lunes, septiembre 26, 2016

La Unidad Entre Judíos y Gentiles

ESJ-015 2016 0926-003

La Unidad Entre Judíos y Gentiles

Por Michael J. Vlach

Los Supersesionistas creen que la unidad entre los Judíos y Gentiles significa que la iglesia es el nuevo Israel y que no hay papel en el futuro para la nación de Israel. Efesios 2:11-22 y Romanos 11:17-24 son pasajes importantes en este sentido. Si Judíos y Gentiles creyentes están unidos, ¿en qué sentido puede haber un papel futuro distinto para los Judíos creyentes?

Efesios 2:11-22

En mi opinión, Efesios 2:11-22 no es evidencia para el supersesionismo. Algunos han tratado de llegar a la conclusión de que ya que la primera condición de los gentiles era la de ser "excluidos de la ciudadanía de Israel" esto significa que los gentiles creyentes deben ahora convertirse en Israel o ser considerados israelitas. Waldron afirmó este punto: “Espero que la importancia de esta conclusión sea obvia si acaso no lo es, permítame deletrearlo. Los gentiles se han hecho cercanos, o en otras palabras, se han hecho participantes de ‘la ciudadanía de Israel.’ Ahora bien, si han hecho cercanos a –participantes de – la ciudadanía de Israel, esto significa (parece claro para mí) que son israelitas.”[1] De acuerdo con Waldron, si los Gentiles fueron alguna vez excluidos de la ciudadanía de Israel, entonces al “hacerse cercanos” a Israel o el haberse “hecho participantes en ‘la ciudadanía de Israel’” debe significar que los creyentes gentiles son israelitas.

Esta lógica no es convincente por varias razones. En primer lugar, mientras que Efesios 2:13,17 indica que los gentiles son “hechos cercanos” y ya no están excluidos de la “ciudadanía de Israel,” esto no necesariamente significa que los creyentes gentiles se convierten en Israel. Al estar cerca de algo no significa asumir su identidad. La discusión de Pablo de los gentiles que va de estar “muy lejos” hasta ser “cercanos” depende de Isaías 58:8-9. Thielman observa que Pablo se basa en la expectativa escatológica de Isaías en que “las naciones que vienen de lejos y se unen a Israel en la adoración de aquel ‘que creó los cielos… que formó la tierra y la hizo,’ (Isa 45:18).[2] El hecho de que los gentiles han pasado de estar “muy lejos” a ser “cercanos,” o de “excluidos” a “no excluidos,” no quiere decir que han asumido la identidad de Israel.

En segundo lugar, si Pablo quería decir que los creyentes gentiles eran ahora parte de Israel, él podría haber dicho eso, pero no lo hizo. Pablo diría que Dios ha hecho “uno” (2:14) y “un hombre nuevo” de Judíos y Gentiles creyentes, pero evita cuidadosamente el título “Israel.” Como escribe Hoch: “Me parece importante notar cuidadosamente lo que Pablo dice y no dice. Él no dice que los gentiles se incorporan al antiguo politeia [“ciudadanía”] de Israel o en el nuevo politeia de Israel o en un nuevo Israel espiritual. Él dice que tanto Judíos y Gentiles son creados en un ‘nuevo hombre.’”[3]

Perkins, también, está en desacuerdo con la idea de que Efesios 2 significa que los creyentes gentiles se han convertido en parte de Israel. Como ella observa: “A pesar de que los judíos son echados de su representación a los gentiles, el ‘ahora’ no habla de los gentiles uniéndose a la comunidad de Israel.”[4] Ella también dice: “A pesar de que el versículo 12 podría sugerir que los gentiles han de ser introducidos a Israel, Efesios evita afirmar que la iglesia ha sustituido a Israel.”[5]

En tercer lugar, a diferencia de Israel este “nuevo hombre” es un organismo del NT. Es una comunidad soteriológica que se construye sobre el fundamento de los apóstoles y profetas del NT y Jesús la piedra angular (ver Efesios 2:19-20). Israel por otro lado no es una entidad NT. Tiene sus raíces profundamente en el Antiguo Testamento con un trasfondo que se remonta a Abraham y la promesa del pacto de Abraham en Génesis 12.

En cuarto lugar, en el contexto más amplio de Efesios 3.2, el uso que hace Pablo de syn descarta la idea de que Pablo esté hablando de cierta teología de “incorporación a Israel.” Como explica Hoch:

La clave para el sentido en que los gentiles se hacen cercanos a Israel es la preposición suvn. Pablo usa seis compuestos σύν para expresar la relación de los gentiles a Judíos / Israel en estos dos capítulos: συμπολίται, “conciudadanos” (2:19); συναρμολογουμένη, "unidos" (2:21); συνοικοδομεῖσθε, “juntamente edificados” (2:22); συγκληρονόμα, “coherederos” (3:6); σύσσωμα “miembros del mismo cuerpo” (3:6); y συμμέτοχα, “participando igualmente” (3:6).[6]

El uso de Pablo de estos compuestos de seis syn indica que “los gentiles se hicieron cercanos a Israel en Cristo para compartir con Israel sus pactos, promesa, esperanza, y Dios. No se convierten en Israel, ellos comparten con Israel.”[7] Thielman señala que “la acumulación de palabras compuestas con syn (con” ) muestra... la igualdad de condiciones que los gentiles y los Judíos estando ahora juntos en el pueblo de Dios.”[8] Efesios 2-3 enfatiza un compartir con Israel y no una incorporación dentro de Israel. Si Pablo se refería a alguna incorporación de los gentiles dentro de Israel, el probablemente habría utilizado “el compuesto eis – no el compuesto syn.”[9] Como señala Hoch, Pablo no está “presentando una especie de teología incorporación-dentro-de-Israel para los gentiles.”[10] En cambio, se dice que los gentiles están ahora compartiendo con Israel los pactos y las promesas de Israel: “La clave de la teología de Pablo no es la incorporación gentil dentro de Israel, sino un nuevo intercambio con Israel en los pactos y promesas anteriores de Israel.”[11]

Lincoln también señala que la posición desfavorable previa de los gentiles ahora ha sido “invertida no por su incorporación dentro de Israel, incluso en un renovado Israel de judíos cristianos, sino por siendo hechos miembros de una nueva comunidad que trasciende las categorías de Judío y Gentil, una entidad que es una nueva creación.”[12]

En el ámbito de las bendiciones de la salvación y la situación delante de Dios, los gentiles son iguales que los Judíos creyentes. Sin embargo, la unidad salvífica entre los Judíos y Gentiles no borra las distinciones étnicas o funcionales entre los dos grupos: “los comentarios de Pablo en Efesios, sin embargo, no incluyen ninguna prioridad salvífica de Israel en la estructura eclesial del hombre nuevo… Sin embargo, mientras que ya no hay una ventaja salvífica, todavía hay una distinción étnica entre Judíos y Gentiles. Pablo continúa hablando de Judíos y Gentiles como grupos étnicos determinados en sus cartas (Romanos 1:16; 9:24; 1 Corintios 1:24; 12:13; Gálatas 2:14, 15).”[13]

Esta creencia de que la igualdad salvífica no descarta las distinciones funcionales se ve en otros ejemplos. Según Gálatas 3:29 hombres y mujeres comparten por igual las bendiciones de la salvación, pero la Biblia enseña que aun los hombres y las mujeres tienen diferentes roles. Así, en el caso de hombres y mujeres, la unidad salvífica no anula las diferencias funcionales. Lo mismo es cierto para los ancianos y no-ancianos en una iglesia. Ambos son iguales y comparten las mismas bendiciones espirituales, pero los ancianos tienen un papel distinto en el plan de Dios. La misma distinción se podría hacer entre padres e hijos. Incluso dentro de la Trinidad, hay una igualdad de esencia pero diferentes roles entre el Padre, el Hijo y el Espíritu. La igualdad en esencia y las bendiciones espirituales no anulan las diferencias funcionales.

En un sentido real, pues, creyentes Judíos y Gentiles se convierten en el único pueblo de Dios en lo que se refiere a la salvación. Judíos y Gentiles son iguales ante Dios. Pero esta unidad no descarta un papel funcional para la nación de Israel en el futuro. Como escribe Saucy: “La unión de Judíos y Gentiles en la iglesia no descarta la posibilidad de distinciones funcionales entre Israel y las demás naciones en el futuro, de la misma manera que hay en la iglesia hoy distinciones funcionales entre los creyentes en medio de la igualdad espiritual.”[14]

En resumen, los gentiles fueron hechos cercanos a Israel y los pactos, promesas, esperanza, y Dios de Israel, pero “no se conviertan en Israel, ellos comparten con Israel.”[15] A pesar de que los gentiles ahora comparten con los Judíos, “no se dice nada acerca de gentiles 'convirtiéndose en Judíos o parte de Israel a menos que redefinamos ‘Israel,’ lo cual es difícil de justificar exegéticamente.”[16] Taylor esta en lo correcto en que “la lógica superficial” caracteriza el enfoque supersesionista a Efesios 2 ya que la perspectiva supersesionista no tiene en cuenta que la unidad en la salvación no anula las diferencias históricas:

La lógica superficial ha continuado argumentando que no hay más singularidad para el Judío y el Israel físico. Ya que se dice que Cristo ha roto la barrera entre Judíos y Gentiles [Efe. 2:11–18], la elección de Israel se ha terminado. Pero esta no es la lógica del Nuevo Testamento. Aunque sólo hay un camino de salvación para tanto Judíos y Gentiles, el Nuevo Testamento enseña que el pueblo judío aún tiene un lugar único en la obra histórica de la redención del mundo de Dios en Cristo.[17]


[1] S. E. Waldron, MacArthur's Millennial Manifesto: A Friendly Response (Owensboro, KY: Reformed Baptist Academic Press, 2008), 63.

[2] F. S. Thielman, "Ephesians," in Commentary on the New Testament Use of the Old Testament, ed. G. K. Beale and D. A. Carson (Grand Rapids: Baker, 2007), 818.

[3] C. B. Hoch Jr., "The Significance of the Syn-Compounds for Jew-Gentile Relationships in the Body of Christ," JETS25 (1982): 179. Emphases in original.

[4] P. Perkins, Ephesians, ANTC (Nashville: Abingdon, 1997), 69.

[5] Ibid., 77.

[6] C. B. Hoch Jr., "The New Man of Ephesians 2," en Blaising y Bock, Dispensationalism, Israel and the Church, 113

[7] Ibid. Enfasis en el original

[8] Thielman, "Ephesians," 819.

[9] Hoch, "The Significance of the Syn-Compounds for Jew-Gentile Relationships in the Body of Christ," 179. Hoch también escribe: "Pablo, sin embargo, no puede argumentar una incorporación gentil dentro de Israel similar al proselitismo judío. Pablo nunca escribe de gentiles 'en Israel' en cualquiera de sus cartas Hoch, "The New Man of Ephesians 2," 113.

[10] Ibid., 108. Saucy escribe: " El énfasis no está en la nación de Israel como tal y la incorporación de los gentiles en esa nación. Más bien, el énfasis está en los privilegios de Israel en relación con el lugar de los gentiles." Saucy, The Case for Progressive Dispensationalism, 159

[11] Hoch, "The New Man of Ephesians 2," 108

[12] A. T. Lincoln, "The Church and Israel in Ephesians 2," CBQ 49 (1987): 615.

[13] Hoch, "The New Man of Ephesians 2," 118. Énfasis en el original.

[14] Saucy, The Case for Progressive Dispensationalism, 167. Enfasis en el original

[15] Hoch, "The New Man of Ephesians 2," 113. Enfasis en el original

[16] Saucy, The Case for Progressive Dispensationalism, 156.

[17] H. Taylor, "The Continuity of the People of God in Old and New Testaments," Scottish Bulletin of Evangelical Theology 3 (1985): 14–15. Enfasis en el original.