viernes, marzo 18, 2016

6 Marcas Distintivas de un Llamado al Ministerio del Evangelio

ESJ-015 2016 0318

6 Marcas Distintivas de un Llamado al Ministerio del Evangelio

Por Steven Lawson

Si hay algo más que un hombre podría hacer que predicar, afirmaba Martyn Lloyd-Jones, debería hacerlo. El púlpito no es lugar para él. El ministerio no es meramente algo que una persona puede hacer, sino lo que debe hacer. Para entrar en el púlpito, esa necesidad debe ser puesta sobre él. Un hombre llamado por Dios, a su juicio, preferiría morir que vivir sin predicar. Lloyd-Jones cita a menudo el famoso pastor británico Charles H. Spurgeon: "Si puedes hacer algo más, hazlo. Si puedes permanecer fuera del ministerio, quédate fuera del ministerio.” En otras palabras, sólo aquellos que creen que son elegidos por Dios para el púlpito deben proceder en cumplir esta tarea sagrada.

“Los predicadores nacen, no se hacen", afirmó Lloyd-Jones. “Esto es un absoluto. Usted nunca va a enseñar a un hombre a ser un predicador si no es que ya sea uno.” Estaba claro que era el caso en la vida de Lloyd-Jones. Se dio cuenta de que no se unía a un ejército de voluntarios.

¿Qué constituye el llamado a predicar? Lloyd-Jones identificó seis marcas distintivas de esta llamado divino al púlpito. Él mismo había sentido la seriedad de cada una de estas realidades que pesan en gran medida de su propia alma. Él creyó que las mismas fuerzas espirituales deberán tenerse en todos los predicadores.

En primer lugar, Lloyd-Jones afirmó que debe haber una compulsión interna dentro del que es llamado a predicar la Palabra. Él indicó que debe haber "una conciencia dentro de su propio espíritu, una conciencia de una clase de presión ejercida sobre el espíritu de uno." El identificó esto como un impulso irresistible, como "alguna perturbación en el ámbito del espíritu" que " su mente se dirige a toda la cuestión de la predicación." Esta coacción interior se convierte en "la fuerza más dominante en sus vidas." explicó Lloyd-Jones,"Esto es algo que le sucede a usted, y Dios actúa sobre usted por su Espíritu, es algo de lo que es consciente más que lo que hace." En otras palabras, el impulso a predicar se convierte en una carga sobre el corazón que debe cumplirse. Es una preocupación santa del alma que hace que el hombre llamado de un paso de fe y abrace el trabajo.

Este llamado divino, Lloyd-Jones creía, se aferra al alma y gobierna el espíritu. Se convierte en una obsesión abrumadora que no puede ser descartada. No va a desaparecer ni dejar a al hombre solo. Explicó que allí se convierte en ninguna vía de escape. Dicha fuerza potente se apodera del hombre de manera que es cautivo. Lloyd-Jones lo reconoce cuando afirma:

Usted hace todo lo posible para regresarse y para librarse de esta perturbación en su espíritu que viene en estas diversas formas. Pero se llega al punto en que no puede hacerlo por más tiempo. Casi se convierte en una obsesión, y tan abrumadora que al final se dice, "No puedo hacer nada más, no puedo resistir por más tiempo."

En segundo lugar, Lloyd-Jones hizo hincapié en que habrá una influencia externa que vendrá a la que es llamado. La aportación y el consejo de otros creyentes se hace influyente al destinado para el ministerio. Puede que sea la retroalimentación de un pastor o la afirmación de un anciano. Podría ser el estímulo de otro creyente.. Cuando escuchan a esta persona hablar la Palabra, tal vez en una clase o estudio de la Biblia, a menudo son el mejor de los hombres con discernimiento que es llamado al ministerio. En otras palabras, las personas observantes suelen reconocer la mano de Dios sobre esa persona antes de que él lo sienta. Los que mejor conocen a Dios y aman más Su Palabra con frecuencia puede detectar que está siendo apartado para este trabajo. Ellos dan afirmación perspicaz a la persona que es llamada.

En tercer lugar, Lloyd-Jones afirmó que aquel que es llamado experimentará una preocupación amorosa por los demás. Dios da al elegido para predicar una abrumadora compasión por la gente. Como parte de esta elección divina, el Espíritu Santo imparte un deseo consumidor por el bienestar espiritual de los demás. Lloyd-Jones escribió: "El verdadero llamado incluye siempre una preocupación por los demás, un interés en ellos, una realización de su condición y estado perdido, y un deseo de hacer algo por ellos, y decirles el mensaje y dirigirlos a la camino de la salvación.” Este amor por los demás, incluye una consciencia peculiar de que un sinnúmero de personas perecen sin Cristo. Lo que es más, existe la preocupación de que muchas de estas almas perdidas están en la iglesia. El llamado a predicar siente una compulsión a despertarles su necesidad de Cristo. Él se ve obligado a llegar a ellos con el mensaje salvador del Evangelio.

En la vida Lloyd-Jones, el experimentó esta creciente preocupación por los demás. El dijo: "Yo solía ser aturdido a veces en Londres por las noches cuando me quedaba mirando a los coches que pasaban, llevando a la gente a los teatros y otros lugares con todas sus conversaciones y emoción, mientras de repente me daba cuenta de que lo que todo esto significaba era que estas personas estaban buscando la paz, la paz de sí mismos.” Su creciente preocupación ahora no era por su salud física, sino por su bienestar espiritual.

En cuarto lugar, Lloyd-Jones afirmó que hay una restricción abrumadora dentro del llamado para hacer este trabajo. Afirmaba que habrá "un sentido de restricción", es decir que se sentía limitado para hacer este trabajo. Es como si Dios no lo dejara libre de su deber de predicar. No hay nada más que pueda hacer, sino seguir este impulso interior a predicar. La necesidad es puesta sobre él, y él debe predicar con independencia de lo que otros puedan decir. Él debe ministrar la Palabra, sin importar los obstáculos haya que superar.

En quinto lugar, Lloyd-Jones cree que el hombre que es llamado a predicar cae bajo una aleccionadora humildad. El creyó que esta persona se siente abrumada con un profundo sentido de su propia indignidad personal para una tarea tan sublime y santa, y es a menudo reticente a avanzar a predicar por miedo a sus propias insuficiencias. Lloyd-Jones escribe, "El hombre que es llamado por Dios es un hombre que se da cuenta de lo que está llamado a hacer, y se da cuenta que lo terrible de la tarea que le hace intimidarse.” A pesar de que se ve obligado a predicar, el al mismo tiempo está temeroso de hacerlo. Él es conmocionado por esta asignación de peso de hablar en nombre de Dios. Tiembla ante a esta asignación que se le ha confiado y la responsabilidad que viene con ello.

En sexto lugar, Lloyd-Jones añadió que una confirmación corporativa debe llegar al que es llamado a predicar. El hombre que es elegido por Dios para predicar, argumentó, debe ser observado y probado por otros en la iglesia. Sólo entonces puede ser enviado desde la iglesia. Lloyd-Jones razonó de Romanos 10: 13-15 que los predicadores son "enviados", lo cual él entiende en el sentido de una comisión formal por parte de la iglesia que lo envía. Los líderes de la iglesia deben examinar las cualidades de un apartado para predicar y afirmar la validez de este llamado. Las manos deben ser puestas sobre él en el conocimiento de lo que Dios está haciendo en su vida.

Según Lloyd-Jones, éstas son las marcas de identidad de un llamado al ministerio del Evangelio. De una manera u otra, cada una de estas seis realidades deben estar presentes en la vida de alguien que ha sido apartado por Dios para predicar. Cada uno de estos factores es necesario a fin de determinar el llamado de uno a predicar. Lloyd-Jones había experimentado cada uno de estos en su vida. Además, animó a otros a discernir la presencia de estas características en sus vidas.

Este extracto se toma de The Passionate Preaching of Martyn Lloyd-Jones por Steven Lawson