martes, diciembre 13, 2016

Parenting (Crianza) Paul Tripp

parenting_book_image_revised

Parenting (Crianza) – Paul David Tripp

Crossway 2016

Parenting (Crianza) es uno de los recientes libros de Paul Tripp. Los libros de Tripp, siempre están cargados de principios sanos y sabios. El libro según Tripp “está destinado a darle una visión, una motivación, una renovada fuerza, y el descanso de corazón que cada padre necesita. Está escrito para darles el gran cuadro del evangelio de la tarea a la cual su Salvador les ha llamado.”

Como todo libro tiene sus pros y sus contras. Pero creo que tiene más cosas positivas que negativas. En el lado positivo, el libro proporciona una serie de principios claros y bíblicos, como se puede apreciar en los títulos de cada capítulo.

1 Llamado

Principio: Nada es más importante en tu vida que ser una de las herramientas de Dios para formar un alma humana.

2 Gracia

Principio: Dios nunca te llama a una tarea sin darte lo que necesitas para hacerlo. Nunca te envía sin ir contigo.

3 Ley

Principio: Tus hijos necesitan la ley de Dios, pero no puedes pedir que la ley haga lo que solo la gracia puede lograr.

4 Incapacidad

Principio: Reconocer lo que no puedes hacer es esencial para una buena crianza de los hijos.

5 Identidad

Principio: Si no estás descansando como un padre en tu identidad en Cristo, buscarás identidad en tus hijos.

6 Proceso

Principio: Debes estar comprometido como un padre a largo plazo con la paternidad porque el cambio es un proceso y no un evento.

7 Perdido

Principio: Como padre, no se trata sólo de mal comportamiento, sino de una condición que causa un mal comportamiento.

8 Autoridad

Principio: Uno de los problemas fundamentales del corazón en la vida de cada niño es la autoridad. Enseñar y modelar la belleza protectora de la autoridad es uno de los fundamentos de una buena paternidad.

9 Necedad

Principio: La necedad dentro de sus hijos es más peligrosa para ellos que la tentación fuera de ellos. Sólo la gracia de Dios tiene el poder de rescatar a los necios.

10 Carácter

Principio: No todos los errores cometidos por sus hijos son una rebelión directa a la autoridad; Mucho de lo incorrecto es el resultado de una falta de carácter.

11 Dioses falsos

Principio: Usted es padre de un adorador, por lo que es importante recordar que lo que gobierna el corazón de su hijo controlará su comportamiento.

12 Control

Principio: El objetivo de la crianza de los hijos no es el control de la conducta, sino el cambio del corazón y la vida.

13 Descanso

Principio: Es sólo descanso en la presencia de Dios y gracia lo que le hará un padre gozoso y paciente.

14 Misericordia

Principio: Ningún padre da misericordia mejor que uno que está convencido de lo que mismo necesita desesperadamente.

Como padres cristianos tenemos la tarea de instruir y ser modelos piadosos de nuestros hijos, somos únicamente herramientas en las manos de Dios más no podemos doblegar el corazón de nuestros hijos ya que es algo que solo a Dios le concierne. Trabajamos en conjunto con Dios. Este libro puede ser un buen recurso para ser estudiado y meditado en conjunto, por la pareja de padres y descansar en el hecho de que Dios guía a los padres en la crianza cuando estos fielmente aplican los principios extraídos de las Escrituras. Una de las cosas en las que a menudo como padres caemos, es en la desesperación, ya que queremos ver cambios significativos y rápidos en nuestros hijos. Pero el cambio es un proceso, nosotros aun siendo cristianos justificados, somos seres en los que el pecado está siendo progresivamente erradicado y como dice Tripp: “la obra de justificación del Padre es un evento, pero su trabajo de transformación es literalmente un proceso que dura toda la vida.” El libro no niega sino que pone énfasis en la realidad de la depravidad de nuestros hijos, pero el mismo tiempo pone énfasis en la necesidad de salvación por medio de Jesucristo. En cada capítulo hay buen material a explorar individualmente y puede ser útil en una clase o estudio bíblico. Tripp a veces es repetitivo, y uno leerá las frases “debes..” “tienes que…” varias veces y puede que abrume al lector, pero estos son detalles menores. Quizás haya otras ideas que quizás no todos estaríamos de acuerdo con Tripp. Hay que recordar que los libros no son clones de la Biblia, son producidos por hombres y nunca sustituyen la autoridad de la Palabra. Pero este libro es un gran recurso para la crianza de los hijos.