lunes, agosto 22, 2016

¿Somos Físicamente Sanados Por Las Llagas de Jesús?

ESJ-015 2016 0822-001

¿Somos Físicamente Sanados Por Las Llagas de Jesús?

Isaías 53: 5; 1 Pedro 2:24

Por Cameron Buettel

La mayoría de nosotros hemos oído hablar de los sanadores. Existen casi exclusivamente dentro del movimiento carismático y dicen ser dotados divinamente para sanar a los enfermos sobrenaturalmente.

Para que estos hacedores de milagros tengan longevidad - algunos de ellos tienen ministerios pujantes que duran décadas – necesitan desarrollar la ilusión de legitimidad. Las afirmaciones sensacionalistas y cruzadas espectaculares sin duda juegan un papel en la elaboración de una multitud entusiasta. Pero el entusiasmo es limitado; también requieren una fachada de autoridad bíblica. Y para muchos de estos falsos maestros, Isaías 53:5 es el versículo de escape, arrancado de su contexto y retorcido para adaptarse a su interpretación interesada.

 

Mas El fue herido por nuestras transgresiones,

molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El,

y por sus heridas hemos sido sanados. (Isaías 53: 5, LBLA)

Isaías 53 es el más famoso pasaje del Antiguo Testamento en la obra expiatoria de Cristo. John MacArthur se refiere a él como "el primer evangelio" o El Evangelio según Dios . Contiene imágenes proféticas vívidas y precisas sobre el sufrimiento y la crucifixión de Cristo. Y las llagas” que se mencionan en el versículo cinco se refieren a los latigazos que Cristo recibió a manos de los soldados romanos.

Los maestros carismáticos de Palabra de Fe afirman rutinariamente que Isaías 53:5 es la prueba de que la sanidad física es inherente a la expiación que fue obtenida mediante el sufrimiento físico de Cristo. Por ejemplo, Joseph Prince argumenta que la sanidad física es el derecho de todos los creyentes, algo que simplemente puede "confesarlo" para hacerse realidad:

Pero lo que vino sobre [Jesús] no fue sólo el látigo desgarrando la carne de su espalda desnuda, sino sus enfermedades y dolencias. Cada vez que él fue azotado, todas las formas de enfermedades y dolencias, incluyendo la artritis, el cáncer, la diabetes, la gripe aviar y la fiebre del dengue, vino sobre El. “El castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”

Hoy, la sanidad es su derecho, porque Jesús ha pagado el precio de su sanidad. Así que si el diablo dice, "Usted no puede ser sanado," simplemente declare: “Jesús ha pagado por mi sanidad. La enfermedad no tiene derecho a estar en mi cuerpo. Soy curado en nombre de Jesús!”

Cada maldición de enfermedad que se suponía iba debía caer sobre usted cayó sobre Jesús en su lugar. Él cargó cada una de esas heridas, de manera que se puede caminar en salud divina todos los días de su vida. El precio ha sido pagado para que pueda levantarse y salir de su cama de la aflicción! [1] http://www.josephprince.org/daily-grace/grace-inspirations/single/by-jesus-stripes-you-are-healed

La perspectiva de Prince de la expiación es en realidad sólo una expiación potencial. En realidad, no le librará de la enfermedad, sino más bien le da la capacidad de "levantarse y salir de la cama de la aflicción." Y ¿cómo se activa la expiación para recibir la sanidad que es legítimamente suya? El testimonio de Kenneth Hagin proporciona la respuesta.

Hagin plantó la credibilidad de su ministerio de sanidad en 1 Pedro 2: 24 una cita del Nuevo Testamento de Isaías 53: 5, y sus afirmaciones con respecto a su experiencia personal de sanidad divina:

Hace algunos años, me desperté a las 1:30 AM con síntomas graves en mi corazón y el pecho. Yo conocía algo acerca de estos síntomas, ya que había estado postrado en cama y destinado a morir con una enfermedad del corazón como un adolescente.

El diablo le dijo a mi mente, “Vas a morir. Este es un momento en que no vas a lograr tu sanidad.” Me sacó la colcha por encima de mi cabeza y comenzó a reírse. Yo no tenía ganas de reír, pero me reí de todos modos durante unos diez minutos. Por último, el diablo me preguntó de qué me estaba riendo.

“Me río de ti!", Le dije. “Tu has dicho que no iba a obtener mi sanidad. Ja, ja, Sr. Diablo. ¡No espero lograr mi sanidad! ¡Jesús ya la consiguió por mí! Ahora, en caso de que no puedas leer, voy a citarte 1 Pedro 2:24” Y lo hice.

Después de citar la última frase, "por cuya herida fuisteis sanados", dije, "Ahora bien, si lo fuimos- lo estoy! Así que no tengo que conseguirla. ¡Jesús ya la consiguió! Y debido a que Jesús la logró por mí, la acepto, y la reclamo, y la tengo. Ahora sólo junta tus pequeños síntomas y salte de aquí, Sr. Diablo " [2] Kenneth E. Hagin, Faith Food Devotions (Tulsa, OK: Faith Library Publications, 1998)

Para Hagin, y un sinnúmero de otros predicadores del movimiento de fe como él, las sanidades sobrenaturales sólo necesitan que se les hable en realidad. Joyce Meyer expande esa idea, argumentando que Satanás está involucrado en la actividad ilegal de infligir "enfermedad sobre nosotros, y no hay una buena razón para permitirle que lo haga."

¿Cómo puede afrontar la enfermedad? Para empezar, reclame la sangre de Jesús en contra de la enfermedad y sobre cada parte de su cuerpo, su sistema inmunológico, sus órganos, sus células sanguíneas y así sucesivamente. Entonces hable la Palabra sobre su cuerpo.. Puedes orar: "Padre, yo creo que es Tu voluntad que yo tenga salud. Creo que por las llagas de Jesús, soy curado. Tu Palabra es la salud y la vida de mi cuerpo, y llevaras a cabo lo que deseas y propones” [3] http:/www.joycemeyer.org/OurMinistries/Magazine/0703/Healing+and+Wholeness.htm

Así que de acuerdo con Joyce Meyer, la sanidad es un derecho, pero no siempre es un hecho consumado para el cristiano. Es algo que se ha proporcionado para los creyentes, pero que necesitan reclamar para que surta efecto. Tiene que ser confesado para hacerse realidad –declararla a la existencia a través del poder de la fe. Al igual que Joseph Prince, Meyer describe una expiación potencial que requiere nuestra activación. Esa es una doctrina cruel para infligir a los cristianos que han buscado la sanidad, pero siguen pasando su vida en silla de ruedas, en los respiradores, y bajo medicación.

La creencia de que el sufrimiento físico de Cristo de alguna manera garantiza nuestra sanidad física en esta vida no es más que un abuso de la Escritura, que es una forma de tortura mental y espiritual a los que están bajo tal enseñanza falsa. Es una mentira que ha dejado a muchos practicantes decepcionados con el Evangelio. En lugar de anhelar su hogar celestial, son atrapados por las expectativas no realizadas en el aquí y ahora. La enfermedad con la que luchan los deja sintiéndose fracasados que no tienen la fe necesaria para reclamar la sanidad que es suya por derecho.

El hecho de que todo el mundo todavía muere debería ser suficiente prueba de que en este lado de la eternidad todas las personas todavía están sujetas a la maldición de Adán. La enfermedad es una parte muy real de la vida en este mundo caído, y ninguna cantidad de confesión de salud divina va a cambiar eso. Incluso los discípulos de la iglesia primitiva no reprendieron sus dolencias físicas olvidándose de ellas - ellos lidiaron con ellas lo mejor que pudieron como todo el mundo.

Pablo dejó a Trófimo atrás durante uno de sus viajes misioneros a causa de la enfermedad (2 Timoteo 4:20). El recomendó vino a Timoteo por su "[sus] frecuentes enfermedades estomacales" (1 Timoteo 5:23). Epafrodito se puso tan enfermo que casi muere (Filipenses 2: 25-27). Y a veces Dios envió enfermedad para disciplinar a los miembros de su iglesia (1 Corintios 11:29-32).

Entonces ¿Qué es lo que promete Isaías 53:5 a los cristianos si no es una oferta inmediata de salud, sin defecto para todos los cristianos? John MacArthur arroja luz clara sobre el asunto en su comentario sobre 1 Pedro 2:24 (que, se señaló anteriormente, cita de Isaías 53:5):

Cristo murió por los creyentes para separarlas de la penalidad del pecado, para nunca puedan ser condenados. El registro de sus pecados, la acusación de culpa que les dirigía al infierno, fue "clavado en la cruz" (Colosenses 2: 12-14). Jesús pagó su deuda a Dios en su totalidad. En ese sentido, todos los cristianos son liberados de la pena del pecado. También son liberados de su poder dominante y los hizo capaces de vivir para justicia (cf. Romanos 6:16-22).

Pedro describe esta muerte al pecado y vivos para convertirse en justicia como una sanidad: por cuya herida fuisteis sanados. Esto también es prestado del profeta del Antiguo Testamento, cuando escribió "por su llaga fuimos nosotros curados" (Isaías 53: 5). Las heridas es un uso mejor que "flagelación", ya que este último puede dar la impresión de los golpes a Jesús produjeron la salvación. Tanto Isaías como Pedro entendieron que las heridas de Jesús eran parte del proceso de ejecución. Las heridas es una referencia general – un sinónimo de todo el sufrimiento que le llevó a la muerte. Y la sanidad aquí es espiritual, no física. Ni Isaías ni Pedro entendieron la sanidad física como resultado de estas referencias a los padecimientos de Cristo. La sanidad física para todos los que creen no son el resultado de la obra expiatoria de Cristo, sino que tal recuperación, espera una realización futura de las perfecciones del cielo. En gloria de la resurrección, los creyentes no experimentarán enfermedad, dolor, sufrimiento o muerte (Apocalipsis 21:1-4; 22: 1-3). [4] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: 1 Peter (Chicago: Moody Press, 2004) 171–72.

Para ser justos, el Evangelio de Mateo parece hacer una conexión entre Isaías 53:5 y las sanidades físicas que se produjeron durante el ministerio terrenal de Cristo:

Y al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; y expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio del profeta Isaías cuando dijo: EL MISMO TOMO NUESTRAS FLAQUEZAS Y LLEVO NUESTRAS ENFERMEDADES. (Mateo 8:16-17)

Pero ¿era el ministerio de sanidad de Cristo Su juego final, o señaló a una sanidad eterna? Después de todo, las personas que Él sanó aun murieron. Lázaro fue resucitado de entre los muertos, pero aún así el eventualmente murió de nuevo. Las personas fueron sanados, pero la maldición no se revirtió. Jesús murió por los pecados de los hombres, pero los hombres todavía seguían pecando. Él venció a la muerte, pero sus seguidores continuaron muriendo. Hay un cumplimiento final de la obra expiatoria de Cristo que no se ha realizado de este lado de la eternidad (Romanos 8:22-25). Es por eso que John MacArthur observa acertadamente:

Los que afirman que los cristianos nunca deben estar enfermos porque hay sanidad en la expiación deben también afirmar que los cristianos nunca deben morir, porque también Jesús venció a la muerte en la expiación. El mensaje central del Evangelio es la liberación del pecado. Es la buena noticia acerca del perdón, no la salud. Cristo fue hecho pecado, no enfermedad, y murió en la cruz por nuestros pecados, no nuestra enfermedad. Como Pedro deja claro, las heridas de Cristo nos curan del pecado, no de la enfermedad. Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia” (1 Pedro 2:24) [5] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 8–15 (Chicago: Moody Press, 1987) 19.

Hay sanidad en la expiación de Cristo, pero es evidente que no se ha realizado plenamente en el presente. Los cristianos y no cristianos por igual todavía sienten los efectos de la maldición, y en última instancia, la muerte. Nuestra perfecta sanidad definitiva es cierta, pero nos espera de la misma manera que todavía estamos a la espera de la resurrección de nuestros cuerpos. Y eso no debería llevarnos a la decepción en la vida presente. Más bien, es una realidad glorioso futuro que anticipamos con gran alegría.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160817
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros