lunes, mayo 16, 2016

¿Quién Inventó la Escuela Dominical?

ESJ-015 2016 0516

¿Quién Inventó la Escuela Dominical?

Por Clint Archer

Robert Raikes nació en Gloucester, 1736. Se hizo cristiano cuando era un niño, y, a la edad de 21 años heredó un negocio editorial de su padre. Muchos niños en el Reino Unido en ese momento eran tan pobres que tenían que trabajar en las peligrosas minas de carbón desde tan sólo 4 años de edad. Los que eran demasiado débiles o temerosos para trabajar en la oscuridad fueron internados en una casa pobre como una prisión o se volvieron a la delincuencia, como lo expone Charles Dickens en Oliver Twist.

Robert Raikes fue desafiado por las Escrituras respecto a los niños, como Mateo 10:42 ... Y cualquiera que como discípulo dé de beber aunque sólo sea un vaso de agua fría a uno de estos pequeños, en verdad os digo que no perderá su recompensa.."

Raikes creyó que la educación es la bala de plata que evita que los niños queden atrapados en una vida de pobreza y delincuencia. Se comprometió a enseñar a tantos niños como pudo, como leer y escribir, hacer operaciones aritméticas básicas, y sobre Jesús y el Evangelio.

El problema era que los mineros menores y trabajadores de las fábricas trabajaban seis días a la semana 12-16 horas al día. El único tiempo libre que tenían era domingo, cuando las minas y las fábricas estaban cerradas. De esta manera, Raikes inventó algo que llamó "Escuela Dominical". Todos los domingos ofreció cursos gratuitos de alfabetización y aritmética. El libro de texto que usó fue la Biblia.

A medida que el movimiento creció, el mantuvo la educación gratuita al reclutar voluntarios cristianos que darían su tiempo entre los servicios de la mañana y de la tarde de la iglesia para enseñar a los niños. Estos hombres y mujeres de sacrificio y dedicación hicieron esto gratis de todos los domingos, a menudo en una rotación con otros voluntarios. Raikes también utilizó los periódicos que publicó para anunciar las Escuelas Dominicales, y dentro de dos años había decenas de programas similares surgiendo por todas partes.

El programa original que Raikes asignó fue, en sus palabras:

Los niños debiabn venir después de las diez de la mañana, y permanecer hasta las doce; luego irían a casa y volverían a la una; y después de leer una lección, debían dirigirse a la iglesia. Después de la iglesia, iban a ser ocuparse en repetir el catecismo hasta después de las cinco, y luego despedidos, con un mandato de volver a casa sin hacer ruido ".

Al parecer, los niños eran ruidosos en aquellos días. Imagine eso.

Como es común en la vida de la iglesia, hubo oposición al movimiento de algunos dentro de las iglesias. Una objeción era que iba a hacer que los padres fueran perezoso en enseñar a sus hijos el Evangelio en el hogar ya que sabían que los niños estaban aprendiendo la Biblia, la oración y el Evangelio en estas escuelas. Otra objeción es que los maestros estaban trabajando en un domingo, lo cual fue visto como una violación del sábado! Curiosamente, nadie parecía importarle que los pastores tenían que trabajar los domingos! Solo por decir.

Otra objeción es que las escuelas estaban resultando ser tan buenas en enseñar a los niños acerca de Jesús que planteaban una amenaza para la estabilidad política del país si el movimiento fuese utilizado para propaganda política.

Pero Adam Smith ofreció esta recomendación:

“Ningún plan ha prometido efectuar un cambio de costumbres con la misma facilidad y simplicidad desde los días de los Apóstoles ".

Hacia 1831, las escuelas dominicales estaban enseñando una cuarta parte de todos los niños en el Reino Unido, que sumaban 1.250.000 niños por semana.

El movimiento se extendió a los EE.UU., donde pronto se convirtió en un aspecto universal de la infancia de casi todos los niños, ricos o pobres en los 50 estados. Hasta el día la escuela dominical sigue siendo considerada una de las mejores maneras de fundamentar a los niños en la verdad de la Escritura, exponerlos al Evangelio, y enseñarles cómo comportarse en la familia, la sociedad y la iglesia.

Nuestra iglesia toma en serio este legado. Estamos encantados de ser parte de este patrimonio. La próxima semana Lunes voy a compartir mis notas de una charla que di a sus maestros de escuela dominical.