martes, abril 19, 2016

El Llamado Al Pastorado

ESJ-015 2016 0419

El Llamado Al Pastorado

Por Jason Helopoulos

¿Qué es un llamado?

Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo. - Efesios 4:11-12

¿A qué nos referimos cuando decimos que alguien está "llamado" al ministerio? El llamado puede incluir muchas definiciones diferentes. Un llamado puede ser una gran voz, una breve visita con un amigo, o incluso un momento en un juego de cartas. Ninguno de ellas se refiere al llamado de Dios al ministerio vocacional.

En las Escrituras vemos que Zaqueo respondió al llamado de Cristo (Lucas 19: 5-6). De hecho, Cristo llama a todos los cristianos al servicio en su nombre (Ef. 4: 4). Sin ese llamado en nuestras vidas no seríamos cristianos. Como dice Pablo a Timoteo: “participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según el poder de Dios, quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad” (2 Tim. 1: 8b-9). Ser cristiano es ser llamado. El llama a cada uno de nosotros a la santidad y trabajar por causa del reino (1 Cor. 10:31).

Sin embargo, también es cierto que Cristo extiende un llamado distinto y en particular a aquellos que sirven como pastores de su pueblo. El llama a algunos a un oficio, responsabilidad y función específica en la iglesia. Pablo articula claramente que la iglesia está edificada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas (Ef. 2:20), y en los siglos siguientes, la iglesia ha continuado su edificación a través del ministerio de los evangelistas, pastores y maestros (Ef. 4: 11-14).

Los pastores poseen una vocación distinta de otros en el cuerpo de Cristo. Sin embargo, esto no disminuye la necesidad de que todos los demás cristianos en el cuerpo de deben contribuir su necesario servicio. Por el contrario: “Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿qué sería del1 oído? Si todo fuera oído, ¿qué sería del1 olfato? Ahora bien, Dios ha colocado a cada uno de los miembros1 en el cuerpo según le agradó. Y si todos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? Sin embargo, hay muchos miembros, pero un solo cuerpo.” (1 Cor. 12:17-20). La iglesia necesita a todos y cada uno de nosotros. Como pastores, servimos como miembros del cuerpo distintamente llamados a anunciar, explicar y aplicar la Palabra viva de Dios (2 Tim. 4: 2). Nosotros debemos “equipar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.” (Ef 4:12).

Tenemos una llamada en particular marcado por los dones necesarios del Espíritu Santo (1 Cor 12; Ef 4; 1 Tim 4:14). Esta gran servicio exige un amor sacrificial (Romanos 9:3.), santidad (1 Tim 3:2-7; 4:12-13.), y el derramamiento de nuestras vidas por el bien de los demás y el Evangelio de Jesucristo (Fil. 2:17). Un pastor funciona como consejero, un amigo, un guía y un líder. Él cumplirá muchos papeles. Él funciona como un pastor y médico del alma. Por encima de todo, él es un hombre bajo la obligación de proclamar la Palabra de Dios con autoridad, precisión y fidelidad (2 Timoteo 2:15.) para el beneficio de la entidad y la gloria de Dios (2 Tim. 4:2).¿Dios le ha llamado como pastor? Entonces ésta es su vocación. Como subpastores de Su gran rebaño, nos preocupamos por sus ovejas al darles de comer la Palabra; es la esencia y el corazón del llamado sobre nuestras vidas..

¿Cómo saber si usted es llamado?

Palabra fiel es ésta: Si alguno aspira al cargo de obispo1b, buena obra desea hacer. - 1 Timoteo 3:1

¿Le ha llamado Dios al ministerio pastoral? Tres elementos esenciales ayudan a responder a esta pregunta: el llamado interno, la aprobación manifestada por el pueblo de Dios, y la confirmación de la iglesia.

Me inscribí en el seminario como un estudiante único. No tenía ningún deseo de convertirme en un pastor. Más bien, entré en el seminario como un joven cristiano motivado por una sed de aprender la Biblia y la teología. No fue hasta mi tercer año de seminario, que empecé a luchar con el llamado al pastorado. Una tarde en particular, compartí esta lucha interna con mi esposa. Discutimos los consejos que otros me habían dado sobre el tema. Algunos amigos sugirieron que si podía hacer nada más y seguir siendo feliz, entonces yo no estaba llamado. Si ese fuera el caso, entonces Moisés, Jeremías, Jonás, y una serie de otros líderes bíblicos no habría servido al Señor como lo hicieron. Esa no puede ser la respuesta.

Otros me dijeron que si yo poseía los dones para el ministerio entonces Dios me estaba llamando con claridad. Sin embargo, esto también me pareció concluyente; Yo conocía a muchas mujeres que eran mejores maestros y líderes que la mayoría de los hombres, pero ellos no fueron llamadas a ser pastores (1 Tim. 3: 2; Tito 1: 6). Esa no podía ser la respuesta.

Mi esposa preguntó entonces, "Jason, ¿podría ser obediente si realizaras algo más?" En ese momento, sabía que si yo me propusiera a hacer otra cosa con mi vida vocacionalmente sería un acto de desobediencia contra Dios. Usted quizás no experimentaría un momento particular como este. Sin embargo, cualquier hombre tratando de entrar en el ministerio debe tener un sentido interno de que Dios le ha llamado a ser un pastor (Gal. 1: 1; Ef. 1: 1). Usted debe sentir esa carga, ese tirón del corazón, ese empujón continuo y penetrante del Señor que de hecho le ha llamado a esta tarea sagrada.

Algunos tendrán un mayor sentido del llamado que otros. No deje que esto lo desanime. Algunos de nosotros nos inclinamos más hacia la introspección, y la duda puede entrar rápidamente en nuestra mente. Otros de nosotros aparentemente siempre hemos sabido que Dios nos ha llamado a trabajar como pastores. Ya sea que dudemos o estemos muy confiados en nuestro llamado interno, los otros dos elementos esenciales de discernimiento son necesarios y útiles. Para el que duda, los otros elementos le tranquilizan del llamado en su vida. Para el muy confiado, estos elementos le ayudan ya sea confirmando su certeza o proveyéndole la voz externa necesaria, contra su vocación percibida.

Simplemente detectar un llamado interno no proporciona prueba suficiente del llamado de Dios en su vida. Debe haber también un llamado externo, que es proporcionado por aquellos dentro de la iglesia (el pueblo de Dios) y por la iglesia misma (a través de la propuesta de un llamado formal). El pueblo de Dios debe estar de acuerdo de que posee los dones y los requisitos bíblicos para el ministerio (1 Tim 3; Tito 1). ¿Dan fe con aprobación aquellos que se sientan bajo su enseñanza, predicación, y dirección de que ven estos dones en usted? ¿Se han beneficiado otras personas en la iglesia local de su ministerio? ¿Ha dado frutos? La confirmación final se presenta en forma de tribunal de la iglesia (congregación local, ancianos, presbiterio, etc.) que, al extender un llamado formal a usted, confirman que ellos también creen que poseen los dones y aptitudes para un pastor (Hechos 15; Tito 1: 5-9). La iglesia confirma el llamado interno y la aprobación del pueblo de Dios.

Un llamado legítimo se manifiesta tanto interna como externamente. No es suficiente tener la sensación de que uno es llamado si nadie más lo confirma. Tampoco es suficiente que un grupo de personas o incluso una iglesia crea que un hombre tiene los dones si el no detecta ningún llamado de Dios en su propia vida.

A menudo, durante las temporadas difíciles de ministerio, reflexiono sobre el llamado interno que sentí en aquellos días en el seminario. Pero más aún, miro hacia atrás a la aprobación de su pueblo y el llamado formal que recibí de un corte de la iglesia (la congregación local y el presbiterio) como confirmación del llamado de Dios en mi vida. El llamado interno no era un producto de mi imaginación; otros también creyeron que era verdad.

Además, discernimos un llamado por otros elementos necesarios. Siempre pregunto a hombres jóvenes si entienden que un pastor principalmente funciona como un servidor del pueblo de Dios. ¿Aman a Dios, ama a su Palabra, y aman a Su pueblo? Estas características requieren un hombre de carácter, un carácter probado y comprobado. Un carácter pobre pone claramente de manifiesto que un joven no es llamado al pastorado. Ser un hombre de carácter es fundamental.

¿Es usted es llamado? Comience con los elementos esenciales. ¿Siente un llamado interno? ¿El pueblo de Dios ha expresado su aprobación manifiesta de sus dones y ministerio? ¿Tiene la confirmación de la iglesia? Si más hombres jóvenes buscarían, reconocer y confirmar estos tres elementos esenciales, ahorrarían a muchas iglesias muchos problemas y ahorrarían a muchos pastores muchos dolores de cabeza.