viernes, septiembre 09, 2016

10 Razones para Hablar Más Sobre el Cielo

ESJ-015 2016 0909-003

10 Razones para Hablar Más Sobre el Cielo

Por Jordan Standridge

#MyParadiseIn5Words fue tendencia en Twitter recientemente. Miles ofrecieron como sería su paraíso. Muchos dijeron cosas como "terminar de forma permanente el cáncer y la guerra" o "nunca levantarse de la cama" y prácticamente cada frase de cinco palabras que se pueda imaginar. Es fascinante preguntarle a los inconversos acerca del cielo. Rara vez se piensa en ello. Para ellos, el cielo está en la tierra y es formado por los placeres del mundo.

Recientemente, durante una conversación sobre si debemos hablar sobre el infierno con nuestros hijos, alguien en el grupo preguntó con que frecuencia hablamos con nuestros hijos sobre el cielo? Me hizo pensar, ¿con qué frecuencia la gente habla del cielo en general?

Pablo escribe en Colosenses 3:1-4 dice, por tanto si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo, sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las cosas que están en la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

En la opinión de Pablo estar con Cristo debe ser el centro de nuestra vida. Deberíamos estar entrenando de forma activa nuestra mente a pensar en el día en que Cristo, nuestra vida, se manifieste.

Por desgracia, es fácil distraerse, las preocupaciones temporales pueden captar fácilmente la atención y en general parece que no pensamos o hablamos de los cielos lo suficiente. Aquí hay diez razones por las que el cielo a menudo debe estar en nuestra mente y en nuestras conversaciones.

Vamos a pasar la eternidad allí

Esto es obvio, pero tenemos que empezar aquí. Juan en Apocalipsis 21:3-4 dice: “3 Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres, y El habitará entre ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará entre ellos. 4 El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado.” Este versículo nos recuerda el hecho de que el cielo es eterno y que es mucho más glorioso que cualquier cosa que podamos experimentar en la tierra. Cuando experimentamos el dolor, la tristeza e incluso la muerte nuestra mente deben saltar a la alegría que vamos a experimentar siempre con Cristo.

Nos va a hacer como Jesús

Jesús entrenó a sus discípulos a tener pensamientos celestiales. Cada bienaventuranza parece estar apuntando a un día en el que los discípulos serían recompensados ​​en el cielo. Constantemente pasó tiempo orando. Anhelaba estar con su Padre en el Cielo. El conto parábola tras parábola apuntando al cielo. El recordó constantemente a los discípulos acerca de a dónde se dirigía y que ellos estarían con él. En Juan 14: 2-4 dice, "En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para usted. Si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez y os tomaré conmigo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabes el camino adonde voy." Este es sólo uno de muchos ejemplos de Jesús hablando acerca del cielo y animando a sus discípulos a pensar en ello. Si nuestra meta es ser como Cristo, entonces debemos tener el cielo en nuestra mente todo el tiempo.

Será más fácil decir no al pecado

Si el cielo está en nuestra mente será difícil pecar. Jesús alabó constantemente a los que estarían dispuestos a renunciar a los placeres temporales que ofrece el mundo y acumulan reservas en el cielo. Hebreos 12:1-2 describe un corredor que tiene su mirada en el cielo, y deja a un lado todo peso, cualquier pecado que se le presente para poder correr más rápido hacia su premio, y esto es pasar la eternidad en el cielo con su Salvador. Si el Cielo está en nuestra mente el pecado parecerá tan poco valor en comparación.

Será más fácil no estar celoso del mundo

Una gran lucha para los estudiantes universitarios es querer ser como el mundo mientras afirman a Cristo. Ven a sus amigos en fiestas, haciendo trampa, viendo lo que quieran sin ningún remordimiento, y desearían poder hacer lo mismo. Los cristianos que tienen su mente puesta en el cielo tienen un tiempo mucho más fácil para lidiar con la tentación del mundo. En Marcos 8:35-36 Jesús dice: "Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? "Jesús deja claro que nada de este mundo puede ofrecer, incluso su totalidad no se puede comparar con una eternidad con él en el cielo.

Le hará ser más evangelístico

Si el cielo está en su mente compartirá el Evangelio con más frecuencia. Si se piensa en ello, va a hablar de ello. Usted no será capaz de evitarlo. Fluirá de su mente y en sus conversaciones. Será evidente en su conducta y en su discurso que sus deseos serán diferentes y que en última instancia, sus objetivos serán contra-culturales. Cuando observa las personas, todo lo que se ve son almas que van a pasar la eternidad en algún lugar y deseará explicarles cómo pueden tener la vida eterna.

Aumentará su gozo

Es muy fácil desanimarse. La vida es difícil, sobre todo cuando vivimos para Cristo y compartimos el Evangelio. El camino hacia el gozo es estar dispuesto a perder esta vida con el fin de ganar mucho más. David tenía la costumbre de poner fin a sus salmos señalando el mismo y a los demás hacia la eternidad. El terminó el Salmo 16 con, "... en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para.”Algunos otros ejemplos son el Salmo. 23: 6, Salmo 28: 9, y el Salmo 145:21. Cuando este desanimado y deprimido el hombre o la mujer sabia va a fijar su mente en el cielo.

Aumentará su agradecimiento

El cristiano tiene mucho que agradecer, pero la mayor bendición viene en el hecho de que vamos a pasar la eternidad en el cielo. David dice en el Salmo 30:12, "Señor, Dios mío, te daré gracias a ti para siempre!" Él reconoce que viviremos con eterna gratitud al Señor. Ese agradecimiento no tiene que empezar en el cielo, sino que también puede comenzar ahora, ya que tenemos la certeza de ello. Es difícil quejarse cuando sabemos que vamos a gozar del cielo muy pronto.

Le ayudará a almacenar tesoros en el cielo

Jesús dijo en Mateo 6: 20-21, “sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; 21 porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” Como cristianos, nos encontramos valorando las cosas que el mundo menos puede importarle. Por otro lado, muchas cosas que utilizamos normalmente valoramos de repente no captan nuestra atención más. Nuestro dinero, el tiempo y las actividades están dedicadas a Cristo y darle a conocer.

Le hará alentar más a los demás

Debido a todas estas razones, si usted piensa y habla sobre el cielo va a ser un gran estímulo para sus hermanos y hermanas en Cristo. Usted será capaz de señalar a otros hacia el gozo cuando son desalentados, hacia la santidad cuando son tentados, y hacia el evangelismo cuando tienen miedo. Es tan fácil venir a la iglesia con una mentalidad egoísta. El que piensa en el cielo ve oportunidades no sólo para el evangelismo sino para animar a sus hermanos y hermanas en Cristo. La gente tiene que estar pensando en su alma, y ​​usted será el que le señale a pensamientos celestiales.

Agradará a su Salvador

Jesús te quiere en el cielo con él. Hace dos mil años oró para que el Padre nos lleve al cielo. En Juan 17:24 dice, " Padre, quiero que los que me has dado, estén también conmigo donde yo estoy, para que vean mi gloria, la gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.” Jesús quiere que estemos con Él, y Él quiere anhelemos estar con El. Tenemos que ser capaces de decir como Pablo: "Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia". Pablo amaba servir a Cristo en la tierra, pero tenía tantas ganas de estar con su Salvador. Jesús se agrada cuando estamos constantemente pensando en estar con él y cuando alentamos a otros a apreciar estar con Él por encima de todo.

A pesar de que el mundo que nos rodea se centra únicamente en esta vida, debemos resistir la tentación de pensar de esta manera. Segunda de Corintios 4:18 nos recuerda que, "... no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas ".

Para leer más acerca del cielo, recomiendo el libro de Randy Alcorn, el Cielo y de John Macarthur la gloria del cielo: La verdad sobre el cielo, los ángeles y la vida eterna