martes, septiembre 06, 2016

Tienes que Escuchar Directamente de Dios

ESJ-015 2016 0906-002

Tienes que Escuchar Directamente de Dios

Por Ryan Higginbottom

Imagínelo. Usted se ha tomado tiempo para devociones. Imagine su habitación, su silla, y (tal vez) su bebida. Ahora, ¿qué libro está delante de usted?

Más Que Una Preferencia

Tienes un montón de opciones. Usted podría escuchar a uno de cualquiera de un millón de sermones. Usted podría tomar un libro devocional o una guía de estudio o un libro sobre un tema bíblico. Incluso tomar un comentario.

Ninguno de estos recursos son intrínsecamente malos, pero todos ellos tienen una cosa en común. Ellos ponen distancia entre usted y la palabra de Dios.

El deseo de utilizar un recurso extra-bíblico es comprensible. Si usted ve sus devociones principalmente como una forma relajante para comenzar o terminar el día, usted pensará que las devociones deben ser fáciles. Y ya que leer (o escuchar) la interpretación de otra persona requiere menos esfuerzo que el descubrimiento de uno mismo, es fácil ver por qué muchas personas prefieren estos materiales.

La lectura de una obra devocional o escuchar un sermón puede estimular su espíritu. Pero esto no es lo mismo que leer y estudiar la Biblia por sí mismo. Usted necesita escuchar directamente de la boca de Dios.

Tal vez dos analogías ayudarán.

Analogía # 1

Jim pretende leer Crimen y Castigo para su escuela secundaria clase de Inglés, pero en cambio se pone a jugar deportes con sus amigos. Cuando es el momento de considerar el libro en clase, Jim se basa en el resumen de la trama que leyó en línea. Durante el debate, Jim es capaz de hablar de algunos temas importantes del libro.

Pero cuando su maestra le pregunta puntualmente sobre el impacto del libro sobre él, Jim se congela. No puede recordar ninguna de las escenas de gran alcance o localizar a cualquier movimiento de prosa, porque él no conoce la obra misma. Sólo conoce este libro a través de un filtro.

Incluso cuando los filtros son fiables y exhaustivos, no ofrecen una verdadera interacción con el autor.

Analogía # 2

En el medio de la tarde, Sarah llama a la puerta de su hermano Marcos. “Mamá quiere que limpies tu habitación antes de la cena.”

Marcos pone su ropa doblada en su tocador, hace su cama, y ​​recicla los papeles de su piso. Luego regresa a leer sus cómics.

En la mesa de la cena, Marcos se entera de que su madre quería mucho más que solo levantarse. Ella quería que sacudiera los muebles, aspirara la alfombra, y limpiar las ventanas. Ella quería una limpieza profunda.

Sarah no estaba mintiendo, pero no fue clara. Y Mark no le pidió a Sarah o su madre una aclaración.

En este escenario, el mensajero suavizó el golpe, y, como consecuencia, Mark se quedó corto en su obediencia.

Su Padre Está Hablando

Algunas partes de la Biblia son imposibles de imaginar sin un encuentro personal con la Palabra de Dios.

En mi corazón he atesorado tu palabra, para no pecar contra ti. (Salmo 119: 11)

Meditaré en tus preceptos, y consideraré tus caminos. Me deleitaré en tus estatutos, y no olvidaré tu palabra. (Salmo 119: 15-16)

… sino que en la ley del SEÑOR está su deleite, y en su ley medita de día y de noche! (Salmo 1:2)

¡Cuán preciosos también son para mí, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán inmensa es la suma de ellos! (Salmo 139: 17)

En la Biblia, Dios nos ha hablado acerca de Sí mismo. El ha dado sus demandas, sus promesas, y su plan para salvar a su pueblo. Ha compartido las buenas noticias sobre el Salvador del mundo, su hijo Jesús. Y ha descrito lo que su pueblo debe creer y hacer, así como contarle a todo el mundo acerca de El.

La Biblia es cuidadosamente y maravillosamente dada por Dios a su pueblo para su bien y el bien del mundo. Es posible que prefiera leer un libro diferente, pero cuando se reúna con Dios, anhele Su voz. No se aleje de su padre celestial.