miércoles, septiembre 23, 2015

Meditación: 10 Motivos y Método de 10 Pasos

clip_image002

Meditación: 10 Motivos y Método de 10 Pasos

Por David Murray

Diez Motivos para la Meditación

  1. Detiene el pecado: Si escondemos la Palabra de Dios en nuestro corazón detendrá el pecado en su raíz (Salmo 119: 11.).
  2. Comienza Bien: la meditación en las exhortaciones prácticas y los mandamientos de la Biblia nos recuerdan nuestros deberes cristianos. Lo que pensamos es lo que eventualmente haremos (Prov. 23: 7).
  3. Orienta y refresca la oración: La meditación en los versículos de la Escritura abre nuevos temas y áreas para la oración.
  4. Vuelve el insomnio en bendición: El salmista convirtió las horas "perdidas" de insomnio en una fiesta enriquecedora del alma (Sal. 63: 5-6).
  5. Utiliza bien el tiempo: Es un mucho más provechoso que, por ejemplo, ver la televisión. También te hará más feliz (Sal. 1: 1-3)
  6. Te prepara para ser testigo: Al llenar nuestros corazones con Dios y Su Palabra estaremos mucho más preparados para dar una respuesta a cada hombre que demande razón de la esperanza que tenemos (1 Pedro 3:15.).
  7. Le ayuda en la comunión: puede edificar a otros en comunión porque usted puede proponer un versículo para la discusión y dar algunos pensamientos sobre ello.
  8. Aumenta la comunión con Dios: Dios se encuentra con Su pueblo a través de las Escrituras. Una persona que nunca piensa en las Escrituras nunca conocerá y caminará con Dios.
  9. Revive la vida espiritual: Ocuparse de la carne es muerte; pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz (Romanos 8:6).
  10. Tiene muchos precedentes y ejemplos bíblicos (Sal 19:14; 39: 3; 77:12): Mi meditación de él será dulce: me alegraré en Jehová (Salmo 104:34.).

Método de Meditación de Diez Pasos

  1. Límite: Aparte no más de 5-10 minutos para empezar, y comience con un versículo corto o parte de un versículo.
  2. Varíe: Algunos días escoja un versículo teológica, otros un texto práctico o devocional.
  3. Escriba: Escriba el texto en una pequeña tarjeta de índice, y colóquelo en un lugar que usted encontrará con regularidad (bolso o bolsillo?).
  4. Memorice: Memorice el texto en 2-3 bloques de palabras diciéndolo en voz alta. Establecer horarios específicos en el día para recordar (tiempos café / comida) el versículo.
  5. Enfoque: Escoja las palabras clave y búsquelas en un diccionario (Español o la Biblia). Sustituya unas palabras con significados paralelos o incluso significados opuestos.
  6. Pregunta: Interrogue el versículo (quién, qué, dónde, cuándo, por qué, cómo?).
  7. Explique: Piense en cómo explicarías el versículo a un niño o alguien sin formación cristiana.
  8. Ore: Use el versículo en la oración (adoración, confesión, gratitud, petición).
  9. Revisión: Archive las tarjetas y todos los domingos léalos y ponga a prueba su memorización de ellos.
  10. Hágalo: No sólo un ejercicio intelectual, sino deje que lo lleve a la práctica (creer, arrepentirse, esperanza, amor, etc.).