martes, diciembre 15, 2015

Dios No es Equitativo y La Navidad lo Prueba, 3a. Parte

Dios No es Equitativo y La Navidad lo Prueba, 3a. Parte

Por Cameron Buettel
¡Eso no es justo!

Ese gemido quejumbroso hace eco a través de juegos infantiles, mesas de comedor, estadios deportivos, hilos de comentarios y páginas de opinión. Integrado en cada uno de nosotros es un fuerte sentido de lo que es y no es justo, y que a menudo somos rápidos para quejarnos cuando aparezca la inequidad.


Sin importar esto – aparte de la obra de iluminación del Espíritu Santo – toda nuestra perspectiva se basa en una definición falsa, subjetiva de lo que es verdaderamente "justo." Perdidos en la corrupción del pecado, no podemos medir con precisión lo que es la justicia en términos de la eternidad, y si pudiéramos, nos lo quisiéramos.

Sin embargo, los hombres y mujeres que no salvos toman represalias rutinariamente contra el evangelio con quejas trilladas sobre el trato injusto aparente de Dios de los pecadores e inequidades en Su plan de salvación. Para prepararle para las quejas que usted está seguro encontrara de amigos y familiares en esta temporada de Navidad, hemos estado viendo algunas de estas quejas comunes, y teniendo en cuenta cómo la inequidad de Dios mostrada a través de Su Hijo es en realidad una gran bendición.

¿Por qué Dios no castiga todo el mal en el mundo?

El mundo se estremece ante nombres como Hitler, Stalin, Mao Tse-tung y Pol Pot –tiranos y déspotas del siglo pasado responsables de incontables muertes durante sus reinados de terror. Y a pesar de nuestras demandas modernas a la iluminación y el refinamiento, el mundo de hoy es tan malo y violento. Enrollamos el horror ante la campaña criminal de ISIS a través del Oriente Medio. Incluso dentro de la buena sociedad, hay un genocidio espantoso y continuo contra los no nacidos.

Estamos rodeados por todos lados por el mal, y no todo es violento o incluso obvio. Innumerables hombres y mujeres tuercen las Escrituras y pervierten la verdad, mientras que dicen hablar en nombre de Dios. Otros utilizan la promesa de la bendición divina para construir imperios a través de fondos que extorsionan de seguidores generalmente desesperados e ingenuos -generalmente aquellos que menos pueden permitírselo. Peor aún, se están llevando a innumerables hombres y mujeres al infierno a través de sus herejías destructoras.

Pero si usted está buscando la evidencia empírica de la caída de Adán, no es necesario ir más allá de su propia puerta. Nadie tenía que enseñarle a sus hijos a desobedecer, mentir, y ser egoístas –ellos nacieron con un grado avanzado en el pecado, tal como usted también. Como ya hemos visto, la medida de nuestra pecaminosidad es mayor de la que nos gusta pensar, y la santidad de nuestro Juez está más allá de nuestra comprensión.

¿Está histérico Dios por el mal? Téngalo por seguro. Hace dos mil años, caminó entre nosotros como un cordero sacrificial. Pero cuando El regrese, Él viene como un león a hacer guerra contra Sus enemigos (Apocalipsis 19: 11-16). Él se ocupará de los tiranos, terroristas y tele-evangelistas, pero El no se detendrá ahí. También castigará mentirosos, ladrones, blasfemos, idólatras, y los inmorales (Apocalipsis 21: 8). De hecho, Su juicio será cortado a lo más profundo de los corazones incrédulos, extendiéndose incluso a sus pensamientos, donde las fantasías sexuales equivalen al adulterio (Mateo 5:27-28) y el odio es igual a un asesinato (Mateo 5: 21-22).

Es fácil anhelar que Dios trate con el mal por ahí, pero no nos gustaría invitar al mismo escrutinio y juicio en los rincones más oscuros de nuestros propios corazones. La permanencia de la mano del Señor es una bendición en todo el mundo y la marca de la gloriosa inequidad de Dios. El mayor regalo de Dios a los incrédulos en este momento es el tiempo que todavía tienen para arrepentirse, pero que el tiempo se acaba.

La pregunta correcta no es "¿Por qué Dios no castiga todo el mal en el mundo?", Sino "¿Por qué Dios no me ha castigado por mi pecado?"

La Gran Inequidad

Cuando nos asomamos al bebé en el pesebre, tenemos que recordar que Él nació para morir. La inequidad de Dios culminó en la cruz unos treinta y tres años más tarde: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.” (2 Corintios 5:21). Como resume John MacArthur, “Dios lo trató como si Él cometiese los pecados de los creyentes, y trata a los creyentes como si sólo hicieran las buenas acciones del Hijo de Dios sin pecado.”

El mundo ve la inequidad de Dios como un motivo de queja. Pero, en realidad, debería ser una fuente de alivio. Los pecadores necesitan desesperadamente la misericordia de Dios —y nada es mas inequitativo que la misericordia. En ninguna parte se muestra mejor eso que en la muerte sacrificial de Su Hijo. La gloriosa inequidad de Dios se manifiesta en el hecho de que Él envió a Cristo a la tierra en vez de enviarnos al infierno. Él vivió una vida justa, en nombre de gente mala, y pagó una deuda eterna que nosotros no podíamos permitir. ¿Qué podría ser más inequitativo?

Cuando este asunto se resuelva en nuestros corazones, muchas quejas mundanas se desvanecerán. Podemos disfrutar de esta Navidad y recordar la llegada de Jesús en la tierra como el comienzo de la época más gloriosa injusta de la historia humana.

Ruego que usted pase esta Navidad meditando en estas verdades gloriosas, y que usted estará bien equipado para responder a las quejas de un mundo incrédulo. Tome el consuelo en la misericordia que Dios le ha mostrado a usted, e invite a otros a descansar en Su gloriosa inequidad.

Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. Considerad, pues, a aquel que soportó tal hostilidad de los pecadores contra sí mismo, para que no os canséis ni os desaniméis en vuestro corazón (Hebreos 12:1-3)

Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151211
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros