jueves, enero 12, 2012

El Arrepentimiento Bíblico: El Arrepentimiento para el Cristiano

clip_image0022.2 El Arrepentimiento para el Cristiano

Mientras hemos discutido lo que la Biblia tiene que decir sobre el concepto de arrepentimiento, hemos observado que las Escrituras hablan de arrepentimiento en dos contextos diferentes. Hay un arrepentimiento asociado con la conversión que lleva a la vida eterna (Hch 11:18), así como un arrepentimiento asociado con la vida cristiana que es una parte de la santificación diaria. Así, muchos de los mismos principios del arrepentimiento en el caso de la justificación también son ciertos para el arrepentimiento en el proceso de la santificación de los creyentes. Los componentes intelectuales, emocionales y volitivos se aplican a la vida cristiana, así como la conversión, porque las Escrituras demuestran que el arrepentimiento de un creyente debe (1) ser continuo y permanente, y (2) incluyen un dolor por el pecado que produce (a) una confesión y volverse de ese pecado, (b) un volver correspondiente hacia Dios, y finalmente (c) el llevar fruto de acuerdo con ese arrepentimiento profesado.

Aunque muchos de los pasajes que hemos discutido en artículos anteriores, describen la naturaleza del arrepentimiento en el momento de la conversión de la muerte espiritual a vida espiritual, la Escritura es clara en que incluso el pueblo de Dios es llamado a un arrepentimiento continuo, como resultado de su pecado. El arrepentimiento no debe ser considerado un acto de una sola vez para los cristianos. En efecto, Cristo tiene la intención de que el arrepentimiento sea un elemento básico de la vida cristiana. Mientras El discute los principios para la vida en curso como parte de Su iglesia, específicamente en las áreas de pecado, confrontación, perdón y restauración (cf. Mt 18:15-20). Pedro interviene y pregunta con qué frecuencia se debe perdonar a un hermano que peca contra él. En el relato paralelo de Lucas 17, Jesús dice: “Si tu hermano peca, repréndele; y si se arrepiente, perdónale. Y si peca contra ti siete veces al día, y vuelve a ti siete veces, diciendo: ‘Me arrepiento’, perdónale” (Lucas 17:3-4). Aquí, Jesús enseña que el arrepentimiento continuo es la base para el perdón y restauración de los cristianos a la comunión con los demás. A pesar de que nuestra justificación nos libra de la pena del pecado, la carne restante hace que la presencia del pecado permanezca también. Por lo tanto, mientras continuamente pecamos contra Dios y contra los demás, continuamente tenemos que arrepentirnos. En la vida de un creyente, un espíritu de arrepentimiento tiene que estar “morando”, como es su pecado restante? Chris Jenkins, en su artículo 2008, ¿Qué es arrepentimiento? Resolviendo el Debate, en el Diario del Ministerio Moderno , amablemente resume: “En la conversión, el propósito del pecador de dejar el pecado en general, concebido (es decir, como principio dominante de la vida), y sin embargo a lo largo de la vida santificada, él también se vuelve de pecados específicos a medida que ocurren.”

Si bien, en efecto, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús (Rom 8:1), es evidente que la tristeza según Dios y el lamento por el propio pecado es una parte del estilo de vida de un creyente arrepentido. Pablo se alegra de que su carta fuerte hizo entristecer a los creyentes de Corinto por un tiempo, porque su dolor produjo en ellos un arrepentimiento sin remordimiento (2 Corintios 7:9-10). El mismo Pablo, el mismo que proclama aquella gran promesa de Romanos 8:1, sólo unos versículos antes lamentó mucho más la miseria de su propia batalla continua contra el pecado: me deleito con la ley de Dios en el hombre interior, pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte (Romanos 7:22-24; Cf. 7:14-25)?

Después de su triple negación del Señor Jesús, el apóstol Pedro dice que “lloró amargamente” (Mt 26:75), sin duda experimentando el componente emocional del arrepentimiento manifestado por nacham . El Rey David, el hombre conforme al corazón de Dios (1 S. 13:14), expresó con frecuencia su dolor arrepentido por su pecado (Sal 40:12), y en algunos casos incluso experimentó efectos físicos “la agitación de su corazón” (Sal 38:8), tales como “estoy encorvado y abatido en gran manera” (Sal 38:6) que experimenta fiebre en sus lomos (Sal 38:7), y gimiendo sobre el consumo de su cuerpo y la pérdida de su vitalidad ( Sal 32:3-4).. Incluso el escritor de aquella reina de los salmos en la que celebra su deleite en la Ley de Dios, sin embargo se cierra con el lamento, “o anduve errante como oveja perdida” (Salmo 119:176). Por lo tanto, el creyente arrepentido debe ser llevado al arrepentimiento por el dolor que experimenta por su pecado.

Tal tristeza según Dios dará lugar a un reconocimiento abierto, confesión, y repudio del pecado. El Rey David afirma explícitamente esto en dos de sus salmos penitenciales más clásicos. En el Salmo 32:5, dice, “Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado” En el Salmo 51, clamó: “Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio.” (Sal 51:3-4). David tiene claro el reconocer y confesar su pecado, así como proponerse continuar su vida delante de Jehová, sin persistir en tal pecado.

Estas cosas no se limitan a David. Job, sin duda, un creyente en el Señor (Job 1:1, 8), reconoce su actitud pecaminosa y habla confesando: “Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.” (Job 42:3). Ese arrepentimiento implica también su repudio, o dar la espalda a, su pecado específico es evidente por su simple declaración: “Por tanto me aborrezco,Y me arrepiento en polvo y ceniza.” (Job 42:6). Jesús confirma esta necesidad de reconocimiento abierto, confesión, y repudio del pecado de los creyentes en sus duras advertencias a las siete iglesias del Apocalipsis, llamándolos a volverse de sus pecados de amor débil (Apocalipsis 2:4-5), de tolerar la falsa enseñanza ( Apocalipsis 2:15-16 ), de actos de inmoralidad (Apocalipsis 2:21-22) , y de indiferencia hacia Cristo ( Apocalipsis 3:15-19 ). Un creyente arrepentido, por lo tanto, debe nombrar y confesar sus pecados específicos ante Dios y, basado en las promesas de Dios y por el poder del Espíritu Santo, porponerse a abandonar tales pecados.

Casi indistinguible de la conversión del creyente del pecado específico está su conversión a Dios. La confesión es en sí misma un acto de volverse a Dios (o a cualquier otra parte ofendida) y un buscar a Dios por el perdón. El ejemplo del hermano pecador en Lucas 17 se dice que vuelve a su hermano siete veces (Lc 17:4), y su conversión del pecado se expresa a su vez a aquel a aquel contra quien pecó. Además, David declara: “Mi pecado te declaré”, y “Confesaré mis transgresiones a Jehová” (Salmo 32:5). Su petición de perdón habla de que sea " conforme a tu misericordia [de Dios]” y " Conforme a la multitud de tus piedades” (Salmo 51:1). Al convertirse de sus pecados, entonces, el creyente se convierte al Señor Dios y esperando totalmente en su carácter de perdón.

Finalmente, la conversión del creyente hacia Dios en arrepentimiento siempre resultará en una obediencia correspondiente. El arrepentimiento de los corintios les llevó a una acción específica que hacía juego con su profesión, por la cual Pablo se regocija (2 Co 7:11). David ora por el perdón, y luego declara que va a enseñar a los pecadores los caminos de Yahvé (Sal 51:13), con alegría cantar de su justicia (Sal 51:14), y declarar Su alabanza (Salmo 51:15). Incluso La conversión de Pedro de su pecado de su negación y su regreso al Señor Jesús se hace evidente en su testimonio valiente de Cristo ante los gobernantes y los ancianos Israel en múltiples ocasiones (Hechos 4:8-11, 18-20; 5:27-32, 41-42 ). Y, en efecto, Jesús declara a las iglesias que enmendar sus caminos realizando obras de justicia es un fruto necesario de su arrepentimiento (Ap. 2:5). Mientras que los cristianos no son perdonados, o recibido por Dios a causa de estos frutos de obediencia, tal obediencia es la evidencia necesaria de un verdadero arrepentimiento.

En conclusión, entonces, ya sea si se habla de la conversión del pecador o de la vida cristiana de los creyentes, el arrepentimiento bíblico implica (1) el reconocimiento intelectual del penitente de su culpabilidad por el carácter ofensivo de su pecado, junto con (2) un remordimiento emocional y tristeza según Dios de que él ha ofendido a Dios y por un tiempo, pierde el gozo de la comunión con El. Estos llevan finalmente a (3) un ejercicio consciente de su voluntad mientras él libremente y se aparta de su pecado y deleitosamente se vuelve a Dios en Cristo. Y mientras esa conversión de su voluntad debe existir porque halla la gloria de Cristo más satisfactoria que los falsos placeres del pecado, por lo tanto, dará como resultado la obediencia gozosa del creyente a la Palabra de Dios.

Por Mike Riccardi