miércoles, abril 27, 2016

5 Verdades que Privamos a Nuestros Grupos de Jóvenes

ESJ-015 2016 042701

5 Verdades que Privamos a Nuestros Grupos de Jóvenes

Por Jordan Standridge

Cuando hago evangelización de campus, a menudo comienzo la conversación de esta manera: "¿Cuáles son las dos razones por las que dejaste de ir a la iglesia?" He hecho a cientos de estudiantes esa pregunta, y las respuestas más comunes me hacen pensar que los grupos de jóvenes de la iglesia han fracasado dramáticamente.

Entiendo que cada ser humano es responsable de su propio pecado, y que incluso el mejor de los grupos de jóvenes tendrá estudiantes que caen entre las grietas. Pero el quid de la cuestión es que muchos pastores han creído la mentira de que los adolescentes no pueden manejar ciertas verdades. Han aceptado la creencia de la cultura que la capacidad de atención de los adolescentes de hoy 'se ha acortado, y que su capacidad de comprender las verdades profundas se ha disipado.

Si usted es un padre o un pastor de jóvenes, hay que entender que adaptarse a la cultura es algo que hacen los paganos. La Iglesia está llamada a ser contra-cultura, y debemos, a pesar de lo que el mundo nos dice y por desgracia lo que muchos hermanos cristianos nos dicen, permanecer fieles a la Escritura y enseñar todo el consejo de Dios. Así que aquí están cinco verdades que no se les enseña la mayoría de los adolescentes (cristianos o no), que debemos enseñar, con el fin de tener un grupo de jóvenes bíblico.

Enseñarles acerca de su depravación

La mayoría de los padres quieren lo mejor para sus hijos. Ellos hacen su objetivo asegurarse de que sus hijos vivan la mejor vida posible. Su mayor deseo es que sus hijos estén sanos, sean exitosos y felices.

Por alguna razón, lo que va mano a mano con esto, es la dificultad de asignar culpa a sus hijos por casi cualquier cosa. Viendo a decenas de peleas entre los estudiantes en los últimos años ha demostrado ser el caso. Los padres en general, no siempre toman el lado de sus hijos. Muy rara vez van a admitir alguna culpa. Si sus hijos se meten en problemas, terminan por culpar a otras influencias. Si no hay nadie más a quien culpar, echan la culpa sobre el cerebro o en algún tipo de problema de desequilibrio / química neurológico. La mayoría de los niños han sido entrenados para culpar al cambio.

La Biblia no permite esto. Adán y Eva en el jardín intentaron culpar al cambio y Dios no sólo no lo permitió sino que también les castigó severamente por su pecado (Génesis 3: 9-19). Santiago en Santiago 4: 1-4 también culpa a nuestros propios corazones para nuestras peleas que retuercen la iglesia.

Debemos enseñarles a asumir su pecado. Porque, en definitiva, un día cuando estén delante de Dios (Hebreos 9:27) no podrán culpar a sus amigos, no podrán culpar a sus cerebros, no podrán culpar a sus padres, sino que sólo podrán culparse a sí mismos por su pecado. Debemos enseñar a la guerra más grande a la que se enfrentarán, será dentro de sus propios corazones a causa de su gran pecado.

Enseñarles acerca de la muerte

¡Nadie piensa en la muerte! Es como el elefante en la habitación de todas las conversaciones del Evangelio. Hemos capacitado a nuestra mente para evitar el tema y centrarnos en esta pequeña y corta vida.

La mayoría de los jóvenes nunca han asistido a un funeral en su vida, y en el tiempo que están en la universidad sus corazones están tan endurecidos que no les importa acerca de su propia muerte.

Salomón en Eclesiastés está recordando constantemente al lector acerca de su muerte. Es como si él estuviese haciendo estallar la burbuja de cada milenario en el mundo de hoy. A los niños se les dice, que pueden ser lo que quieran ser, que pueden cambiar el mundo, que son especiales y únicos. Salomón nos recuerda dos hechos simples: usted va a morir y en el gran esquema de las cosas nadie lo va a recordar.

Casi puedo imaginar lo que está diciendo. Su funeral está alrededor de la esquina, y 25-2000 personas se reunirán para cantar algunas de sus canciones favoritas y hablar de usted por una hora. En el camino a casa su nieto gritará, "¡Tengo hambre!" Después de una parada en Taco Bell, y un par de discusiones y peleas, si la gente aun no se ha olvidado de usted, tendrán que usar el baño después de comer el burrito cargado. Tal vez, usted tiene una gran familia y es posible que le recuerde por algunas décadas, pero déjeme preguntarle ¿conoce algo acerca de sus bisabuelos?

7 mil millones de personas en la tierra no saben nada acerca de sus bisabuelos, y sin embargo les decimo a nuestros hijos lo especiales que son y cómo van a cambiar el mundo. Debemos ser sinceros con nuestros hijos. Sólo entonces podrán ver su necesidad de Cristo y vivir vidas que realmente importan y poder hacer un impacto eterno.

Enséñeles a amar como Cristo lo hizo

El amor es la validación. El amor no es juzgar. El amor es aceptar las personas por lo que son y nunca señalar cualquier defecto en sus amigos. Los estudiantes de todo el mundo están diciendo estas cosas y se les anima a rodearse sólo con "gente positiva". “Sí, hombres y mujeres que" nunca ponen en tela de juicio todo lo que hacen.

De hecho, muchos psicólogos dicen a sus pacientes que se alejen de personas negativas. Rodearse de personas que van a desarrollar su autoestima. Esto a su vez enseña a los adolescentes a rodearse solamente de personas que las aceptan. No sólo les privan de personas que les dicen la verdad, sino que también se les enseña a no amar a los que son diferentes. Se les capacita para tener una mentalidad egoísta en las relaciones.

Jesús nos ha amado a pesar de que él no podría obtener nada a cambio. No podíamos ofrecer nada, sólo nuestro pecado. Y, sin embargo, se humilló a sí mismo y tomó la forma de un esclavo con el fin de servir a sus asesinos. Debemos imitarlo. Debemos ser contra- cultural en esto y enseñar a nuestros grupos de jóvenes a amar al desagradable, amar a los marginados. Incluir los que llegan al límite de ser ásperos. Tenemos que salir de nuestra camino para animar a otros en la Iglesia.

Así que muchos jóvenes en nuestras iglesias piensan que son demasiado inteligentes, demasiado listos y demasiado fríos para salir de su camino para servir y animar a otras personas. Debemos enseñar a nuestros jóvenes a salir de su zona de confort y amar y llegar a otros a diferentes a ellos.

Enséñeles cómo evangelizar

Lo que es obvio es el hecho de que ninguno de estos estudiantes jamás han compartido el Evangelio antes. Mi segunda pregunta después de descubrir donde en que iglesia asistieron y crecieron es, “¿Qué es el Evangelio?”

Nadie ha sido capaz de responder a esta pregunta. Especialmente los que dijeron que crecieron en la Iglesia. Algunos, incluso me dicen que solían ser un evangelista como yo, pero ya no creen, y sin embargo son incapaces de decirme a donde iban y que decían mientras “evangelizaban.”

Debemos enseñar a nuestros grupos de jóvenes el Evangelio. Ellos necesitan saber que la santidad de Dios es parte del Evangelio. Ellos necesitan saber que usted no ha compartido las buenas nuevas a menos que haya explicado la mala noticia de que el hombre es depravado y van directo al infierno. No se puede compartir el Evangelio si no se explica por qué Jesús tuvo que ser plenamente Dios y plenamente hombre, vivir una vida perfecta, morir en la cruz y resucitar de entre los muertos. Y deben saber que el Evangelio no se predica a menos que la persona a la que se esta predicando sea llamada a arrepentirse y creer!

Todos estos son componentes esenciales del Evangelio y debemos enseñar a nuestros grupos de jóvenes este hecho. Hay que contratar a pastores de jóvenes que realmente evangelicen. Hay que tomar a los estudiantes y hacer evangelismo con ellos. He conocido a muchos estudiantes universitarios que nunca han compartido el Evangelio antes. Alguien tiene que formar a estos estudiantes a entregar su vida y tener el Evangelio en sus labios en todo momento.

Enséñeles Doctrina, a través de sermones bíblicos amplios

Muchos grupos de jóvenes han comprado la mentira de sensible al buscador. Ellos convierten a sus grupos de jóvenes en grandes fiestas, que llenan la habitación con incrédulos y después de un montón de juegos cantan algunas canciones centradas en el hombre y enseñan un mensaje para sentirse bien. Mientras que esto pone a los no cristianos en las puertas de la Iglesia, los cristianos verdaderos que asisten no crecen.

La mayoría de los estudiantes con los que hablo en los diferentes campus nunca han oído un sermón más de 20 minutos. Cuando les digo que enseñamos versículo a versículo, la mayoría dice que nunca han oído hablar de tal cosa antes, y están de acuerdo en que si usted cree que la Biblia es la Palabra de Dios este sería el enfoque más prudente.

Cuando se enseña a través de toda la Escritura usted expone sus adolescentes a todo el consejo de Dios.. Y lo creas o no ellos pueden manejar la situación. Apenas la semana pasada predique cuatro sermones de cuarenta y cinco minutos a cincuenta estudiantes de secundaria en el transcurso de dos días. Usted debe haber visto sus cuadernos. Llenos de notas. Llegué a sentarme un tiempo con un grupo pequeño tras el sermón, y su nivel de retención era increíble.

Esto hubiera sido verdad, no importa quién fuese el orador. Debido al hecho de que la Iglesia les ha entrenado tan bien. Los estudiantes son capaces de ver una película una vez y citan prácticamente toda la película al pie de la letra. Si pueden hacer eso, ellos pueden mantenerse sentados bajo de la Palabra de Dios, que tiene el poder de salvar y cambiarlo por la eternidad.

Después de hablar con cientos de estos estudiantes universitarios que crecieron en la Iglesia asistiendo al grupo de jóvenes sobre una base semanal, no puedo dejar de darme cuenta de que la Iglesia ha fallado. Estos estudiantes nunca se han sentado ente un sermón más de 20 minutos. Ellos creen que la Biblia enseña que los seres humanos son inherentemente buenos. Rara vez, o nunca, piensan acerca de la muerte. También ellos no saben cómo amar, porque después de haber sido referidos a la consejería secular y expuestos al mundo, se les enseña a sólo amar personas que los aman a cambio. Y a pesar de que afirman haber sido evangelistas y de haber compartido el Evangelio no pueden explicar incluso una presentación básica de la verdad.

Tenemos una gran responsabilidad y oportunidad con nuestra juventud, Proverbios 22: 6 nos recuerda: “Enseña al niño el camino en que debe andar, y aún cuando sea viejo no se apartará de él.” Estoy agradecido por Immanuel y otras iglesias fieles que a pesar de las presiones de la cultura no vacilan en estas áreas esenciales.