viernes, noviembre 18, 2016

7 Cualidades a Buscar en una Iglesia

ESJ-015 2016 1118-003

7 Cualidades a Buscar en una Iglesia

Mateo 16:15-18

Por Jeremiah Johnson

Es fácil encontrar una iglesia mala.

Trágicamente se necesita poco o ningún esfuerzo para encontrar congregaciones donde la Palabra de Dios no se considera autoritativa o suficiente; donde los intereses del hombre y las necesidades sentidas dan forma a la enseñanza; donde los oídos son cosquilleados con suaves verdades y autoestima; sonde el poder y la obra del Espíritu Santo son abusados y blasfemados; donde el evangelio es poco más que una estrategia para hacerse rico-rápido. Todas esas perversiones impregnan la iglesia de hoy, en algunas partes del mundo, lo dominan.

Es mucho más difícil encontrar una buena iglesia. Algunos creyentes están agotados y descorazonados por la búsqueda; otros renuncian por completo. Pero como Cameron señaló a principios de esta semana , el pueblo de Dios no deben renunciar a la comunidad que se encuentra sólo en el Cuerpo de Cristo (Hebreos 10:25).

No hemos sido llamados de este mundo, renovados y transformados sólo para vivir en aislamiento espiritual. El pueblo de Dios está destinado a crecer juntos en la semejanza de Cristo – “y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras,” (Hebreos 10:24). No podemos hacerlo si no estamos fielmente conectados con un cuerpo local de creyentes.

Comprenda que la participación en la iglesia local es vitalmente no negociable. Consecuentemente, la siguiente pregunta es ¿cómo podemos detectar buenas iglesias entre todas las malas?

Aunque hay muchos grupos y congregaciones que pueden identificarse por sí mismos como una iglesia, hay algunos elementos esenciales bíblicos irreducibles que definen e impulsan la verdadera iglesia.

Una Gran Confesión

En Mateo 16, Jesús preguntó a los discípulos: "¿Quién decís que yo soy?" (Mateo 16:15).

La primera manera de identificar una iglesia verdadera es por cómo ella contesta esa pregunta. ¿Sus miembros hacen eco de la confesión de Pedro, quien dijo en el versículo siguiente: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente"? En pocas palabras, ¿tienen una visión bíblica de Jesucristo?

Una iglesia que no conoce, ama y adora al Cristo de la Biblia no tiene un fundamento confiable.

Una Gran Comunicación

La respuesta de Cristo a la confesión de Pedro revela otro fundamento de la iglesia verdadera. Jesús dice: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” (Mateo 16:17).

La iglesia verdadera no recibe su confesión de un papa, de una universidad de cardenales, o de cualquier grupo magisterial de hombres. Dios mismo nos comunicó Su mensaje directamente a nosotros a través de Su Palabra. Y la verdadera iglesia es el hogar de personas que están sujetas al poder y autoridad de la Escritura.

La iglesia que sostiene fielmente la autoridad y la suficiencia de la Palabra de Dios se aísla de todo tipo de desastre espiritual.

Un Gran Contraste

En 1 Pedro 2:11, el apóstol identifica a sus lectores como “extranjeros y peregrinos” en este mundo. Hebreos 11:13 se refiere al pueblo de Dios como “extraños y peregrinos sobre la tierra.”

Una cualidad fundamental de una iglesia verdadera es que está en contraste con el mundo. Este mundo está dominado por aquellos que “no sólo las hacen, sino que también dan su aprobación a los que las practican.” (Romanos 1:32). Pero la verdadera iglesia vive el mandato de Cristo en Mateo 5:16: “Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”

Una Gran Conquista

La verdadera iglesia es la iglesia verdadera causa del gran sacrificio de Cristo en su nombre. A través del sufrimiento de Cristo, hemos sido redimidos por la eternidad. Considere cómo Pablo describe la obra redentora del Señor: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.” (2 Corintios 5:21).

El mensaje consistente de la verdadera iglesia es que Cristo conquistó la muerte y el infierno en la cruz. Si la cruz y la resurrección de Cristo no son los puntos focales de enseñanza y de la adoración, no es una iglesia verdadera.

Un Gran Conflicto

Mientras la verdadera iglesia celebra la obra conquistadora de Cristo, también entiende que todavía existe un gran conflicto espiritual en este mundo. De hecho, John MacArthur dice que "es fundamental para la vida de la iglesia confrontar todo lo que obra contra el propósito de Dios".

Eso comienza en la iglesia. Pablo advirtió a los ancianos de Efeso que, “Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos. Por tanto, estad alerta…” (Hechos 20: 29-31).

La verdadera iglesia no está brincando alegremente la vida en este mundo arruinado. Entiende la gravedad del conflicto espiritual que nos rodea y trabaja para evitar la corrupción del mundo y proteger la pureza del pueblo de Dios.

Una Gran Contradicción

A diferencia de los predicadores de la prosperidad en la televisión, que festejan la credulidad y la codicia de sus espectadores, la verdadera iglesia no promete fama o una ganancia financiera. De hecho, la vida que Cristo prometió a Sus discípulos es todo menos una carga de incentivos.

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. (Mateo 16:24-25)

La verdadera iglesia no se reúne para aumentar su fama, influencia o potencial de ganancia. Ellos no se enaltecen: someten ansiosamente y humildemente toda su vida al Señor.

Una Gran Consumación

Finalmente, la verdadera iglesia no se consume con el aquí y ahora. No está atrapado en los cuidados y las tendencias del mundo, ni está limitado a la relevancia temporal y la popularidad fugaz. Los ojos del pueblo de Dios están fijos en el retorno de Cristo y la recompensa que espera en la eternidad.

Al final, el Señor resolverá todos los relatos, distribuyendo su ira sobre pecadores no arrepentidos y bendiciendo a Su pueblo. La verdadera iglesia espera este día, más que eso, vive y sirve a la luz de ello. La expectativa del regreso de Cristo anima y revitaliza todos los aspectos de la vida en la iglesia verdadera.

Estas características de una verdadera iglesia son tomados de un sermón de John MacArthur, "Cómo reconocer una Iglesia Verdadera, Partes 1-2." Para una explicación más detallada de estos puntos, se puede escuchar el sermón de Juan aquí .


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B161117
COPYRIGHT ©2016 Grace to You