jueves, septiembre 17, 2015

Pactos: Claridad, Ambigüedad y Fe (3)

image

Pactos: Claridad, Ambigüedad y Fe (3)

Por Paul M. Henebury

En la Biblia, siempre hay una correspondencia entre las palabras de Dios y Sus acciones. Lo puede ver en los relatos de la creación - "Dios dijo" ... "Y fue así". Lo puede ver en el Evangelio, - "Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo." Lo ves en lugares tan conocidos como la sanidad de Naamán, o la sanidad de la hija de Jairo por Jesús. Cuando Dios dice que va a hacer algo, usted puede contar con ello. Si bien hay lugares donde Dios es ablandado en el juicio (sobre todo después de la intercesión), nuestra fe depende de la firmeza de lo que Él dijo. Dios hará lo que Él dice que hará.

Esto es importante en dos frentes: en primer lugar porque Dios debe ser tan bueno como Su palabra o Su carácter está en cuestión. Los Atributos de Dios de veracidad e inmutabilidad están detrás de Sus promesas. La segunda razón de porque Dios quiere decir lo que Él dice es porque Dios requiere fe de nosotros. La fe debe "conocer" qué es lo que hay que creer. La fe no puede prosperar, donde la ambigüedad se ha permitido. La fe tiene que ser capaz de separar la verdad del error, y saber cuál es el camino correcto a tomar, o estamos perdiendo el tiempo advirtiendo a la gente contra el error. Si el significado es incierto, la duda tiene un punto de apoyo.

Aquí es donde lo dejamos la última vez. Los pactos toman necesariamente dentro de sí mismos esta noción de no-ambigüedad.

Pero en tal caso ¿Qué debe hacer uno con esto?

Israel es llamado hijo de Dios... Sólo más tarde la importación completa de esto será evidente cuando el Hijo perfecto de Dios viene a cumplir en su vida todos los propósitos de Dios para Israel. – Graeme Goldsworthy, According To Plan , 141. -

Este es el mismo escritor que dijo “Dios no puede faltar a su palabra.” Pero, lamentablemente él no quiere decir lo que uno piensa que quiere decir (que Dios hará lo que ha dicho que hará). Note aquí la ambigüedad en la palabra “hijo.” En el caso de Israel es una figura de lenguaje. En el caso de Jesús es realmente cierto ¡No es extraño que “la importación completa” no se conocía en los tiempos del Antiguo Testamento! Note también que Goldsworthy piensa que “los propósitos de Dios para Israel” (una nación con la que se pactó la tierra - Génesis 15)), se “cumplen” en la vida de Cristo (una Persona).

De acuerdo con la revelación del AT, el Mesías iba a “levantar las tribus de Jacob y para restaurar a los que quedaron de Israel” (Is. 49: 6), de manera que Él “convertirá su desierto en Edén” (Isa 51.: 3; Ezeq. 36:35), donde – el uso de lenguaje de pacto – El ha prometido a la Nación: “Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres; y seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios” (Ezeq. 36:28; Amós 9:14-15). Han sido conducidos a esperar la bendición de Dios en su tierra restaurada (Oseas 2:18; Isaías 11:6-10; Ezeq. 34:25-27), cuando Dios mismo dice “te desposaré conmigo para siempre” (Os. 2:19). Puesto que todas estas son promesas pactadas, respaldadas por el juramento de Dios; y puesto que los pactos son refuerzos de un discurso claro que garantizan algo, la explicación de Goldsworthy de cómo Dios no va a cumplir Su palabra por el cumplimiento de todo esto en Cristo es un tanto difícil de aceptar. En realidad, justamente su explicación en sí está llena del tipo de ambigüedades que se supone los pactos deben erradicar.

No es de extrañar entonces, que se nos diga:

Las andanzas seminómadas de Abraham y sus descendientes en Canaán no sirven de manera suficiente a los propósitos de la revelación de Dios totalmente. En todo el Antiguo Testamento, la posesión de la tierra se presenta como una sombra de la realidad futura del pueblo de Dios en su reino. – Ibid, 130-131.

Y ¿en qué pacto del Antiguo Testamento se nos dice esto? ¿Dónde están “las palabras del pacto” que crean esta expectativa? ¿Cuál es la expectativa que estos pactos crean?

Hay que añadir que los pactos teológicos de la teología reformada no pasan el examen al respecto porque tienen una especificidad nebulosa. Los teólogos del pacto no están de acuerdo sobre lo que cada uno de estos supuestos pactos hace. Dado que ninguno de ellos se describen en la Biblia (se infieren de la visualización de los dos Testamentos desde un ángulo particular), en ningún sentido están a la par con los pactos claramente definidos de la Escritura.

Según Goldsworthy, el evento evangelio debe ser presupuesto para que el AT sea entendido correctamente (76). Pero si los pactos que Dios hizo no podían ser entendidos correctamente hasta después de que Jesús había muerto e ido al cielo, y si por las palabras utilizadas levantaron falsas expectativas en el pueblo de Dios a lo largo de la era de AT, nos vemos obligados a admitir que la palabra de Dios, incluso bajo juramento, al parecer (en algunas teologías) es ambigua, y esto de manera deliberada! Pero ¿Qué era lo que un santo del AT se suponía debía creer al leer los pactos?

Uno podría no desear ir allí, pero no veo una salida - es decir, sin adoptar nuestro lenguaje ambiguo.

Tomado de aquí