lunes, noviembre 07, 2016

El Ídolo del Matrimonio Piadoso

ESJ-015 2016 1107-002

El Ídolo del Matrimonio Piadoso

Por Dave Dunham

“¿Qué hay de malo en querer un matrimonio piadoso?” Es una pregunta que se ha hecho más de una persona en sesiones de consejería. En mi experiencia con las parejas casi siempre es preguntado por al menos un cónyuge durante el curso de nuestra relación de consejería. La respuesta obvia es, por supuesto, "nada". No hay nada malo en querer un matrimonio piadoso. De hecho, si usted no quiere eso probablemente haya algo malo con usted. El problema surge, sin embargo, cuando asumimos que Dios quiere darnos eso, y por lo tanto lo exigimos. Los matrimonios piadosos pueden convertirse en ídolos serios.

La Biblia tiene mucho que decir sobre el matrimonio. Habla de las formas en que los esposos y esposas deben interactuar y relacionarse, habla a los papeles de los cónyuges y define el amor y el perdón dentro de las relaciones. Más claramente, describe el matrimonio como un modelo vivo del evangelio (Efesios 5:32). Entonces, ¿quiere Dios que tengamos matrimonios piadosos? En cierto sentido, sí. Él ordena, después de todo, que vivamos como ciertos tipos de cónyuges. Por otra parte, sin embargo, en ninguna parte nos promete que nuestro matrimonio será todo lo que queremos que sea. En ninguna parte nos promete que el matrimonio será fácil y dulce. En ninguna parte promete que nuestros cónyuges buscarán la piedad en sus propias vidas e interacciones. En otras palabras, Dios puede no darnos un matrimonio piadoso.

Un matrimonio piadoso es un buen deseo, pero puede convertirse en un amo horrible. Cuando exigimos algo que Dios no ha prometido, o lo deseamos hasta tal punto que se convierta en algo definitivo, realmente perjudicaremos cada vez más nuestro matrimonio y nos frustraremos. El ídolo de un matrimonio piadoso nos hará manipular, presionar, fastidiar, y tratar de controlar a nuestro cónyuge. Intentaremos forzarlos al modelo de piedad que deseamos. Sin embargo, si no desean crecer y cambiar, no podemos hacerlo. Intentar obligarlos a convertirse en un esposo o esposa piadosos sólo agravará aún más nuestros problemas relacionales. Además, exigir un matrimonio piadoso nos tentará a pecar para obtener lo que queremos (como es el caso de la manipulación y el control de nuestro cónyuge). También nos tentará a ser amargos hacia nuestro cónyuge (y probablemente hacia Dios) por no hacer lo que esperamos y exigimos. En última instancia, la demanda de un matrimonio piadoso realmente impedirá nuestro propio crecimiento espiritual.

El ídolo de un matrimonio piadoso pone nuestra relación en el centro de nuestra felicidad. Sólo podemos ser felices, sólo encontrar la paz y la alegría, sólo ser piadosos, si nuestro matrimonio está funcionando en la forma espiritualmente ideal que esperamos que debería. Su crecimiento como cristiano, sin embargo, no depende de su cónyuge. Winston Smith escribe útil:

Dios ofrece algo mucho mejor que un cónyuge transformado; Él promete transformarte a tí. El se entrega a ti. Cuando se sienta tentado a creer que su cónyuge se interpone entre usted y todo el gozo que esperaba encontrar en el matrimonio, escuche la invitación de Dios a algo mucho mejor. Esto no significa que su cónyuge no va a cambiar; significa que si su cónyuge cambia o no, se le invita a formar parte del programa más importante de la historia: el programa de dejar que Dios viva dentro de usted para que su amor se haga visible en nuestro mundo en ruinas. ( Marriage Matters , 12)

Su gozo, su esperanza, su propósito, su felicidad y su piedad no están íntimamente ligados a su matrimonio. Si usted piensa que lo están, entonces usted sufrirá el estancamiento espiritual debido a su idolatría. Un matrimonio piadoso es un buen objetivo, pero si se convierte en un dios pequeño, entonces se consumirá.

Nada de esto hace que sea fácil vivir en un matrimonio destruido o estancado. Es una de las cosas más difíciles que se nos puede pedir que hagamos. Porque el matrimonio está tan a menudo en el centro de nuestras vidas que un matrimonio destruido o frustrante puede ser muy desalentador. Sin embargo, seguir a Jesús e ser llamado a "llevar nuestra cruz" precisamente porque es difícil (Mateo 16:24). Es difícil amar en momentos difíciles. Es difícil sacrificar y mostrar gracia. Es difícil tolerar y perdonar, especialmente cuando es tan frecuente. Pero donde hay dificultad también hay gracia, y la gracia de Dios abunda en nuestra debilidad (2 Corintios 12: 9-10). Busque a Dios para ayudarle a encontrar el gozo, la paz, la felicidad y el crecimiento en medio de matrimonios menos que ideales.

Algunas sugerencias simples pueden ayudarle a mantener el objetivo de que un matrimonio piadoso se convertirá en un ídolo:

  1. De prioridad a la obediencia a Cristo – Pablo establece la meta para todos los cristianos, cuando dice: "Por eso, ya sea presentes o ausentes, ambicionamos serle agradables." (2 Cor. 5: 9). El objetivo de todos los cristianos, en toda la vida, es complacer a Dios. Queremos "hacer todo para la gloria de Dios" (1 Corintios 10:31). Si su primer objetivo es amar a Dios, servir a Dios y honrar a Dios, entonces puede hacerlo sin importar lo que suceda o no suceda en su matrimonio. Incluso las dificultades, entonces, se convierten en oportunidades para honrar a Jesús.
  2. Buscar su propio crecimiento primero - La mayor parte de nuestra preocupación por nuestro matrimonio se centra en cómo nuestros cónyuges necesitan cambiar y sobre lo que podemos hacer para hacerles cambiar. Jesús nos advierte que antes de comenzar a mirar las deficiencias de los demás necesitamos examinarnos primero a nosotros mismos (Mateo 7: 3). Preocúpese más por evaluar y corregir su propia actitud, respuestas, defectos de carácter, pecados y egoísmo.¿Dónde puede continuar creciendo? Usted no puede cambiar a su cónyuge, pero puede crecer personalmente.
  3. Discierna cuándo "dejarlo ir," cuándo confrontar, y cuándo buscar consejo - En los matrimonios difíciles cada ofensa puede convertirse en un argumento o motivo de conflicto. Normalmente esto es porque interpretamos cada ofensa a través de la historia de nuestra tensión relacional. Es importante discernir cómo debemos responder a cada ofensa individual. A veces debemos dejar que "el amor cubra" lo malo (1 Pedro 4: 8). Hay ofensas que simplemente necesitamos superar y mirar más allá. Algunos temas en realidad tienen que ver con nosotros, nuestra sensibilidad, nuestras preferencias y nuestras demandas. Algunas "ofensas" son más personales que interpersonales. A veces necesitamos creer lo mejor de nuestro cónyuge (1 Corintios 13: 7), incluso cuando ellos pecan contra nosotros o nos dañan. Otras veces, debemos reconocer que si no podemos superar una ofensa necesitamos plantear la cuestión en amor. Es mejor enfrentar el problema que caer en amargura. Donde hay patrones de ofensas necesitamos abordar esos temas también. Cómo lo hacemos es importante, y será mi siguiente punto. Finalmente, hay momentos en los que necesitamos buscar un consejo. Cuando no sabe qué hacer, cuando su cónyuge se niega a cambiar o arrepentirse, cuando usted y su cónyuge no pueden ponerse de acuerdo sobre el problema o la solución, es mejor buscar un consejo sabio y piadoso. Un último punto aquí vale la pena mencionar: el abuso no es un problema marital. Es un asunto serio que requiere ayuda inmediata. Si usted está experimentando el abuso no permanezca en él o no lo acepte como solo una parte del matrimonio. Obtenga ayuda de un consejero sabio y piadoso.
  4. Confronte en amor - La confrontación es siempre difícil y el cómo confrontar necesita reflejar el amor que tenemos por la persona. Los ataques y las acusaciones no darán lugar al progreso o la resolución, sino que sólo reforzarán más a una persona en su pecado. Haga preguntas, busque entender por qué una persona respondió de la manera que lo hizo, dijo lo que dijo, o lo trató de la manera que lo hicieron. Confiese su propia incertidumbre sobre lo que pasó, o por qué se expresó de la misma manera que lo hizo. Usted desea buscar claridad y no asumir motivos. Exprese más sobre cómo se siente de lo que piensa que significaba. Comparta cómo fue herido, o cómo percibió su ofensa. Hable la verdad en amor (Efesios 4:15).
  5. No acepte la responsabilidad del crecimiento de su cónyuge – La confrontación no quiere decir que habrá un cambio, incluso cuando lo hace con la mejor de las intenciones. A veces nuestros cónyuges no saben cómo cambiar, o no ven las cosas a nuestra manera. A veces están atrapados en ciclos de egocentrismo y pecado. Usted no es responsable de ellos. No tome su crecimiento espiritual como su responsabilidad, no tome su pecado como su carga a llevar. Ellos deben responder al Señor por sí mismos, así como usted debe responder por usted mismo. No trate de ser el Espíritu Santo en su vida constantemente recordándoles su pecado, sus fracasos y su necesidad de cambiar. Dios es mejor para traer convicción que nosotros, permita que El haga esa obra.
  6. Ore - Lo más valioso que puede hacer por su matrimonio es orar para que Dios lo bendiga. No subestime el poder de la oración ya que Dios se complace en responder a las súplicas de Su pueblo. Sea ferviente e incesante al pedirle a Dios que resuelva el conflicto y la tensión, para motivar a su conyugue a la piedad, que le dé a usted paz en medio de la dificultad y le conceda su gozo en medio de la tristeza.  Confíe su matrimonio al Todopoderoso.

Hay muchas más cosas que podríamos decir con respecto a los matrimonios difíciles, pero éstas nos ayudarán a mantener el objetivo de un matrimonio piadoso ante nosotros, mientras que también reconoce que Dios no puede concedernos esto. Queremos hacer nuestra parte para trabajar hacia un matrimonio piadoso incluso mientras que cuidamos de evitar hacer un ídolo del matrimonio piadoso.

Dios creó el matrimonio y lo ama, pero en este mundo, incluso los matrimonios son rotos por la maldición del pecado. A veces, eso significa que nuestros matrimonios no serán buenos, saludables y piadosos. Haga su parte, y confíele a Dios el resto. Haga de su meta serle agradarle en todas las cosas y encontrará gozo y paz.