lunes, mayo 30, 2016

Escuchando la Voz del Señor en el Sermón de su Pastor

ESJ-015 2016 0530

Escuchando la Voz del Señor en el Sermón de su Pastor

por Danny Hyde

“Por esto también nosotros sin cesar damos gracias a Dios de que cuando recibisteis de nosotros la palabra del mensaje de Dios, la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis.” (1 Tesalonicenses 2:13).

Las iglesias reformadas creen que Dios todavía habla. Aunque no creemos que habla a través de la inspiración del Espíritu Santo, creemos que a través de la predicación la voz de Dios es tan real y vital para nosotros, ya que es a través de las bocas y plumas de los profetas y apóstoles. ¿Cómo podemos decir esto? Aquí está la doctrina formulada de forma más sencilla posible: cuando u ministro llamado y ordenado legítimamente ( Rom 10) predica la Palabra de Dios y no sus propias palabras (2 Tim 2:15.) Y lo hace en la sinceridad en honor a Dios y no para sí mismo (1 Tes. 2: 3-6), Dios habla. Sus palabras no son "... palabra de hombres, sino... palabra de Dios." En palabras de Heinrich Bullinger (1504-1575): "Por lo cual, esta Palabra de Dios ahora es predicada en la iglesia por los predicadores legítimamente llamados [per prædicatores legitime vocatos], creemos que la misma Palabra de Dios [ipsum Dei verbum] es predicada, y recibida de los fieles "(Segunda Confesión Helvética, 1.4). Entonces, ¿cómo escucha la voz del Señor en el sermón de su pastor? Obviamente estoy asumiendo que lo anterior es cierto en su caso. Así es cómo:

1. Expectante- "Señor, espero que hables" Puesto que nos reunimos en el día del Señor para escuchar lo que Pablo dice no como "palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, tenemos que llegar con expectación, clamando a Dios:" Señor, espero esucharte hablar." Esto significa que tenemos que prepararnos toda la semana para escucharle hablar a través de la predicación de su Palabra en el día del Señor. Necesitamos estar preparando nuestros corazones durante toda la semana con un espíritu de anticipación. El profeta Isaías habló de nuestros días, el decir, que el monte del Señor sería exaltado y las naciones vendrían a su casa: " Vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob; para que nos enseñe acerca de sus caminos, y andemos en sus sendas” (Is. 2: 3). Debido a esto tenemos que estar diciéndonos a nosotros mismos, "Dios va a hablar.¿Qué va a decir? No puedo esperar ".

2. Ansiosamente- "Señor, necesito que hables" Cuando el domingo por la mañana alrededor se desarrolla, necesitamos escuchar la Palabra con avidez, clamando, "Señor, necesito que hables." ¿Por qué? ¿Por qué necesitamos que hable a través de las palabras de hombres, que son, en realidad, la Palabra de Dios? Debido a su Palabra es el alimento de nuestras almas. En nuestra época de gratificación instantánea y tener el mundo en nuestras manos en nuestros iPhones y Blackberries, estamos siempre comunicados unoc con el otro y a la información. Pero esa sensación está pasando. No dura ni satisface nuestras almas. Al igual que nuestros antepasados ​​en el desierto, nuestras almas hambrientas necesitan la Palabra. “el hombre no sólo vive de pan, sino que vive[b] de todo lo que procede de la boca del Señor." (Deut. 8: 3). Al igual que los profetas de la antigüedad que comieron sus pergaminos para implicar la necesidad del pueblo de tener la Palabra dentro de ellos para alimentarlos, así también tenemos que participar de la Palabra para satisfacer nuestra hambre espiritual. ¿Qué clase de un apetito tiene usted? ¿Desea calorías vacías, un alto nivel de azúcar rápido de las palabras del diablo, las palabras del mundo, sus propias palabras, y por desgracia, las palabras de de tantos predicadores profesantes cristianos de hoy? ¿Qué tipo de apetito tiene usted? ¿Desea que tus oídos cosquillados con promesas de una vida mejor ahora, salud, riqueza y felicidad? En cambio, estamos llamados a tener un apetito por la Palabra como un niño de pecho tiene apetito por la leche. Como Pedro dice: "Al igual que los bebés recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación" (1 Pedro 2: 2). La leche es nutritiva. La leche es saludable. La leche es satisfactoria.

3. Atentamente- "Señor, yo te escucharé hablar" Para hacer el mejor uso de ese alimento necesitamos escuchar la Palabra con atención. Durante el sermón, tenemos que orar: "Señor, te escucharé hablar." Esto significa que cada semana e incluso cada momento del sermón, tenemos que estar diciéndonos a nosotros mismos, "Estas no son las palabras del pastor ____ , sino que son en verdad, las palabras de Dios." Al reconocer que Dios está en medio de nosotros y que está hablando, seremos capaces de escuchar de manera atenta la Palabra. Esta es la razón de porque la Confesión de Westminster llama a “escuchar conscientemente” la Palabra un acto de adoración. Estamos escuchando a Dios, y escuchándole, entregando nuestras mentes y corazones 'atención a cada palabra. Un ejemplo de oír la Palabra con atención está en Deuteronomio 32:47. Al final de uno de los últimos sermones de Moisés, exhortó a las personas a reconocer la profundidad de lo que estaba ocurriendo en ese sermón: “Porque no es una palabra inútil para vosotros; ciertamente es vuestra vida.” Aquí es un reto para los pastores así como para los feligreses. ¿Podría decir de la predicación de la Palabra en su iglesia que no está vacía? ¿Podría decir de la predicación de la Palabra que es su propia vida? Permítame desafiarle con todo lo que hay en mí para pensar de la predicación totalmente diferente después de este sermón. Permítame desafiarle para combatir la fatiga, para luchar contra los pensamientos que distraen, y para luchar contra lo que el diablo quiere que piense que todo esto, es aburrido. ¡La adoración es el lugar y el tiempo en el que Dios habla!

4. Fielmente- “Señor, creo en Ti cuando hablas.” Tiene que abandonar la adoración a Dios diciendo: “Señor, creo en ti cuando hablas." Sé que esto es difícil de creer que la predicación no son las palabras de hombres, sino las palabras de Dios. Sé que debe ser difícil creer que las palabras de su pastor no son más que sus palabras, sino las palabras de Dios, dado que sabe que él es un simple hombre, un hombre pecaminoso. Debido a esto reciba la predicación de la Palabra por fe como la palabra de Dios para usted. Debido a que la predicación debe ser recibida por fe, esa fe, inevitablemente, va a ser un objeto de la tentación del diablo. Nosotros también cedemos fácilmente a los designios sutiles del diablo en este punto.¿Cómo? El quiere que juzguemos al ministro con nuestros ojos, su aspecto, su moda o la falta de ella, o incluso el hecho de que pueda llevar una túnica para implicar su oficio, pero esto apaga con el contenido de lo que predica. El diablo quiere que juzguemos al ministro con nuestro corazón. No vuelva a contarle sus quejas, sino guárdese rencor, guárdese el enojo, y sus opiniones negativas acerca de él que guarda como armas para un momento posterior. El quiere que juzguemos al ministro con nuestras mentes. Cuan fácil es caer en la trampa que uno de mis profesores de la universidad dijo que los feligreses caen cuando dijo: “Algunas personas saben suficiente hebreo y griego que son peligrosos.” Nos elogiamos en nuestra mente para que podamos hacer batallas mentales contra el predicador. Todo esto es para que no le escuchemos.

5. Obedientemente - “Señor, voy a obedecer cuando hables.” En cambio, Dios quiere que escuchemos la Palabra de manera obediente. Él quiere que nos vayamos, diciendo: "Señor, voy a obedecerte cuando tu hables.” Los Tesalonicenses escucharon la Palabra, recibieron la palabra, y aceptaron la Palabra. Y fue esa Palabra que estaba "trabajando" en ellos. La Palabra nunca es inútil, sino que siempre es fructífera. Como dijo el profeta Isaías: “Porque como descienden de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelven allá sino que riegan la tierra, haciéndola producir y germinar, dando semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié.” (Is. 55: 10-11). ¿Eres un hacedor de la Palabra y no simplemente un oidor? Tenemos que aprender a afinar nuestros sentidos espirituales para poder ser capaces de escuchar al Señor en un mundo de ruido. Podemos hacer eso mientras escuchamos expectante, al escuchar ansiosamente, mientras escuchamos con atención, mientras escuchamos fielmente, y a medida que escuchamos obedientemente. Permítame desafiarle a hacerlo para que su vida este saturada con la Palabra en cada parte y guiada por la Palabra a cada paso de su vida. Permítanme terminar con una cita maravillosa que resume todo. El puritano Joseph Alleine dijo alguna vez –y yo oro para que esto sea verdad en todos nosotros: “Ven desde tus rodillas hasta el sermón, y ve del sermón a tus rodillas.” Amén.