miércoles, marzo 30, 2016

5 Mentiras que Se Han Dicho Sobre la Pascua

ESJ-015 2016 0330

5 Mentiras que Se Han Dicho Sobre la Pascua

Por Jordan Standridge

“El domingo de Pascua es el Super Bowl de la asistencia a la iglesia!”

Esa es una declaración que estoy seguro que ha escuchado antes. Al igual que el Super Bowl atrae a la gente que normalmente no ve el fútbol, ​​el domingo de Pascua trae a muchos de los que por lo general no tienen ningún interés en la Biblia o en la iglesia, pero sienten que deben asistir porque es lo que se supone que deben hacer el domingo de Pascua. Y si bien es cierto que el mundo tiene una fascinación con la Pascua y con la asistencia a la iglesia en Pascua, lo que es igualmente cierto es que el mundo no entiende la Pascua de manera significativa.

Cuanto más escucho argumentos débiles en contra de la resurrección, más me doy cuenta de que el mundo tiene muchos conceptos erróneos acerca de la resurrección. Aquí están cinco de los más comunes que escucho:

Jesús no sabía que iba a morir

Uno de los mayores errores es que Jesús no sabía que iba a morir. Es fascinante observar que a lo largo de su ministerio, Jesús sabía que iba a terminar en la muerte. De hecho, a pesar de que podría haberlo evitado, se aseguró de que ocurriría.

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del Hombre, 15 para que todo aquel que cree, tenga en El vida eterna. (Juan 3:14-15)

Por eso Jesús dijo: Cuando levantéis al Hijo del Hombre, entonces sabréis que yo soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó."(Juan 8:28)

“Y yo, si soy levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo. Pero El decía esto para indicar de qué clase de muerte iba a morir.” (Juan 12: 32-33)

No sólo sabía Jesús que iba a morir, sino que sabía que iba a morir por crucifixión. Y a pesar de que Pilato quería liberarlo y tenía el poder de hacerlo, Jesús no hablaría por sí mismo, sabiendo que tenía que morir en la cruz para salvar al hombre del pecado.

La cruz fue una derrota

La historia cuenta que el diablo ganó en la cruz, pero fue destruido por la resurrección. El diablo ganó una batalla, pero Dios en última instancia, ganó la guerra. Tantas canciones en estos días hablan de la cruz como una derrota. Y si bien puede haber sido visto como una derrota temporalmente por los discípulos, sin duda no fue una derrota de ninguna manera, forma o tipo. Esto se debe a que la misión de Jesús era morir a manos de su creación, con el fin de poder tomar sobre sí la ira de Dios por muchos. La derrota se habría producido si la cruz no habría sucedido.

La Biblia es clara acerca de lo que sucedió en la cruz. El mayor escándalo en el Viernes Santo no era el hecho de que la creación mató a su Creador, a pesar de que fue un gran escándalo. Fue el hecho de que el Padre quiso quebrantar a Su hijo (Isaías 53:10). Hechos 4: 27-28 realmente nos ayuda a comprender lo que sucedió ese día. Dice:

Porque en verdad, en esta ciudad se unieron tanto Herodes como Poncio Pilato, juntamente con los gentiles y los pueblos de Israel, contra tu santo siervo Jesús, a quien tú ungiste, para hacer cuanto tu mano y tu propósito habían predestinado que sucediera..

Si bien hay mucho dolor por nuestro pecado, hay una gran victoria en la cruz. La trinidad, antes de la fundación de tiempo, ordenó que el Hijo habría de morir en una cruz en la mano de Poncio Pilato. La cruz era parte del decreto eterno de Dios y el cumplimiento de Su plan. Así que no sólo fue la cruz en sí una victoria para cada pecador nacido de nuevo, sino fue una victoria para la Trinidad y el hecho de que Sus promesas y Sus planes no pueden ser frustrados por los seres humanos y siempre han de suceder.

El dolor más grande de Jesús fue físico

Mientras que Jesús experimentó un dolor insoportable en la cruz, no era un dolor único que nadie más había sufrido antes. De hecho, había dos hombres en sus lados que estaban pasando por el mismo dolor que el pasaba. Jesús experimentó dos tipos de dolor que ningún ser humano ha experimentado alguna vez, y nunca va a experimentar. El primer dolor Jesús experimentó fue la de convertirse en pecado por nosotros. Aunque para nosotros es normal estar familiarizado con el pecado, 2 Corintios 5:21 nos dice que Aquel que no conoció pecado, se hizo pecado por nosotros.; Él nunca había pecado, ni había deseado siempre incluso pecar; de hecho, el sólo agradaba al Padre. Y el mayor escándalo de la cruz fue que el Padre puso Su ira sobre Aquel en el que estaba muy satisfecho. Spurgeon explica:

No era posible que Jesús debía gozar de la luz de la presencia de su padre cuando fue hecho pecado por nosotros; en consecuencia, el paso a través del temor de una grande oscuridad, la raíz y la fuente de la que fue la apartado del deleite consciente de la presencia de su Padre. Más que eso, no sólo fue retirado de la luz, sino fue infligido de un dolor positivo. Dios debía castigar el pecado, y aunque el pecado no era algo que Cristo había cometido, sin embargo, fue puesto sobre él, y por lo tanto fue hecho maldición por nosotros.

Jesús, en el mayor de los dolores físicos, está preocupado sobre todo por el hecho de que el padre le abandonó en la cruz (Mateo 27:46). Él, quien era impecable, tomó sobre sí el pecado de nosotros que somos salvos por Él, sufriendo la justa ira de Su Padre por él.

La muerte de Jesús en la cruz fue insuficiente

Otra gran mentira que vemos que se propaga en las falsas religiones es el hecho de que Cristo debe seguir muriendo en la cruz, y que a pesar de que el nos ayuda con nuestra salvación, nosotros nos ayudamos a nosotros mismos al vivir una vida buena. Hebreos 10: 11-18 elimina esta falsa enseñanza. Cuando el autor de Hebreos dice en el verso 12, pero El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTO A LA DIESTRA DE DIOS " que implica la terminación.” La misión que Cristo vino a realizar se terminó en la cruz; por lo tanto, "Todo se ha cumplido". En el versículo 14 dice, " Porque por una ofrenda El ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados.." No hay necesidad de Cristo a morir de nuevo. Una vez por todas, su muerte es suficiente para otorgar al pecador de la justicia que necesita para entrar en el cielo. De hecho, su única muerte imputa la perfección sobre un pecador y le da la posibilidad de acceder al Padre.

Por último, en el verso 18 el escritor dice: " Ahora bien, donde hay perdón de estas cosas, ya no hay ofrenda por el pecado.” Se trata es la gota que derramo el vaso para cualquier persona que crea que podemos contribuir en algo a nuestra salvación, o que Cristo debe continuar muriendo en la cruz. La salvación no es un proceso. Un sacrificio por el pecado ya no es necesario puesto que ya hemos sido hechos justos y se nos ha dado la ciudadanía en los cielos sobre la salvación. Esta verdad es lo que distingue el verdadero cristianismo de todas las demás religiones.

Los cristianos celebran la resurrección una vez al año

El Domingo de Pascua es un día increíble de celebración, sin igual en el corazón de los cristianos. Pero la resurrección de Cristo no es algo que los cristianos celebran una vez al año. Por todas partes en todo el mundo, los cristianos celebran el domingo. Ya sea que vaya a las montañas de Nepal, a los campos de arroz de Vietnam, a lo largo de las iglesias de escaparate en Roma, Italia, los cristianos de todo el mundo se reúnen para celebrar los domingos.

Mientras que en el Antiguo Testamento el día de la reunión fue el sábado, en la era de la iglesia, Cristo todavía estaba en la tumba en sábado. No fue hasta el domingo que Cristo venció a la muerte, y desde los primeros días de la iglesia, los cristianos siempre han dado cita en el primer día de la semana. La resurrección de Cristo es la razón por la que nos reunimos los domingos, por lo que, en esencia, cada domingo es una celebración de la resurrección.

En 1 Corintios 15, Pablo nos da un recordatorio del Evangelio, y el capítulo es un recordatorio de la importancia de la resurrección. A pesar de que por alguna razón la resurrección de Cristo parece ser olvidado en el evangelismo del día moderno, Pablo dice que es tal vez el hecho más importante del Evangelio. Sin ella, nuestra fe es de tontos. Él dice en 1 Cor 15:16-17 "Pues si los muertos no resucitan, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado; y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe es falsa; todavía estáis en vuestros pecados.".

Esto debe servir como un recordatorio de que debemos celebrarlo, no sólo un día al año, o incluso 52, sino cada momento de cada día.