jueves, septiembre 03, 2015

Un Ejemplo de Declaración Sobre la Asistencia Regular a la Iglesia

clip_image001

Un Ejemplo de Declaración Sobre la Asistencia Regular a la Iglesia

Por Garrett Kell

Nota del editor: Lo siguiente es una declaración de los ancianos en Del Ray Baptist Church en Alexandria, VA. Recently, recientemente, comenzaron a dar a conocer “Estudios del Pastor” para ayudar a su congregación pensar bien sobre temas bíblicos importantes que afectan a la vida de su iglesia. Esta primera declaración fue hecha a mano para ayudar a establecer una expectativa de lo que significa asistir regularmente el servicio de adoración semanal. Esto no es un documento carácter obligatorio, sino más bien un estudio que trata de ayudar a su iglesia a entender cómo van a vivir juntos.

*****

El patrón del Nuevo Testamento de la vida de la iglesia es que los creyentes se reúnen en el primer día de la semana para adorar y servir al Señor, y que se sientan regularmente juntos en la mesa del Señor para recordar su muerte en su nombre (1 Corintios 11, 1 Corintios 16: 2; Hebreos 10: 24-26). En consonancia con ese patrón establecido, los miembros de la Iglesia Bautista Del Ray (DRBC) se comprometen voluntariamente a asistir regularmente a los servicios en la iglesia, la responsabilidad y el privilegio claramente especificados tanto en el pacto de la iglesia y la Constitución y los Estatutos de DRBC. La asistencia a la iglesia fiel no logra la salvación, ni actúa como una medida para valorar la grandeza espiritual sobre y en contra de otras personas. Lo hace, sin embargo, reflejan un creciente compromiso con el evangelio, el bien de la comunidad de la iglesia, y la salud espiritual.

Entendemos este compromiso en el sentido de que los miembros harán todo lo posible por estar presente para adorar y servir en la mayoría de los domingos. También entendemos que significa que los miembros nos animarnos unos a otros en este privilegio, y que deben esperar y recibir la responsabilidad espiritual como parte de su compromiso con la membresía. Reconocemos, por supuesto, que algunos miembros no son capaces de cumplir con estas responsabilidades por razones inevitables, como el servicio militar obligatorio, la educación, o una enfermedad prolongada. Sin embargo, además de estas circunstancias, entendemos que cualquier miembro que deja de lado la asistencia regular a nuestros servicios y reuniones está despreciando la Escritura y los requisitos de la membresía en DRBC, incluyendo nuestro pacto de la iglesia y la Sección 3.3.1 de la Constitución y los Estatutos.[1]

La asistencia fiel honra a Cristo y edifica a Su iglesia. La no asistencia se dirige en la otra dirección. Resta importancia a Su nombre y perjudica a Su iglesia de muchas maneras y por muchas razones.[2]

1. Los asistentes fieles confirman el poder del evangelio y apoyan el evangelismo, mientras que los no asistentes hacen del evangelismo más difícil.

Jesús dijo: "En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros" (Juan 13:35). Jesús oró por la unidad de sus discípulos, "para que el mundo crea" que el Padre envió a su Hijo al mundo (Juan 17:21). Para que el mundo vea nuestro amor y unidad, tenemos que reunirnos regularmente. Todo el mundo que lleva el nombre de Cristo – como se afirma en una iglesia local al llamarles “miembro” – pero que voluntariamente deciden vivir su vida al margen de la comunidad de pacto de creyentes está practicando el robo de identidad. Han tomado el nombre de Cristo, pero no se identifican honestamente con su cuerpo, la iglesia local. Viven vidas de manera irresponsable, hacen más difícil el evangelismo para los demás cristianos, porque, a menudo, no están viviendo como cristianos.

2. Los asistentes fieles confirman vidas centradas en Cristo a los nuevos creyentes, mientras que los no asistentes los confunden.

Los nuevos creyentes necesitan buenos modelos (Hechos 18:24-26; 1 Corintios 11:1; Tito 2:2-6). Cuando la doctrina que se les enseña no se sincroniza con los modelos que ven en los ausentes, se confunden. Son llevados a creer que uno puede ser un "cristiano" y sin embargo, tener poca o ninguna conexión con el cuerpo de Cristo. Los no-asistentes no sólo testigos inversos (véase el punto anterior), son modelos inversos. Hacen caso omiso y desobedecen innumerables pasajes de la Escritura y fallan en dar imagen del carácter de Dios en las formas más básicas, a pesar de que dicen ser sus hijos adoptivos.

3. Los asistentes fieles animan otros asistentes regulares, mientras que los no asistentes los desaniman.

Una de las razones para reunir regularmente es a causa del ánimo personal. “y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca.” (Hebreos 10:24-25). Cuando una iglesia permite que los no asistentes permanezcan como miembros, ellos destruyen efectivamente el sentido de membresía, lo cual duele y desalienta a los fieles.

4. Los asistentes fieles consuelan a sus líderes por su adhesión a la verdad, mientras los no asistentes son preocupación.

Hebreos 13:17 dice: “Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta.” A la luz de este versículo, un pastor fiel o anciano debe sentirse responsable por el estado espiritual de todos los miembros de su rebaño. Como un padre preocupado por su hijo que aún no ha llegado a casa tarde en la noche, un buen pastor no descansa hasta que todas sus ovejas rinden cuentas. Los no-asistentes hacen esta tarea casi imposible.

5. Los asistentes fieles están posicionados para exhortar, corregir y animar a sus compañeros miembros de acuerdo con la Palabra de Dios, mientras que los no asistentes no lo están.

Debido a su ausencia, los no asistentes no podrían saber cuándo o cómo los otros miembros de su comunidad de la iglesia están agobiados por el pecado o el sufrimiento. Cuando los miembros de la iglesia están presentes y comprometidos, por otro lado, pueden hablar la verdad en amor unos para con otros, así como su Señor exhortó a través del apóstol Pablo. “sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo, de quien todo el cuerpo (estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen), conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor” (Efesios 4:15-16).

6. Los asistentes fieles crecerán de manera constante en cuanto a su salvación, mientras que los no asistentes no lo harán.

“Desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación” (1 Pedro 2: 2). Puesto que Dios ha designado los medios específicos mediante los cuales los cristianos crecen en su fe, descuidar aquellos medios ahogarán la salud y el crecimiento espiritual. Escuchar la Palabra de Dios predicada, cantar la Palabra de Dios en la adoración colectiva, y servir al cuerpo de Cristo, de acuerdo a la Palabra de Dios son sólo algunos ejemplos de las gracias que se nos ha dado para nuestra santificación. Están principalmente a disposición de aquellos que se reúnen fielmente con la iglesia.

7. Los asistentes fieles serán ayudados a perseverar en la fe, mientras que los no asistentes ponen en peligro sus almas.

Si bien es cierto que somos salvos por gracia mediante la fe en Cristo solamente, también es cierto que Dios usa a la iglesia local para ayudarnos a perseverar en la fe salvadora. En el libro de Hebreos, nos encontramos con que una de las principales formas en que Dios nos protege de la apostasía es a través del fortalecimiento espiritual de otros creyentes (Hebreos 3: 12-14; 10: 19-31, 12: 25-13: 17). Como se ha puesto de manifiesto en todos los puntos anteriores, necesitamos otros creyentes para ayudarnos a luchar contra el pecado y seguir a Jesús. Esto significa que, si bien su asistencia a la iglesia no logra su salvación, es algo que Dios utiliza para ayudarle a perseverar en la fe y entrar en el reposo final que se ha puesto delante de nosotros en Cristo (Hebreos 4: 6-16).

Estas preocupaciones tienen un gran peso en los ancianos de DRBC, como debe ser en toda la congregación. Somos llamados por Dios a amarnos unos a otros y estamos obligados por la Escritura a cuidar unos de otros al asegurar que estamos cumpliendo nuestros compromisos con el Señor y unos a otros (Gálatas 6:1-2; 1 Tesalonicenses 5:11; Hebreos 3: 12-13). Hacemos esto porque, por la gracia de Dios, nos preocupamos profundamente por el honor del Señor y el bienestar de las almas de los demás.

Por todas estas razones, no podemos permanecer inactivos cuando un miembro no está asistiendo a la iglesia con regularidad (1 Pedro 5: 1-3). En estas situaciones, los ancianos lideran a la congregación al efectuar indagaciones de la condición de la persona y, de ser necesario, animarles a cumplir con su responsabilidad de asistir a los servicios. Si el miembro no responde a las cuestiones de los ancianos o deja de proporcionarnos una explicación adecuada por su falta de asistencia, vamos a seguir el mandato del Señor Jesús, como se refleja en los documentos de gobierno DRBC y presentar el nombre del miembro de la congregación para la eliminación de la membresía como una cuestión de disciplina de la iglesia (Mateo 18: 15-18).

Firmado,
Los Ancianos de DRBC


Garrett Kell es el pastor principal de Del Ray Baptist Church en Alexandria, Virginia. Lo puedes encontrar en Twitter en pastorjgkell.

*****

[1] El lenguaje de la Constitución y los Estatutos DRBC se basa en los mandatos bíblicos mencionados y constituye la base de la forma en que nosotros practicamos una memebresia de la iglesia significativa. Con ese fin, la Sección 3.3.1 afirma, en parte, que: “en de acuerdo con los deberes enumerados en el Pacto de Membresía, cada miembro tendrá carácter reservado y se espera que participen y contribuyan con el ministerio y la vida de la iglesia asistiendo regularmente a las reuniones del día de su Señor; observando fielmente las ordenanzas del bautismo y la Cena del Señor; sometiéndose a su disciplina e instrucción; y por asistir y votar en todos los asuntos sometidos a la votación de la congregación en las reuniones de sus miembros. Véase Del Ray Baptist Church Constitution and Bylaws , Section 3.3.1 (Duties and Privileges of Membership) (August 11, 2013).

[2] Muchos autores y pastores se han ocupado de la base bíblica para los peligros de la falta de asistencia, pero algunos de los materiales más claros y concisos han sido producidos por los pastores Mark Dever y Matt Schmucker, cuyos dos trabajos escritos informaron la preparación de este comunicado. Véase, por ejemplo, Mark Dever. “A Biblical Understanding of Church Membership” in 9 Marks of a Healthy Church . (Wheaton, IL: Crossway, 2004), 147-66; Matt Schmucker, Why Should Churches Discipline Members Who Consistently Do Not Attend? (9Marks, 2010)..