miércoles, septiembre 07, 2016

El Secreto del Ministerio Evangelístico de Spurgeon

ESJ-015 2016 0907-001

El Secreto del Ministerio Evangelístico de Spurgeon

Por Steven Lawson

Charles Spurgeon creía que si iba a ser utilizado eficazmente en la evangelización, debía tener un amplio conocimiento de las Escrituras. En consecuencia, su preparación del sermón estuvo marcada por el estudio minucioso del texto bíblico. Él declaró a sus estudiantes: “Sean amos de sus Biblias, hermanos. Sea cual sea las obras que no haya buscado, manténgase en casa con los escritos de los profetas y apóstoles. “La palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros.” Como Spurgeon lo veía, la profundidad de un ministro de la Palabra en última instancia, determina la amplitud de su ministerio.

Para lograr tal profundidad, Spurgeon hizo su objetivo el sondear las profundidades de la Biblia. Él escribió: “Entender la Biblia debe ser nuestra ambición. Debemos estar familiarizados con ella, tan familiar como el ama de casa con la aguja, el comerciante con su libro mayor, el marinero con su barco”, y agregó: “Es bendecido al comer el alma misma de la Biblia, hasta que, por fin, su sangre es Biblina y la esencia misma de la Biblia fluye de usted.” Spurgeon siguió su propio consejo y llevó a cabo una amplia comprensión de las Escrituras.

Por supuesto, un buen conocimiento de las Escrituras no viene automáticamente. Spurgeon dijo: “El ministerio exige trabajo cerebral. El predicador debe extraer su pensamiento en su enseñanza, y leer y estudiar para mantener su mente en buen ajuste.” En otras palabras, el poder en la predicación del evangelio exige arduo estudio. Él admitió: “Yo casi nunca preparo para mi púlpito con placer. Estudiar para el púlpito es para mí el trabajo más molesto del mundo.” Pero comprendió que si se negaba a pagar este alto precio, no tendría nada que hacer en el ministerio: “Un holgazán no tiene derecho al púlpito. Es un instrumento de Satanás al condenar a las almas de los hombres.” Una vez más, advirtió: “Aquel que ha dejado de aprender ha dejado de enseñar. El que no siembre en el estudio no cosechará más en el púlpito.” Incluso para un genio como Spurgeon, el estudio de la Biblia era un trabajo duro. Pero la profundidad de la Palabra es absolutamente necesaria si ha de haber profundidad de convicción y solidez de las conversiones.

A pesar de carecer de educación formal, Spurgeon fue excepcionalmente un buen lector y un erudito en extremo, “una especie de puritano.” Su biblioteca personal en su casa de Westwood se jactaba de un estimado de doce mil libros de comentarios bíblicos, teología sistemática, ayudas lingüísticas, historias de la iglesia, y biografías cristianas. Tan familiar era Spurgeon con sus libros que se dijo que podía entrar en su estudio en la oscuridad y poner la mano sobre cualquier tipo de libro deseado. Lewis A. Drummond dice: “Él podría clasificar todo lo que leía y poseía el don poco común de una memoria inmediata.” Esta retención le permitió ser un pensador capaz y experto estudioso.

Hughes Oliphant Old señala que Spurgeon era “un lector rápido que leía los puritanos ingleses amplia y agudamente. Los puritanos produjeron una increíble cantidad de literatura de diferentes tipos, y Spurgeon leyó y releyó esta literatura. “A través de esta lectura extensa, Spurgeon adquirido una “rara combinación de claridad bíblica, coherencia teológica, entusiasmo retórico, claridad de dicción, universalidad de apelación y urgencia de aplicación.” Como resultado, él estaba bien preparado para predicar todo el consejo de Dios con poderes extraordinarios de comunicación.

Sólo uno tan lleno de la Escritura se podría preparar para predicar como Spurgeon lo hizo. Su lectura voraz durante toda la semana le permitió entrar en su estudio en la noche del sábado, seleccionar su texto para la mañana del domingo, y prepararse para predicar. El redactaba un bosquejo, la única ayuda que iba a llevar al púlpito. Repitió la misma práctica en la tarde del domingo para el sermón de la noche del domingo. Debido a que estaba tan saturado con la verdad bíblica, dijo que cada vez que se sentaba a su mesa, era como si él se preparara para predicar múltiples sermones. Él confesó: “Yo creo que, casi cada sábado en mi vida, me preparo suficientes bosquejos de sermones, si me siento en libertad de predicarlos, para que me duren un mes, pero no me atrevo a usarlos como un marinero honrado iría a la orilla de un cargamento de mercancías de contrabando.” Spurgeon guardaba su tiempo de preparación del sermón del sábado por la noche, no permitiendo ninguna intrusión. Una vez, un huésped no invitado fue a su casa a verlo mientras se preparaba para el domingo. Cuando la criada abrió la puerta, esta persona le envió a Spurgeon, solicitando una audiencia con él. Spurgeon se dirigió a ella diciéndole que era su regla de no ver a nadie en ese momento. El visitante respondió: “Dile al Sr. Spurgeon que un siervo del Señor Jesucristo quiere verlo de inmediato.” La doncella asustada trajo el mensaje, pero Spurgeon respondió: “Dile que estoy ocupado con su Maestro, y no se puede ver ahora a los siervos.” Este compromiso con las Escrituras era la norma por la cual Spurgeon creía que todos los predicadores debían ser juzgados: “Puedo rogarte que cuidadosamente juzgues a todos los predicadores, no por su talento, ni por su poder de elocuencia, no por su posición en la sociedad, no por la respetabilidad de su congregación, no por la hermosura de su iglesia, sino por esto —¿Predica el la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación?”

Un profundo compromiso con las Escrituras era el secreto para el ministerio evangelístico de Spurgeon. Aparte de la Palabra de Dios, él no tenía absolutamente nada que decir.


Este extracto es una adaptación de The Gospel Focus of Charles Spurgeon de Steven Lawson