martes, enero 05, 2016

La Inerrancia de los Autógrafos


La Inerrancia de los Autógrafos

Por Greg Bahnsen
              Mientras que la Biblia enseña su propia inerrancia, el registro y la copia de la Palabra de Dios demandan identifiquemos el objeto específico y adecuado de la inerrancia como el texto de los Autógrafos originales. Esta perspectiva de sentido común de larga tradición de los evangélicos ha sido criticada y ridiculizada desde los días de la controversia modernista sobre la Escritura.  Sin embargo, de acuerdo con la actitud de los escritores bíblicos, que podían y distinguieron las copias de los Autógrafos, las copias de la Biblia podrían servir a los propósitos de la revelación y de función de autoridad sólo porque se suponía que estaban unidos al texto autógrafo y su autoridad criteriológica. La doctrina evangélica se refiere al texto autógrafo, no el códice autógrafo, y afirma que las copias actuales y traducciones son sin error en la medida en que reflejan con precisión los originales bíblicos; por tanto, la inspiración y la inerrancia de la Biblia actual no es una cuestión de todo o nada. Los evangélicos sostienen la doctrina de la inerrancia original, no como un artificio apologético, sino por razones teológicas sanas: (1) la inspiración de los copistas y la transmisión perfecta de la Escritura no han sido prometidas por Dios y (2) la extraordinaria calidad de la Palabra revelada de Dios debe ser vigilada en contra de la alteración arbitraria. La importancia de la inerrancia original no es que Dios no puede cumplir Su propósito, sino mediante un texto completamente sin errores, sino que sin ello no podemos confesar constantemente la veracidad de Dios, estar plenamente convencidos de la promesa bíblica de la salvación, o mantener la autoridad epistemológica y el axioma teológico de la sola Scriptura (porque los errores en el original, a diferencia de los de transmisión, no serían corregibles en principio). Podemos estar seguros de que poseemos la Palabra de Dios en nuestras Biblias presentes debido a la providencia de Dios; Él no permite que sus objetivos en la revelación de Sí mismo sean frustrados. De hecho, los resultados de la crítica textual confirman que poseemos un texto bíblico que es sustancialmente idénticos a los Autógrafos. Por último, contrariamente a las críticas recientes, la doctrina de la inerrancia original (o inspiración) no es indemostrable, no se ve socavada por el uso de copistas por los escritores bíblicos, y no es violada por el uso del Nuevo Testamento de la Septuaginta como “Escritura.” Por lo tanto, la restricción evangélica de la inerrancia a los Autógrafos originales se justifica, importante, y defendible; además, no pone en peligro la suficiencia y la autoridad de nuestras presentes Biblias. En consecuencia, la doctrina de la inerrancia original puede ser alentada a todos los creyentes que son sensibles a la autoridad de la Biblia como la misma Palabra de Dios y que desean propagarla como tal hoy.

La Inerrancia de los Autógrafos

Al abordar la familia y amigos de Cornelio, Pedro comprobó cómo el ministerio ungido o mesiánica, de Jesús de Nazaret resultó en Su muerte y resurrección (Hechos 10:36-40). Después de la resurrección, Cristo se apareció a testigos elegidos, a quienes acusó de predicar al pueblo y dar testimonio de que Él fue ordenado por Dios como el Juez escatológico de la humanidad (vv. 41-42). De acuerdo con el mismo Cristo, todos los profetas dieron testimonio de Él, que mediante por Su nombre todos los que creen en Él deben recibir remisión de pecados (v. 43). Aquí vemos el corazón de la proclamación del evangelio descrito y la comisión de vital importancia dada para hacerlo publico ampliamente para el bienestar eterno de los hombres. Debería ser obvio que la proclamación de este mensaje en forma correcta era crucial si sus oyentes debían escapar de la ira venidera y disfrutar de una verdadera remisión de sus pecados a través de Cristo. Un evangelio diferente o pervertido es, en consecuencia, poco menos que anatema; la buena noticia que da vida no podría haber venido de hombre, sino que tuvo que tener su origen en la revelación de Jesucristo (Gal 1: 6-12).
Por tanto Pedro nos informa que la predicación del evangelio (de la cual el espíritu de Cristo testificó en el Antiguo Testamento) por los apóstoles del Nuevo Testamento se realizó por medio del Espíritu Santo enviado del cielo (1 Pedro 1:10-12). Al igual que con toda la profecía genuina, esta proclamación del evangelio no vino por la voluntad de los hombres, sino por hombres que hablaron de parte de Dios, siendo llevados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21). De acuerdo con la promesa de Cristo, este espíritu enviado desde el cielo para inspirar a la predicación del evangelio guió a los apóstoles a toda la verdad(Juan 16:13). Como el espíritu de verdad, El no generaría error en la buena noticia que produce la vida de Cristo mientras fue anunciada por los apóstoles; su mensaje se hizo inerrante. Por otra parte, los apóstoles hablaron palabras enseñadas por el Espíritu de Dios (1 Cor. 2:12-13), y el Espíritu hablándolas en ellos dirigió tanto lo que se dijo y cómo se dijo (Mateo 10: 19-20.). Por lo tanto, según el propio testimonio de la Escritura, la forma verbal y el contenido de la publicación apostólica del mensaje del evangelio deben considerarse totalmente verdadera y sin error.
A lo largo de su registro la Biblia presupone su propia autoridad. Por ejemplo, el Antiguo Testamento se cita a menudo en el Nuevo Testamento con fórmulas tales como “Dios dice” o “el Espíritu Santo dice” (como en Hechos 1:16; 3: 24-25; 2 Corintios 6:16.). Lo que dice la Escritura se identifica con lo que Dios dice (por ejemplo, Gal. 3:8; Romanos 9:16.). Por eso todos los argumentos teológicos se resuelven de manera decisiva mediante la autoridad inherente implicada en la fórmula “escrito está” (traducción literal). La misma autoridad concede a los escritos de los apóstoles (1 Cor 15:1-2; 2 Tes 2:15 3:14.), ya que estos escritos se colocan a la par con las Escrituras del Antiguo Testamento (2 Pedro 3:15-16; Apocalipsis 1:3). La Escritura Apostólica a menudo tiene la fórmula común “se han escrito” aplicada la misma (por ejemplo, Juan 20:31). Por lo tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento se presentan en la Biblia como la Palabra de Dios autoritativa y escrita.
               Debido a su origen divino las Escrituras son totalmente confiables y seguras (cf. 1 Tim 1, 15; 3: 1; 4: 9; 2 Tim 2:11; Tito 3: 8; Hebreos 2: 3; 2 Pedro 1:19), por lo que por medio de ellas somos capaces de discernir entre lo que es verdadero y lo que es falso (cf. 1 Tes 5:21; 1 Juan 4:1.). Las Escrituras son el estándar de confiabilidad (Lucas 1:1-4) y nunca nos afligirá o nos traerá vergüenza (Isaías 28:16; Juan 19:35; 20:31; Romanos 9:33; 1 Pedro 2.:6; 1 Juan 1:1-3). Su precisión se extiende a cada detalle, como nuestro Señor dijo – a cada "jota" y "tilde" (Mateo 5:18.) – de tal manera que la resistencia indestructible de cualquier parte pequeña es la misma extensión que la del conjunto ( Isaías 40:8; Mateo 24:35; 1 Pedro 1:24-25.). Cada palabra de la Biblia es, por su propio testimonio de sí mismo, verdad infalible, la propia declaración de Dios es: “Yo soy Jehová que hablo justicia, que anuncio rectitud.” (Isa. 45:19). En consecuencia, el salmista puede decir: “La suma de tu palabra es verdad,” (Sal. 119:160), * [En este capítulo, las citas bíblicas son de la La Biblia de las Americas, a menos que se indique lo contrario.] Y la literatura de la sabiduría puede aconsejarnos: “Toda palabra de Dios es limpia [probada, es cierta, impecable]” (Prov. 30: 5). Si nuestro punto de vista doctrinal es informado por la Palabra de Dios, entonces, debemos confesar que la Escritura es totalmente verdadera, o sin error. El testimonio indiscutible de Jesús fue: “Tu palabra es verdad” "(Juan 17:17).
La Confesión de Westminster de la Fe tiene un buena advertencia de llamar a "todos los libros del Antiguo y Nuevo Testamento" en su totalidad "la Sagrada Escritura o la Palabra de Dios escrita" (I.2), "todas están dadas por inspiración de Dios,” quien es “el autor del mismo,” siendo El mismo “la verdad misma” (I.40. Estos libros del Antiguo y Nuevo Testamento, por lo tanto, son en su totalidad “la verdad infalible y autoridad divina” (I.5), de manera que “un cristiano cree que es verdad todo lo que es revelado en la Palabra, por la autoridad de Dios a sí mismo hablando en él” (XIV.2). De acuerdo con esta gran confesión de la iglesia, no hay error que se le pueda atribuir a la Biblia en cualquier lugar. Después de todo, si Dios establece falsas afirmaciones en las áreas de menor importancia donde nuestra investigación puede comprobar su exactitud (tal como en los datos históricos o geográficos), ¿cómo sabemos que Él no también incurrió en error de las principales cuestiones como la teología? Si no podemos creer la Palabra del Señor cuando Él habla de las cosas terrenales, ¿cómo podemos creer en Él cuando Él nos habla de las cosas celestiales? (cf. Juan 3:12).
En este orden de ideas Archibald Alexander escribió: “Y si pudiese demostrarse que los evangelistas incurrieron en errores palpables sobre los hechos de menor importancia, sería imposible demostrar que escribieron algo por inspiración.” Del mismo modo Charles Hodge declaró que la Biblia es “libre de todo error sea de doctrina, de hecho o precepto;” la inspiración, según él, "no estaba confinada a las verdades morales y religiosas, sino que se extiende a las declaraciones de hechos, ya sea científica, histórica o geográfica.” Alexander, Hodge, y BB Warfield firmemente sostuvieron que la Biblia es "absolutamente sin errores" en cualquiera de los temas que toca en la enseñanza – ya se declaraciones sobre la historia, la historia natural, la etnología, la arqueología, geografía, ciencias naturales, física o los hechos históricos, el principio psicológico o filosófico, o doctrina espiritual y el deber. Esta doctrina de la inerrancia bíblica, ya sea presentada en las páginas de la Biblia misma, en las confesiones de la iglesia, o por los fieles teólogos, nunca es una curiosidad académica o a la par; va al corazón mismo de la honradez y de la verdad del mensaje vivificante del Evangelio que se encuentra en la Palabra escrita de Dios. Si la Biblia no es del todo cierta, entonces nuestra seguridad de salvación no tiene ninguna orden judicial confiable y divina; descansa más bien en la autoridad mínima y falible de hombres. Warfield vio esto claramente:
La presente controversia se refiere a algo mucho más importante que la sola "inerrancia" de las Escrituras, ya sea en las copias o en los "autógrafos".  Se refiere a la confiabilidad de la Biblia en sus declaraciones expresas, y en las concepciones fundamentales de sus escritores como a lo largo de la historia de la relación de Dios con su pueblo. Se trata, en una palabra, de la autoridad de las representaciones bíblicas sobre la naturaleza de la religión revelada, y el modo y el curso de su revelación. La cuestión que se plantea es si hemos de considerar a la Biblia conteniendo un relato divinamente garantizada y totalmente confiable de la revelación redentora de Dios, y el curso de sus tratos bondadosos con su pueblo; o simplemente como una masa de materiales más o menos fiables, de los cuales hemos de separar los hechos con el fin de armar un relato fidedigno de la revelación redentora de Dios y el curso de sus tratos con su pueblo.
La iglesia, siguiendo la Palabra de Dios, confiesa toda la inerrancia de la Escritura como un aspecto fundamental e inseparable de la autoridad de la revelación de Dios, por el cual llegamos a un conocimiento verdadero de Cristo y el disfrute seguro de la vida eterna (cf. 2 Tim. 3:15-16).

Registro y Distinción

En aras de preservar el testimonio apostólico y la extensión de la comunión de la iglesia alrededor de la "palabra de vida" (1 Juan 1:1-4), la proclamación y la enseñanza de los apóstoles se ha reducido a la forma escrita. Tal registro de la revelación de Dios era necesaria si la iglesia debía enseñar hasta el fin del mundo (Mat. 28: 18-20). Van Til señala que el registro de la Palabra de Dios le da la mayor permanencia posible en forma, que es menos susceptible a la perversión de la tradición oral sería.
El gran atributo de la palabra escrita es la objetividad. La palabra oral, también tiene su grado de objetividad, pero no puede igualar ya sea a la flexibilidad o la durabilidad de la palabra escrita. La memoria es imperfecta. El deseo de cambiar o pervertir está siempre presente.
El inconveniente de tener revelación en forma oral (o tradición) es que es mucho más sujeta a diversos tipos de influencias corruptoras que se derivan de las habilidades imperfectas y la naturaleza pecaminosa del hombre (por ejemplo, lapsos de memoria y la distorsión intencional). Para frenar estas fuerzas, enseñó Kuyper, Dios entregó Su palabra en forma escrita – logrando así una mayor durabilidad, estabilidad, pureza y catolicidad. Un documento escrito es capaz de una distribución universal a través de la copia repetida, y sin embargo, se puede conservar en diversos tipos de depósitos de generación en generación. Como tal, puede funcionar tanto como un estándar fijo por el cual poner a prueba todas las doctrinas de los hombres y como guía pura para la forma de vivir.
               Sin embargo, esta característica admirable de registro en si genera una dificultad para la doctrina de la inerrancia bíblica – una dificultad que ahora debemos enfrentar.   Una palabra escrita puede tener grandes ventajas con respecto a la tradición oral, pero no es inmune a lo que Kuyper llamó “las vicisitudes del tiempo.” La difusión de la Palabra de Dios mediante transmisión textual y traducción abre la puerta a la variación entre la forma original de la palabra escrita y las formas secundarias (copias y traducciones).   Esta variación requiere un refinamiento de la doctrina de la inerrancia de la Biblia, porque ahora debemos preguntarnos que constituye el objeto propio de esta inerancia que atribuimos a la Escritura. ¿La inerrancia (o infalibilidad, inspiración) pertenecen a los escritos originales (Autógrafos), a las copias de ellos (y quizás a las traducciones), o ambos?
Sin duda, al responder a una pregunta así algunos han ido a una falta de erudición excesiva en el interés de la protección de la autoridad divina de la Escritura. Ciertas historias supersticiosas llevaron a Filón a postular la inspiración de la traducción de la Septuaginta del Antiguo Testamento. Algunos católicos romanos, tras la declaración del Papa Sixto V de que la Vulgata fue la auténtica Escritura, atribuyéndole inspiración a esta traducción. Algunos protestantes han defendido la infalibilidad inspirada de las vocales en el hebreo del Antiguo Testamento (por ejemplo, los Buxtorfs y John Owen; la Fórmula de Consenso Helvetica con más cautela habló de la inspiración de "al menos el poder de los puntos"). La transmisión sin errores y la preservación del texto original de la Escritura ha sido enseñada por hombres como Hollaz, Quenstedt y Terretin, que no reconocieron la importancia de las variantes textuales en las copias de las Escrituras que han existido en toda la historia de la iglesia.
A pesar de estas posiciones, la perspectiva que ha persistido a lo largo de los siglos y que es común entre los evangélicos de hoy es que la inerrancia (o infalibilidad, inspiración) de las Escrituras se refiere sólo al texto de la Autógrafos originales. En una carta a Jerome (carta 82), Agustín hablo sobre todo lo que encontró en los libros bíblicos que parecía contrario a la verdad: “Yo decidí que, o bien el texto es corrupto, o el traductor no siguió lo que realmente se dijo, o que yo no pude entenderlo.” Aquí la distinción entre los Autógrafos y las copias de la Escritura es clara, como lo es también la restricción de la inerrancia a la primera. Asimismo, en su convicción de que el original era libre de error, Calvino mostró preocupación por la corrupción textual; ver sus comentarios sobre Hebreos 9:1 y Santiago 4:7. Lutero trabajó diligentemente como traductor y exégeta para recuperar la lectura original del texto bíblico. Richard Baxter dijo: "No hay error o contradicción en ella [la Escritura], pero los que hay en algunos ejemplares, es a causa de la falla de conservadores, transcriptores, impresores y traductores."  Warfield cita esta declaración y pasa a aludir a la obra de otros hombres como John Lightfoot, Ussher y Walton, y Rutherford, que ilustra cómo la cuestión de la restricción de la inspiración a los Autógrafos era una cuestión candente en la era de la Asamblea de Westminster. También expuso que la Confesión de Westminster I.8 enseñando que la inspiración inmediata se aplica sólo a los Autógrafos de las Escrituras, no a las copias, que el texto original se ha mantenido puro providencialmente en los textos transmitidos (pero no, como Smith y Beegle sostenían, en todas o en cualquier copia), y que las traducciones actuales eran adecuadas para las necesidades del pueblo de Dios en todas las épocas.
Por sí mismos, AA Hodge y BB Warfield afirmaron:
Sin embargo, la fe histórica de la iglesia siempre ha sido, que todas las afirmaciones de la Escritura de todo tipo. . . . .son sin error, cuando la ipsissima verba de los autógrafos originales se compureban y se interpretan en su sentido natural e intención….Por tanto ningun “error” puede afirmarse, que no pueda probarse haber sido ajena dentro el texto.
Edwin Palmer cita a Kuyper y Bavinck en el mismo sentido y cita a Dijk diciendo que la autoridad de la Biblia "se refiere siempre y únicamente al original (y no a la traducción) y el texto puro, que se encuentra en los Autógrafos.” Otros que pueden fácilmente ser citados distinguiendo entre los Autógrafos y las copias de las Escrituras y restringiendo la inerrancia (o infalibilidad, inspiración) a los Autografos incluyen J. Gresham Machen, WH Griffith Thomas, James M. Gray, Lewis Sperry Chafer, Loraine Boettner, Edward J. Young, R. Surgurg, JI Packer, John RW Stott, Carl FH Henry, et al. Lo que Henry dice es representativo:
Inerrancia se refiere sólo a la proclamación oral o escrita de los profetas y apóstoles inspirados originalmente. No sólo era la comunicación de la Palabra de Dios eficaz en la enseñanza de la verdad de la revelación, sino que su transmisión de esa Palabra era libre de errores. Sin embargo, la inerrancia no se extiende a las copias, traducciones o versiones.
Es evidente que HP Smith y CA Briggs estaban bastante equivocados cuando afirmaron que la afirmación de una inerrancia original para la Escritura era una nueva doctrina generada por “escolásticos modernos.” La respuesta de Warfield fue, como de costumbre, apropiada:
Esta es una acusación bastante seria del sentido común de toda la serie de las generaciones precedentes. ¡Qué! ¿Hemos de creer que ningún hombre hasta nuestro maravilloso siglo XIX, jamas tuvo la perspicacia suficiente para detectar un error de imprenta o darse cuenta de la responsabilidad de las copias a mano de los manuscritos a la corrupción ocasional? ¿Debemos realmente creer que los poseedores felices de “la Biblia Perversa” afirmaron que el “has de cometer adulterio” es tan divinamente “inerrante” como el texto auténtico del séptimo mandamiento – en razón de que la “inerrancia de los autógrafos originales de las Sagradas Escrituras” no debe afirmarse “a diferencia de las Sagradas Escrituras que ahora poseen”? . . . . . . Por supuesto, cada hombre de sentido común desde el principio del mundo ha reconocido la diferencia entre el texto auténtico y los errores de transmisión, y ha otorgado su confianza a la primera rechazando a esta última.
La perspectiva de larga tradición y de sentido común entre los creyentes cristianos que han examinado la cuestión ineludible planteada por el registro de la palabra de Dios (es decir. ¿La inspiración, la infalibilidad, y / o inerrancia pertenecen a los Autografos, a las copias de la misma, o ambos?) ha sido que la inerrancia se limita al texto original y autógrafo de la Escritura.
Sin embargo, esta doctrina evangélica básica de la Escritura ha sido objeto de burla y crítica severa de muchos sectores en los últimos años, llamándonos de esta manera a una defensa de la misma. HP Smith denunció que la doctrina de la inerrancia original es especulativa y se refiere a un texto que ya no existe y no puede concebir que sea recuperado jamás. David Hubbard reitera que la visión evangélica estándar contiende por la inerrancia, no de los textos actuales, sino de los autógrafos originales de los que ninguna generación de la iglesia jamás ha tenido acceso. En consecuencia, el enfoque de la inerrancia bíblica que la restringe a los Autógrafos se afirma ser trivial y sin valor, de las acusaciones que se hacen por CA Briggs hace casi un siglo: “Nunca seremos capaces de alcanzar los escritos sagrados, ya que alegraron los ojos de aquellos a quienes primero los vieron, y se gozaron los corazones de aquellos que primero los escucharon. Si las palabras externas del original fueran inspiradas, no nos beneficiarían. Estamos separados de ellas para siempre.” La distinción entre autógrafos inspirados o infalibles y copias no inspiradas o falibles es calificada por Brunner como inútil, idólatra, e insostenible a la luz de la crítica textual. La distinción es irrelevante o de ningún valor práctico, en su opinión, ya que la calidad digna de alabanza (ya sea la inspiración, la infalibilidad o inerrancia) no se aplica a ningún texto existente.  Es absurdo porque es imposible definir el carácter de un texto que ha desaparecido. Los originales no son importantes ya que no podemos restaurarlos completamente, y, obviamente, Dios no piensa que sea necesario que nosotros los tengamos.  Por otra parte, aun podemos recibir bendición espiritual de ejemplares errantes, de manera que pudiéramos así recibir una bendición de originales errantes. Resulta, por lo tanto que el argumento, que la restricción de la inerrancia de los Autógrafos es simplemente un escape intelectualmente deshonesto de la vergüenza o un “pretexto” apologético. A menudo se encuentra este razonamiento, y una gran dosis de sarcasmo se mezcla a menudo con ello.
Su disputa [los atacantes de la confiabilidad de las Escrituras] ha sido siempre doble: que Dios nunca dio una Biblia sin errores, y si lo hizo, esa Biblia sin errores ya no está en posesión de los hombres. El aire ha sido pesado con referencias satíricas a las copias autógrafas que ningún hombre ha visto nunca, que se pierden sin remedio, que nunca pueden ser recuperados. Y a los defensores de la confiabilidad de las Escrituras se les ha preguntado sarcásticamente cual es la utilidad de luchar tan enérgicamente por la inspiración plenaria de los autógrafos que han por lo tanto dejado de existir.
              Gran alegría ha sido considerada en este sentido por la llamada “Biblia perdida de Princeton.” Lester Dekoster ha ido hasta el límite de su alcance para presionar el sarcasmo en servicio contra los que restringen la inerrancia de los autógrafos: nadie puede utilizar esos autógrafos perdidos; la Biblia en nuestra mesa no es la palabra inerrante e infalible de Dios, y por eso hoy la iglesia no tiene una Biblia inerrante por la cual vivir, y la predicación se hace de esta manera imposible porque se basa en una palabra humana sin inspiración.   Ahora parece que la doctrina de la inerrancia de la Biblia, la cual al principio parecía tan claramente de acuerdo con el propio testimonio de la Escritura, se ve amenazada con una calificación o restricción necesaria que vicia el significado y la importancia de la doctrina.  ¿Qué podemos decir en respuesta?
               En las siguientes secciones vamos a explorar la actitud bíblica hacia los autógrafos y las copias, que debe ser el punto de partida de todos los compromisos teológicos genuinamente cristianos.  Desde esa plataforma vamos a explicar la restricción evangélica de la inerrancia a los autógrafos, lo que indica que nuestra evaluación de copias y traducciones no es un asunto de todo o nada.   La razón fundamental para la restricción evangélica se examina entonces, seguida de varias indicaciones de la importancia de esta doctrina en cuanto a la Escritura. Serán posteriormente abordados los diferentes aspectos de laseguridad de que podemos tener con respecto a la posesión de la Palabra de Dios hoy.  Finalmente, concluiremos con un examen de alguna crítica explícita de la restricción evangélica de inerrancia (o infalibilidad, inspiración) a la autógrafos bíblicos.  Vamos a concluir que la doctrina de la inerrancia original es tanto garantizada y defendible, y es una doctrina digna de alentar a todos los creyentes que son sensibles a la autoridad de la Biblia como la misma Palabra de Dios.

La Actitud Bíblica

La Escritura ha dispersado indicaciones de interés o reconocimiento de copias y traducciones de la Palabra de Dios a diferencia de los manuscritos autógrafos. También podemos sacar conclusiones útiles de diversos pasajes que nos dicen algo de la actitud bíblica hacia las copias entonces existentes y traducciones posteriores. Lo que aprendemos sobre todo es que estos manuscritos no-autografos se consideraron adecuados para llevar a cabo los propósitos para los cuales Dios originalmente dio las Escrituras.  Lo que el rey Salomón poseía era obviamente una copia de la ley original mosaica (cf. Deut. 17:8), y sin embargo, se considera contener, verdadera y genuinamente, "los preceptos de Jehová. . . . . de la manera que está escrito en la ley de Moisés" (1 Reyes 2:3).  El libro de los Proverbios se detiene en un punto a llamar la atención clara al hecho de que “También estos son proverbios de Salomón, los cuales copiaron los varones de Ezequías, rey de Judá:” (Prov. 25:1).  Las copias mismas se consideraban ser canónicas y divinamente autoritativas.  La ley de Dios que estaba en la mano de Esdras era obviamente una copia, pero sin embargo, funcionó como la autoridad en su ministerio (Esdras 7:14).  Cuando Esdras lee de esta ley al pueblo, de manera que la guía divina fuese dada para sus vidas, el aparantemente se las leyó por medio de la traducción, para que pudieran entender el sentido en el arameo al que se habían acostumbrado en el exilio: Y leían en el libro, en la ley de Dios, claramente [interpretación]; y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura: (Neh. 8:8). En todos estos ejemplos, el texto secundario hace el trabajo de la Palabra escrita de Dios y comparte su autoridad original en un sentido práctico.
              El Nuevo Testamento también pone de manifiesto un interés en copias secundarias de la Palabra escrita de Dios.  Pablo estaba más preocupado que se le trajese los “libros, mayormente los pergaminos” (2 Tim. 4:13).  En la práctica de colectar las epístolas del Nuevo Testamento para las diversas iglesias (cf. Col. 4:16), naturalmente se alentaba a copiar los manuscritos originales. Hay muchas razones, dados los ejemplos de Jesús y de los apóstoles, para asumir que estas copias se llevaban a cabo para ser de provecho para la enseñanza y para instruir en justicia (cf. 2 Tim. 3:16b). Cuando los escritores del Nuevo Testamento apelaron a la autoridad del Antiguo Testamento, usaron los textos y las versiones que estaban a la mano, tal como lo hacemos hoy. Jesús predicó desde los rollos existentes y los trató como "Escritura" (Lucas 4:16-21).  Los apóstoles usaron las Escrituras que estaban a la mano para argumentar (Hechos 17:2) y refutar puntos en particular (Hechos 18:28). Sus oyentes comprobaron la proclamación apostólica mediante la búsqueda en las Escrituras del Antiguo Testamento que entonces poseían (Hechos 17:11).  Debido a que sus oponentes compartian una creencia en la autoridad funcional de los manuscritos disponibles de las Escrituras, Jesús y los apóstoles los confrontaron en el terreno común de las copias existentes, sin preocuparse por los propios autógrafos.  Esto se ilustra en el presente imperativo dado para escudriñar las Escrituras como testimonio de Cristo (Juan 5:39) y en las preguntas retóricas y principales: "¿Has leído. . . .?” "Y" ¿Qué está escrito en la ley? ¿No habéis leído?” (por ejemplo, en Mateo 12:. 3, 5; 21:16, 42; Lucas 10:26)?. Puede muy bien ser cierto que las "Sagradas Escrituras" que Timoteo había conocido desde su infancia no sólo eran copias de la Escritura, sino la traducción de la Septuaginta, en eso. Aun asi podían hacerlo "sabio para la salvación."
Estos ejemplos muestran que el mensaje transmitido por las palabras de los autógrafos, y no la página física en la que encontramos la impresión, es el objeto estricto de inspiración. Por lo tanto, debido a que el mensaje se reflejó de forma fiable en las copias o traducciones a disposición de los escritores bíblicos, podrían ser utilizadas de manera autoritativa y práctica.  Contrariamente a las inferencias extremas e infundadas extraidas por Beegle, la exhortación y desafíos sobre la base de las copias de las Escrituras se refieren al mensaje transportado y nos dicen nada acerca de los textos existentes per se.  Mucho menos demuestran que los autores bíblicos no hicieron distinción entre el texto original y sus copias. De lo contrario, la autoridad única e inalterable del mensaje bíblico no estaría custodiada tan enérgicamente por estos mismos autores.
               Debido a que Cristo no planteó dudas sobre la suficiencia de las Escrituras como sus contemporáneos las conocían, podemos asumir con seguridad que el texto del Antiguo Testamento del siglo primero era una representación del todo adecuada de la palabra divina dada originalmente.  Jesús considero las copias existentes de su época como tan aproximadas a los originales en su mensaje que apeló a esas copias como auténticas. El respeto que Jesús y sus apóstoles sostuvieron por el texto del Antiguo Testamento existente es, sobre la base, una expresión de su confianza en la preservación providencial de Dios de las copias y traducciones como sustancialmente idénticas a los originales inspirados.  Por tanto, es una falacia argumentar que la inerrancia no fue restringida por ellos a los autógrafos y decir que su enseñanza acerca de la inspiración tenía referencia a las copias imperfectas en su poder.
               El hecho es que, a pesar de que las copias y las traducciones presentes tienen una autoridad práctica y suficiencia para los fines de la revelación divina, la Biblia pone en evidencia una preocupación generalizada de unir las copias actuales al texto autógrafo.  Como era de esperar, no hay enseñanza bíblica explícita en cuanto a los autógrafos y las copias de los mismos, pero el punto que se hace es todavía abundantemente ilustrado en el curso de la enseñanza y las declaraciones de las Escrituras.Tenemos, pues, una respuesta a la pregunta de Pinnock, ¿es la restricción de la inerrancia a los autógrafos estrictamente bíblica? Y tener una refutación a la afirmación de Chapman de que no es bíblico restringir la inspiración a los autógrafos. Según Beegle, no hay ninguna enseñanza explícita en el Nuevo Testamento que distingue entre los autógrafos y las copias; los escritos originales no se distinguen en una posición especial, ya que los autores de Escritura juzgaron inspirados los manuscritos errantes existentes.  Nuestro examen de los pasajes de las escrituras pertinentes a esta cuestión socavarán las demandas como éstas.
Podemos comenzar nuestro estudio en el Antiguo Testamento, donde pronto descubrimos que:
La mayor parte de las referencias a la inspiración que se encuentran en el Antiguo testamento se refieren a los autógrafos semíticos. La mayoría se relaciona con las composiciones propias de los escritores bíblicos, que se identifican, no como productos de dictado divino, sino como el equivalente a las propias palabras de Dios: por ejemplo, David, “El Espíritu de Jehová ha hablado por mí,” (2 Samuel 23:2 ); Isaías: “Inquirid en el libro de Jehová, y leed…” (Isaías 34:16); Jeremías, “todas mis palabras que he hablado contra ella, con todo lo que está escrito en este libro” (Jeremías 25:13, cf. 30:2, 36:2), o tal vez ni Salomón en Eclesiastés 12:11.
               Otros se refieren a los escritos que estaban todavía lo suficientemente frescos como para implicar a los manuscritos originales, ya sea como presentes, por ejemplo, en referencia a los escritos de Moisés como "el libro de la ley de Dios" (Josué 24:26), o como inmediatamente accesible, por ejemplo, Joel citando la profecía contempranea de Abdias 17, "como Jehová ha dicho" (Joel 2:32).
              El supuesto en toda la Escritura es que estamos obligados a seguir el texto original de la Palabra escrita de Dios. Las copias actuales funcionan con autoridad, ya que son vistas reflejando correctamente los autógrafos. Esta perspectiva fundamental viene a la superficie de vez en cuando. Por ejemplo, Israel estaba obligado a hacer lo que Dios "ordenó a sus padres por medio de Moisés" (Jue. 3: 4).  Esta referencia implícitamente señala el mensaje original, que venía del propio autor. A Isaías se le dijo explícitamente que escribiera, y su libro iba a ser un testigo para siempre (Isa 8:1; 30:8.); el texto autógrafo fue el estándar permanente para el futuro. Daniel dice "miré atentamente en los libros" (que podemos asumir haber sido copias), pero estos mismos libros indican que las palabras dadas por Dios "que habló Jehová al profeta Jeremías" (Dan. 9:2). El aspecto perfecto indica la acción completa con respecto a la venida de la palabra de Dios a Jeremías específicamente.
               Del mismo modo el Nuevo Testamento asume que la enseñanza correcta se puede encontrar en las copias de las Escrituras entonces en existencia, puesto que se remontan al texto autógrafo.  Mateo 1:22 cita a Isaías 7:14 como "lo dicho por el Señor por medio del profeta," (cf. 2:15). Jesús enseñó que debemos vivir por "toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4:4.), uniendo así la autoridad de las Escrituras a la mano con la expresión original dada por inspiración divina. Lo que la gente lee como "Escritura" en los libros de Moisés fueron considerados como "dicho por Dios" (Mat. 22:29-32; Marcos 12:24-26).   El propio David inspirado les habló en el ejemplar del Libro de los Salmos que poseían (Mateo 22:43; Marcos 12:35; Lucas 20:42), al igual que cuando el lee en la copia de la Escritura el ve lo dicho por el mismo profeta Daniel (Mateo 24:15; Marcos 13:14). En cada caso se asume que el texto autógrafo esta presente en la copia existente que es consultada. Cuando Cristo preguntó: "¿No habéis leído. . . . . [En las copias existentes, sin duda]” (Mateo 19: 4; cf. v. 7)?, El realmente estaba buscando lo que el mismo Moisés ordenó a los Judios (Marcos 10:3).  Las palabras mosaicas que Él citó de Génesis 2:24 fueron vistas por El como totalmente equivalente a lo que "dijo Dios" como el autor original de las Escrituras (Mateo 19:4-5.). Aquellos que poseían pergaminos existentes “A Moisés y a los profetas tienen” que, en consecuencia, deben ser escuchadas como tales (Lucas 16:29).
               La distancia real entre los autógrafos y las copias puede ser ignorada para fines presentes, porque el texto original se piensa estar presente en esas copias.  Después de todo, son las cosas escritas por los propios profetas las que nos que nos obligan (Lucas 18:31). Al exponer las Escrituras existentes, Cristo expuso en realidad lo que los profetas habían hablado y por lo tanto podía condenar a los que eran lentos para creer lo que los propios profetas habían hablado (Lucas 24: 25-27).  En las Escrituras, cuando fueron entonces escritas, los seguidores de Cristo pudieron encontrar lo que se cumplió por Él, es decir, todas las cosas "que estaban escritas" en todo el Antiguo Testamento (Lucas 24:44-46, traducción del autor). Los "escritos" que estaban entonces a la mano, y que acusaron a sus oyentes, se asumieron ser idénticas a las que escribió Moisés (Juan 5:45-47), y la ley que fue citada como relevante para una controversia actual se entiende que fue dada por Moisés (Juan 7:19; cf. v. 23).
Juan 10:34-36 es particularmente instructivo. Jesús dijo: "¿No está escrito en vuestra ley. . . .?” Indicando con ello sus propias copias de manuscritos del Antiguo Testamento.   Luego cita el Salmo 82:6, apoyando la idea central de su argumentación en una palabra en ese texto. La premisa de su argumento es que Dios "los llamó ‘dioses’, a quien la palabra de Dios vino."   Es decir, Dios llamó a los jueces "dioses" que fueron contemporáneos con Asaf, el escritor salmo, y eran aquellos a quienes vino la palabra de Dios. Por lo tanto, es el original de Asaf que se equipara con la palabra de Dios.  Jesús pudo aceptar y trabajar sobre la base de, la creencia de los Judíos "en la autoridad de" su ley "(copias) porque Él los considera reflejar el original con exactitud. La "Escritura" a la que hizo un llamamiento en esta controversia está íntimamente relacionada con lo que se dijo en realidad a aquellos "a quienes vino la palabra de Dios."  La palabra registrada de Dios que vino originalmente de los hijos de Israel no se encontraba escrita en sus libros de leyes actuales. Aquí encontramos una indicación muy explícito que la autoridad de copias actuales se remonta a la Autographa que las respaldan.
               La importancia de los Autógrafos para las Escrituras del Nuevo Testamento ya se insinúa en la promesa de Jesús de que el Espíritu Santo tomaría sus palabras originales y las traería a la memoria de los apóstoles a causa de sus escritos (Juan 14: 25-26) . Cuando los apóstoles citaron el Antiguo Testamento en su predicación y escritos, lo hicieron con la suposición de que estaban proponiendo la Escritura compuesta inicialmente. En consecuencia, Pedro describió "esta Escritura" como aquella que "que habló el Espíritu Santo antes por boca de David" (es decir, Salmo 69:25.) (Hechos: 16; cf. 04:25).  El autógrafo primitivo, dada de antemano por el Espíritu Santo, es el referente principal de su predicación de las copias actuales del Salmo. Del mismo modo Pablo citó Isaías 6: 9-10, diciendo: Bien habló el Espíritu Santo por el profeta Isaías a vuestros padres. . . .” (Hechos 28:25; Romanos 3:2.), y procedió en el entendimiento de que su cita era fiel a la original dada muchos años antes.  La cita de Jeremías 31 en Hebreos 10 es vista como una interpretación de lo que el Espíritu Santo dijo originalmente a través del profeta (Hebreos 10:15).  De hecho, el consuelo que se podrían obtener de las entonces presentes copias de las Escrituras esta unido a "las cosas que se escribieron antes," el texto original escrito en tiempos pasados ​​(Romanos 15:4).   De manera similar, aquello del que Pablo afirmó inspiración fue su texto autógrafo – "Las cosas que os escribo. . . . . son mandamiento del Señor "(1 Corintios 14:37; cf. 2:13).
Una y otra vez nos enfrentamos con el hecho evidente de que los escritores bíblicos hicieron uso de las copias existentes, con el supuesto importante de que su autoridad estaba unida al texto original de la que las copias son un reflejo confiable. Es especialmente importante tener en cuenta este hecho con respecto a dos versículos claves que enseñan a la inspiración de las Escrituras. En 2 Timoteo 3:16 Pablo hace hincapié en que todas las Escrituras fueron inspiradas por Dios, poniendo énfasis obvio en su origen, y por tanto en su forma autógrafa.  La razón por la cual los escritos sagrados conocidos a Timoteo (tal vez la Septuaginta) podrían hacerle sabio para la salvación se encuentra en el hecho de que estaban arraigados en la Escritura originalmente divinamente dada – aquellos escritos que fueron el resultado directo de la inspiración y que Pablo aquí asocia a la forma original de la Escritura como proveniente de Dios.  Del mismo modo, en 2 Pedro 1:19-21 se nos dice que "tenemos la palabra profética" (presumiblemente en copias) y debemos prestarle atención y tratarla como auténticos. ¿Por qué es esto así?   Porque los hombres hablaron de parte de Dios, siendo "llevados" por el Espíritu Santo.  La suficiencia y la función de los manuscritos bíblicos existentes no están divorciados de, sino más bien explicados en términos de, los manuscritos originales, que eran productos divinos.
Hemos tomado nota de una larga lista de ejemplos que apuntan al hecho de que, la suficiencia de las copias existentes de la Biblia debía afirmarse en términos de los textos autógrafos que se presumían mantenerse detrás de esas copias.
              La importancia y autoridad criteriológica de los textos autógrafos de la Escritura son llevados a cabo en cuatro situaciones específicas del Antiguo Testamento. Cada una nos muestra que la inspiración, la infalibilidad, y la inerrancia de la Biblia se deben encontrar en el texto autógrafo, que es normativo para el pueblo de Dios y para identificar cualquier cosa que pudiera afirmar el título de “la Palabra de Dios.”
              El primer caso conocido de la necesidad de la restauración del texto se relaciona en Éxodo 32 y 34.  Las primeras tablas de la ley fueron escritos por el mismo Dios (Ex. 32: 15-16), pero posteriormente fueron destruidos por Moisés en su ira (v. 19).  Dios proveyó para la reescritura de las palabras de las tablas originales (Ex. 34: 1, 27 028), y la Escritura afirma el punto de que estas segundas tablas fueron escritas "de acuerdo a la primera escritura" (Deut. 10:2, 4).  Aquí es un modelo importante para toda la copia posterior de los autógrafos bíblicos; deben reproducir las palabras que estaban en la primera tabla o página con el fin de preservar la autoridad divina completa del mensaje que transmiten.
Así también, en Jeremías 36: 1-32 se dice que el profeta dictó la palabra de Dios a Baruch, quien lo escribió en un pergamino. Cuando este rollo, con su mensaje desfavorable, se leyó al rey Joacim, lo cortó en pedazos y la quemó.   La palabra de Dios, entonces vino a Jeremías, dándole instrucciones para hacer una nueva copia de la Escritura, y vemos con toda claridad que la norma para la copia era el texto original: "Toma otro rollo y escribe en él todas las palabras que estaban en el primer rollo "(v. 28).  Como el sentido común nos dice, una copia fiable debería reproducir el texto original con exactitud.
              La naturaleza paradigmática o criteriológica del texto autógrafa de la Escritura se enseña también en Deuteronomio 17; 18.  Aunque el autógrafo mosaica tal como fuer colocado por los Levitas al lado del arca del pacto (Deut. 31: 24-26), una copia de esta ley debía ser escrita para el rey en un libro, "fuera de lo que es antes de la los sacerdotes y los levitas.” La copia ofrecería orientación autorizada única, ya que refleja correctamente el original.  Sin una preocupación de estudiar una copia que transmite con precisión el autógrafo, el rey no podía estar seguro de sí mismo de abstenerse de desviarse a la derecha ni a la izquierda del mandamiento de Dios (Deut. 17:19-20).  Las copias de las Escrituras, entonces, no debían apartarse en lo más mínimo del texto original.
               La cuarta situación clave del Antiguo Testamento que manifiesta la estima y deferencia que los Judios daban al texto autográfico se registra en 2 Reyes 22 y 2 Crónicas 34, que se refieren a la recuperación de la copia templo del libro de la ley durante el reinado de Josías. La existencia del libro de la ley se conocía con anterioridad; había sido colocado al lado del arca del pacto y se utilizaba para la lectura pública de vez en cuando (Deuteronomio 31:12, 24-26; 2 Crónicas 35:3). Sin embargo, aunque había copias privadas probables de la Ley en las manos de algunos sacerdotes y profetas, La copia oficial y autógrafa se había perdido de vista.  Crónicas indica que Josías ya había comenzado a cumplir con la ley de una manera confusa, probablemente, de acuerdo con un conocimiento tradicional de él (34: 3-7).  Posteriormente el templo comenzó a ser reparado, tiempo durante el cual el libro de la Ley fue encontrado por Hilcías, el sumo sacerdote.  El deseo de Josías por reparar el templo ya había demostrado su disposición a fomentar la adoración de Jehová, y el descubrimiento de Hilcías generó gran entusiasmo.  Con el tiempo Josías hizo se preocupo bastante por las palabras de "de este libro que se ha hallado" (2 Reyes 22:13).  Al parecer, llamo a su atencion material (lo más probable es que las amenazas de maldición del pacto: 2 Reyes 22:11, 13, 15, 18-19; cf. Dt 28; Lev 26.) que no se encontró en las otras copias disponibles o tradiciones de la ley.
Lo que es relevante para nuestra preocupación aquí es que este Libro de la Ley recuperado, que corrige y complementa la perspectiva teológica de Josías, era, creo, el autógrafo del original mosaico, conservado oficialmente. Lo que se encontró no era simplemente "un libro" (una copia de algo de volumen generalmente conocido), sino "el libro de la ley" – un manuscrito de alguna manera diferente a los demás (2 Reyes 22:8).  En particular, fue el libro de la ley "por mano de Moisés" (2 Crón. 34:14, traducción literal). Aunque la evidencia no es totalmente decisiva y el libro recuperado no era necesariamente el autógrafo, el peso de la evidencia a favorece esta interpretación; hay poca contraprueba obvio.
Este incidente del Antiguo Testamento aumenta el valor, la función correctiva, y la autoridad normativa del texto autógrafo de la Escritura sobre todas las copias o comprensión tradicional de lo que Dios había dicho.  La suficiencia de una copia es proporcional a su fiel reflejo del original. Desviarse del autógrafo pone en peligro el beneficio de una copia para la instrucción doctrinal y de dirección en la vida en justicia.
Los escritores bíblicos sabían claramente cómo distinguir, pues, entre los Autógrafos y las copias y entendieron la importancia de la diferencia. La recuperación de la Escritura autográfico por parte de Josías era una ocasión trascendental, no solamente la adición de una copia más, entre muchos manuscritos, a un repositorio indiferenciado de Biblias!
Sin embargo, hay otras formas en que la Escritura enseña o ilustra la normatividad reconocida o asumida de forma explícita de los Autógrafos y las copias posteriores.  En primer lugar, la Biblia nos advierte contra toda alteración del texto de la Palabra de Dios.  De acuerdo con el mandato de Dios, no debe añadirse a o eliminar (Deuteronomio 4: 2; 12:32.).  Proverbios aconseja: "No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso (30: 6); la honestidad exige que uno se apegue al mensaje dado originalmente de Dios sin suplementarlo con nuevas características.   De lo contrario la norma permanente de juicio no podía ser expresada con estas palabras: "¡A la ley y al testimonio!  Si no dijeren conforme a esto, seguramente no hay mañana para ellos "(Is. 08:20).
               Las Escrituras del Nuevo Testamento evidencia el mismo celo por la pureza inalterable del texto original, como se ve en la advertencia conocida del libro del Apocalipsis (22:18-19). La normatividad del mensaje autográfico es el presupuesto que subyace en el conflicto con la tradición buscada por Cristo y los apóstoles (por ejemplo, Matt 15:6; Colosenses 2: 8). Como se evidencia en Mateo 5:21ss, la tradición transmitió el texto del Antiguo Testamento, en cierta medida, pero no se le iba a permitir oscurecer la auténtica Palabra de Dios ( Marcos 7:1-13 ). En consecuencia, vemos a Cristo condenando la enseñanza farisaica cuando se altero el texto del Antiguo Testamento – por ejemplo, en relación con el odio ( Mateo 5:43 ) Y con respecto al divorcio ( Mateo 19: 7 ).   En la misma línea con las advertencias del Antiguo Testamento, Pablo instruye a los cristianos a no interferir con la Palabra de Dios (2 Cor. 4:2).  El Nuevo Testamento pone gran énfasis en no aceptar las enseñanzas contrarias al mensaje apostólico (por ejemplo, Rom 16:17; Gálatas 1:8; 1 Juan 4:1-6).   Nos encontramos, como es de esperar, con una fuerte advertencia contra el apartarse de lo que se dice en el texto apostólico (2 Tes. 3:14, donde la norma es "lo que decimos por medio de esta carta").  Los creyentes deben estar en guardia contra lo que pretende ser la Escritura, pero no lo es. No se metan en problemas, Pablo dice, por "una epístola como si de nosotros" (2 Tes. 2: 2). Pablo lo general escribió sus propias cartas auténticas por medio de un amanuense (por ejemplo, Romanos 16:22.) – Un acuerdo que creó las condiciones propicias para la falsificación. Sin embargo la costumbre de Pablo era añadir su propia firma de autenticación a sus cartas, como se señala en 2 Tesalonicenses 3:17: “Yo, Pablo, escribo este saludo con mi propia mano, y ésta es una señal distintiva en todas mis cartas; así escribo yo” (cf . 1 Cor 16:21; Gal 6:11; Col. 4:18). Significativamente Pablo hace esta declaración en la misma epístola en la que advierte contra las epístolas apostólicas espurias. Aquí Pablo llama la atención sobre el "autógrafo" bastante literal como la autenticación del mensaje que debe ser creído y obedecido por el pueblo de Cristo!
La autoridad textual criteriológica, concluimos, se presenta de manera uniforme en las Escrituras como los textos originales y autográficos de los libros bíblicos. Las copias deben ser evaluadas y tomadas en cuenta a la luz de la Autógrafos, que debe reflejarse en ellos. Su autoridad se deriva del texto original, cuya autoridad propia deriva de Dios mismo.
               Ahora podemos resumir la actitud que la misma Biblia muestra a los Autógrafos y copias de esta manera.  La autoridad y la utilidad de copias existentes y traducciones de las Escrituras es evidente en toda la Biblia. Son adecuados para llevar a la gente al conocimiento de la verdad salvadora y de dirigir sus vidas.  Sin embargo, también es evidente que el uso de la autoridad de las escrituras derivadas de copias ha solucionado el problema que el entendimiento implícito, y a menudo el requisito explícito, de que estas copias existentes son autoridad en que, y en la medida en que, se reproducen del texto original autógrafo.
             Los escritores bíblicos entienden la diferencia entre el original y una copia y manifiestan el compromiso de la autoridad criteriológica del original. Estas dos características – la adecuación de copias existentes y la autoridad fundamental y primordial de los Autógrafos – están bastante bien combinadas en la fórmula estándar que se utiliza en el Nuevo Testamento para citar las Escrituras para hacerse con un argumento: "Escrito está."  Esta forma (el tiempo perfecto) aparece al menos setenta y tres veces en solo los Evangelios.  Significa que algo se ha establecido, realizado, o completado y que sigue siendo así o que tiene efecto duradero.  “Escrito está” expresa la verdad de que lo que se ha escrito en la Escritura original permanece por lo escrito en las presentes copias.  Por el contrario, aquello a lo que el escritor apela en las presentes copias de las Escrituras como normativas es así porque se considera que es el testimonio perdurable del texto autógrafo. Los argumentos del Nuevo Testamento sobre la base de una frase (como en Hechos 16:13-17), una palabra (como en Juan 10:35), o incluso la diferencia entre la forma singular y plural de una palabra (como en Gálatas 3:16. ) en el Antiguo Testamento serían completamente vacías de la fuerza genuina si dos cosas no son ciertas: (1) la frase, palabra o forma deben aparecer en las presentes copias del Antiguo Testamento, o de lo contrario el argumento se viene al suelo con el oponente previsto porque primeramente es falso (es decir, no hay evidencia contra la que se pueda apelar), y (2) que la frase, palabra o forma debe suponerse que ha estado presente en el texto original del pasaje citado, o bien el argumento pierde su fundamento con autoridad en la Palabra de Dios (es decir, tal elemento del texto, no tendría más autoridad que la palabra de cualquier simple humano en el mejor de los casos y sería un error vergonzoso del escriba en el peor de los casos). Si los autores del Nuevo Testamento no están apelando a través de sus copias existentes del texto original, sus argumentos son inútiles.
              Vemos, entonces, que la Biblia demuestra dos puntos. En primer lugar, la necesidad permanente del pueblo de Dios por la fiabilidad sustancial del texto bíblico existente queda satisfecha. En segundo lugar, las características y cualidades primordiales de la Escritura – como la inspiración, la infalibilidad y la inerrancia – se identifican de manera uniforme con la propia palabra original de Dios tal como se encuentra en el texto autógrafo, la única que puede ser identificada y estimada como la propia palabra de Dios al hombre.
               Un breve epílogo a esta sección se puede agregar con respecto al uso de la Septuaginta en el Nuevo Testamento y el problema de las citas del Nuevo Testamento del Antiguo Testamento que parecen desviarse del original.   Ninguna de estas prácticas socava nuestras conclusiones anteriores.   La Septuaginta fue utilizada para facilitar la comunicación del mensaje del Nuevo Testamento.  Era la versión popular del día.   Este hecho, sin embargo, no confiere inspiración en ella (una perspectiva sostenida por hombres, como Filón y Agustín). Incluso Beegle admite que si los escritores del Nuevo Testamento consideran inspirada la Septuagunta, fue así “en un sentido secundario o derivado.” Como Jerónimo sostiene en su disputa con Agustín sobre este asunto, sólo el texto hebreo fue estrictamente inspirado. Los autores del Nuevo Testamento, debemos suponer, que utilizaron la Septuaginta sólo en la medida que esta traducción no se desvió esencialmente del texto hebreo. Del mismo modo que la gente puede escribir en sus propios vocabularios sin introducir falsedades y pueden citar fuentes cuestionables sin incorporar porciones erróneas de ellos, así también los escritores del Nuevo Testamento podrían utilizar el vocabulario y el texto de la Septuaginta, sin caer en el error.  Siendo llevados por el Espíritu Santo en su trabajo (ver 2 Pedro 1:21) fueron protegidos de tal error, para que el espíritu es el "espíritu de verdad" (Juan 16:13).  Diversidad textual fue reconocida por los escritores del Nuevo Testamento, pero no era una fuente de perplejidad, ya que fueron dirigidos por el Espíritu.  Podrían seleccionar la lectura que mejor llevaba el significado divino, incluso citando la Septuaginta como la Palabra de Dios y, sin embargo a veces incluso corrigiendo la versión Septuaginta!
               Una mayor dificultad se encuentra en el hecho de que la Septuaginta es a veces citada de manera que en un principio parece ser contraria al texto hebreo y como difícilmente no permisible.  Esto se relaciona con el problema planteado por muchos críticos, que la forma en que el Nuevo Testamento a veces cita el Antiguo Testamento parece mostrar poco interés por la representación exacta del original.  Foitzmyer dice: "Para la erudición crítica moderna su [los escritores del Nuevo Testamento ‘] manera de leer el Antiguo Testamento aparece a menudo muy arbitraria ya que no tiene en cuenta el sentido y el contenido del original."
               Este no es el lugar para lanzar en una discusión completa de los bien conocidos, pasajes difíciles relacionados con este tema, algunos de los cuales requieren un mayor estudio a la luz de la actitud más amplia que la propia Escritura enseña hacia las cuestiones de la inerrancia y el original texto.  Como siempre, el fenómeno bíblico debe ser considerado en términos de la declaración básica y el trasfondo de la Escritura acerca de sí misma – es decir, a la luz de las propias presuposiciones dadas de las Escrituras.  Baste decir aquí que una norma artificial de precisión que habría sido ajena a la cultura y los hábitos literarios de la época en que fue escrita la Escritura no necesita ser impuesta a la Biblia en el nombre de la infalibilidad o de fidelidad a los Autógrafos.   Métodos de cita no eran tan precisos en esa época como lo son hoy, y no hay razón por la cual las citas del Nuevo Testamento tenían que ser verbalmente exactas.  La cuestión es si el significado del texto autográfico es o no se supone que se encuentran detrás de los textos existentes y traducciones utilizadas por los escritores del Nuevo Testamento.  He dado motivos anteriormente para asumir esto como suposición del testimonio bíblico. Al centrarse en un punto en particular (a veces estrecho, a veces general) o idea, la cita del Nuevo Testamento del Antiguo Testamento sólo necesita encarnar una precisión que se adapte al propósito del escritor.  Los predicadores de hoy no están siendo infieles a la Escritura cuando mezclan una alusión pasajera con estricta cita de la Biblia, cuando se reorganizan frases bíblicas, o cuando se parafrasean cuestiones contextuales para llegar a su declaración, frase o palabra objetiva específica. Su punto de las Escrituras se puede comunicar de una manera que es fiel al sentido sin ser una versión prístina del texto específico.
               Por lo tanto, el uso del Nuevo Testamento de la Septuaginta o de interpretaciones inexactas del Antiguo Testamento no desmiente el compromiso de los escritores que participan en la autoridad criteriológica de los Autógrafos. La práctica, sin embargo, subraya su aceptación despreocupada de textos o versiones que no eran estrictamente autógrafos como siendo adecuadas para los fines prácticos a la mano en su enseñanza. Estos fueron los adecuados, precisamente porque podían ser asumidas que retrataban el verdadero sentido del original.

Explicación y Justificación de la Restricción

Dada la actitud bíblica previamente explorada hacia los Autógrafos y copias de ellos, podemos proceder a explicar el sentido en que los evangélicos restringen correspondientemente la inerrancia a los autógrafos bíblicos y ofrecer razones para esa restricción.
En la actualidad está circulando un malentendido bastante grave de la restricción evangélica de la inerrancia (o la inspiración, la infalibilidad) al texto autógrafo y de las implicaciones de dicha restricción. Dekoster afirma que sólo hay dos opciones: o bien la Biblia en nuestros púlpitos es la Palabra inspirada de Dios, o es la palabra sin inspiración del hombre. Debido a que la inspiración y la inerrancia se limitan a los autógrafos (que se perdieron, y por lo tanto no se encuentra en nuestros púlpitos), entonces nuestras biblias, se argumenta, deben ser las palabras no-inspiradas del hombre y no la palabra vitalmente necesaria de Dios.  Otros han interpretado mal una discusión epistemológica de la inerrancia bíblica como sostiene que, si la Biblia contiene incluso un solo error, no puede creerse verdad en ningún momento; no podemos entonces confiar en ninguna parte de ella, y Dios no puede utilizarla para comunicarse con autoridad hacia nosotros.  Desde este punto de partida equivocado los críticos van a decir que la restricción evangélica de la inerrancia de los autógrafos significa que, a causa de los errores en todas las versiones actuales, nuestras Biblias hoy no puede ser confiables en absoluto, no pueden comunicar la palabra de Dios a nosotros, y no pueden ser la Palabra inspirada de Dios. Si nuestras Biblias presentes, con sus errores, no son inspiradas, entonces nos quedamos sin nada (ya que los autógrafos están perdidos).
              Tal dilema se apoya en numerosas falacias y malentendidos. En primer lugar, confunden el textoautográfico (las palabras) con el códice autógrafo (el documento físico).  La pérdida de este último no implica automáticamente la pérdida de la primera.  Ciertos manuscritos pueden haber decaído o haberse perdido, pero las palabras de estos manuscritos están todavía con nosotros en buenas copias.  En segundo lugar, los evangélicos, por su compromiso con la inerrancia, no cometen la falacia lógica de decir que si un punto en un libro se equivoca, entonces todos los puntos en el son igualmente equivocados.  En tercer lugar, el predicado "inerrante" (o "inspirado") no es uno que se puede aplicar sólo en forma de todo o nada.  Creamos un falso dilema al decir que un libro es totalmente inspirado o totalmente sin inspiración (del mismo modo que es una falacia pensar que un libro debe ser completamente cierto o completamente falso). Muchos segmentos (por ejemplo, "calvo", "caliente", "rápida") se aplican en grados.  “Inerrante” y “inspirado” puede contarse entre ellos.  Un libro puede ser infalible en su mayor parte y sin embargo ser un poco viciado. Puede tener material inspirado en cierta medida y material no inspirado en alguna medida. Por ejemplo, una antología de textos sagrados de las religiones del mundo se inspiraría en la medida en que incluye selecciones de la Biblia.  Esto no quiere decir que la inerrancia o inspiración como cualidades admiten grados, como si algunos pasajes de la Biblia podrían ser "más inspirados" que otros, o algunos pasajes de la Biblia podrían ser "más inspirados" que otros, o alguna declaración con un sentido dado en la Escritura podría ser una mezcla de verdad y error.  Más bien, los objetos (es decir., ciertos libros) de estos segmentos tienen elementos o partes a las que se aplican por completo los segmentos y elementos o partes a las que no se aplican los segmentos.  Que la calvicie puede ser aplicada en grados significa que ciertos objetos (por ejemplo, cabezas) pueden tener áreas peludas y áreas sin pelo, no es que hay una cierta cualidad que sí es un cruce entre el cabello y sin cabello.
               Tiene que ser bastante reiterado inequívocamente que la restricción evangélica de la inerrancia de los Autógrafos (1) es una restricción al texto autógrafo, protegiendo así la singularidad del mensaje verbal de Dios y (2) no implica que los actuales Biblias, porque no son totalmente inerrantes, no pueden ser la Palabra de Dios.  El punto de vista evangélico no significa que la inerrancia, o la inspiración, de las Biblias actuales son una cuestión de todo o nada. Mi vieja edición de Cambridge de una obra de Shakespeare puede contener palabras equivocadas o en disputa, en comparación con el texto original de Shakespeare, pero eso no me llevaría a la conclusión extrema de que el volumen en mi escritorio no es una obra de Shakespeare. Es de Shakespeare – en la medida en que refleja el trabajo propio del autor, que (debido al alto grado de correlación generalmente aceptado) es una calificación que no necesitará ser explícitamente y con frecuencia indicado.  Así también mi Version de la Biblia American Standard contiene palabras equivocadas o en disputa con respecto al texto autógrafo de la Escritura, pero sigue siendo la misma Palabra de Dios, inspirada e inerrante – en la medida en que refleje la obra original de Dios, que (debido a que el objetivo, universalmente aceptado, y el grado de correlación sobresaliente en el la luz de la crítica textual) es una cualidad que muy rara vez necesita ser declarada.  Como casi nadie lo entendería, una copia cuenta como las palabras de un trabajo sólo en la medida que no ha alterado las mismas palabras del autor de esa obra.
               Por lo tanto, vamos a explicar claramente la implicación de la perspectiva evangélica de la restricción de la inerrancia de los autógrafos. Francisco Patton lo expresó así: "Sólo en la medida en que nuestro texto presente de la Escritura corresponda con los documentos originales es inspirado… ¿Tenemos un texto correcto? Si no lo tenemos, entonces, únicamente en proporción a su incorrección estamos sin la palabra de Dios.” Muchos evangélicos contemporáneos han hecho el mismo tipo de declaración.  Pinnock escribe: "Nuestros biblias son la palabra de Dios en la medida en que reflejen la Escritura como originalmente fue dada” y “una buena copia de una obra original puede funcionar igual que el propio original, en la medida en la que corresponde con el original y está de acuerdo con él.”  De la misma manera las traducciones, según lo observado por Henry, “puede decirse que es infalible sólo en la medida en que representen fielmente las copias disponibles para nosotros.” En consecuencia Palmer responde al falso dilema de Dekoster sobre tener o no tener la Palabra infalible e inspirada de Dios en su escritorio al señalar que las copias y traducciones son inspirados, infalible y sin error en la medida en que se han reproducido fielmente el texto original.  En la medida que se añadan, sustraigan, o distorsionen el original, no son la Palabra inspirada de Dios.
              ¿Hay alguna buena razón para este punto de vista?  ¿Qué justificación puede ser ofrecida por los evangélicos para restringir la inerrancia (inspiración, la infalibilidad) a los autógrafos bíblicos?  Los críticos han asumido a menudo que la inerrancia se limita a los autógrafos por razones apologéticas y han condenado esta restricción como una evasiva desesperada y un "artificio apologético" (para usar las palabras de Brunner), un pretexto intelectualmente deshonesto que surge de la vergüenza.  Rogers ataca la restricción evangélica de la inerrancia de la Autógrafos como un intento de asegurar una "postura apologética inexpugnable" (que, observa Pinnock, produciría una posición que es infalsificable todavía pero que carece de sentido).  Este abuso está fuera de lugar. Los Evangélicos apelan a los Autógrafos perdidos de forma limitada y específica, donde las pruebas independientes (muy aparte de la vergüenza apologética) apoyan la sugerencia del error de transcripción.  El crítico de la Inerrancia Stephen Davis reconoce que la restricción de la inerrancia de la Autógrafos rara vez es una maniobra apologética ridícula por parte de los evangélicos, porque la crítica textual, en su mayor parte, ha establecido firmemente el texto bíblico. Ya que lo que el apologista defiende es la enseñanza del texto autográfico (aparte de la presencia o ausencia de los manuscritos autógrafos), difícilmente puede ser acusado de retirada táctica, si afirma, junto con Warfield, que “el texto autógrafo del Nuevo Testamento está claramente dentro del alcance de la crítica en tan inmensamente la mayor parte del volumen, que no podemos perder la esperanza de devolvernos a nosotros mismos y a la Iglesia de Dios, Su libro, palabra por palabra, tal como Él la dio por inspiración a los hombres.” La restricción de la inerrancia de los Autógrafos no deja al evangélico con sólo una quimera por defender. Por otra parte, los evangélicos como Warfield no son tan ilusos como para pensar que la recuperación del texto autográfico los (aunque imposible con perfección absoluta) libraría de todas las dificultades bíblicas por las cuales dar una respuesta.
Que algunas de las dificultades y aparentes discrepancias en los textos actuales desaparecen en la restauración del verdadero texto de la Escritura es indudablemente cierto. Que todas las dificultades y aparentes discrepancias en los textos actuales de la Escritura son asuntos de corrupción textual, y no, más bien históricas o de cualquier otra ignorancia de nuestra parte que ningún hombre cuerdo haya afirmado jamás..
Explicando la restricción evangélica de la inerrancia de los Autógrafos por la supuesta motivación de tener un escape apologético fácil de las dificultades puede ser descartada de forma segura. Simplemente no es así.
Si lógica evangélica no es apologética, entonces ¿qué es? Es, sencillamente, teológica. Dios no ha prometido en Su Palabra que las Escrituras recibirían una transmisión perfecta, y por lo tanto no tenemos base para afirmarla a priori. Por otra parte, la Palabra inspirada de Dios en las Escrituras tiene una singularidad que debe ser protegida de la distorsión.  En consecuencia no podemos estar teológicamente ciegos a la importancia de los errores de transmisión, ni podemos teológicamente suponer la ausencia de dichos errores. Estamos, por lo tanto teológicamente obligados a restringir la inspiración, la infalibilidad y la inerrancia a los Autógrafos.
              No hay nada de absurdo sostener que un texto infalible se ha transmitido faliblemente, y el hecho de que un documento es una copia de la Sagrada Escritura no implica que es totalmente correcto.  Aunque podemos estar de acuerdo con Beegle que no hay razón inherente de por qué Dios no podría haber conservado de los defectos los escribas que copiaron la Biblia, sin duda se equivoca en pensar que deberíamos asumir que las copias de las Escrituras eran el resultado de la inspiración a menos que la Biblia nos enseñe explícitamente que no lo eran.   El hecho es que la inspiración es un regalo o declaracion extraordinaria, que no puede suponer aplicarse a cualquiera. Si uno desea mantener que los escribas de la Biblia fueron inspirados en su trabajo e infalibles automáticamente en sus resultados, entonces la carga de la prueba teológica se encuentra sobre ello.   Tal como están las cosas en la Escritura, sin embargo, la inspiración se refiere a las palabras originales producidas en el Espíritu Santo y no a la producción de copias de los escribas. Una vez más contrario a Beegle, el hecho de que la Escritura original tenía su origen en Dios no significa que las copias, como copias textuales, también tienen su origen en Dios, sino que el mensaje que ellos expresan se remonta en cierto grado a la revelación dada de Dios. El razonamiento de EJ Young es más contundente:
Si la Escritura es "inspirada por Dios", se deduce naturalmente que sólo el original es "inspirado por Dios."  Si los santos hombres de Dios hablaron de parte de Dios al ser llevados por el Espíritu Santo, entonces sólo lo que hablaron bajo la dirección del espíritu es inspirado.   Sin duda, sería injustificable afirmar que también las copias de lo que hablaban eran inspiradas, ya que estas copias no se hicieron como hombres siendo dirigidos del espíritu. Por lo tanto no fueron “exhaladas por Dios” al igual que el original. –EJ Young
               Ahora debería aparecer claro que la restricción de la inerrancia de los Autógrafos se basa en la falta de voluntad de los evangélicos para contender por la infalibilidad precisa o inerrancia del texto transmitido, porque la Escritura en ninguna parte nos da bases para mantener que su transmisión y traducción se mantendrían sin error por Dios. No hay orden biblica para sostener que Dios va a hacer el milagro perpetuo de preservar su Palabra escrita de todos los errores al ser ser transcritos a partir de una copia a otra.  Puesto que la Biblia no dice que cada copiador, traductor, tipógrafo, e impresor compartirán la infalibilidad del documento original, los cristianos no deben hacer tal afirmación tampoco. La doctrina no es apoyada por la Escritura, y los protestantes están comprometidos con el principio metodológico de la sola Scriptura.  He aquí, pues es el fundamento básico para la restricción de la inerrancia al documento original, certificado proféticamente y apostólicamente de la Palabra de Dios: hay evidencia bíblica de la inerrancia de los Autógrafos, pero no para la inerrancia de las copias; la distinción y la restricción son, por tanto teológicamente garantizadas y necesarias.
Todo el mundo sabe que ningún libro fue jamás impreso, y mucho menos copiado a-mano, donde algunos errores no se introdujeron en el proceso; y como no consideramos al autor responsable de estos en un libro común, ni debiéramos considerar a Dios responsable de los mismos en este extraordinario libro que llamamos la Biblia.
Esta cita de Warfield indica la naturaleza del sentido común de la restricción de las cualidades de evaluación de una obra literaria a su texto autógrafo.  El sentido común nos dice que la identidad de un texto literario está determinada por su autógrafo original ("la primer transcripción completada, personal o aprobada de una palabra-grupo único integrado por su autor, ").  Cuando un pequeño error o distorsión se transmite en una copia de una obra literaria, se crea de esta manera un texto literario un poco diferente, con cierto grado de originalidad.  Decidiendo ignorar cambios menores, podemos seguir etiquetando el original y la copia ligeramente distorsionada de manera similar, pero eso no significa que podemos darnos el lujo de ser indiferentes a un texto preciso.
¿Qué autor moderno vera con ecuanimidad una edición de una de sus obras en el que sustituyeron varios cientos de palabras dispersas aquí y allá de las corrupciones de los mecanógrafos, compositores y correctores? . . . . . .   Uno no puede permitir más que "sólo un poco de corrupción" pase inadvertido en la transmisión de nuestra herencia literaria que "sólo un poco de pecado" fuera posible en el Edén.
El valor real de la producción literaria de un autor no se puede estimar con seguridad si uno no está seguro de si el texto ante él representa la obra del autor o de la "originalidad" de un escriba.  Digamos que usted está evaluando considerar ser el Hamlet de Shakespeare, y te encuentras con la frase “sólida masa de carne” en la línea famosa “¡Oh! ¡Si esta demasiado sólida masa de carne pudiera ablandarse y liquidarse” (acto I, escena 2).   Sobre la base de esta lectura usted bien podría dar una evaluación más o menos favorable de esta obra supuestamente por Shakespeare; pero si lo hiciera, no sólo estaría avergonzado, usted en realidad sería injusto con Shakespeare. Shakespeare escribió "sallied [es decir, mancillado] carne", a pesar de la replicación generalizada de la lectura "carne sólida". Shakespeare tiene a Hamlet reflexionando sobre el hecho de que su honor natural o hereditario ha sido contaminado con la mancha de sangre deshonrosa de su madre, como la lectura original indica, por tanto creando una gran diferencia con el sentido de la línea. El mérito o demérito de la lectura "carne sólida" pertenece a algún copista o editor, no al autor. El sentido común nos impide atribuir alteraciones secundarias en el texto y su valor (o falta de ello) al autor, porque él es responsable sólo por el texto autógrafo de su obra literaria.
              Este principio es igualmente verdad de la Palabra de Dios. Lo que decimos al respecto por medio de la evaluación debe limitarse a lo que Dios en realidad originó en el texto y no debe incluir la "originalidad" de los escribas intermedios.   Como señala Warfield, "Es la Biblia la que declaramos ser ‘verdad infalible’ – la Biblia que Dios nos dio, no las corrupciones y los resbalones que lo escribas e impresores nos han dado." La verdad absoluta se puede atribuir a la Palabra de Dios, pero no a las palabras que son el resultado de errores de los escribas e impresoras.
La identidad de la Biblia, o las Escrituras, entonces, sin duda debe ser determinada por el texto autógrafo, y el predicado valorativo de la "inerrancia" puede legítimamente aplicarse sólo a ese texto(independientemente de como muchos manuscritos lo contienen). Cuando no podemos estar seguros de que un manuscrito refleja ese texto autógrafo, debemos abstenernos de juicio y reservar la evaluación al original. Esto es especialmente cierto con respecto a la palabra de Dios en las Escrituras, porque son de manera única la comunicación de Dios al hombre en el lenguaje humano.  Tienen la condición extraordinaria de no ser meramente humano en calidad (cf. Gal 1:12;.. 1 Tesalonicenses 2:13). El aislamiento de estos escritos como especialmente inspirados es la base misma de la distinción de la iglesia entre composiciones canónicos y no canónicos. Sólo lo que Dios mismo ha dicho constituye el estándar para la verificación de las pretensiones de verdad cristianos como teológicamente autoritativos.  Y por esta razón las lecturas textuales que resultan de los errores de los escribas no pueden ser elevados al estatus de autoridad divina simplemente porque el título transferido de la "Sagrada Escritura" se coloca por encima de ellos.  Lo que constituye la propia Palabra de Dios no es, pues, elástico y cambiante, sino única y estandarizada.
               Incluso los evangélicos que niegan la inerrancia deben seguramente ser sensibles a razonamiento, porque ellos también querrán proteger la calidad única de inspirada e infalible (aunque errante) Palabra de Dios.  Si no lo hicieran, estarían comprometidos con la consecuencia supersticiosa y absurda que cualquier cosa que se coloca entre las tapas de un libro etiquetado formalmente "La Biblia" es la Palabra inspirada de Dios. Los errores de copia sucesivos podrían destruir posiblemente el mensaje de Dios por completo; ¿Podría entonces todavía calificar como “inspirado”? Obviamente no.
              Los evangélicos que creen que la Biblia no es inerrante no puede ofrecer razón alguna para pensar que los errores de copia siempre deberán limitarse a las cuestiones de la historia y de la ciencia, mientras que siendo absolutamente excluidas de los textos que tocan en asuntos de fe y práctica (el presunto dominio exclusivo de la "infalibilidad" según muchos teóricos). La infame " Bible Wicked" [Biblia Perversa] de 1631 dictó el séptimo mandamiento como "Tú cometerás adulterio" (omitiendo la palabra clave no), y por esta errata escandalosa las impresoras fueron severamente eliminadas por el arzobispo. ¿Puede cualquier evangélica serio sostener que esta lectura es inspirada e infalible?  Si no, entonces todos los evangélicos están comprometidos en algún sentido en restringir su bibliología a los Autógrafos.Incluso los evangélicos de la errancia hablan de la calidad única de la Palabra Dios escrita e inspirada, admitiendo que aunque la salvación y la instrucción puede venir a través de una traducción menos que perfecta, “que es la palabra de Dios sólo en la medida en que refleja y reproduce el texto original.” Aquellos que, como Davis, dice que "estos manuscritos [los autógrafos ] no juegan ningún papel especial en mi comprensión de la Biblia. Yo creo que las Biblias actualmente existentes son obras infalibles que constituyen la palabra de Dios para todos los que las leen” son simplemente miopes o ingenuos. La restricción al texto autográfico es una medida de sentido común hecho en algún momento por todos los evangélicos, porque todos quieren proteger la extraordinaria calidad de la Palabra escrita de Dios.

La Importancia de la Restricción

              Ahora hemos ensayado la comprensión bíblica de la relación de los Autógrafos a las copias y el significado de cada uno. Hemos explicado el sentido en que los evangélicos restringen la inerrancia a los Autógrafos y la implicación que esto tiene para las copias actuales, y hemos establecido el fundamento teológico de esa restricción.  Pero la pregunta surge rápidamente en cuanto a si esto no es, después de todo, sólo una discusión trivial, ya que los Autógrafos están fuera de nuestro alcance.  Piepkorn declara: “Dado que los documentos originales son inaccesibles y aparentemente irrecuperables, la adscripción de la inerrancia de estos documentos es, en último análisis, prácticamente irrelevante.”  Evans pregunta retóricamente, ¿cómo afecta el valor de registro errante de hoy de que el error no estaba allí originalmente?
               La respuesta directa a esta perspectiva es que la restricción de la inerrancia de los Autógrafos nos permite confesar constantemente la veracidad de Dios – ¡y eso es muy importante por cierto! La incapacidad para hacerlo sería muy perjudicial teológicamente.  Sólo con un autógrafo inerrante podemos evitar atribuir error al Dios de la verdad. Un error en el original sería atribuible a Dios mismo, porque Él, en las páginas de la Escritura, se hace responsable de las mismas palabras de los autores bíblicos. Los errores en las copias, sin embargo, son de exclusiva responsabilidad de los escribas que participaron, en cuyo caso la veracidad de Dios no se pone en tela de juicio.
Hace algunos años, un teólogo “liberal”. . . . . comentó que se trataba de un asunto de poca importancia si un par de pantalones fuesen originalmente perfectos si estuvieran ahora en renta. A lo que el valeroso e ingenioso David James Burell respondió que podría ser una cuestión de poca importancia para el usuario de los pantalones, pero el sastre que los hizo preferiría hacerle entender que no dejaría su tienda así.   Y luego añadió que, si el Altísimo debe entrenar entre caballeros de las tijeras, Él, al menos, podría ser considerado como el mejor del gremio, y como Aquel que no deja caer ninguna puntada ni envía ningún trabajo imperfecto.
Si las Escrituras, al igual que las obras de Homero y otros, vinieron a nosotros simplemente por la providencia general de Dios en la historia, entonces, los errores en el original podrían hacer poca diferencia a nosotros, pero la inspiración es otra cosa totalmente distinta.   “Increíble de hecho es la manera arrogante en la que los teólogos modernos relegan esta doctrina de las Escrituras originales inerrantes al limbo de lo no importante” -exclamó Young, de la veracidad de Dios y la perfección de la Deidad están involucrados en esa perspectiva doctrinal.
Él, por supuesto, nos dice que Su Palabra es pura.   Si hay errores en esa Palabra, sin embargo, sabemos mejor; no es pura. . . .. ..   El declara que Su ley es la verdad.  Su ley contiene la verdad, debemos concederle eso, pero sabemos que contiene error. Si los Autógrafos de la Escritura se vio empañada por manchas de error, Dios simplemente no nos ha dicho la verdad acerca de Su Palabra. Asumir que él podía exhalar una Palabra que contiene errores, es decir, en efecto, que el mismo Dios puede cometer errores.
Y en el momento en que decimos eso, tenemos en principio perdido nuestro fundamento último del conocimiento teológico. Nuestra garantía personal de la salvación, como objetivamente basada en las Escrituras, es desechada – porque tales promesas bienintencionadas de Dios aun podrían estar en error.
El hecho de que no podemos ver ahora los Autógrafos inerrante no destruye la importancia de la afirmación de que existieron como tales.  Como señala Van Til, cuando uno está cruzando un río que ha aumentado hasta el punto de poner la superficie del puente bajo unas pocas pulgadas de agua, el podría no ser capaz de ver el puente, pero él está muy contento, sin embargo, de que está ahí ! No pensaría por un momento que este puente invisible no tiene importancia y tratar de cruzar el río arbitrariamente en cualquier otro punto. Al observar mi Biblia actual no puedo ver los Autógrafos exactamente, pero estoy muy contento de que los originales inerrantes apuntalan mi caminar y constituyen un puente que me puede llevar a Dios.  Yo no trataría de manera arbitraria reunirme con El por cualquier otro curso.  El valor de la Biblia actual deriva, en el largo plazo, de su dependencia en el original sin errores, como se ilustra por R. Laird Harris:
La reflexión mostrará que la doctrina de inspiración verbal vale la pena aunque los originales se han perdido..  Un ejemplo puede ser útil.  Supongamos que queremos medir la longitud de un determinado lápiz.  Con una cinta métrica lo medimos a los 6 ½ pulgadas. Una regla de la oficina cuidadosamente más hecha indica 6 9/16 pulgadas. La comprobación con la escala de un ingeniero, nos encontramos con que es de poco más de 6,58 pulgadas. La medición cuidadosa con una escala de acero en condiciones de laboratorio revela que es de 6,577 pulgadas. No satisfecho, enviamos el lápiz a Washington, donde los medidores maestros indican una longitud de 6,5774 pulgadas.  Las propias medidas del maestro se comprueban contra la yarda estándar de los Estados Unidos marcada en una barra platino conservada en Washington. Ahora, supongamos que debemos leer en los periódicos que un criminal inteligente se robo la barra de platino y la fundió por el metal precioso.  De hecho, esta sucedió a la yarda estándar de Gran Bretaña! ¿Qué diferencia haría esto a nosotros?  Muy poco. Ninguno de nosotros ha visto nunca la barra de platino.  Muchos de nosotros tal vez nunca se han dado cuenta de que existía. Sin embargo, alegremente utilizamos cintas métricas, reglas, balanzas y dispositivos de medición similares.  Estas medidas aproximadas derivan su valor por el hecho de ser dependientes de los indicadores más precisos.  Pero incluso el aproximado tiene un enorme valor – si ha tenido un verdadero estándar detrás de él.
               Llegamos a la conclusión de que a pesar de que podemos ser bendecidos sin un texto sin errores y podemos formular las grandes doctrinas de la fe, los autógrafos inerrantes no son de ese modo poco importante, y la afirmación de que Dios no tenía que dar los originales de las escrituras de forma inerrante es engañosa. Dios puede actuar a través de nuestros ejemplares errantes, para llevarnos a la fe salvadora, pero eso no disminuye la diferencia cualitativa entre la perfecta copia original e imperfecta – al igual que un mapa imperfecto puede llevarnos a nuestro destino, pero sin embargo es cualitativamente diferente de un mapa estrictamente exacto (por ejemplo, en los detalles finos).
Hay una tremenda importancia en la confesión de la doctrina y en la elaboración de la distinción implícita en ella, de que la inerrancia se limita a los escritos autógrafos. Podemos admitir, con Davis, que Dios no impidió a los copistas del error y que, sin embargo, la Iglesia ha crecido y sobrevivido con un texto errante, pero deducir de estos hechos que un autógrafo inerrante no era vital para Dios o necesario para nosotros sería cometer la falacia de generalización apresurada. La importancia de la inerrancia original es que nos permite confesar constantemente la veracidad de Dios mismo.  Podemos por lo tanto evitar decir que el que se llama a Sí mismo "la Verdad" cometió errores y era falso en Sus declaraciones.
Sin embargo algunos pueden todavía preguntarse: "Si Dios tomó la molestia y consideró crucial asegurar toda la precisión del texto original de la Escritura, ¿por qué no tomar un mayor cuidado para preservar las copias sin error? ¿Por qué permitió que fuera dañado en la transmisión? Numerosos evangélicos han sugerido que Dios lo ha hecho con el fin de prevenir a Su pueblo de caer en la idolatría con respecto a los manuscritos sin errores. Al decir esto, sin embargo, cometen el mismo error hecho por muchos críticos de la inerrancia original, en lo que respecta a otros puntos – a saber, de confundir el texto autógrafo con el códice autógrafo.  Los manuscritos originales podrían haber perecido, evitando así una idolatría de ellos, pero la pregunta principal es ¿por qué el texto de los Autógrafos no ha sido preservado inerrantemente. Tal vez una respuesta más convincente sería que la necesidad de la crítica textual, debido a un texto errante de la Escritura, tendría el efecto de desviar la atención de los detalles triviales del texto (por el cual, por ejemplo, podría ser utilizado como un amuleto mágico o cábala) y hacia su mensaje transmitido. A la larga, sin embargo, simplemente tenemos que dar la espalda a este tipo de preguntas, que presumen de tener una idea a priori de lo que se puede esperar de Dios, y confesar: "El por qué Dios no se plació de conservar el texto de las copias originales de la Biblia, no sabemos.” "Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros" (Deut. 29:29). Y Dios no ha optado por compartir con nosotros su motivación para permitir que el texto de los Autógrafos se volviese ligeramente dañado en copias en particular de la Escritura.  La posesión de una respuesta de por qué Dios permitió esto no es sin duda una condición necesaria para la celebración de la restricción de la inerrancia de los Autógrafos, si la posición se mantiene por razones de forma independiente suficientes.
               Algunos evangélicos han escrito como si dos tipos muy diferentes de restricción en la inerrancia de la Escritura son igualmente perjudiciales para la doctrina y están prácticamente a la par. Los Evangélicos de la errancia restringen la fiabilidad absoluta de la Escritura a cuestiones de revelación que nos hacen “sabios para la salvación,” mientras que los evangélicos de la inerrancia restringen la inerrancia al texto autógrafo. Puesto que se cree que estos dos tipos de restricción tienen el mismo efecto práctico, los evangélicos de la errancia a veces sostienen esa oposición de los evangélicos de la inerrancia a su punto de vista es trivial. Después de todo, se alega, el estatuto epistemológico de los dos puntos de vista es el mismo, ya que los errores en nuestras copias actuales de las Escrituras deben ser reconocidos, poniendo así en peligro la autoridad indiscutible de estos manuscritos. La atención cuidadosa a la cuestión, sin embargo, mostrará que la importancia de la inerrancia original no se ve socavada por tal razonamiento.  Si los manuscritos originales de las Escrituras eran errantes, entonces podríamos posiblemente no conocer el grado de error en ellos. La gama de posibles fallas es prácticamente ilimitada, porque ¿Quién puede decir en qué momento un Dios errante deja de cometer errores?   ¿Quién podía presumir de saber cómo establecer los "errores" de Dios en orden?   (Compárese con Romanos 3:4; 9:20; 11:34; 1 Corintios 2:16.)  Por otra parte, errores en la transmisión son, en principio, corregibles por la crítica textual.   Wenham ha captado el punto aquí:
Se ha dicho que, puesto que no hay necesidad de una inerrancia garantizada ahora, no hay ninguna razón para suponer que la inerrancia fue jamás dada. Pero la distinción entre la Escritura, tal como se dio originalmente y la Escritura como está ahora no es mera pedantería.   Debemos apegarnos, por un lado, a la verdad absoluta de la expresión divina directa.  Dios no habla aproximadamente la verdad. Las exposiciones humanas de lo que Dios ha dicho, por otra parte, se aproximan a la verdad, y uno puede hablar con sentido de los distintos grados de aproximación. Si se aplica el término “infalibilidad esencial” a una expresión divina, no tiene significado preciso. Es como una medicina que se sabe que está adulterada, pero adulterada en un grado desconocido. Sin embargo, cuando, ‘la infalibilidad esencial’ es referida a las Escrituras, una vez infalibles pero ahora un poco corruptas, el significado puede, dentro de ciertos límites, ser preciso. Sabemos que una aproximación cercana a la naturaleza de las diminutas adulteraciones textuales. La botella está, por así decirlo, claramente marcada: “Esta mezcla se garantiza contener menos de 0,01% de impurezas.” Y nuestro Señor mismo (en el caso del Antiguo Testamento) nos ha dado un ejemplo al tomar su propia medicina. El testamento de un hombre no queda desvirtuado por los errores de los escribas superficiales; no más de lo que son los testamentos divinos en la Biblia.
               Un inerrancia restringida a asuntos de fe y práctica (suponiendo por el momento que éstos se pueden separar de detalles históricos y científicos de la Palabra de Dios) no está, después de todo al mismo nivel epistemológico con una inerrancia que se extiende a todo lo que se enseña en la Palabra de Dios, pero restringido a el texto autógrafo.
               Es imposible mantener el principio teológico de la sola Scriptura, sobre la base de la inerrancia limitada, para una autoridad errante – estando en necesidad de corrección alguna fuente externa – no puede servir como la única fuente y juez de la teología cristiana. La base filosófica para la certeza, Cristo hablando de manera inerrante en la revelación histórica identificable de la Palabra escrita de Dios, es, en principio, conservado mediante la doctrina de la inerrancia original, pero es debilitada por una doctrina de la inerrancia limitada en donde Dios puede hablar con error acerca de algunas cuestiones. El primer punto de vista ofrece un punto de partida y una autoridad final que concebiblemente se proporciona en la literatura pagana.   Desde un punto de vista teológico, ¿por qué debemos buscar diligentemente el texto autográfico si la palabra inerrante de Dios no estaría de ese modo asegurada? “Si el error ha impregnado la verbalización profética-apostólica original de la revelación, no existiría conexión esencial alguna entre la recuperación de cualquier texto preferido y el sentido auténtico de la revelación de Dios.”
               A modo de resumen, la doctrina u inerrancia original permite dudas sobre la identificación única del texto – las dudas que pueden ser disipadas por métodos críticos textuales.   En este caso, la Palabra de Dios permanece inocente de error hasta que se demuestre lo contrario; es decir, lo que encuentro escrito en mi Biblia presente se asume que es verdad a menos que alguien tenga una buena razón para dudar de la integridad del texto qua texto. La doctrina de la inerrancia limitada, sin embargo, que afirma errores textuales aborígenes en asuntos históricos o científicos, provoca la duda corrosiva sobre la verdad de la Palabra de Dios, de tal manera que sus declaraciones no pueden ser totalmente confiables hasta que sean verificadas o absueltas de error por alguna autoridad final y externa. Para poner las cosas de otra manera, la diferencia entre los que sostienen la inerrancia original y aquellos que sostienen la inerrancia limitada se indica en los resultados divergentes de la crítica textual para los dos. Cuando el texto correcto ha sido identificado por alguien que afirma la inerrancia original, el tiene una verdad incontestable.   Sin embargo, alguien que sostiene la inerrancia limitada que identifica el texto original sólo ha encontrado algo que sólo es posiblemente cierto (y por lo tanto posiblemente falso).
               Hemos visto, pues, que la doctrina de la inerrancia restringida a los Autógrafos bíblica está lejos de ser trivial o irrelevante. Tiene una enorme importancia, no porque la inerrancia es necesaria para que Dios la utilice, y el lector se beneficie de una copia de la Escritura, sino con el fin de mantener la veracidad de Dios y la autoridad epistemológica indiscutible de nuestros compromisos teológicos.

La Seguridad de Poseer la Palabra de Dios

A lo largo de la discusión anterior hemos insistido en y defendido la restricción de la inerrancia al texto autógrafo de la Biblia.  La pregunta ahora podría surgir en cuanto a si realmente podemos estar seguros de poseer la Palabra verdadera de Dios en nuestras copias presentes y traducciones de la Biblia.  Después de todo, la inspiración y la inerrancia de la Escritura está reservada al texto original y se aplica al texto actual sólo en la medida en que refleja el original.  ¿Cómo podemos saber que nuestras copias existentes son transcripciones sustancialmente correctas de los Autógrafos? La respuesta es doble: lo sabemos por la providencia de Dios y de los resultados de la ciencia textual.
Si no asumimos que Dios ha hablado con claridad y nos ha dado un medio adecuado para el aprendizaje de lo que ha dicho en realidad, toda la historia de la Biblia y su interpretación del plan de Dios para la salvación del hombre no tiene sentido alguno. Como observó James Orr, debido a que la preservación del texto de la Escritura es parte de la transmisión del conocimiento de Dios, es razonable esperar que Dios proveería para ello con el fin de evitar que Su revelación de Si mismo al hombre fuese frustrada. La providencia de Dios supervisa las cuestiones para que las copias de la Escritura no llegaran a ser tan corruptas como para convertirse ininteligibles para los propósitos originales de Dios al darla o tan corrupto como para crear una gran falsificación del texto de Su mensaje.. La Escritura en sí promete que la Palabra de Dios permanecerá para siempre (Isaías 40:8; Mateo 5:18; 24:35; Lucas 16:17; 1 Pedro 1:24-25), y mediante Su control providencial, Dios asegura el cumplimiento de tal promesa.
John Skilton da una respuesta útil a nuestra pregunta actual:
Vamos a conceder que el cuidado y la providencia de Dios, singular pesar de que lo han sido, no han conservado para nosotros ninguno de los manuscritos originales, ya sea del Antiguo Testamento o del Nuevo Testamento.  Además, vamos a conceder que Dios no guardó del error a aquellos que copiaron las Escrituras durante el largo período en el que se transmitió el texto sagrado en copias escritas a mano. Pero debemos mantener que el Dios que dio a las Escrituras, que hace todas las cosas según el designio de Su voluntad, ha ejercido un cuidado notable sobre su Palabra, se ha conservado en todas las épocas en un estado de pureza esencial, y ha permitido cumplir con el propósito para el cual se dio. Es inconcebible que el Dios soberano que se complace en dar su Palabra como un instrumento vital y necesario en la salvación de su pueblo permitiría que Su Palabra fuese completamente distorsionada en su transmisión e incapaz de lograr su fin ordenado. Más bien, tan cierto como que él es Dios, esperaríamos encontrar ejerciendo una atención singular en la preservación de su revelación escrita.
La fe en la consistencia de Dios – Su fidelidad a Su propia intención de hacer a los hombres sabios para la salvación – garantiza la inferencia de que Él nunca permitiría que las Escrituras llegaran a ser tan dañadas que ya no pudiese cumplir adecuadamente con este fin. Podemos concluir teológicamente que, a para efectos prácticos, el texto de la Escritura siempre es suficientemente preciso para no llevarnos por mal camino. Si presuponemos un Dios soberano, observa Van Til, ya no es un asunto de gran preocupación que la transmisión de la Escritura no es del todo exacta; La providencia de Dios provee para la exactitud esencial de la copia de la Biblia.
Mantenemos, pues, que la Biblia que tenemos en nuestras manos es totalmente adecuada para llevarnos a Cristo, para instruirnos en Su doctrina, y para guiarnos en la vida recta. Es obvio que Dios ha hecho su obra en y, a través de la iglesia durante siglos, a pesar de la presencia de defectos de menor importancia en las copias existentes de la Escritura. En consecuencia, es claro que la necesidad de restringir la inerrancia a los Autógrafos no es de un tipo necesidad-por-eficacia. “No continua . . . . que solamente un texto sin errores puede ser de beneficio devocional a los cristianos, ni los que creen en la inerrancia de Escritura mantienen tal posición.” Las copias que ahora poseemos son conocidas por ser veraces y suficientes en todos los asuntos, excepto los pequeños detalles. Como la Confesión de Fe de Westminster llega a decir, después de haber restringido la inspiración inmediata al texto original de la Escritura, la lengua ordinaria vernácula de las Biblias en uso entre los cristianos son adecuadas para todos los fines de la vida religiosa y la esperanza (I.8). Normalmente podemos ignorar la distinción entre los Autógrafos y las copias, ser audaz acerca de la Palabra de Dios; sin embargo, cuando nos involucramos en el estudio detallado de la Escritura, debemos tener en cuenta la distinción y permanecer dóciles respecto un texto más preciso.
La adecuación de nuestros ejemplares actuales y de traducciones, por supuesto, no descartan la necesidad de la crítica textual.   “La verdad y el poder de la Escritura no se anulan por la presencia de un grado de corrupción textual. Este hecho, sin embargo, no da motivos para la complacencia. Un texto imperfecto debe ser sustituido por uno superior.” Después de todo, “si los santos hombres de Dios hablaron, como sostiene la fe cristiana, entonces es el relato de sus palabras que nos incumbe, y no una serie de glosas interpoladas por un escribano medieval.” Por respeto a Dios y la singularidad de su Palabra, la Iglesia, como parte de su administración de la Biblia, trata de hacer todo lo posible para corregir las copias existentes de las Escrituras a fin de preservar el impacto total de lo que se dio originalmente y ser fiel en los temas específicos de la fe y la práctica.
La gente, como hemos dicho antes, ha preguntado: ¿De qué sirve un original inerrante si está totalmente perdido para su recuperación? “"Este es el problema de la crítica textual", dice Harris. No es posible en el corto espacio que se ofrece aquí ensayar los principios, la historia, y los resultados de la crítica textual. Sin embargo, la excelente calidad de nuestros textos bíblicos existentes es bien conocida. El texto original se ha transmitido a nosotros en prácticamente todos los detalles, de manera que Frederick Kenyon pudo decir:
El cristiano puede tomar toda la Biblia en la mano y decir sin temor o vacilación que él sostiene en ella la verdadera Palabra de Dios, transmitida sin pérdida esencial de generación en generación, a lo largo de los siglos.
La crítica textual de las copias de la Escritura que poseemos ha dado resultados sumamente reconfortantes a la iglesia de Cristo.  Vos concluye que “poseemos el texto de la Biblia hoy en una forma que es sustancialmente idéntico a los autógrafos.” Las palabras de Warfield también valen la pena repetir aquí:
Por otro lado, si comparamos la situación actual del texto del Nuevo Testamento con la de cualquier otra escritura antigua, debemos dar el veredicto opuesto, y declararlo ser maravillosamente correcto.  Tal ha sido el cuidado con que el Nuevo Testamento ha sido copiado, – un cuidado que ha crecido sin duda por la verdadera reverencia por sus santas palabras, – tal ha sido la providencia de Dios en preservar para Su Iglesia en todas y cada época una manera competente del texto exacto de las Escrituras, que no sólo el Nuevo Testamento no tiene rival entre los escritos antiguos en la pureza de su texto como realmente se transmite y se mantiene en uso, sino también en la abundancia de testimonios que ha llegado hasta nosotros para censurar sus imperfecciones comparativamente poco frecuentes. La divergencia de su texto actual del autógrafo puede sorprender a un impresor moderno de libros modernos; su extraña aproximación a su autógrafo es la envidia no disimulada de todo lector moderno de libros antiguos.
La gran masa del Nuevo Testamento, en otras palabras, se ha transmitido a nosotros sin ninguna, o casi ninguna variación; e incluso en la forma más corrupta en la que jamás ha aparecido, para usar las palabras frecuentemente citasas de Richard Bentley, “el texto real de los escritores sagrados es competentemente exacto; . . . . . . ni tampoco hay un artículo de fe o precepto moral que se haya pervertida o perdido. . . . . escoja tan torpemente como pueda, elija el peor por diseño, de toda la masa de lecturas.”. Si, pues, nos comprometemos a la crítica textual del Nuevo Testamento bajo un sentido de deber, podemos llevarlo a una conclusión bajo la inspiración de la esperanza. El texto autógrafo del Nuevo Testamento está claramente al alcance de la crítica en tan inmensamente la mayor parte del volumen, que no podemos perder esperanza de restaurarlo a nosotros mismos y a la Iglesia de Dios, Su libro, palabra por palabra, tal como Él lo dio por inspiración a los hombres.
En otros lugares Warfield dijo que aquellos que ridiculizan los "autógrafos perdidos" a menudo hablan como si la Biblia tal como fue dada por Dios esta perdida sin posibilidad de recuperación y que los hombres se limitan ahora a los textos tan irremediablemente dañados que es imposible decir lo que había en el texto autógrafo. Frente a esta visión absurda y extrema Warfield sostuvo que “tenemos el texto autógrafo” entre nuestros ejemplares en circulación y la restauración de la original no es imposible.
Los defensores de la confiabilidad de las Escrituras han afirmado constantemente, juntos, que Dios dio la Biblia como el registro sin errores de su voluntad a los hombres, y que, en su gracia sobreabundante, El la ha preservado para ellos a esta hora – sí, y la preservará por ellos hasta el final de los tiempos… No sólo la Palabra inspirada es sin error, puesto que viene de Dios, sino que. . . . . lo sigue siendo…. Es tan verdaderamente herejía afirmar que la Biblia inerrante se ha perdido a los hombres, ya que es declarar que nunca hubo una Biblia inerrante.
               La acusación de que Dios no parece considerar importante la preservación del texto original es inútil, porque, lejos de ser irremediablemente corrupta, nuestras copias prácticamente nos proporcionan el texto autógrafo. Todo el ridículo que se amontonó sobre los evangélicos acerca de la "Autógrafos perdidos" es simplemente inútil, porque nosotros no consideramos su texto perdido en absoluto! Como dice Harris,
Para todos los efectos tenemos los autógrafos, y por lo tanto, cuando decimos que creemos en la inspiración verbal de los autógrafos, no estamos hablando de algo imaginario y lejano, sino de los textos escritos por aquellos hombres inspirados y conservados para nosotros tan cuidadosamente por fieles creyentes de una larga época pasada.
La doctrina de la inerrancia original, entonces, no priva a los creyentes de hoy de la Palabra de Dios en una forma suficiente para todos los propósitos de la revelación de Dios a Su pueblo. Presuponiendo la providencia de Dios en la preservación del texto bíblico, y tomando nota de los resultados destacados de la crítica textual de las Escrituras, podemos tener plena seguridad de que contamos con la Palabra de Dios que es necesaria para nuestra salvación y vida cristiana. Como crítica a esta doctrina evangélica, las sugerencias de que el texto autográfico se ha perdido para siempre son infundadas y fútiles. Las Biblias en nuestras manos son traducciones confiables del mensaje original de Dios, suficientes para todos los propósitos, como copias y transportadores de la Palabra autoritativa de Dios.

Críticas Finales

Antes de terminar nuestra discusión, examinaremos tres tipos restantes diferentes de ataques directos contra la doctrina de la inerrancia restringida al texto autógrafo. El primero se basa en que la doctrina es indemostrable, el segundo que no se puede mantener constantemente junto con otras doctrinas evangélicas y verdades acerca de la Biblia, y el tercero, que es simplemente falso a la enseñanza de la Escritura misma.
En primer lugar, están los que intentan exagerar el carácter indemostrable de la inerrancia original porque los Autógrafos no existen.  Puesto que los manuscritos bíblicos originales no están disponibles para inspección, se piensa que considerarlos sin error es una especulación infundada. Después de todo, nadie hoy ha visto en realidad éstos Autógrafos supuestamente inerrantes. Esta crítica, sin embargo, no entiende la naturaleza y el origen de la doctrina de la inerrancia original. No es una doctrina derivada de la investigación empírica de ciertos textos escritos; es un compromiso teológico enraizado en la enseñanza de la Palabra de Dios misma. La naturaleza de Dios (que El mismo es verdad) y la naturaleza de los libros bíblicos (como las mismas palabras de Dios) exige que veamos a los manuscritos originales, producidos bajo la supervisión del Espíritu Santo de verdad, como totalmente verdad y sin error. A la acusación de que los Autógrafos sin errores no se han visto podemos responder que tampoco jamas se ha visto un autógrafo con errores; la opinión de que los originales bíblicos contenían errores es apenas un tanto divorciada de la prueba empírica directa como la opinión contraria. La pregunta básica sigue siendo bíblicamente orientada y respondida.¿Cuál es la naturaleza de las Escrituras, tal como surgió de la boca misma de Dios?   Los evangélicos no creen que la respuesta a esa pregunta es indemostrable, sino que está totalmente demostrada por la misma Palabra de Dios.
               Una segunda crítica directa de la restricción de la inspiración (y por lo tanto la inerrancia) a los autógrafos proviene de George Mavrodes, que desafía a los evangélicos para ser guiados por el principio de la sola Scriptura y explicar una definición de "autógrafo" que se aplica a todos los libros bíblicos y no niega el uso de copistas no inspirados en la producción de esos manuscritos autógrafos (descartando por tanto la noción de una copia escrita a mano, literalmente, por el autor). Por otra parte, la perspectiva no debe restringir arbitrariamente la inspiración a los manuscritos producidos por tales copistas.
He respondido a este desafío en el mismo diario, argumentando que la inspiración no es arbitraria, sino que prácticamente restringida al texto autógrafo porque no podemos estar seguro – sin los Autógrafos reales para utilizar en comparación – que las copias son propensos a error (puesto que Dios no ha prometido una copia inerrante de Su Palabra) será estrictamente exacta.   Al decir esto entiendo que un autógrafo es el primero completado, o la transcripción personal autorizado de un grupo de palabras único integrado por su autor.  En ese sentido, se puede ver que cada libro bíblico tuvo un autógrafo, y podemos acomodar el hecho de que los copistas fueron utilizados en su producción, sin atribuir inspiración a los copistas. El hecho de que el producto final se designa "inspirado por Dios" (2 Tim. 3:16) garantiza la copia inerrante por el copista sin colocarlo en la misma categoría que el autor, que fue movido por el Espíritu Santo (cf. 2 Pedro 1:21).  En consecuencia, la restricción de la inspiración para el texto autográfico se puede mantener consistentemente, junto con los principios teológicos importantes (como la sola Scriptura) y con hechos evidentes sobre la Biblia (tales como el uso de los copistas en su producción).
              En respuesta a mi artículo, Sidney Chapman tomó otro rumbo al criticar la restricción de la inspiración a los Autógrafos. Él termina contendiendo por la tesis plausible que la Septuaginta fue inspirado, argumentando simplemente que, ya que "toda la Escritura es inspirada" (2 Tim. 3:16) y Pablo trató una cita virtual de la Septuaginta como "Escritura" (en Rom. 4: 3), por lo tanto, la Septuaginta es inspirada.  Chapman, sin embargo, cae en varias falacias lógicas en su argumento.   En primer lugar, hay una equivocación evidente en la palabra Escritura, ya que se encuentra en los dos textos diferentes citados.   En Romanos 4: 3 Pablo esta simplemente interesado ​​en el sentido o el significado de la enseñanza de las Escrituras del Antiguo Testamento en Génesis 15: 6. Esta enseñanza puede ser transportada por cualquier copia exacta o de traducción, y, en vista de su audiencia, Pablo usó fácilmente la versión Septuaginta disponible. En 2 Timoteo 3:16, sin embargo, Pablo está reflexionando sobre la Escritura específica tal como se originó de Dios, y por lo tanto en solo en los Autógrafos (o textos idénticos en manuscritos posteriores). Por tanto, la lectura septuaginta puede ser llamado "Escritura" en virtud de que expresa el sentido del original, mientras que los Autógrafos es estricta y literalmente "Escritura" en y por sí misma.  El hecho de que casualmente yo puedo llamar a mi Biblia de las Américas la "Escritura" (porque supongo su precisión esencial en la transmisión de los originales) difícilmente puede ser motivo para concluir que no distingo entre esta traducción al español y el original hebreo-griego o que yo no diferencio entre los Autógrafos y sus copias.
              En segundo lugar, Chapman tiene que tener en cuenta el hecho de que Pablo no dice directamente que la Septuaginta o cualquier parte de ella es, de hecho, "Escritura".   Él ni siquiera menciona la Septuaginta como tal.  Por otra parte, Pablo no ilustra ni implica que la Septuaginta es “Escritura” en el mismo sentido que 2 Timoteo 3:16, porque su lectura no es estrictamente idéntica al grupo de palabras o texto de la Septuaginta.
En tercer lugar, incluso si la lectura de la Septuaginta en este punto era "Escritura" en el sentido pleno (y no sólo Escritural), se podría otorgar el mismo estatus en todos los textos de la Septuaginta sólo por la falacia de la composición o la generalización apresurada.  Por lo tanto, debemos concluir que Romanos 4:3 no enseña o ilustra la inspiración de la Septuaginta como una versión.  Chapman no ha presentado un contra-ejemplo exitoso a la tesis de que la inspiración se limita al texto autógrafa de la Escritura.
La segunda línea de argumento en contra de la restricción de la inspiración a la Autographa de Chapman señala que esta restricción también tendría que limitar la utilidad de la Escritura (cf. 2. Tim 3:16) a la Autographa, en cuyo caso nuestras traducciones actuales sería no nos beneficiará para enseñar e instruir en justicia.  Sin embargo, esta línea de pensamiento no toma en cuenta el hecho de que (1) una traducción de hoy en día puede ser escritural en su sentido, siempre que se transmita el sentido original de la palabra de Dios; (2) porque las afirmaciones "util" y "inspirado" no son mutuamente implicatorios, un presente traducción puede ser util porque transmite la Palabra de Dios y aún no ser un texto inspirado como tal; y (3) la calidad inspirado y / o utilidad de una copia o traducción de las Escrituras puede ser aplicada por grados (como se explicó anteriormente en este capítulo).   Por lo tanto, el hecho de que la inspiración o inerrancia se limita a los Autógrafos no tiene por qué privar a nuestros ejemplares presentes y traducciones de beneficio real para nosotros en nuestra experiencia cristiana.
A modo de resumen, el presente estudio ha sostenido que, mientras que la Biblia enseña su propia inerrancia, el registro y la copia de la Palabra de Dios nos obliga a identificar el objeto específico y adecuado de inerrancia como el texto de los Autógrafos originales. Esta perspectiva de sentido común y de larga tradición de los evangélicos ha sido criticada y ridiculizada desde los días de la controversia modernista sobre la Escritura.  Sin embargo, de acuerdo con la actitud de los escritores bíblicos, que podían y distinguieron las copias de los Autógrafos , las copias de la Biblia sirven a los propósitos de la revelación y de la función de autoridad sólo porque se supone que están unidos al texto autógrafa y su autoridad criteriológica. La doctrina evangélica se refiere al texto autógrafo, no el códice autógrafo, y afirma que las copias actuales y traducciones están sin error en la medida en que reflejan con precisión los originales bíblicos; por tanto, la inspiración y la inerrancia de la Biblia actual no es una cuestión de todo o nada. Los evangélicos afirman la doctrina de la inerrancia original, no como un artificio apologético, sino por motivos teológicos que: (1) la inspiración de copistas y la transmisión perfecta de la Escritura no han sido prometidos por Dios, y (2) la extraordinaria calidad de la de Dios Palabra revelada debe tener vigilancia contra la alteración arbitraria. La importancia de la inerrancia original no es que Dios no puede cumplir Su propósito, excepto por un texto completamente sin errores, pero que sin ella no puede confesar constantemente su veracidad, estar plenamente seguro de la promesa bíblica de la salvación, o mantener la autoridad epistemológica y axioma teológico de Sola Scriptura (ya que los errores en el original, a diferencia de aquellos en la transmisión, no serían corregibles en principio). Podemos estar seguros de que poseemos la Palabra de Dios en nuestra Biblia actual, debido a la providencia de Dios; Él no permite que sus objetivos en la revelación de sí mismo sean ser frustrados.   De hecho, los resultados de la crítica textual confirman que poseemos un texto bíblico que es sustancialmente idéntico a los Autógrafos
Por último, contrariamente a las críticas recientes, la doctrina de la inerrancia original (o inspiración) no es indemostrable, no se ve comprometido por el uso de copistas por los escritores bíblicos, y no es infringido por el uso del Nuevo Testamento de la Septuaginta como "Escritura".   Por lo tanto, la restricción evangélica de la inerrancia de los Autógrafos originales se justifica, es importante, y defendible.  Además, no pone en peligro la suficiencia y la autoridad de nuestro presente Biblias.  De acuerdo con la doctrina de la inerrancia original puede ser RECOMENDADA a todos los creyentes que son sensibles a la autoridad de la Biblia como la misma Palabra de Dios y que desean propagarla como tal hoy.

[1] E. J. Young, Thy Word is Truth (Grand Rapids: Eerdmans, 1957), pp. 88-89.
[2] Archibald Alexander, Evidences of the Authenticity, Inspiration, and Canonical Authority of the Holy Scriptures (Philadelphia: Presbyterian Board of Publication, 1836), p. 229.
[3] Charles Hodge, Systematic Theology, vol. 1 (1872-73; reimpreso., Grand Rapids: Eerdmans, 1960), pp. 152, 163.
[4] Archibald A. Hodge and Benjamin B. Warfield, “Inspiration,” The Presbyterian Review 7 (April 1881), pp. 27, 236, 238.
[5] B. B. Warfield, “The Inerrancy of the Original Autographs,” reimpreso in Selected Shorter Writings of Benjamin B. Warfield, vol. 2, ed. John E. Meeter (Nutley, N.J.: Presbyterian and Reformed, 1973), pp. 581-2.
[6] Cornelius Van Til, A Christian Theory of Knosledge (Nutley, N.J.: Presbyterian and Reformed, 1969), p. 27.
[7] Bernard Ramm, special Revelation and the Word of God (Grand Rapids: Eerdmans, 1961), pp. 134-135.
[8] Abraham Kuyper, Principles of Sacred Theology (Grand Rapids: Eerdmans, 1954), pp. 405ff.
[9] Henry Preserved Smith, Inspiration and Inerrancy (Cincinnati: Robert Clark, 1893), pp. 97-98, 107-12; R. Laird Harris, Inspiration and Canonicity of the Bible, rev. ed. (Grand Rapids: Zondervan, 1969), p. 87; Jack Rogers, “The Church Doctrine of Biblical Authority,” in Biblical Authority, ed. Jack rogers (Waco: Word, 1977), pp. 30, 31, 35; Clark Pinnock, “Three Views of the Bible in Contemporary Theology,” in Biblical Authority, ed. Rogers, p. 62; Clark Pinnock, Biblical Revelation (Chicago: Moody7, 1971), p. 156; Dewey M. Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility (Grand Rapids: Eerdmans, 1973), pp. 163-64.
[10] Cf. John Murray, Calvin on Scripture and Divine Sovereignty (Philadelphia: Presbyterian and Reformed, 1960), pp. 27-28.
[11] Cf. M. Reu, Luther and the Scriptures (Columbus, Ohio: Wartburg, 1944), pp. 57-59.
[12] Warfield, “Inerrancy of the Original Autographs,” pp. 586-87.
[13] B. B. Warfield, “The Westminster Confession and the original Autographs,” in Selected Shorter Writings, vol. 2, pp. 591-92; Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, p. 144.
[14] Warfield, “The Inerrancy of the original Autographs,” pp. 580-82, 586-87; “The Westminster Confession and the Original Autographs,” pp. 588-94.
[15] Hodge and Warfield, “Inspiration,” pp. 238, 245.
[16] Edwin H. Palmer, Response to Editor, The Banner, vol. 112, no. 43 (Nov. 11, 1977): 25.
[17] J. Gresham Machen, The Christian Faith and the Modern World (Grand Rapids: Eerdmans, 1936), pp. 38-39; W. H. Griffith Thomas, “Inspiration,” Bibliotheca Sacra, vol. 118, no. 469 (Jan.-Mar., 1961), p. 43; James M. Gray, “The Inspiration of the Bible,” in The Fundamentals, vol. 2 (Bible Institute of Los Angeles, 1917), p. 12; Lewis Sperry Chafer, Systematic Theology, vol. 1 (Dallas Seminary press, 1947), p. 71; Loraine Boettner, Studies in Theology (Grand Rapids: Eerdmans, 1957), p. 14; E. J. Young, Thy Word is Truth, p. 55; R. Surburg, How Dependable is the Bible (Philadelphia and New York: Lippincott, 1972), p. 68; J. I. Packer, “Fundamentalism” and the Word of God (Grand Rapids: Eerdmans, 1958), p. 90; John R. Stott, Understanding the Bible (Glendale: Gospel Light, 1972), p. 187; Carl F. H. Henry, God, Revelation, and Authority, vol. 2 (Waco: Word, 1976), p. 14.
[18] Smith, Inspiration and Inerrancy, p. 145; C. A. Briggs, The Bible, the Church, and the Reason (New York: Scribner, 1892), p. 97.
[19] Warfield, “Inerrancy of the Original Autographs,” p. 585.
[20] Smith, Inspiration and Inerrancy, p. 144.
[21] David Hubbard, “The Current Tensions: Is There a Way Out?” in Biblical Authority, ed. Rogers, p. 156.
[22] C. A. Briggs, “Critical Theories of the Sacred Scriptures in Relation to Their Inspiration,” The Presbyterian Review, vol. 2 (1881): 573-74.
[23] Emil Brunner, Revelation and Reason: The Christian Doctrine of Faith and Knowledge, trans. Olive Wyon (Philadelphia: Westminster, 1946), p. 274.
[24] Cf. Young, Thy Word Is Truth, pp. 85-86; Pinnock, Biblical Revelation, p. 81.
[25] Warfield, “The Westminster Confession and the original Autographs,” p. 588.
[26] Lester DeKoster, editorials in The Banner for August 19, 26, and September 2, 1977.
[27] I am dependent for some of these examples on J. Barton Payne, “the Plank Bridge: Inerrancy and the biblical Autographs,” United Evangelical Action 24 (December 1965): 16-18.
[28] G. C. Berkouwer, Holy Scripture, trans. And ed. Jack Rogers (Grand Rapids: Eerdmans, 1975), p. 217.
[29] F. F. Bruce, “Foreword” to Beegle’s Scripture, Tradition, and Infallibility, p. 8.
[30] Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, p. 156.
[31] Cf. Berkeley Mickelsen, “The Bible’s Own Approach to Authority,” in Biblical Authority, ed. Rogers, pp. 83, 95.
[32] Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, Chapter 7.
[33] John Wenham, Christ and the Bible (Downers Grove, Ill.; InterVarsity, 1972), p. 164; Carl F. H. Henry, God, Revelation and Authority, vol. 2, p. 14.
[34] As suggested by Pinnock in “Three Views of the Bible in Contemporary Theology,” p. 63.
[35] Ibid., p. 64; Sidney Chapman, “Bahnsen on inspiration,” Evangelical Quarterly, vol. SLVII, no. 3 (July-September 1975): 167.
[36] Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, pp. 154-55, 164-66.
[37] Payne, “Plank Bridge,” p. 17.
[38] C. F. Keil, Biblical Commentary on the Old Testament: The Book of the Kings, trans. James Martin (Grand Rapids: Eerdmans, 1970), p. 478.
[39] Tal es la prespectiva de muchos expositores; cf. Lange’s Commentary, vol. 6; Karl Chr. W. F. Bähr, with Edwin Harwood and W. G. Sumner, The Books of the Kings (New York: Scribner, Armstrong and Co., 1872), book 2, p. 258; Payne, “Plank Bridge,” p. 17.
[40] Cf. Richard N. Longenecker, “Ancient Amanuenses and the Pauline Epistles,” in New Dimensions in New Testament Study, ed. R. N. Longenecker and M. C. Tenney (Grand Rapids: Zondervan, 1976), pp. 288-92.
[41] Cf. Payne, “Plank Bridge,” p. 18.
[42] Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, pp. 170-71, cf. p. 173.
[43] Cf. Payne, “Plank Bridge,” p. 17.
[44] See Pinnock, Biblical Revelation, p. 83.
[45] See Berkouwer, Holy Scripture, pp. 223, 225.
[46] See L. I. Evans, “Biblical Scholarship and Inspiration,” in Smith, Inspiration and Inerrancy, pp. 47, 66=67; Mickelsen, “the Bible’s Approach to Authority,” pp. 85ff.
[47] J. A. Fitzmyer, “The Use of Explicit Old Testament Quotations in Qumran Literature and in the New Testament,” New Testament Studies, (1961), p. 332.
[48] DeKoster, editorial in The Banner (September 2, 1977), p. 4.
[49] See Smith, Inspiration and Inerrancy, pp. 135-36, cf. pp. 62-63; Pinnock, “Three Views of the Bible in contemporary Theology,” p. 65; Stephen T. Davis, The Debate About the Bible (Philadelphia: Westminster, 1977), pp. 79-81; Paul Rhees, Foreword to biblical Authority, ed. Rogers, p. 12.
[50] Véase el análisis de grupos de palabras más contra el pergamino y tinta en Greg L. Bahnsen, “Autographs, Amanuenses, and Restricted Inspiration,” Evangelical Quarterly, vol. 45, no. 2 (April-June 1973): 101-3.
[51] Cf. John Warwick Montgomery, “Biblical Inerrancy: What Is at Stake?” in God’s Inerrant Word, ed. J. W. Montgomery (Minneapolis: Bethany Fellowship, 1974), pp. 36-37.
[52] B. B. Warfield, An Introduction to the Textual Criticism of the New Testament (New York: Thomas Whittaker, 1887), p. 3.
[53] Francis L. Pattton, The Inspiration of the Scriptures (Philadelphia: Presbyterian Board of Publication, 1869), p. 113.
[54] Pinnock, Biblical Revelation, p. 86.
[55] Clark H. Pinnock, A Defense of Biblical Infallibility (Philadelphia: Presbyterian and Reformed, 1967), p. 15.
[56] Henry, God, Revelation, and Authority 2, p. 14.
[57] Palmer, reply to editor, The Banner (November 11, 1977), p. 24. Norman Geisler and William Nix expresar este punto de vista en términos de un contraste entre la inspiración (reservado para los autógrafos) y inspiración virtual (aplicado a buenas copias o traducciones) en A General Introduction to the Bible (Chicago: Moody, 1968), p. 33.
[58] E.G., Smith (and Evans), Inspiration and Inerrancy, pp. 63, 14; Harry R. Boer, Above the Battle? The Bible and Its Critics (Grand Rapids: Eerdmans, 1977), p. 84; Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, pp. 148-149; Gerstner also cites Briggs, Loetscher, and Sandeen in “Warfield’s Case for Biblical Inerrancy,” in God’s Inerrant Word,, ed. Montgomery, pp. 136-37.
[59] Rogers, “The Church Doctrine of Biblical Authority,” p. 39; Pinnock, “Three Views of the Bible,” p. 65.
[60] Montgomery, “Biblical Inerrancy: What Is at Stake?” p. 36.
[61] Davis, The Debate About the Bible, p. 25.
[62] Warfield, Introduction to Textual Criticism, p. 15.
[63] Warfield, “Inerrancy of Original Autographs,” p. 584.
[64] Begle, Scripture, Tradition, and Infallibility, pp. 163, 165.
[65] Pinnock, Defense of Biblical Infallibility, p. 15.
[66] Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, pp. 154, 155.
[67] Young, Thy Word Is Truth, pp. 56-57.
[68] Gertsner, “Warfield’s Case for Biblical Inerrancy,” p. 137.
[69] Montgomery, “Biblical Inerrancy: What Is at Stake?” p. 35.
[70] Patton, Inspiration of the Scriptures, p. 112; Gray, “Inspiration of the Bible,” pp. 12-13.
[71] Pinnock, Biblical Revelation, p. 82.
[72] Warfield, “Inerrancy of Original Autographs,” p. 582.
[73] Cf. Bahnsen, “Autographs, Amanuenses, and Restricted Inspiration,” pp. 104-5.
[74] Fredson Bowers, Textual and Literary Criticism (Cambridge: University Press, 1966), p. 8.
[75] Fredson Bowers, “Hamlet’s ‘Sullied’ or ‘Solid’ Flesh,” Shakespeare Survey IX (1956): 44-48. La vergüenza que puede venir a un crítico literario que asimila los errores del copista es ilustrado por el caso de Matthiesseni John Nichol’s “Melville’s ‘Soiled’ Fish of the Sea,” American Literature XXI (1949): 338-39.
[76] Warfield, “Inerrancy of Original Autographs,” p. 582.
[77] Bahnsen, “Autographs, Amanuenses, and Restricted Inspiration,” pp. 102-3.
[78] Ibid., p. 103.
[79] Henry, God, Revelation, and Authority 2, p. 13.
[80] Orr, Revelation and Inspiration, p. 200.
[81] Ramm, Special Revelation and the Word of God, p. 207.
[82] Davis, Debate About the Bible, p. 116.
[83] A. C. Piepkorn, “What Does ‘Inerrancy’ Mean?” Concordia Theological Monthly XXXVI (1965): 590.
[84] Evans, “Biblical Scholarship and Inspiration,” p. 62.
[85] Gray, “Inspiration of the Bible,” p. 13.
[86] Young, Thy Word Is Truth, pp. 89-90.
[87] Ibid., pp. 86, 89; cf. Rene Pache, The Inspiration and Authority of Scripture (Chicago: Moody, 1969), p. 135.
[88] Gray, “Inspiration of the Bible,” p. 13.
[89] Young, Thy Word Is Truth, p. 87.
[90] Van Til, Introduction to Systematic Theology (syllabus, Westminster Theological Seminary, reprinted 1966, now published by the den Dulk Christian Foundation as part of the series “In Defense of the Faith”), p. 153.
[91] Harris, Inspiration and Canonicity of the Bible, pp. 88-89.
[92] Cf. Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, p. 158; Young, Thy Word Is Truth, p. 89.
[93] Davis, Debate About the Bible, pp. 78-79.
[94] E.g., Pinnock, “Three Views of the Bible,” p. 66.
[95] E.g., Kuyper, Encyclopedia of Sacred Theology III, p. 67; Pache, Inspiration and Authority of Scripture, pp. 138-39; Wenham, Christ and the Bible, p. 186; Geisler and Nix, General Introduction to Bible, pp. 32-33; E. Sauer, From Eternity to Eternity (London: Paternoster, 1954), p. 110; Pinnock, Biblical Revelation, p. 83; Harold Lindsell, The Battle for the Bible (Grand Rapids: Zondervan, 1976), p. 36.
[96] Cf. Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, p. 159; Davis, Debate About the Bible, pp. 79-80.
[97] E.g., Wenham, Christ and the Bible, p. 186.
[98] Young, Thy Word Is Truth, p. 61.
[99] Cf. ibid., p. 88; Pache, Inspiration and Authority of Scripture, pp. 135-36; L. Gaussen, The Divine Inspiration of the Bible (Grand Rapids: Kregel, 1941; reprint edition, 1971), pp. 159-60.
[100] Wenham, Christ and the Bible, p. 186.
[101] Pinnock, Biblical Revelation, p. 74.
[102] Cornelius Van Til, “Introduction” to B. B. Warfield, Inspiration and Authority of the Bible (Philadelphia: Presbyterian and Reformed, 1948), p. 46; Van Til, The Doctrine of Scripture (den Dulk Christian Foundation, 1967), p. 39; Van Til, Christian Theory of Knowledge (Nutley, N. J.: Presbyterian and Reformed, 1969), pp. 34-36.
[103] Henry, God, Revelation, and Authority 2, p. 14; cf. Van Til, “Introduction” to Inspiration and Authority of Bible, p. 4.
[104] Robert Reymond, “Preface” to Pinnock, Defense of Biblical Infallitility.
[105] Orr, Revelation and Inspiration, pp. 155-56.
[106] Cf. Kuyper, Encyclopedia of Sacred Theology III, pp. 68-69; Pinnock, Biblical Revelation, p. 83.
[107] John Skilton, “The Transmission of the Scriptures,” in The Infallible Word, rev. ed., ed. N. B. Stonehouse and P. Woolley (Philadelphia: Presbyterian and Reformed, 1946), p. 143.
[108] Packer, “Fundamentalism” and the Word of God, pp. 90-91.
[109] Van Til, Christian Theory of Knowledge, p. 28. Las graves consecuencias de no presuponer el control soberano de Dios todas las cosas son prensados en este sentido por Van Til contra aquellos que cuestionan la inerrancia original: por ejemplo, Beegle (cf. Doctrine of Scripture, pp. 72-91) and Brunner (“Introduction” to Inspiration and Authority of Bible, pp. 46ff.).
[110] Young, Thy Word Is Truth, p. 87.
[111] Geisler and Nix, General Introduction to the Bible, p. 32.
[112] Pinnock, Biblical Revelation, p. 85; cf. Skilton, “Transmission of the Scriptures,” p. 167.
[113] Ibid., p. 82.
[114] Cf. Young, Thy Word Is Truth, p. 87.
[115] Harris, Inspiration and Canonicity of the Bible, p. 96.
[116] See Skilton, “Transmission of the Scriptures;” Wenham, Christ and the Bible, chapter 7; Geisler and Nix, General Introduction to the Bible, part III, for competent surveys.
[117] Frederic Kenyon, Our Bible and the Ancient Manuscripts, rev. (New York: Harper, 1940), p. 23.
[118] Johannes G. Vos, “Bible,” The Encyclopedia of Christiantiy, vol. 1, ed. Edwin Palmer (Delaware: National Foundation of Christian Education, 1964), p. 659.
[119] Warfield, Introduction to Textual Criticism, pp. 12-13, 14-15.
[120] Warfield, “Inerrancy of Original Autographs,” pp. 583-84.
[121] Warfield, “Westminster Confession and the Original Autographs,” pp. 589, 590.
[122] Young, Thy Word Is Truth, pp. 56-57.
[123] Harris, Inspiration and Canonicity of the Bible, p. 94.
[124] Pinnock, Biblical Revelation, p. 82; Pinnock, Defense of Biblical Infallibility, p. 15; Geisler and Nix, General Introduction to the Bible, p. 32; Lindsell, Battle for the Bible, p. 27; Lindsell, God’s Incomparable Word (Wheaton: Victor, 1977), p. 25.
[125] George Mavrodes, “The Inspiration of Autographs,” Evangelical Quarterly, vol. 61, no. 1 (1969): 19-29.
[126] Cf. Beegle, Scripture, Tradition, and Infallibility, pp. 152, 160; Smith, Inspiration and Inerrancy, p. 122.
[127] Cf. Bruce, “Foreword” to Scripture, Tradition, and Infallibility, pp. 8-9.
[128] Bahnsen, “Autographs, Amanuenses, and Restricted Inspiration,” pp.100-110.
[129] Cf. Pinnock, Biblical Revelation, p. 83; Longenecker, “Ancient Amanuenses and the Pauline Epistles,” p. 296; Warfield, Limited Inspiration (Philadelphia: Presbyterian and Reformed, n.d.), p. 18-19.
[130] Sidney Chapman, “Bahnsen on Inspiration,” pp. 16267.
[131] Cf. Davis, Debate About the Bible, pp. 64-65. Beegle utiliza un argumento similar de etiquetas lingüísticas para concluir que las copias de la Septuaginta en la epoca del NT fueron inspirados; véase Payne , “Plank Bridge,” p. 17.
[132] Discuto esto en las pp. 102-3 de mi artículo "Autógrafos" pero Chapman confunde el argumento sobre el texto original con otro acerca de los manuscritos originales. Una refutación a Chapman, sobre la crítica de los elementos de mi propio argumento no es relevante aquí, aunque los malentendidos significativos de ese argumento falaz e intentos de socavar sería notable