martes, mayo 10, 2016

Sirviendo Como Pastor Asistente

ESJ-015 2016 051001

Sirviendo Como Pastor Asistente

Toma a Marcos y tráelo contigo, porque me es útil para el ministerio..

2 Timoteo 4:11

Por Jason Helopoulos

La mayoría de los hombres se gradúan del seminario deseando un pastorado asistente. Se dan cuenta de que se beneficiarían de unos pocos años de ministerio antes de ocuparse en ser pastor titular o en solitario pero aún no tienen inclinación hacia los niños o el ministerio juvenil. Esto hace de la posición de pastor asistente difícil de encontrar y competitiva de asegurar.

La mayoría de los pastores asistentes ocupan un papel designado dentro de la iglesia. Ellos supervisan la educación, el alcance, las misiones, los grupos pequeños, el cuidado de la congregación, los solteros, o la comunión. Esto puede ser una maravillosa manera de empezar el ministerio vocacional. Ofrece la oportunidad a un joven pastor de crecer en confianza, experiencia y conocimiento sin tener que cargar con las responsabilidades que vienen con el pastor titular.

He servido como pastor asistente en tres iglesias. Basado en mis experiencias, le animo a considerar algunas cosas antes de tomar cualquier posición de pastor asistente. Lo más importante, no tome una posición a menos que usted respete y ame al pastor principal en virtud de quiénes van a servir. He disfrutado el privilegio de trabajar como pastor asistente de tres pastores –todos hombres que he respetado y querido. Si eso no hubiera sido el caso, habría sido difícil de continuar en el cargo. Esta situación es insostenible porque un pastor principal establece la visión; sus decisiones afectarán a su ministerio. Usted tendrá que poner en práctica sus ideas, y se sentará bajo su predicación. Usted no tiene que gustarle todo acerca de él o estar de acuerdo con cada decisión que toma, pero usted debe respetarlo. Si no puede, en principio, no tome esa posición. Si su respeto por él desaparece en el curso de su ministerio bajo él, renuncie tranquilamente.

Un buen pastor asistente sirve como un líder fuerte y seguidor. Ambas funciones desempeñan un papel crucial en su ministerio. Si él no es un líder fuerte, entonces pocos le verán como un pastor. En tal caso, será de poca ayuda para el pastor principal debido a que a un pastor le resultará difícil confiarle al pastor asistente tareas, ministerios, y su visión de la iglesia. El pastor principal necesita una confianza confirmada de que si el encarga algo al pastor asistente, se llevará a cabo. Él no quiere mantener el control sobre él, motivarle, o darle instrucciones. Por lo tanto, un buen pastor asistente también tiene que ser un seguidor fuerte. Se le puede confiar y descansar en el; él es inquebrantable en su apoyo externo del pastor principal.

Esto significa que un pastor asistente debe estar especialmente en guardia contra el ofrecer una crítica pública de su pastor principal. Los parroquianos parecen sintonizar instintivamente cuando se pronuncian palabras perjudiciales. Si usted lanza indirectas, se darán cuenta de ellas rápidamente. Si usted está dispuesto a escuchar, algunos pueden incluso susurrarle al oído que usted sería un mejor pastor principal.

¡No! Detenga esas conversaciones antes de que comiencen. Apoye a su pastor principal. Este es su deber como pastor asistente en la iglesia local. Sí, usted tiene la responsabilidad de pastorear personas bajo su cuidado, cumplir su perfil de trabajo, y supervisar su área de ministerio designado, pero todo eso se debe lograr al tratar de apoyar a su pastor principal. Esto es esencial para su llamado. No apoyarle dañará la iglesia más de la mayoría de los pastores asistentes jóvenes se dan cuenta. Puede entorpecer la unidad y la paz de la iglesia en formas monstruosas. No estoy exagerando la importancia de este punto cuando digo que puede ser el mayor activo en la iglesia local o su mayor responsabilidad.

A este respecto, permítame animarle a acercarse humildemente a su pastor principal si usted se encuentra constantemente inquieto cuando el dirige y proyecta la visión. Si persiste esta lucha, entonces, avance en silencio. Podría ser una fuente de orgullo o arrogancia, así que asegúrese de examinarse a sí mismo si no hay pecado sin arrepentimiento. Sin embargo, muchas veces el Señor usa esta angustia interior para movernos a otros campos de trabajo.

Muchos pastores asistentes jóvenes se aferran demasiado tiempo. En lugar de partir silenciosamente cuando sienta esta inquietud interior, comience a promover un cambio dentro de la iglesia local.

Ellos sutil o no tan sutilmente comienzan a trabajar en contra de la visión y la reputación de su pastor principal en el nombre de "el cuidado de la iglesia." ¡No caiga en esta trampa! A menos que surja un problema de ortodoxia o el pastor principal está sumido en pecado grave o los ancianos de la iglesia han llegado a usted, no levante la bandera de la insurrección. Incluso si tales circunstancias se presentan, se debe proceder con precaución. En la mayoría de los casos, salirse en paz y en gracia es el mejor curso de acción.

Un buen asistente del pastorado es una bendición, al igual que un buen pastor asistente es una bendición.¿Puede usted dirigir y seguir?¿Puede apoyar a otro hombre?¿Puede servir detrás de la escena? ¿Puede mantenerse contento sin predicar con regularidad? ¿Puede abstenerse de chismes y problemas? Si es así, entonces tal vez el asistente de pastor es para usted. Si no es así, por favor, preserve a la iglesia que consideraría la posibilidad de llamarle para esta función.