martes, diciembre 11, 2012

Personas que Se Perdieron la Navidad: Herodes

clip_image002

Personas que Se Perdieron la Navidad: Herodes

Por John MacArthur

Conozca a otro hombre que se perdió la primera Navidad: Herodes. Mateo 2 cuenta su historia. Él era muy diferente del posadero. No era ignorante, estaba muy bien informado:

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: Y tú, Belén, de la tierra de Judá, No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, Que apacentará a mi pueblo Israel. Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.” (Mateo 2:1-8)

Herodes fingió que quería adorar a Jesucristo, pero tenía miedo de Aquel que fue llamado el Rey de los Judíos. No quería ninguna competencia para su trono. La frase “se turbó” (v. 3) utiliza una palabra que significa “agitado, sacudido.” Transmite la idea de pánico. Su supremacía estaba en peligro. Él no tenía ningún lugar para cualquier otro rey de los Judíos.

Si el problema del posadero era la preocupación, el de Herodes era el miedo. Herodes era idumeo, él ni siquiera era un Judío. Su padre, Antípatro, había hecho algunos favores a Roma. Como pago, la familia de Herodes se le dio el derecho a gobernar Judea, que estaba bajo la ocupación romana. Herodes era un político consumado, él continuó haciendo todo lo posible para ganar el favor de Roma. Por su parte, el Senado romano le dio un ejército. Herodes fue capaz de extender su imperio desde Judea a Jordania a Siria hasta Líbano. Incluso se llamó a sí mismo “Rey de los Judíos,” y fue conocido por ese título hasta su muerte.

No es de extrañar que entró en pánico cuando se enteró de que alguien había nacido que estaba siendo llamado Rey de los Judíos. El se vio amenazado inmediatamente, incluso cuando Jesús era un bebé y él era un hombre viejo.

Herodes era despiadado. Su principal atractivo para Roma fue la eficiencia despiadada con la que fue capaz de extraer impuestos de la gente. Había asesinado a todos los asmoneos, los hijos de los macabeos, que había dirigido una revolución contra el gobierno de Grecia.. Quería asegurarse de que no lo volveré a hacer, así que simplemente los mato a todos. Él tenía diez esposas y doce hijos. Una de sus esposas, Mariamne, tenía un hermano, Aristóbulo, que era el sumo sacerdote. Herodes tenía miedo de Aristóbulo así que lo asesinó. Entonces él lo mató también.

Su paranoia era legendaria. Él estaba asustado de que sus dos hijos pudieran tomar su trono, por lo que él asesinó a los dos. Su vida entera fue una de conspiración y ejecución. Cinco días antes de su muerte ejecutó a todos sus descendientes que podrían haber reclamado el trono. En uno de los últimos actos de su malvada vida, él tenía a todos los distinguidos ciudadanos de Jerusalén en la cárcel y mandó a sacrificarlos en el momento de su muerte. “Estas personas no llorarán cuando yo muera,” dijo, “y los quiero llorando, incluso si lloran por alguien más.” Así que incluso en su muerte hubo una gran masacre.

Herodes era un hombre brutal y despiadado que no es difícil imaginar cómo iba a optar por descargar su rabia cuando se enteró de que un niño había nacido, que, según la profecía, era el verdadero Rey de los Judíos. Él se puso furioso cuando se dio cuenta de que los magos no iban a informarle de nuevo a él.

“Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos. Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Voz fue oída en Ramá, Grande lamentación, lloro y gemido; Raquel que llora a sus hijos, Y no quiso ser consolada, porque perecieron.” (Mateo 2:16-18)

En su esfuerzo desenfrenado por acabar con un niño, Herodes tenía decenas de niños sacrificados. Dios ya había advertido a José y María, y habían huido a Egipto con Jesús. Así que Herodes fracasó. No sólo se perdió la primera Navidad, sino que su rebelión también propagó una gran tragedia. Todo esto fue a causa del temor –un celoso temor.

Existen varios tipos de Herodes, incluso en nuestra sociedad. El temor de Herodes era que alguien más podría ocupar su trono. Hay mucha gente que son como él. No van a permitir que nada interfiera con su carrera, su posición, su poder, su ambición, sus planes, o su estilo de vida. Ellos no van a dejar que alguien más sea el rey de sus vidas. Ellos ven a Jesús como una amenaza, y así se pierden la Navidad.

La gente no les importa tomar tiempo libre del trabajo para conmemorar el nacimiento de Jesús. Incluso lo aceptarán como un recurso cuando se meten en problemas. Con gusto pueden aceptarlo como un benefactor espiritual. Incluso están dispuestos a añadirlo a su vida y llamarse cristianos, pero no si El insiste en ser rey. Eso podría ser una amenaza a su estilo de vida o carrera, o cualquier otra cosa a lo que se aferre. Son tan temerosos y celosos de perder su propia autodeterminación como Herodes lo estaba de perder su trono. Se guardarán a toda costa sus propias prioridades, sus propios valores, su propia moral. No van a venir a Cristo si Él amenaza con restringir su estilo de vida. No van a aceptar Su derecho a gobernar sobre ellos. Quieren dirigir el espectáculo.

El mundo está lleno de personas que gritan: “No queremos que éste reine sobre nosotros” (cf. Lucas 19:14). La gente quiere determinar sus propias carreras, tomar sus propias decisiones, dominar su propio destino, trazar su propio destino. Y por eso tenemos un mundo de reyes que no está dispuesto a someterse a Jesucristo. Tales personas se rigen por el mismo tipo de temor celoso que condujo a Herodes. Al igual que el, se pierden la Navidad.

(Adaptado de The Miracle of Christmas .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B121211
COPYRIGHT © 2012 Grace to You