuando se nos ofrece una alegría infinita, igual que un niño ignorante que quiere seguir haciendo pasteles de lodo en un barrio pobre porque no se puede imaginar lo que significa que le ofrezcan unas vacaciones en el mar. Nos complacemos con demasiada facilidad.”

Este Día de Acción de Gracias, agradezca el control, el éxito, la aceptación, la comodidad, el placer y las cosas materiales con las que Dios le ha bendecido. Pero no sea "demasiado agradecido" o muy fácilmente complacido. No, celebre lo que Dios está haciendo para producir en usted - un corazón redimido.

Tu Señor es mucho, mucho más que un don divino. Él es su soberano Rey Salvador.

Dios le bendiga

Paul Tripp


Preguntas de Reflexión

  1. ¿De qué manera se ha sentido con derecho a las bendiciones físicas que Dios provee?
  2. ¿Qué puede hacer para reconocer los dones terrenales de Dios y crecer en humilde gratitud?
  3. ¿Por qué es a menudo más fácil celebrar cosas mundanas que cosas eternas?
  4. ¿Cómo puede fortalecer sus pasiones por el "gozo infinito" que por los "pasteles de lodo"?