domingo, septiembre 27, 2015

Las Lunas de Sangre y el Discernimiento Bíblico

clip_image001

Las Lunas de Sangre y el Discernimiento Bíblico

Por Nathan Busenitz 

A la luz de las especulaciones entusiasta que han circulado en algunos círculos, se me pidió que abordara el tema de la luna de sangre que será vista el día de hoy en la noche.

¿Qué es una luna de sangre?

Una “luna de sangre” o una “luna roja de sangre” es el nombre que se utiliza para describir el tono rojizo que se logra ver en la luna cuando ocurre un eclipse lunar, es decir cuando la tierra pasa entre el sol y la luna, provocando así el efecto en el que la luna parece estar pintada de un tono rojizo. Se denomina tétadra al fenómeno cuando se dan cuatro “lunas de sangre” en un período de tiempo relativamente corto.

Entrevista completa en ingles aqui con
Dr. Nathan Busenitz acerca de las lunas de sangre

https://vimeo.com/140371090

Aunque desde el nacimiento de Cristo ha habido más de 50 tétradas, a veces estas tétradas corresponden con las principales fiestas judías, algo que sólo ha ocurrido 10 veces en los últimos 2000 años.

Desde 1492 sólo tres veces ha sucedido que una tétrada corresponde con los días de fiesta judíos: 1493-1494, 1949-1950 y 1967 a 1968. Esta tétrada actual (2014-2015) marca la cuarta vez que ocurre desde 1492, culminando en la “luna de sangre” que se producirá entre los días 27 y 28 de septiembre de este año.

¿Por qué algunas personas dicen que las lunas de sangre son importantes?

Algunos han sugerido que cada vez que estas tétradas han correspondido a los días de fiesta judíos, grandes acontecimientos escatológicos, especialmente con respecto a la nación de Israel, han sucedido. Por ejemplo, la nación de Israel se reconstituyó en 14 de mayo 1948, justo antes de la tétrada de 1949-1950, y la ciudad de Jerusalén fue reunificada por las fuerzas israelíes en 1967, durante la tétrada de 1967-1968.

En base a estos hechos pasados, se especula que esta tétrada actual señalará otro evento importante para Israel y el mundo, tal vez incluso marcará el momento del rapto y el comienzo de la Gran Tribulación. Los defensores de estas especulaciones dicen que estas lunas son el cumplimiento de las profecías bíblicas en Joel 2:31, Hechos 2:20 y Apocalipsis 6:12.

¿Qué deben pensar los cristianos acerca de las especulación de la luna de sangre?

Es importante para los cristianos ejercer el discernimiento y cuidado bíblico en medio de este tipo de predicciones, en lugar de añadirse a aquellos que les encanta la especulación fantasiosa.

Al observar estas predicciones de la luna de sangre, puedo ver por lo menos dos conclusiones erróneas:

En primer lugar, estas especulaciones están siendo sustentadas por datos astronómicos e incluso astrológicos, y no por datos bíblicos. Cuando Joel 2, Hechos 2 y Apocalipsis 6 hablan de la luna convirtiéndose en sangre, parecen estar describiendo algo mucho más espectacular que un eclipse lunar relativamente común.

Lunas de sangre han ocurrido muchas veces a lo largo de la historia. Pero los acontecimientos escatológicos que marcan el Día del Señor serán inconfundiblemente únicos. Estos pasajes bíblicos también hablan que el sol se oscurecerá y que otros fenómenos cósmicos acontecerán (como las estrellas que caerán del cielo en Apocalipsis 6:13). En esencia, el lenguaje de la Escritura representa algo mucho más dramático que un eclipse lunar normal.

También podemos observar que Apocalipsis 6:12 asocia esta luna de sangre escatológica con el sexto sello del juicio de Dios durante el período de la Tribulación. Por lo tanto, es un fenómeno que se produce después de que comience la tribulación, no antes.

En segundo lugar, según Mateo 24:36, nadie sabe el día ni la hora de la segunda venida. A luz de esto, aquellos que intentan predecir la fecha del fin del mundo deben proceder con extrema cautela, pues el Señor advirtió a los apóstoles en Hechos 1:7, que no era para ellos saber los tiempos o las estaciones que el Padre ha establecido.

A lo largo de la historia de la iglesia ha habido muchos que se han avergonzado a sí mismos (y empañado su testimonio cristiano) al tratar de predecir ciertos acontecimientos futuros, especialmente en relación con el regreso de Cristo y el fin de esta era. Los que están promoviendo esta especulación en la luna de sangre harían bien en prestar atención a las palabras de Jesús.

Por último, es importante tener en cuenta que cuando el Nuevo Testamento habla sobre el fin del mundo, en lugares como 2 Pedro 3:10-15, se insta a los creyentes a no responder mediante la creación de esquemas y especulaciones de cuando podría ser la fecha, sino a caminar en la santidad y en la esperanza, sabiendo que un día el Señor regresará.

La Escritura enseña que el regreso de Cristo será de acuerdo con el calendario perfecto de Dios, no el nuestro. Mientras esperamos ansiosamente el regreso de Jesucristo debemos caminar en fidelidad, y con esa anticipación en mente, podemos decir con gran alegría y emoción: “¡Maranatha! Ven, Señor Jesús.”

****

Nathan Busenitz (Ph.D.) es profesor de teología histórica en The Master’s Seminary. Después de haber servido como asistente personal de John MacArthur, Nathan llegó a formar parte del profesorado de TMS en el 2009. Él y su familia viven en Los Ángeles, California.

Publicado originalmente en ingles aquí. Y en español aquí.