sábado, enero 23, 2016

El Escándalo del Analfabetismo Bíblico: Es Nuestro Problema


El Escándalo del Analfabetismo Bíblico: Es Nuestro Problema

Mientras que los cristianos evangélicos de Estados Unidos están justamente preocupados por el rechazo de la cosmovisión secular del cristianismo bíblico, debemos dar un poco de atención urgente a un problema mucho más cercano – el analfabetismo bíblico en la iglesia. Este problema escandaloso es nuestro, y nos toca a nosotros solucionarlo.

Los investigadores George Gallup y Jim Castelli ponen el problema directamente: “Los estadounidenses veneran la Biblia, pero, en general, no la leen. Y debido a que no la leen, se han convertido en una nación de analfabetos bíblicos.” ¿Qué tan malo es? Los investigadores nos dicen que es peor de lo que la mayoría podría imaginar.
Menos de la mitad de todos los adultos puede nombrar los cuatro evangelios. Muchos cristianos no pueden identificar más de dos o tres de los discípulos. Según los datos del Grupo de Investigación Barna, el 60 por ciento de los estadounidenses no puede nombrar siquiera cinco de los Diez Mandamientos. “No es de extrañar que la gente quebrante los Diez Mandamientos todo el tiempo. No conocen cuales son,”, dijo George Barna, presidente de la firma. ¿Conclusión? Cada vez más, los Estados Unidos se hacen bíblicamente analfabetas.” [Véase el sitio web del Grupo Barna]
Múltiples encuestas revelan el problema en términos contundentes. De acuerdo con el 82 por ciento de los estadounidenses: "Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos", es un versículo de la Biblia. A los identificados como cristianos nacidos de nuevo les fue mejor: uno por ciento. La mayoría de los adultos piensan que la Biblia enseña que el propósito más importante en la vida es cuidar de la familia propia.
Algunas de las estadísticas son suficientes para dejar perplejo incluso aquellos conscientes del problema. Una encuesta de Barna indicó que al menos 12 por ciento de los adultos creen que Juana de Arco era la esposa de Noé. Otra encuesta de estudiantes de último año de secundaria reveló que más del 50 por ciento pensaba que Sodoma y Gomorra eran marido y mujer. Un número considerable de los encuestados en un sondeo indicó que el Sermón de la Monte fue predicado por Billy Graham. Estamos en un gran problema.
No debe esperarse que los estadounidenses secularizados estén bien informados acerca de la Biblia. Mientras la conversación cívica de la nación es despojada de todas las referencias bíblicas y contenidos, los estadounidenses viven cada vez más en un espacio público libre de la Escritura. La confusión y la ignorancia del contenido de la Biblia deben ser asumidos en la America pos-cristiana.
El escándalo más grande es la ignorancia bíblica entre los cristianos. Elige cualquier estadística o encuesta que quiera, la pauta general es la misma. Los cristianos de Estados Unidos saben cada vez menos acerca de la Biblia. Se ve.
¿Cómo puede una generación ser formada bíblicamente en su comprensión de la sexualidad humana cuando se cree Sodoma y Gomorra son una pareja casada? No es de extrañar que los cristianos muestran una tendencia creciente a ceder en el tema de la homosexualidad. Muchos de los que se identifican como cristianos se confunden de manera similar sobre el Evangelio mismo. Una persona que cree que "Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos" encontrará a la salvación por la gracia y la justificación por la fe ser conceptos ajenos.
Los cristianos que carecen de conocimientos bíblicos son los productos de las iglesias que marginan el conocimiento bíblico. La enseñanza de la Biblia hoy a menudo representa sólo una fracción decreciente del tiempo y la atención de la congregación local. Trasladarse al ministerio de grupos pequeños sin duda ha aumentado las oportunidades para la comunión, pero muchos de estos grupos nunca van más allá de un estudio de la Biblia superficial.
Se les pide a los ministerios de jóvenes solucionar problemas, proporcionar entretenimiento, y mantener a los niños ocupados. ¿Cuántos programas de jóvenes en la iglesia local en realidad producen un conocimiento bíblico sustancial en los jóvenes?
Incluso el púlpito ha sido dejada de lado en muchas congregaciones. La predicación ha pasado a segundo plano a otras preocupaciones en la adoración colectiva. La centralidad de la predicación bíblica en la formación de discípulos se ha perdido, y la ignorancia cristiana conduce a la indolencia cristiana y algo peor.
Esto realmente es nuestro problema, y ​​le corresponde a esta generación de cristianos revertir el curso. La recuperación comienza en casa. Los padres deben ser los primeros y principales educadores de sus propios hijos, enseñarles con diligencia la Palabra de Dios. [Ver Deuteronomio 6:4.9] Los padres no pueden concesionar su responsabilidad a la congregación, no importa cuán fiel y bíblica sea. Dios le asigna a los padres esta responsabilidad no negociable, y los hijos deben ver a sus padres cristianos como profesores y compañeros de estudio de la Palabra de Dios.
Las iglesias deben de recuperar la centralidad y la urgencia de la enseñanza bíblica y la predicación, y negarse a dejar de lado el ministerio de enseñanza del predicador. Los pastores e iglesias demasiado ocupados — o demasiado distraídos — para hacer del conocimiento bíblico un objetivo central del ministerio producirá creyentes que simplemente no saben lo suficiente como para ser discípulos fieles.
No vamos a creer más de lo que sabemos, y no vamos a vivir más alto que nuestras creencias. Los muchos frentes de compromiso cristiano en esta generación se pueden remontar directamente al analfabetismo bíblico en las bancas y la ausencia de la predicación bíblica y la enseñanza en nuestras casas e iglesias.
Esta generación debe tomar seriamente el problema del analfabetismo bíblico, o una gran número aterrador de estadounidenses —cristianos incluidos— continuaran pensando que Sodoma y Gomorra vivieron felices para siempre.
R. Albert Mohler Jr.